martes, 31 de marzo de 2009

Francia / 1


La foto se podía haber preparado más, pero se tomó de manera casi espontánea en Burdeos. El banco estaba entre la catedral de san Andrés y la torre de Pey Berland. Era un foco de atención incluso desde lejos.
.

martes, 24 de marzo de 2009

Fotografxs / 8 / Abbas



































Abbas Attar, nacido en 1944, es un fotógrafo iraní. En la actualidad vive en París. Desde 1985 pertenece a la gran agencia Magnum, creada, entre otros, por Cartier Breson y Robert Capa.

Como partícipe del espíritu de esta agencia, a Abbas no le basta una cámara y unos ojos. Necesita una mirada, detrás de la cual late una conciencia política que le lleva a elegir los elementos de la fotografía para reflejar la vida del ser humano. Abbas huye de lo artificioso y nos muestra siempre unas imágenes directas y claras.

Su trabajo abarca reportajes sobre conflictos políticos y sociales. También se ha dedicado al mundo de las religiones. Dos de sus libros más famosos tratan sobre este asunto. Son Allah o Akbar, voyages dans l’islam militant (1994) y Voyage en Chrétientés, La Martinière, 2000. Actualmente trabaja sobre el paganismo.
Puedes ver más fotografías de Abbas en la página de la agencia Magnum.
.

lunes, 23 de marzo de 2009

El salvaje urbano / 2


El 21 de febrero de 2009 Luis Ruiz Ávila publicaba en el diario El País una carta al director tutulada Teléfonos en el AVE. El texto, amargo y realista, era el siguiente:

Soy viajero frecuente del AVE Barcelona-Madrid y ahora mismo estoy lanzado a 300
kilómetros por hora rodeado de tres individuos vociferantes que despachan por teléfono, sin pudor alguno, temas del niño, de la abuela, de Jordi y hasta del cliente que no paga o el jefe que es un inepto. Encadenan temas banales y trascendentes, y tienen además el timbre del teléfono puesto en modo ring y volumen máximo, ya que, entre unos y otros, si lo tuvieran más bajo no se enterarían de la llamada.

En fin, que estoy harto. Harto de esa falta de respeto generalizada, harto de despertarme sobresaltado por melodías variopintas, harto de enterarme de los problemas de los demás.

Pero lo que más me cabrea no es la mala educación. Lo que más me cabrea es que yo sea incapaz de levantarme de mi asiento y decirle a mi vecino del 11-A que haga el
favor de ir a hablar al rellano del vagón, sabiendo que me ampara la razón y la cordura.

Estoy enfadado, pero no con el mundo, sino conmigo mismo y mis estúpidas represiones sociales y cobardía que hacen que a lo único que puedo aspirar es a escribir esta queja al diario con la vaga esperanza de verla publicada, y que si alguien la lee y la comparte sea capaz, él o ella sí, de levantarse del asiento y decirle al del 11- A que nos respete a todos los demás.

Desde el AVE, volviendo a Barcelona a las 22.30.

Quiero mostrar aquí mi comprensión y mi solidaridad con el señor Ruiz Ávila. Creo que cualquiera con un poco de sensibilidad social, de educación, de sentido común y dotado de un mínimo de formación moral entiende que estos comportamientos son propios de los salvajes urbanos que crecen como hongos por todas partes. La TV, los personajes públicos -unos más que otros, es verdad-, el 'todo vale', la chabacanería cultural dominante, el despiste de los profesores, el individualismo atroz, la ausencia de los padres como educadores de sus hijos, el desprestigio del saber y tantas otras cosas han destrozado la ética. Encontrar hoy un grupo de seres que, no sólo por su aspecto exterior, sino por su actuación, puedan ser fácilmente calificados como humanos es tarea cada vez más complicada.

Y no sólo es lo que con tanta razón denuncia el Sr. Ruiz Ávila. Es que vayas donde vayas te encuentras el tipo molesto, grosero, hortera y bravucón que te va imponiendo sus caprichos mediocres, los quieras o no los quieras. Creo que ya conté aquí lo desagradable que fue un día que volvía a Madrid en el Altaria y, al tomar un tren de cercanías hasta casa, tuve que soportar en el mismo vagón la guerra de dos individuos con la música de sus teléfonos móviles funcionando sin auriculares, echando al aire a todo volumen, uno hip hop y el otro rock. O el volumen al que habla cada vez más gente en un simple autobús, sin el menor reparo en ir contando a gritos sus intimidades, como si sus vidas mediocres le interesaran a alguien.

La contaminación sonora es fruto de la contaminación mental. El salvaje urbano sigue avanzando. ¿Cómo se para esto?
.

domingo, 22 de marzo de 2009

sábado, 21 de marzo de 2009

Limpiando la mesa / 6 / Vacío



Un gran fotógrafo, del que he puesto algunas fotografías en este blog, se preguntaba en una ocasión “¿No es precisamente el fotógrafo quien “escribe con la luz”?”. Sin duda que esto es así, pero también lo es que hay algunos escritores que fotografían la realidad con la palabra. Entre ellos destaca, en mi opinión, como un maestro Manuel Vicent. Porque no se trata sólo de ofrecer una visión certera de la realidad, de la visible y de la que se esconde tras la apariencia cotidiana, sino también de hacerlo con los juegos de lenguaje apropiados para que aparezca el arte.
Un ejemplo de los muchos que ofrece este escritor es el que aparecía en la última página de El País del domingo 22 de febrero de 2008. Lo pongo aquí para que goces con su lectura. Su título es “Vacío”.

Montó en el coche de 16 válvulas y primero se palpó los genitales para comprobar que seguían en su sitio, luego acarició el salpicadero para estimularlo como se hace con los caballos, estiró la yugular con un gesto de halcón, puso en marcha el motor y finalmente el tipo arrancó encabritado para convertir la máquina en un arma. Tumbó la aguja a 190 y enseguida montes, valles y sembrados se fundieron con su mente en el cristal del parabrisas. Le bastaba con impulsar un poco la suela del zapato y la máquina obedecía: a cada segundo se tragaba el horizonte con más voracidad. Podía aniquilar a su antojo el tiempo y el espacio, esos dos conceptos estúpidos de la creación; de hecho a 220 por hora el tipo comenzó a sentirse amo del vacío. En plena exaltación decidió hacer un alto en el camino y en cuanto entró en aquel bar de carretera su existencia volvió a llenarse de intrascendentes actos anodinos que pertenecen al resto de los mortales. Bostezó, se rascó una oreja y después de vaciar la vejiga sobre la raja de limón del urinario, escribió el número de su teléfono móvil en la puerta de uno de los retretes. Lo había hecho muchas veces en otros bares de carretera. Mientras tomaba una ración de queso contempló una vitrina repleta de mantecadas, tarros de miel y embutidos de la comarca. Dudó si comprar un chorizo. Ése fue el pensamiento más profundo que tuvo ese día. Miró el reloj. Volvió a montar en el coche, acarició el salpicadero y salió disparado. De nuevo el tiempo y el espacio se constriñeron en un punto, pero ahora el vacío no era distinto de la propia soledad. Si es cierto que un segundo antes de morir se concentra toda la vida en un solo pensamiento, a 220 por hora, antes de ver el camión que se le venía encima, el tipo pensó en el chorizo que estuvo a punto de comprar. Jamás supo si se había salvado del golpe mortal, aunque al llegar a su destino comprobó que los genitales seguían en su sitio. Vivía solo. Su número de teléfono anotado en todos los retretes del camino era su única conexión con el mundo, pero nunca nadie le había llamado. Una vez en casa, el tipo habló con el gato en la cocina y luego se cortó las uñas mirando por la ventana. Como les pasa a muchos, tal vez había muerto y lo ignoraba.
.

jueves, 19 de marzo de 2009

Charlize Theron


Charlize Theron nació en Benoni, Sudáfrica, en 1975. Hace unos días estuvo en España promocionando su última película, la dirigida por el mexicano Guillermo Arriaga y titulada Lejos de la tierra quemada.

En el diario El País apareció una entrevista en la que la actriz, que aparece desnuda en el comienzo de la citada película, decía:

No es fácil quitarse la ropa, pero tampoco desnudar el alma. Me cuesta más desnudar mi alma que mi cuerpo.

Un actor o una actriz que vive pendiente de su físico y de su imagen no es un buen profesional, lo importante es hacer buenas películas.

El trabajo de un actor es el de transformarse para dejarse hacer por el director. Es como un lienzo en blanco para el pintor.

En mi país hay demasiadas tradiciones y tabúes con los que hay que romper para poder denunciar sin problemas, entre otras cosas, las violaciones.
La adolescencia de la actriz fue difícil. Su padre, un maltratador, asesinó a su madre cuando Charlize contaba con 16 años de edad. Desde hace una década, la actriz es embajadora de la ONU contra la violencia de género.
.

domingo, 15 de marzo de 2009

Palas Atenea / Minerva


Palas Atenea, la Minerva latina, fue hija de Zeus y Metis. Zeus se tragó a Metis cuando ésta estaba embarazada y, para que pudiera nacer la hija, tuvo que acudir a Hefesto, el divino cojo, para que le abriera la cabeza. De ella nació Palas Atenea completamente armada. Por eso es considerada diosa de la guerra, aunque también lo es de la actividad inteligente, de las artes, de la literatura y de la filosofía.

Sus atributos más frecuentes son la lanza, el casco y la égida, una especie de coraza de piel de cabra regalada por Zeus. Su escudo lleva incrustado la cabeza de la gorgona Medusa, condenada por Palas Atenea a tener serpientes en lugar de cabellos y a ser capaz de petrificar con la mirada por haber tenido relaciones sexuales con Poseidón en su templo. Su planta favorita era el olivo y su animal, la lechuza, el símbolo de la sabiduría, la que, según Hegel, echa el vuelo al atardecer, el mejor momento para conocer lo que ya ha ocurrido en el día.

La estatua que se encuentra en la azotea del Círculo de Bellas Artes es obra del escultor Juan Luis Vasallo (1908 – 1986) en 1964.

.

viernes, 13 de marzo de 2009

Vagabundos vagos


Me los encontré en Madrid, pero no llevaba yo encima la cámara de fotos. Luego me los encontré en Cádiz. Y ahí sí los pude fotografiar. Lógicamente me pidieron dinero y cuando se lo di, me dieron un papelito pequeño con ¡su dirección de internet!. Te la pongo aquí: http://www.lazybeggers.com/

Alardean de sinceridad. Piden para vivir más o menos como vives tú, pero sin trabajar ni pagar el IBI.

No logro comprender del todo la psicología de estos personajes. Si dicen que son vagos, sin duda que lo serán. Y puede que sean sinceros. Sin duda que usan esa sinceridad para sorprender y sacarle dinero al sorprendido. Pero no sé si también tienen la cara algo dura o si juegan a ser golfos simpáticos. En todo caso, hay que tener afición para vivir así.
Dicen que cuando al torero Rafael Gómez Ortega, El Gallo, le presentaron a Ortega y Gasset, le dijeron que era catedrático de Metafísica. El torero, sorprendido, pidió que le explicaran en qué consistía ese trabajo. Le dijeron que se dedicaba a pensar, a lo que el torero respondió con la célebre frase:
- ¡Hay gente pa tó!
Pues lo mismo digo.
.

jueves, 12 de marzo de 2009

miércoles, 11 de marzo de 2009

Tú verás lo que haces



Tiene 35 años. Se notó un bulto en el pecho y acudió a un hospital privado de esos que mima Esperanza Aguirre. El médico privado le dijo que eso no era nada, que no se preocupara y que si crecía, que volviera. Volvió porque el bulto iba creciendo. La vio el mismo médico privado en el mismo hospital privado mimado por Esperanza Aguirre y de nuevo le dijo que eso no tenía importancia. Cambió de médico. Tiene cáncer de mama.
.

lunes, 9 de marzo de 2009

Apretar las manos con cariño



He conocido a través del mundo de los blogs a muchas personas interesantes. Una de ellas es Charo Barrios. Es una gran persona y es un honor para mí poder tratarla como amiga. Charo es de esas personas ante las que hay que callarse para escucharla y, con más frecuencia, hay que leerla en su blog, tan interesante y gratificante.

El otro día contó que había conocido a una gran mujer rumana, Lucía, que regentaba en Sevilla un espléndido bar, de nombre Anda*Lucía. Procuré ponerme en el lugar de Lucía y comprender lo que relataba Charo, y después le pedí que cuando volviera a verla, le tomara la mano y se la apretara con fuerza de mi parte, como queriéndole transmitir mi reconocimiento hacia un ser humano valioso.

No sé si entenderás muy bien este gesto de apretar la mano. Es, para mí, un gesto vivido y aprendido y quiero contar aquí dónde lo aprendí. Fue en la Cartuja de Jerez. En la iglesia de la Cartuja dicen misa los domingos y los lunes, a las cuatro y media o cinco de la tarde, no lo recuerdo bien. Un domingo fuimos allí toda la familia. Todos teníamos curiosidad por ver aquello y yo quería ver sobre todo lo que de arte podía haber en aquel precioso edificio, en el que, por ejemplo, fue recibido el imponente Cristo de la Defensión, que luego daría lugar a una muy peculiar cofradía que procesiona en Jerez desde la iglesia de los capuchinos.
Como venía con nosotros mi madre, nos quedamos a la misa. A la hora de darse los asistentes la paz, una monja cartuja se acercó al público y uno por uno nos fue deseando la paz a todos. Lo hizo tomando con las suyas nuestras dos manos a la vez. Me hubiese gustado poder grabar en algún lugar fresco de la memoria, poder inmortalizar la sensación que tuve, la emoción que sentí, lo que me trasmitió aquella persona cuando, con una sonrisa en el rostro, me tomó las manos y me las apretó con una especie de fuerza dulce, con una familiaridad cercana, a pesar del desconocimiento mutuo, con un cariño limpio, con algo que ella llamaría seguramente con algún nombre con connotaciones religiosas, pero que yo sólo acierto a denominarlo como humanidad.

Yo, que por convicción y por carácter tiendo a ser, a pesar de mi timidez, más bien cariñoso, encontré en aquella monja una especie de modelo de comportamiento, un estilo humano que me conmovió y que admiré. Una forma de tratar a los demás que me pareció humana y buena.
.

domingo, 8 de marzo de 2009

Día Internacional de la Mujer



¿Por qué te crees superior a las mujeres? Es imposible que encuentres una razón seria para pensar y para actuar de esa manera. ¿En qué consiste tu error?


Forma bien tu mente para descubrir el primer detalle de machismo. Rechaza el primer acto machista. Prepárate para no depender económicamente de nadie. Piensa bien en qué es el amor y no lo confundas ni con un sentimiento vacío, ni con el sexo, ni con la pena ni con ninguna otra cosa que no te deje crecer y que te impida ser tú misma.
.
Página de las Naciones Unidas sobre el Día Internacional de la Mujer 2009.
.

sábado, 7 de marzo de 2009

El elogio de la sombra / 5



Siempre me ha resultado interesante, intrigante, la relación entre la ética y la estética. Creo que no pueden existir separadas, que las dos se implican, que lo que cambia en una incide en la otra. Piénsalo, si quieres, y dinos tu opinión.


Digo esto después de leer el siguiente texto de Tanizaki en El elogio de la sombra:


Como se sabe, en el teatro de bunraku las muñecas femeninas sólo consisten en
una cabeza y unas manos. Un vestido de cola cubría el tronco y las piernas y
bastaba con que quienes las animaban introdujeran sus manos dentro para producir
la ilusión de movimiento; por mi parte, considero que este procedimiento se
acerca mucho a la realidad, porque las mujeres de antes sólo existían realmente
de cuello para arriba y desde el borde de las mangas, el resto desaparecía
enteramente en la oscuridad. En aquellos tiempos las mujeres de ambientes
superiores a la clase media salían muy raramente y si lo hacían, era
completamente acurrucadas en lo más profundo de un palanquín, por miedo a que
las pudieran vislumbrar desde la calle; no es pues nada exagerado decir que,
confinadas generalmente en una habitación de sus oscuras mansiones, totalmente
sepultadas día y noche en la oscuridad, sólo revelaban su existencia por el
rostro.



Las ropas, por otra parte, más alegres que las actuales para los
hombres, lo eran relativamente menos para las mujeres. Las jóvenes y las mujeres
de las casas burguesas, incluso bajo el antiguo régimen militar, utilizaban
colores increíblemente apagados, en una palabra, el traje no era más que una
parcela de la sombra, sólo una transición entre la sombra y el rostro.

Tremenda tristeza estética. Y la mujer tristemente metida en esta tristeza ética.

viernes, 6 de marzo de 2009

Libros prohibidos


El catedrático de Historia de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, Josep Fontana, publicaba el pasado domingo 1 de marzo un interesante artículo en El País titulado Guía de lectura. Exponía en él diversas relaciones de libros prohibidos que han resultado medios estupendos para aprender y textos que le ha merecido la pena leer.

Como cualquier libro prohibido es, por principio, interesante, voy a poner aquí una relación de los que citaba Fontana, porque me parece que puede resultar sorprendente.


La Enciclopedia, de Diderot.

En el Index librorum prohibitorum, del Vaticano, se prohíben, bajo pena de excomunión, las obras de:


Erasmo
Montaigne
Diderot
Hume
Balzac
Sartre
Spinoza
Tom
Paine

Por procomunistas, Roy Cohn, colaborador de McCarthy, quiso retirar las obras de:


Hemingway
Arthur Miller
Mark Twain
Freud

además de textos tan peligrosos como La teoría de la relatividad o La montaña mágica.


En la obra Lecturas buenas y malas, del padre Otaola S.I. Se recomienda que no se lea


La Regenta
Las obras de Tolstoi

En la España franquista se prohibieron obras de:


Azorín
Blasco Ibáñez
Espronceda
Goethe
Kant
Gabriel Miró
Pardo Bazán
Pérez Galdós
Carmen, de Merimée
La Celestina
Las fábulas de Lafontaine
El Libro del Buen Amor
Valera
Valle Inclán
Gandhi
Gogol
Maeterlinck
Heinrich y Thomas Mann
Pascal
Rabeleais
William Blake
Darwin
Emilio Salgari

Como se puede observar, lo mejor de la literatura universal ha estado prohibido. Lo cual es bueno saberlo para estar alerta y procurar que no vuelva la ola, nos coja con las defensas bajas y nos vuelque la barca.

.

jueves, 5 de marzo de 2009

George Carlin

La Stand-up Comedy, o Comedia en vivo, es un género de función teatral en el que un actor elabora un monólogo o establece un diálogo con el público presente en la sala. Es lo que en España se conoce como Club de la Comedia.

Uno de los grandes representantes de la Comedia en vivo fue George Carlin (Nueva York 1937 – Santa Mónica 2008). Durante medio siglo puso en práctica un humor irónico y afilado hasta convertirse en los años 70 en un azote de la sociedad establecida.

Nunca tuvo a la humanidad en un concepto muy alto precisamente. En unas declaraciones afirmaba:

“Yo lo veo así: Durante siglos el hombre ha hecho todo lo posible para destruir, profanar e interferir con la naturaleza: Cortar bosques, agujerear montañas, envenenar la atmósfera, despoblar los océanos, polucionar rios y lagos, destruir pantanos… Así que cuando la naturaleza contraataca y golpea al hombre en la cabeza y en las pelotas yo lo disfruto. No tengo ninguna simpatía por el ser humano. Ninguna. Y no importa el problema al que se enfrenten los humanos, ya sea natural o causado por ellos mismos, yo siempre espero que empeore.”

En 2001 afirmaba que:

“No tengo creencias ni lealtades. No creo en este país, no creo en la religión ni en dios, y no creo en todas esas ideas institucionales creadas por el hombre”

El monólogo más célebre de Carlin, por el que fue arrestado, fue “Seven Words You Can Never On Television”. Tales palabras eran shit (mierda), piss (meada), cock (polla), suck (lamer o apestar), fuck (follar o joder), motherfucker (hijo de puta) y tits (tetas). Lo que pretendía era quitarle ese plus que poseen y que hacen que no sean aceptadas con naturalidad por cierto público. Más tarde añadió otras más, como fart (pedo), turd (eructo) y twat (vómito).

Agradezco a mi amiga Eva el envío del siguiente interesantísimo vídeo de George Carlin.


miércoles, 4 de marzo de 2009

El elogio de la sombra / 4


¿Toda la belleza luce más en la claridad? ¿Puede la sombra realzar la belleza?

Dice Tanizaki en El elogio de la sombra:

Anteriormente me referí al hecho de que las lacas decoradas con oro molido estaban hechas para ser vistas en lugares oscuros; esto no sólo es válido para las lacas: si en los tejidos antiguos se usaban con profusión hilos de oro y de plata, es evidente que se hacía por la misma razón. El mejor ejemplo es la estola de brocado que los monjes llevan alrededor del cuello. En la actualidad, los edificios religioso de las ciudades son en su mayor parte edificios claros, hechos para atraer a una masa de fieles; en ellos, esas estolas parecen inútilmente llamativas y no inspiran demasiado respeto aunque estén sobre el cuello del más digno prelado; pero cuando esos mismos religiosos, sentados en fila, celebran un oficio de liturgia antigua en algún monasterio histórico, te ves obligado a admirar la armonía entre la piel arrugada de los viejos monjes, el centelleo de las lámparas ante las estatuas de los budas y la textura de esos brocados, y aprecias hasta qué punto ha aumentado la solemnidad del acto; porque como ocurre con las lacas doradas, la mayor parte de los dibujos tornasolados del tejido desaparece en la sombra, pues los hilos de oro y de plata sólo de vez en cuando lanzan un breve destello.

.

martes, 3 de marzo de 2009

Limpiando la mesa / / ¿(Des)integración?


No se nota mucho en la mesa la limpieza que estoy efectuando mediante la eliminación de periódicos antiguos. Pero hay que perseverar. Le toca el turno hoy a El País del 30 de diciembre de 2008. Aparece en él un amplio artículo titulado ¿Y un ecuatoriano en La Moncloa?. En él se trata de la participación de los inmigrantes en la política. El tema se suscita después de que Barack Obama, un afroamericano, haya sido elegido presidente de los Estados Unidos de América. Quiero entresacar aquí algunos de los datos que se aportan en él.

En los últimos 20 años han llegado a la Unión Europea más de 20 millones de inmigrantes procedentes de África, América Latina y Asia.

En el Reino Unido hay 15 diputados negros. En Italia, 1. En Francia, 1.

Cualquier persona que haya nacido en los Estados Unidos adquiere la nacionalidad de manera automática. En Italia, los hijos de extranjeros tiene que esperar a cumplir los 18 años. En Alemania hay 2,5 millones de descendientes de turcos, pero sólo 800.000 tienen pasaporte alemán.

En el Gobierno francés hay 3 mujeres de origen africano, que son Rachida Dati, ministra de justicia de origen marroquí, Fadela Amara, secretaria de Estado, de origen argelino, y Rama Yade, también secretaria de Estado, de origen senegalés.

En el Parlamento español no hay ningún inmigrante, pero sí los hay en los autonómicos, en donde hay una colombiana, un marroquí y dos de etnia gitana.

En 13 países de la UE los ciudadanos extracomunitarios no pueden votar. En el resto, pueden hacerlo con algunas limitaciones, pero sólo en las elecciones municipales.
.

domingo, 1 de marzo de 2009

El elogio de la sombra / 3


Prosigo incluyendo aquí algunos párrafos del libro de Tanizaki, El elogio de la sombra. Es una muestra más de lo distinta que es esa sensibilidad de la occidental. En relación con los muebles lacados del Japón y de su contemplación, dice el autor lo siguiente.


En la actualidad también se fabrican “lacas blancas” pero, de siempre, la superficie de las lacas ha sido negra, marrón o roja, colores estos que constituían una estratificación de no sé cuántas “capas de oscuridad”, que hacían pensar en alguna materialización de las tinieblas que nos rodeaban. Un cofre, una bandeja de mesa baja, un anaquel de laca decorados con oro molido, pueden parecer llamativos, chillones, incluso vulgares; pero hagamos el siguiente experimento: dejemos el espacio que los rodea en una completa oscuridad, luego sustituyamos la luz solar o eléctrica por la luz de una única lámpara de aceite o de una vela, y veremos inmediatamente que esos llamativos objetos cobran profundidad, sobriedad y densidad.


Cuando los artesanos de antes recubrían con laca esos objetos, cuando trazaban sobre ellos dibujos de oro molido, forzosamente tenían en mente la imagen de alguna habitación tenebrosa y el efecto que pretendían estaba pensado para una iluminación rala; si utilizaban dorados con profusión, se puede presumir que tenían en cuenta la forma en que destacarían en la oscuridad ambiente y la medida en que reflejarían la luz de las lámparas. Porque una laca decorada con oro molido no está hecha para ser vista en un lugar iluminado, sino para ser adivinada en algún lugar oscuro, en medio de una luz difusa que por instantes va revelando uno u otro detalle, de tal manera que la mayor parte de su suntuoso decorado, constantemente oculto en la sombra, suscita resonancias inexpresables.

.