Mostrando entradas con la etiqueta contradicciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta contradicciones. Mostrar todas las entradas

jueves, 22 de septiembre de 2016

Buenas noches. Contradicción



Hay que vivir intensamente con los pies en la Tierra, pero, aunque uno no tenga la menor esperanza en que las cosas vayan a mejorar, no hay que dejar de soñar con un mundo mejor. Cada día debe ser un intento por construir ese mundo más humano, más vivible. Ni la realidad ni la débil esperanza deben interferir en nuestros sueños. Quizá esto sea una contradicción, pero, aún así, creo que deberíamos ir contra la realidad y contra la escasa esperanza. 

Buenas noches.



miércoles, 9 de marzo de 2016

La vida




La vida no es una ilusoria sensación de paz o de felicidad o de sosiego. La vida no es un valle de lágrimas en donde el sufrimiento sin esperanza sea lo único visible, lo único imaginable. La vida es todo lo que es vivible, todo lo que nos pasa mientras no intentemos huir. La vida es pura contradicción. La vida es tener en la mente los buenos momentos, el cariño de los amigos, la belleza de una idea, la bondad de una acción, la esperanza de un futuro posible. Pero la vida es también sentir el frío remediable de la ciudad y acordarte de los migrantes, de quienes duermen en la calle, de los refugiados, de los mandatarios europeos sin sensibilidad ni humanidad en cuyas manos están ellos y estamos nosotros. No sé qué es mejor, si ser cada vez más sensible a los problemas que ocurren, sin que uno pueda arreglarlos, o volverse duro como la piedra y mandar a tomar vientos la realidad. No lo sé. Por eso valoro cada vez más un gesto de cariño, un detalle de generosidad, un esfuerzo por lograr la igualdad, un acto de justicia, un deseo de amor. Buenas noches, si es posible. Besos y abrazos.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Buenas noches. Mi yo




Mi yo hizo lo que mi yo no quería. 

Mi yo me traicionó con un arrebato de osadía, poniéndose en contra de mis deseos más vivos. 

Mi yo se alegraba y se burlaba de mi tristeza mientras se entristecía por la victoria de mi alegría. 

Mi yo recobraba la esperanza, a la vez que desistía de cualquier confianza en un futuro posible. 

Mi yo ofrecía la cara que no quería que se viera, al mismo tiempo que ocultaba el gesto que quería con fuerza mostrar. 

Mi yo era mi yo sin serlo y, sin embargo, mi yo no era mi yo, aunque lo fuera. 

Al final, por fortuna, mi yo terminó siendo mi yo y la guerra de mi yo contra mi yo terminó siendo la victoria de mi yo sobre sí mismo.

Buenas noches.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Buenas noches. Contradicciomes




Somos árboles y, a la vez, somos frutos y, a la vez, somos semillas y, a la vez, talamos los árboles y, a la vez, comemos los frutos y, a la vez, destrozamos las semillas. 

Somos contradictorios. 

No sé si un animal actuaría así. 

Buenas noches.

viernes, 6 de febrero de 2015

Buenas noches. Comprender




Comprender a una persona supone aceptar sus propias contradicciones. 

Intentar ser comprendido por una persona es luchar para procurar superar nuestras propias contradicciones y que no las tenga que sufrir ella. 

Buenas noches.

sábado, 15 de junio de 2013

Buenas noches. Sensibilidad 5




Un valor no es una cosa, sino una cualidad que yo encuentro en una cosa y que convierte a ésta para mí en algo apreciable. Un reloj, por ejemplo, es una cosa, pero encuentro en él una cualidad -que me marca la hora- que lo convierte en algo muy útil para mí. Esa cualidad es el valor.

Nosotros, lo sepamos o no, actuamos siempre de acuerdo con los valores que tenemos. Si un banquero, por ejemplo, considera valioso engañar a la gente para sacarle dinero, actuará consecuentemente y la engañará. Si alguien, por poner otro ejemplo, considera que cocinar bien es un valor porque con ello muestra a los comensales el cariño que se les tiene, hará el esfuerzo de que sus platos le salgan estupendos.

Nadie actúa en contra de sus valores. Si alguien valora de verdad entrenar, porque así podrá ganar la liga, no dejará de entrenarse. Si alguien valora estar delgado, porque eso es saludable, no decidirá comer de manera desaforada para así engordar. Otra cosa es que, de vez en cuando, seamos contradictorios y hagamos lo contrario de lo que realmente valoramos, pero eso no es lo normal.

Los valores no son los mismos para todas las personas, aunque hay algunos que se consideran comunes a todas ellas y que se plasman en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Cada persona tiene, además, su propia escala de valores. Le vendría muy bien a tu sensibilidad que intentaras ordenar los tuyos y que fueras capaz de decidir cuál es para ti el más importante y cuáles le siguen después. Te conocerías mejor y te ayudaría a conocer a los demás.

Estoy seguro de que uno de tus grandes valores es el de querer a las personas y que en eso coincidimos todxs. Por eso cada noche creamos esa reconfortante nube formada por recuerdos cariñosos de todos los que encontramos en nuestra vida con buena voluntad y que desean crear una vida mejor. Que tampoco falte hoy el intento. Buenas noches.


sábado, 21 de enero de 2012

Todo vale, menos tú



La gente del PP es así. Usan la libertad para hacer y decir, en nombre de ella, lo que les da la gana, con independencia de si se adecua o no a la realidad y sin tener en cuenta si lo que afirman entra en contradicción con lo que han afirmado o con lo que piensan hacer. Ellos son los dueños y juegan a lo que quieren.

Hasta hace poco, su táctica era decir una cosa y hacer lo contrario de lo que decían. Como al paisanaje le da igual una cosa que la otra, para ellos esto no representaba ningún problema. Ante los ojos de aquellos para los que la ética y la racionalidad representan algo importante, quedaban fatal, pero estos ciudadanos son raros, extraños, y, además, no son demasiados, así que qué más da.

Ahora han cambiado su proceder. Para que no les puedan decir que dicen una cosa y hacen otra, han optado por decir las dos: que vamos a lograr reducir el déficit y que no vamos a lograrlo, que es mejor un tipo único de contrato y que no lo es. Confían así en acertar siempre, aunque a los ojos de esos ciudadanos raros, cada vez estén quedando peor.
Es lo que tiene el neoliberalismo, que cualquier cosa puede valer, si interesa que valga. Menos tú, que te consideran un sujeto pasivo, que debe aguantar sus juegos y que no les importas nada.

viernes, 11 de febrero de 2011

Contradicciones





No entiendo cómo un obrero puede votar a la derecha, pero me gustaría saber por qué lo hace.

No entiendo cómo una mujer puede estar en contra de las políticas de igualdad, pero gustaría saber por qué lo está.

No entiendo cómo un pobre puede estar del lado de los ricos, pero me gustaría saber por qué se sitúa en ese lugar.

No entiendo cómo un ser humano puede luchar contra sí mismo y me gustaría saber qué entiende por vivir.