Mostrando entradas con la etiqueta democracia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta democracia. Mostrar todas las entradas

jueves, 17 de agosto de 2017

Buenos días. Democracia




Algunos llaman democracia a conseguir sus objetivos y sus intereses por cualquier medio y de cualquier manera. Uf. 

Buenos días.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Democracia


La democracia llora, se la mire por donde se la mire y en donde se la mire.
A la cultura democrática de los ciudadanos la van a colocar en el Museo de Artes Decorativas.
En el escudo nacional van a colocar a un tipo tragando y mirando para otro lado.

sábado, 23 de enero de 2016

Hay. ¡Ay!



Hay 
Hay caspa, pero no todo es caspa.
Hay cosas nuevas, pero no todo es nuevo.
Hay democracia, pero no todo es democracia.
Hay buena voluntad, pero no toda voluntad parece buena.
Hay que ser tolerantes, pero no todo es tolerable.
Hay sensibilidad, pero poca.
Hay ética, pero muy poca.
¡Ay!

martes, 24 de marzo de 2015

Buenas noches. Gritos




Les oigo gritar: 
'Hay que acabar con el bipartidismo'. 

Les miro a los ojos y entiendo que lo que quieren decir es hay que acabar con los dos partidos. 

Observo esa peculiar sonrisa que esbozan y comprendo que quieren acabar con los dos partidos para ponerse ellos. 

A su lado, muchos otros gritan y, al fondo, la democracia llora. 

Buenas noches.

martes, 10 de marzo de 2015

Buenas noches. Lo diferente




Cuando lo diferente es perseguido, sufren los ciudadanos y las ciudadanas, llora la democracia y muere la humanidad. 

Buenas noches.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Lo que veo. Mediocridad




Tengo un desagradabilísimo olor a mediocridad metido en la mente. Miro por la ventana y veo la cosa política hecha un desastre. 

Que la izquierda luche contra la derecha me parece muy importante, pero sólo veo batallitas internas mientras la gente sufre por ahí fuera. 

Veo una víctima débil, necesitada de apoyos fuertes y robustos, mucho más importantes que los de la lucha de partidos. Es la democracia, tan frecuentemente atropellada casi por cualquiera. 

No veo argumentos claros, ni racionalidad sana, ni reflexión que enamore, ni estrategia útil, ni grandeza humana, ni espíritu constructivo, ni visión de Estado. Sólo veo intereses, rencillas, despistes, empujones, contradicciones, negocios, egos, mediocridades. 

El pueblo, abandonado. El poder, vendido. La oposición, despistada. Los salvadores, metidos en la Thermomix sin que tengan clara la receta. Este jodido invierno me huele muy mal a mediocridad.

Buenas tardes.

sábado, 3 de enero de 2015

Buenos días. Democracia



Lo más elegante que hay es la democracia. También en los pequeños grupos. 

Buenos días.

martes, 7 de octubre de 2014

- Buenas noches. Transición ética




En este país se han hecho muchas transiciones, pero ha faltado la más importante, la fundamental, la que nos hubiese convertido en seres verdaderamente humanos: la transición ética. Por eso hay tantos golfos. Por eso, aun sin querer, nos estamos engolfando todos. Cuando sepamos por qué se deben hacer ciertas cosas y por qué no se pueden hacer otras, y eso sea lo más importante para todos, podremos hablar de un país democrático y serio. Mientras tanto, esto es una selva, un reino de golfos cuyas golferías salen a la luz porque los medios de comunicación tienen que vender, que si no, tampoco. 

Buenas noches.

domingo, 23 de marzo de 2014

Lo que veo cuando miro. Murió Suárez





Lo más grande de Adolfo Suárez fue que capitaneó la traída de la democracia a nuestro país. Hoy la democracia está siendo recortada por estos inhumanos neoliberales que nos gobiernan en España y en Europa. Y Suárez ha muerto. Espero que no sean dos episodios de una misma situación. Sentimientos hacia su persona y su obra aparte, lo que hoy creo que debe ser motivo de reflexión es el peligro en el que está la democracia. Si no hay democracia, no hay derechos, no hay ciudadanos, sino súbditos, no hay libertad, ni igualdad, ni justicia, no hay participación posible. Más que ser de derechas o de izquierdas, lo que hoy deberíamos procurar todos es ser demócratas. En cierto modo, necesitaríamos hoy en España un nuevo Suárez. Buenas tardes.

martes, 4 de febrero de 2014

Lo que veo cuando miro. Unión





En España cobra protagonismo cada vez más la policía. El fascismo va en aumento. La democracia, en regresión. Los gobernantes actúan como vulgares provocadores. El pueblo se va convirtiendo poco a poco en víctima. Cada vez sufren más seres humanos. Es necesario buscar la unión de los ciudadanos frente a esta agresión política y policial. Me parece que es muy importante encontrar esa unión. Buenas tardes.

miércoles, 29 de enero de 2014

Lo que veo cuando miro. Intercesiones





Estoy seriamente preocupado por las referencias que la banda del Gobierno de España hace a Vírgenes y Santas, consideradas así por la Iglesia Católica, para que intercedan por nuestro país. Habida cuenta de que la Iglesia Católica es una organización no democrática, verticalista, que tiene sus metas en otro mundo, que es claramente discriminatoria con las mujeres y que defiende principios y dogmas ajenos a la razón, no sé si estas intercesiones solicitadas supondrán, caso de que se ejecuten, un atentado contra la vida democrática, de la que tan necesitados estamos en nuestro país. No sé si alguien debería considerar esto como un intento de atentado y debería intervenir. Buenas tardes.

miércoles, 15 de enero de 2014

Lo que veo cuando miro. Democracia





En una sociedad democrática debemos poder vivir todos, pero no todos pueden vivir de cualquier manera en una sociedad democrática.

Para poder vivir en una sociedad democrática hay que ser demócrata. Esto significa:

En primer lugar, reconocer que los Derechos Humanos los tiene cada ciudadano y que nadie se los puede quitar.

En segundo lugar, que el poder político está al servicio de los ciudadanos y no al revés.

En tercer lugar, no usar la política para satisfacer los propios intereses económicos.

Y, por último, que es necesario tener una dosis suficiente de buena voluntad para no imponer criterios ni vetar a nadie sin una causa claramente justificada.

Hay que tener una gran talla humana para ser un buen demócrata. Dicho esto, creo que prácticamente ninguno de los integrantes de esta banda de forajidos que gobiernan -o lo que sea- este país podría jugar limpiamente a ser demócrata. Es más, quieren presentarnos su descarado fascismo como si fuera eso la democracia. Ese es su mayor peligro. Buenas tardes.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Lo que veo cuando miro. Un Gobierno no democrático





Aunque las medidas que pueda tomar un Gobierno sean duras, los ciudadanos tienen que sentir el cariño, la atención o la cercanía de sus políticos. Un Gobierno no puede considerarse dueño del poder, porque el poder es del pueblo y éste se lo entrega temporalmente a los políticos para que lo administren bien, siempre a favor de los ciudadanos. Los ciudadanos no pueden estar en manos de un Gobierno porque es el Gobierno el que está en manos de los ciudadanos. Un Gobierno democrático debe explicar a la ciudadanía lo que hace y por qué lo hace. Si no da estas explicaciones, está rompiendo las normas democráticas y se está deslegitimando él solo. Cuando los ciudadanos ven a los políticos que los gobiernan como sus enemigos es que todo se ha roto ya. Buenas tardes.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Lo que veo cuando miro. No quieren democracia





Cada vez lo tengo más claro. Al poder económico no le gusta nada la democracia. El poder económico está, lógicamente, en manos de los ricos y éstos, más que por sus posesiones, se han caracterizado siempre por su miedo, su enorme miedo a perder sus riquezas. Recuerdo, hace años, haber conocido a un rico, aunque no demasiado rico, que se pegaba enfermizamente al transistor a mediodía para ver cómo iba la bolsa, por si había que vender o comprar, no fuera que se le pasara la oportunidad.

Los ricos tienen miedo a los pobres. En general tienen miedo a que los ciudadanos tomen conciencia de lo que está pasando, se den cuenta de su propia situación y decidan alguna vez ir contra ellos. Un rico no puede ser rico sin explotar a los pobres, pero hacen lo posible para que éstos o no se den cuenta o admitan que no tienen más remedio que aceptar esa situación. Tienen miedo a que en algún momento se pongan a pensar y se levanten. Por eso pretenden hacerse con la educación. Si los ciudadanos se educan en libertad, si crecen en su actitud crítica, si llegan a conocer las maniobras que usa el poder económico, es posible que se produzca la toma de conciencia. Por eso destrozan el sistema educativo, por eso se hacen con la televisión y la convierten en vehículo de propaganda y de entontecimiento colectivo, por eso no toleran que aflore la cultura, por eso hacen que las crisis las paguen los ciudadanos, a los que les hacen creer que vivir consiste sólo en sobrevivir.

A este juego inhumano, deshumanizador, anticiudadano y antidemocrático, se prestan unos políticos cargados únicamente con deseos de dinero y con deseos de poder, pero con una brutal carencia de formación humana, cultural y política. Ellos se prestan a acabar con la democracia, con el Estado del bienestar y con todo lo que sea necesario para que lo que quede sea un campo propicio a la explotación de todos en beneficio de los ricos. Esto es lo que está haciendo el PP en España, los neocons en EEUU y los neoliberales en todo el mundo. Han condenado la educación, la sanidad, la cultura, las pensiones y a la humanidad y han decidido que sólo se salvan los ricos. Una corte de mediocres y de votantes de esta derecha salvaje cree que va a viajar en el vagón de los salvados, pero aún no saben que pagarán su error. Morirán pobres también. Nuestra alternativa es clara: o luchamos por la igualdad y contra quienes no quieran igualdad o moriremos también. Buenas tardes.


NOTA. Esta sección aparecerá sólo cuando mire y vea algo.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Juzgadores



Se ha instalado en la sociedad de este país la antidemocrática costumbre de que cualquier ciudadano pueda juzgar a otro por su cuenta, sin esperar a que lo haga un juez. El juez, primero, imputa; luego, juzga; y, por fin, condena o absuelve. Pero los españoles, peligrosamente influidos por algunos medios de comunicación o por su falta de formación, en cuanto aparece, no un imputado, sino un sospechoso, no necesita ni juicio ni nada: enseguida corre a condenarlo y a extender la condena hasta donde sus entrañas le lleven.

Lo digo por el caso de los expresidentes Chaves y Griñán. Yo no tengo ni idea de si son culpables o no, pero lo que es cierto es que ni siquiera han sido imputados. La peculiar jueza Alaya ha emitido un auto, muy controvertido, que está siendo muy estudiado y que hasta es posible que se vuelva en su contra, en donde no imputa a ninguno de estos dos señores -entre otras cosas, porque no puede hacerlo. Es posible que terminen imputados o no, pero, de momento, no hay ni siquiera imputación. Y ya estoy viendo en las redes sociales comentarios que los condenan, que los ponen de vuelta y media y que son la ocasión para meter en el mismo saco a todo el que se le ocurra al juzgador aficionado de turno.

Me parece una actitud muy peligrosa esta de alguien se meta a juez en cuanto se le antoja y como más le interesa. Quien practique esto puede juzgar a cualquiera en cualquier momento y supongo que dejará la puerta abierta a que también él, si se tercia, pueda ser juzgado de la misma manera, sin juicio, sin pruebas y a las primeras de cambio. No son maneras estas. Así vamos también cargándonos la democracia.

miércoles, 26 de junio de 2013

Buenas noches. Wert y los griegos






Los antiguos griegos, inventores de la democracia, idearon también un sistema para neutralizar la acción de aquellas personas que, por su comportamiento, eran un obstáculo para el buen funcionamiento de las instituciones democráticas. Se denominaba ostracismo. Consistía en que cada ciudadano inscribía en un trozo de barro (ostracon), procedente de los restos de la fabricación de las vasijas, el nombre de la persona que creía que entorpecía el funcionamiento de la sociedad. Si alguien obtenía la mayoría absoluta de los votos, debía abandonar la ciudad durante un mínimo de 10 años. Era un procedimiento muy higiénico que seguramente aliviaría nuestros problemas actuales, si empezáramos a aplicárselo, por ejemplo, a Wert y, luego, a todos los demás.

Este ostracismo debería aplicarse de día. De noche, el procedimiento debe ser justamente el contrario. Lo último que tendríamos que hacer, antes de echar el cierre, es recordar a las personas que no quisiéramos por nada del mundo que nos abandonaran. Sobre todas ellas sería bueno que una vez más formáramos nuestra nube de cariño para que cayera sobre ellas la refrescante lluvia de nuestro afecto. Buenas noches.

viernes, 24 de mayo de 2013

Buenos días. La clase tosca




La clase tosca, esa tan poblada de gente antigua, retrógrada, inculta, que ve la vida con los ojos de la riqueza y nada más, que no cree en la democracia, que no soporta esta vida y necesita inventarse otra, cuando las cosas no le van bien, se vuelve aún más tosca. Intenta así evitar que los toscos caigan en la tentación de tomar conciencia y dejen de serlo. La clase tosca se radicaliza, pierde el sentido del ridículo y comienza a hacer disparates de un calibre superlativo. La clase tosca está hoy tan extendida lamentablemente que puede parecernos que lo tosco es lo normal.

Me parece muy peligrosa esta actitud de quedarnos quietos ante tanta tosquedad con apariencia de normalidad. Creo que deberíamos ser más críticos, más racionales, más dialogantes y ser capaces de distinguir en lo que vemos lo que vale de lo que no vale. Me da igual que tú pienses que vale lo que yo creo que no. Es justamente la tosquedad lo que es uniforme y excluyente. Yo defiendo todo lo contrario: que cada uno piense como quiera, pero que sea capaz de justificar con argumentos lo que defiende. Con argumentos -que somos humanos- no con creencias o con órdenes de arriba. Somos humanos en tanto que pensamos. Y si no pensamos, nos quedamos en meros juguetitos en manos de los toscos que quieren manejarnos.

Creo que no queda otro remedio que ponernos a ser críticos. Los tiempos vienen así. Buenos días.

jueves, 18 de abril de 2013

No es esto...



Ciudadano de España: Esto que ves en los políticos del PP no es lo que tendrías que ver. Esto que hacen los políticos del PP no es democracia. Esto que hacen los políticos del PP no es política. Piensa lo que quieras, pero no te olvides de que esto que estás viendo no es bueno, no es normal, no es el juego al que deberíamos jugar.

lunes, 25 de febrero de 2013

No hay que tolerar el fascismo







Creo que hay que pararse un poco y dejar bien claro un asunto. La tolerancia es un valor muy humano y muy importante, siempre que se mueva dentro de unos límites marcados por los Derechos Humanos y por la democracia. Fuera de estos límites, un ser humano debe ser inequívocamente intolerante con todo lo que encuentre. Deberíamos tener adquirida ya la costumbre de denunciar y de protestar contra todo individuo que ensalce posturas antidemocráticas, irrespetuosas o que no respeten los derechos de todos los ciudadanos.

Dicho esto, parece cada día más claro que el PP está lleno de individuos fascistas y antidemócratas que se creen con el derecho de expresar sus opiniones en público sin que nadie les exija que se callen. Últimamente ha sido un individuo llamado Salvador Victoria, que, inexplicablemente, ocupa un puesto en el poder y cuyo ejercicio se paga con el dinero de los ciudadanos, el que nos ha insultado sin que su actitud haya sido convenientemente censurada. Posiblemente este individuo se crea que el poder es suyo y que tiene bula para decir disparates y para faltarle al respeto a los ciudadanos. Ha tenido la osadía, la falta de sensibilidad humana, la desfachatez ciudadana y el desparpajo en mostrar su escasa formación y su nula preparación para desenvolverse en la ciudad, al equiparar la protesta ciudadana del 23 de febrero con el golpe de Estado ocurrido hace años un día similar.

Este tipo de manifestaciones, hechas por personajes con poder político, deberían herirnos profundamente porque son un atentado contra nuestra dignidad y contra la convivencia pacífica de los ciudadanos. No deberíamos tolerar que un insensato asilvestrado como este señor dijese esas barbaridades insultantes en público y no le cesaran o no dimitiera. Deberíamos acostumbrarnos a gritar contra este tipo de comportamientos y contra todos aquellos que los encubren y que no reaccionan defendiendo a los ciudadanos. O despertamos o va a llegar un momento en que va a ser tarde.

No queremos a gente como Salvador Victoria en el poder ni a encubridores como Mariano Rajoy y su banda. Deberíamos tener claro que no debemos pagarle el sueldo ni darle el voto a estos enemigos de los ciudadanos, so pena que seamos como ellos.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Lo que se ve. Ética




La igualdad es la condición de la justicia y de la democracia, puesto que sin aquella, éstas dos no pueden existir. Ni tampoco puede existir una vida humana. Por eso la igualdad ha de estar en la base de la ética.