miércoles, 31 de marzo de 2010

Músicas sagradas

No todo lo sagrado es religioso.

No toda la música sagrada es música religiosa,

aunque hay músicas religiosas que sí son sagradas.


martes, 30 de marzo de 2010

Músicas sagradas

No todo lo sagrado es religioso.

No toda la música sagrada es música religiosa,

aunque hay músicas religiosas que sí son sagradas.

lunes, 29 de marzo de 2010

Músicas sagradas

No todo lo sagrado es religioso.

No toda la música sagrada es música religiosa,

aunque hay músicas religiosas que sí son sagradas.



domingo, 28 de marzo de 2010

Músicas sagradas

No todo lo sagrado es religioso.

No toda la música sagrada es música religiosa,

aunque hay músicas religiosas que sí son sagradas.

.

sábado, 27 de marzo de 2010


Te pongo aquí un enlace al inteligente y curioso blog de Dosjotas. Disfrútalo.
.

viernes, 26 de marzo de 2010

Trato


No me gustó nada la forma que tuvo el tipo este de tratar a la camarera. Eres como actúas y se nota en lo que haces. Siempre, pero especialmente cuando tratas a las personas que están a tu servicio: a tus empleados, a los camareros, a los vendedores, a los médicos, a la gente que, en principio, te tiene que tratar bien a ti. Es ahí en donde se nota enseguida si eres un machista, un racista, un xenófobo, un discriminador, en definitiva. No me gustó nada esa manera de tratarla desde arriba, como si fuera no una servidora, sino una sierva, y con ese aire despectivo, despreciativo, tan poco cordial, tan pobremente humano. Con gente actuando como este tipo es como se está formando este mundo de mierda.

jueves, 25 de marzo de 2010

Espejo


“Ándate con siete ojos, que la vida pasa demasiado de prisa y corremos el riesgo de no enterarnos de nada. Busca. Investiga. Huye de la ignorancia. Pregunta. Frecuenta la gente que tenga algún interés. Escucha. No pierdas el tiempo. No hagas sólo lo que te apetece, porque te convertirás en un inútil incapaz de hacer lo que debes hacer. Comprueba si creces o no. Ama. Fomenta la creatividad. Cuida tu salud física y tu salud mental. Que vean siempre en ti a un ser humano que actúa como un ser humano. Y ten memoria, sobre todo para lo agradable.” dije mirándome en el espejo.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Movilízate por la selva

La etóloga Jane Goodall, una científica con una trayectoria interesantísima que merece la pena que se conozca, ha promovido la campaña Movilízate por la selva para intentar evitar los problemas que existen en la República del Congo en relación con el coltán, un mineral necesario para la fabricación de teléfonos móviles. Presta atención a este vídeo y entra en la página de la campaña Movilízate por la selva.

Toros




Los toreros son libres. Los espectadores son libres. Los toros, no.
.

martes, 23 de marzo de 2010

La duda


Hay quien tiene una facilidad extraña para ver la realidad con una evidencia absoluta. O no ven la complejidad que lleva dentro cualquier aspecto de la realidad o la reducen a alguno de sus elementos más simples. No veo otra posibilidad de obtener estas evidencias tan tranquilizantes, tan llenas de una sospechosa seguridad, tan mortecinas, tan falsas. Yo prefiero la duda. Veo más vida en la duda que en la evidencia, en la inseguridad honesta que en la tranquilidad falsa. Nadie se hizo fuerte defendiendo evidencias vacías. En cambio, en esa lucha que gana batallas, pero que nunca vence en la guerra, que es el combate contra la duda, la debilidad suele escaparse por alguna rendija y te deja el humano sabor de haber conquistado una pequeña certeza provisional, que te será válida hasta que de nuevo haga su aparición la duda, siempre acechante, y la acojas como tu querida y odiada compañera de viaje.



lunes, 22 de marzo de 2010

viernes, 19 de marzo de 2010

Toros


El torero es un ser vivo. El espectador es un ser vivo. El toro, también.

jueves, 18 de marzo de 2010

Ámate


Olvídate del mundo y ocúpate de ti. Sólo así podrás dar sin pedir nada a cambio. Cuando des sin esperar nada a cambio, recibirás algo de los demás sin haberlo pedido y, sobre todo, obtendrás tu propio reconocimiento, que es el que te hará sentirte más a gusto. Ocúpate de ti, cultívate, fórmate, cuídate, crece, ponte en la mejor situación posible para dar, aprende mucho, humanízate mucho. Luego, la gente vendrá y te dará sin que tú se lo pidas. Sé fuerte. Ama y no pidas que te quieran. Pero, primero, ámate tú.
.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Maneras de querer


Puedo quererte estando a tu lado, viéndote y dejando que tú me veas, cuidándote y procurando que estés bien.

Puedo quererte estando delante de ti, tirando de ti, sugiriéndote, mostrándote caminos nuevos, haciéndome visible para que sepas que estoy ahí.

Y puedo quererte también estando por detrás, viéndote yo, pero sin que tú me veas, haciendo que de vez en cuando escuches mi respiración, aunque sin que el calor de mi espiración llegue a tu nuca, pendiente de si miras hacia atrás pidiendo ayuda para salir a tu encuentro.

.

martes, 16 de marzo de 2010

Cuba


Si quieres firmar el manifiesto por la liberación de los presos políticos cubanos, pulsa aquí.


¡Agua va!


Conil de la Frontera, Cádiz. Inundaciones del día 6 de marzo de 2010. Conil Televisión.
.

lunes, 15 de marzo de 2010

El amor


Me había acostumbrado a creer que la gripe era la fiebre, que la primavera eran las flores, que el día era la luz, que la felicidad era ese rato agradable en el que se te escapa sin querer una leve sonrisa y que el amor era un sentimiento.

Un día aprendí a no confundir las causas con los efectos y me di cuenta de que éstos son en realidad las consecuencias de unos procesos, de unas circunstancias y de unas decisiones en las que lo racional tiene mucho peso. Los procesos, las circunstancias y las decisiones son las causas de un producto final en cada momento, que es el efecto.

Comprendí así que la fiebre es el efecto de un proceso racional de infección que se manifiesta en una subida de temperatura, la cual sería imposible sin la infección. Entendí que para que hubiera flores tenían que darse un cúmulo enorme de circunstancias que, con su funcionamiento racional, culminaban en esa flor que admiraba con placer. Me asombré ante la cantidad de movimientos y de fuerzas que con sus leyes racionales tenían que entrar en acción para que hoy apareciera la luz durante el día. Y me sobrecogí al constatar todo lo que tuve que añadir yo a las circunstancias, pensando y razonando, para que esa sonrisa tenue, pero profunda, que me sabía a felicidad, apareciera en mi rostro. Sin esas causas nunca se hubieran dado esos efectos. Y no me digas que no son esas todas las causas que producen esos efectos, porque no es eso lo que yo te digo. No son esas todas las causas. Lo que digo es que son necesarias, que quiere decir que no pueden faltar.

.

domingo, 14 de marzo de 2010

Los ecos del Carnaval

Una de las mejores chirigotas callejeras del Carnaval de Cádiz. Interpreta la polka "España de mis amores". Parte I.

sábado, 13 de marzo de 2010

El arte del poder


Actualmente se exhibe en el Museo del Prado una interesante exposición sobre El arte del poder. Se trata de una colección de armaduras y pinturas que muestran el arte del momento al servicio del rey y de los que podían usar la "alta costura" del momento, realizada, claro está, en acero.

En este enlace del Museo del Prado puedes ver cómo se instalaba una armadura.
.

viernes, 12 de marzo de 2010

Mujer


Ya celebramos el día de la mujer y procuramos remover nuestras conciencias en relación con la situación de las mujeres en el mundo, en nuestro mundo.
Sin embargo, los problemas de las mujeres siguen ahí y vamos a procurar estar nosotros también ahí.
Hoy traemos un texto terrible que se ha hecho célebre en Internet. Se llama Dios es negra y sin papeles. Está escrito poir Helena Malena Garzón. Dice así.

Imagina que diste a luz el domingo pasado en un hospital público marroquí. Un niño precioso.

Imagina que te dieron el alta al día siguiente, lunes.

Imagina que volviste a casa, cansada, sangrando del post-parto, con dolores aún en un útero que lucha por volver a su sitio.

Imagina que en casa te está esperando tu niña de dos años y dos meses y tu pareja.

Imagina que esta mañana mientras bañabas al bebé comenzaste a ver que le costaba respirar.

Imagina que corriste al hospital público marroquí.

Imagina que te dijeron que no podían atenderte.

Imagina que fuiste dos veces.

Imagina que la tercera vez tu bebé dejó de respirar casi en la puerta del hospital.

Imagina que pediste auxilio por tu bebé muerto.

Imagina que se lo llevaron a la morgue del hospital.

Imagina que a ti, a tu niña de dos años y dos meses y a tu pareja os llevaron a comisaría.

Ahora imagínate retorciéndote de dolor en las entrañas, el dolor agrio de la muerte de tu hijo, el dolor de un útero que te recuerda recién parida, el dolor de una leche que sube a tus senos duros como piedras. Pero imagínate NEGRA, imagínate AFRICANA, imagínate POBRE, imagínate SIN PAPELES.

Estás sentada, doblada sobre tu vientre en aquel sucio despacho de policías que van y vienen y te hablan en una lengua que no entiendes. Allí te miro e intento traducirte las preguntas que me parecen estúpidas, crueles e inhumanas.

Quieren saber qué hacéis en su reino, cómo habéis entrado y cuánto tiempo lleváis aquí. Quieren saber cómo os llamáis, cómo se llaman vuestros padres y porqué habéis venido.

Tu pareja grita y pide piedad. Sabe que todas las preguntas van dirigidas a justificar una deportación al desierto. Tu pareja grita y te tranquiliza llamándote "honey".

Tu niña sonríe, juega con su gorro y canta "haleluya".

La policía busca un intérprete de árabe a inglés para hacer el parte y llevaros a Tribunal.

Me dices que si te deportan al desierto y allí te violan no crees que aguantarás el dolor, que aún estás recién parida.

Un policía se me acerca y me pregunta: ¿Por qué hacéis esto? ¿Por placer? Este amable policía llama "esto" a acompañar a unos padres sumidos en el dolor, a comprar algo de comida para una niña que lleva todo el día sin probar bocado y a intentar traer un poco de humanidad o al menos de buen trato a esa puñetera comisaría.

Entonces le miro, me horroriza su frialdad, y le contesto, lo hacemos por amor. Veo en él a esos seres que comen, cagan y hacen de policía para poder seguir comiendo y cagando. Siento lástima.

Detienen a tu pareja en comisaría y me dicen que como caso humanitario te dejan dormir en casa. Mañana tienes que pasar el Tribunal junto a tu marido.

Te hundes. Es la primera vez que te veo enderezar ese vientre que te duele. Gritas y lloras hasta que un policía te manda callar.

No lo soporto, me puede la escena y le pido por favor que entienda que tu hijo ha muerto hoy, que estás recién parida, que te duelen las entrañas.

Me responde con desprecio que en este reino hay unas leyes, que aquí se hace lo que dice el procurador del rey y que tú eres una NEGRA CLANDESTINA.

Mañana iremos al Tribunal, mañana un hombre de este reino decidirá si te tiran a ti y a tu niña al desierto de madrugada. A partir de ahí la suerte decidirá si serás violada, si tu hija será raptada o por qué no violada también.

Imagínate que todo eso te ha pasado hoy.

Imagínate que a todas nos duelen sus entrañas.

Imagínate que a todas nos duelen nuestras entrañas.

jueves, 11 de marzo de 2010

Clase


Hubo un tiempo en el que no me gustaba llamarle clase. Prefería estilo o incluso humanidad. Un ataque de ingenuidad y de igualdad muy mal entendida me hacía creer que era como caer en el clasismo llamar clase a eso difícilmente describible que hace atractiva a una persona simplemente por ser persona de una determinada manera.

Hoy prefiero otra vez llamarle clase. Estoy de nuevo convencido que hay quien se empeña en que en este mundo haya clases diferentes y que la vida tiene que convertirse en una lucha de clases. Más exactamente, este mundo parece que se divide entre los que tienen clase y los que no la tienen, y que la vida la mayor parte de las veces consiste en librarse de los que no tienen clase, en intentar quitárselos de encima o en procurar que su nefasto influjo no te haga malvivir.

Si me pides que te cuente en qué consiste tener clase, te invito a que leas lo que el gran Manuel Vicent escribió el domingo pasado en El País. Léelo aunque no me pidas que te lo cuente. Merece la pena que lo hagas y que lo pienses.

Tener clase

MANUEL VICENT

EL PAÍS - Última - 07-03-2010

No depende de la posición social, ni de la educación recibida en un colegio elitista, ni del éxito que se haya alcanzado en la vida. Tener clase es un don enigmático que la naturaleza otorga a ciertas personas sin que en ello intervenga su inteligencia, el dinero ni la edad. Se trata de una secreta seducción que emiten algunos individuos a través de su forma natural de ser y de estar, sin que puedan hacer nada por evitarlo. Este don pegado a la piel es mucho más fascinante que el propio talento. Aunque tener clase no desdeña la nobleza física como un regalo añadido, su atractivo principal se deriva de la belleza moral, que desde el interior del individuo determina cada uno de sus actos. La sociedad está llena de este tipo de seres privilegiados. Tanto si es un campesino analfabeto o un artista famoso, carpintero o científico eminente, fontanero, funcionaria, profesora, arqueóloga, albañil rumano o cargador senegalés, a todos les une una característica: son muy buenos en su oficio y cumplen con su deber por ser su deber, sin darle más importancia. Luego, en la distancia corta, los descubres por su aura estética propia, que se expresa en el modo de mirar, de hablar, de guardar silencio, de caminar, de estar sentados, de sonreír, de permanecer siempre en un discreto segundo plano, sin rehuir nunca la ayuda a los demás ni la entrega a cualquier causa noble, alejados siempre de las formas agresivas, como si la educación se la hubiera proporcionado el aire que respiran. Y encima les sienta bien la ropa, con la elegancia que ya se lleva en los huesos desde que se nace. Este país nuestro sufre hoy una avalancha de vulgaridad insoportable. Las cámaras y los micrófonos están al servicio de cualquier mono patán que busque, a como dé lugar, sus cinco minutos de gloria, a cambio de humillar a toda la sociedad. Pero en medio de la chabacanería y mal gusto reinante también existe gente con clase, ciudadanos resistentes, atrincherados en su propio baluarte, que aspiran a no perder la dignidad. Los encontrarás en cualquier parte, en las capas altas o bajas, en la derecha y en la izquierda. Con ese toque de distinción, que emana de sus cuerpos, son ellos los que purifican el caldo gordo de la calle y te permiten vivir sin ser totalmente humillado.

miércoles, 10 de marzo de 2010

La falta de sensibilidad


Leo y oigo los argumentos a favor de las corridas de toros. Se considera en ellos cualquier aspecto que interese al que los expone, pero raras veces se tiene en cuenta por quienes los exponen el sufrimiento del animal. Me aterra, me da miedo la falta de sensibilidad para el sufrimiento, para la tortura y para la crueldad y su utilización para conseguir cualquier fin, sea estético, político o económico. Esa falta de sensibilidad debe de ser la misma que se echa de menos cuando no se hace nada, por ejemplo, para acabar con el sufrimiento derivado de las situaciones de desigualdad que sufren las mujeres, o cuando se toleran o se mira para otro lado cuando sufren violencia física, laboral o psicológica. La falta de sensibilidad ante el sufrimiento y la muerte de un toro debe de ser también la misma que se hizo patente cuando montaron el episodio del Dr. Montes, en Leganés, poniendo otros intereses por encima del sufrimiento y la muerte de las personas. Fueron a lo suyo al precio que su falta de sensibilidad les permitió pagar. Da igual con los toros que con las personas. Cuando nada vale nada, para algunos vale todo. Da miedo.
.

martes, 9 de marzo de 2010

Ordinariez


La ordinariez está creciendo de una manera preocupante y lleva camino de convertirse en un verdadero monstruo social. Las dos últimas veces que me he subido a un autobús he tenido que soportar los olores, los ruidos y las salpicaduras de gente que iba comiendo allí mismo un bocadillo, un bollo o una bolsa de colesterol. Las dos últimas veces que he comido en un restaurante he tenido que aguantar a dos individuos hablando de manera atronadora, como si todo el espacio del local fuese suyo y todos los comensales tuvieran que oír sus estúpidas peroratas. La última vez que he ido a un museo, al Thyssen, he visto cómo los vigilantes tenían que sisear para mandar callar a la gente que contemplaba los cuadros como si estuviera en el fútbol. La última persona con la que me crucé hoy antes de entrar en el lugar donde trabajo tosía sin taparse la boca con nada, echando miasmas al aire como quien tira confetti en el Carnaval.

Cada vez la gente tiene menos normas sociales y las pocas que le quedan no sabe por qué debe cumplirlas. Quizás esto sea lo más grave. El neoliberalismo va poco a poco prendiendo en estos seres antropomorfos empapados de ordinariez.
.

lunes, 8 de marzo de 2010

Día Internacional de la Mujer


Hoy es el Día Internacional de la Mujer. Es un día necesario porque todavía desgraciadamente hay que recordar que muchas mujeres no son tratadas en nuestro mundo como seres humanos, como lo que son. Desde hace mucho tiempo, la sociedad está organizada por los hombres y para los hombres. Las mujeres han empezado a reaccionar cada vez con más fuerza, intentando que las discriminaciones que sufren en todos los aspectos sociales sean anuladas. El camino es difícil, porque no se trata sólo de remover las conciencias de los hombres, sino también de muchas mujeres que admiten como normal un machismo que tienen asumido sin criticarlo. Ojalá llegue el día en el que no sea necesario celebrar el Día de la Mujer, sino el de los seres humanos. Mientras tanto, más que desearles a las mujeres muchas felicidades, prefiero desearles muchas igualdades. Son las metas que hay que ir consiguiendo.






domingo, 7 de marzo de 2010


¿A qué responde la negación continua, el insistente poner pegas a cualquier propuesta, el pertinaz ofrecimiento de alternativas a cualquier solución?
.

viernes, 5 de marzo de 2010

El tercer hombre


Si te vas a la guerra con las gafas de cerca, es posible que confundas al adversario con el amigo que crees que se ha equivocado. Intentarás, entonces, acabar con él, porque a la guerra se va a acabar con el otro.

Pero si te vas con las gafas de lejos, además de ver al amigo equivocado, tendrás en cuenta también las consecuencias de su derrota y entonces es posible que comprendas que tu victoria a quien realmente beneficia es al tercero, al verdadero adversario, a tu adversario y al que lo es también de aquél a quien has derrotado. Quizás te des cuenta de que es a él a quien le has hecho el juego y con el que has colaborado en la lucha, aunque no te hayas dado cuenta. Hay veces que por no mancharse uno los zapatos de agua, camina por el fango que hay alrededor del charco y terminas ensuciándote más.

jueves, 4 de marzo de 2010

La lideresa


Con el disfraz puesto soy modosita. Parezco educada. Ejerzo de lideresa. Tengo una imagen cuidada. Soy capaz de resultar atractiva, pero sin afectar a la dimensión sexual de los hombres, sino a sus deseos de poder, en donde sé que ven en mí una aliada. A los que no quieren poder, sino seguridad, les explico bien lo que quieren saber, sin que se den cuenta, ni por asomo, de que no es eso lo que necesitarían saber. Soy la eterna servidora de todos.

Pero sin el disfraz soy otra. Diría que soy yo, sin necesidad de depender de la opinión de esa chusma deseosa de poder, de dinero o de nada. Me pillan a veces diciendo tacos, pero ¿qué sabrán ellos de lo que quema y agota ejercer el poder? Se asustan cuando llamo hijoputa al que es un verdadero hijoputa. ¿Saben ellos lo que es aguantar un día y otro a esta peste de aspirantes sin clase, sólo con verborrea, y capaces de dialogar hasta con el enemigo? Se escandalizan cuando veo una de esas estatuas modernas que se empeñan en poner en las rotondas y digo que es una puta mierda. No se dan cuenta de lo malo y lo estúpido que es lo moderno. No saben nada de nada.

Y lo peor de todo es no poder quitarme el disfraz, los disfraces de cada día. Necesito que siga siendo carnaval para poder disfrazarme de mí misma y poder seguir llamando hijoputa al que me pete y seguir diciendo que el arte moderno es una puta mierda y volver a poner cuando me dé la gana en situaciones difíciles a los alcaldes deseosos de que los siga poniendo en las listas. No quiero más disfraces. Viva el carnaval.

.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Metáfora


En el fondo, tu destino, como el de todos, es convertirte en una metáfora de algo. Pero no serás una metáfora de lo que tú quieras ser, sino de lo que quiera la gente, de lo que la gente vea en ti. Porque tú no eres el dueño de tu imagen.

.