Mostrando entradas con la etiqueta imaginación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta imaginación. Mostrar todas las entradas

miércoles, 4 de octubre de 2017

Buenos días. Imaginación.




Los peores monstruos los produce una imaginación desbocada. 

Buenos días.

viernes, 18 de agosto de 2017

Buenas noches. Medidor



Hay un medidor que deberíamos tener siempre activado y en estado de revista. Es el que refleja el grado de cansancio que tenemos. El cansancio influye en nuestra manera de pensar, de actuar, de reaccionar y de imaginar cualquier situación. Creo que no deberíamos tomar ninguna decisión cuando estamos cansados y que deberíamos tener un plan para estos casos, sabiendo lo que nos descansa más, que no es lo mismo para todas las personas. 

Buenas noches.


domingo, 5 de marzo de 2017

Buenas noches. Imaginación


La imaginación descontrolada es capaz de poner en funcionamiento lo peor de nuestra mente e impedir que lo que debería ser fácil o gozoso se transforme en un pequeño infierno. 

Buenas noches.


miércoles, 30 de noviembre de 2016

Buenas noches. Imaginación y fantasía


La imaginación y la fantasía son recursos que deben estar a nuestra disposición. 

Nunca debemos ser nosotros esclavos de una imaginación que funcione por su cuenta ni de una fantasía desbocada. 

Cuando esto ocurra, quizás haya que descansar. 

Buenas noches.


martes, 26 de abril de 2016

No lo he podido escribir




No es un fracaso. He aprendido no lográndolo hacer. No estoy hecho para demasiadas constricciones. Libre funciono mejor. Aún así, me he dado cuenta de lo que habría que hacer. Me he reafirmado en la máxima de Antonio Machado de que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas. Cultivar la imaginación no es cosa sencilla, ni mucho menos. Hay muchas imaginaciones en juego. No lo he podido escribir porque no lo he sabido escribir y porque no estoy hecho a la ficción sin vida, sin un componente ético detrás, sin una vivencia que la muestre fresca, sin la sangre real que haga que la herida parezca real. No me gusta demasiado mirar para atrás y, mucho menos, quedarme en lo que me ofrece esa estéril mirada. Así que ha sido un ligero malestar, pero no un fracaso. 
Buenas noches. 
Besos y abrazos.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Dioses y creyentes




Sólo se adora lo ausente. Hace ya mucho tiempo, los seres humanos se inventaron a los dioses para consolarse, para proyectar en ellos todo lo que por sí solos eran incapaces de conseguir. Esos dioses no estaban hecho de carne, ni de cartón piedra, sino de imaginación. Fueron depositados en el más allá, un lugar lejano, privilegiado, pero también inaccesible e imposible. A los dioses hace mucho tiempo que nadie los ve, por eso son adorados y y sus adeptos añoran su retorno, por más improbable que éste sea. Para hacer más llevadera esta relación con los dioses se inventaron las estatuas y las estampitas. El arte se puso al servicio de esta invención y contribuyó a la enorme tarea de hacer de puente entre el dios lejano y el ser humano cada vez más débil, más atado a su pequeñez. Hoy el arte se ha cansado de hacer de mediador y de dedica a mostrar sus propios misterios. Su tarea la ha retomado el plasma y los programas de entretenimiento, en donde los dioses van apareciendo a ritmo lento o mandan a sus profetas para que lancen sus mensajes y colaboren a la ensoñación popular. Cuanto más oscuro sea el dios, cuanto más palabras grandes y vacías utilice, cuanto más alejado de la realidad se mantenga y cuanto menos haga pensar a sus creyentes, más fervor producirá y más probable será que al final de los tiempos de campaña, sea ese dios el que venza. Porque no se trata de que se salve el ser humano, sino de creer en la victoria del dios. Y España sigue siendo un país de creyentes.  

martes, 7 de julio de 2015

Buenas noches. Imaginaciones



A grandes rasgos, la imaginación es un proceso que se lleva a cabo en nuestra mente mediante el que o bien elaboramos imágenes de objetos que han estado presentes ante nosotros, pero que ya no lo están, o bien creamos nuevas imágenes a partir de informaciones o experiencias que hayamos tenido previamente.

Me parece distinguir varios usos de la imaginación en nuestro mundo cotidiano.

Uno es el que utiliza la imaginación para aventurar soluciones a los problemas que padecemos. En este sentido la imaginación echa mano de elementos sensatos y bien elegidos y nos plantea un mundo diferente que, gracias a lo que ha sido capaz de anticipar, puede ser un mundo nuevo y mejor. Si la imaginación parte de elementos realistas y adecuados, es posible que las soluciones se obtengan con éxito. Este es el papel que la imaginación juega, por ejemplo, en el avance de la ciencia.

Otro es el que resulta de aplicar la imaginación a elementos inventados, irreales, producidos por la propia mente sin que se hayan derivado de ninguna experiencia previa. Se generan, entonces, ficciones alejadas de cualquier realidad constatable, que habitualmente se derivan de los intereses de la persona imaginativa y que suelen servir de refugio fantasmal para sus preocupaciones o para sus angustias. Es así como se generan, por ejemplo, líderes sociales o políticos que nos 'imaginamos' que van a arreglar el mundo, o esposos o esposas inmejorables que creemos que nos van a hacer infinitamente felices, o dioses de todo tipo que nos van a decir lo que tenemos que hacer para perpetuarnos después de la muerte, o, simplemente, nos dan una idea falsa de nosotros mismos, pero útil para seguir viviendo, aunque sin darnos cuenta de que estamos levitando a unos cuantos palmos de la realidad.

Buenas noches.


miércoles, 19 de noviembre de 2014

Buenas noches. Miedo



Recibí una educación basada en el miedo. Miedo al padre, miedo a Dios, miedo al mundo, miedo al castigo, miedo al futuro, miedo a todo, miedo a todos. Quitarse de la cabeza ese criterio de actuación, metido a fondo en ella desde la más tierna infancia, es una tarea que puede durar toda la vida.

Pero hay que hacer algo, porque no se puede malgastar y desperdiciar la vida siendo esclavo del miedo. Lo peor de este tipo de educación es que se instala en nuestras vidas y da lugar a costumbres irracionales, a manías estúpidas que nos van royendo la existencia.

Hay que reaccionar como sea. Cuando aparece en nuestras vidas una posibilidad doble, una alternativa, algo que puede salir bien o mal, el miedo nos suele hacer elegir la más negativa, la que más nos hace sufrir, la más cruel, porque hemos dejado que el miedo sea quien elija por nosotros.

A partir de ahora, de una manera consciente y fuerte, y con las mayores ganas posibles de vivir bien, yo he decidido elegir la más positiva. Por ejemplo, si voy a recoger el resultado de unos análisis, voy a ir convencido de que van a ser buenos. Si luego resulta que no lo son, ya veremos qué hacemos, pero lo que no tiene sentido es estar angustiado y malviviendo porque sospechemos estúpidamente que la realidad va a ser la peor posible. Es un mal negocio perder la vida por culpa de una imaginación mal formada, mal acostumbrada. Hay que procurar que el miedo no nos haga perder el sentido de la realidad.


Buenas noches.

viernes, 30 de noviembre de 2012

Buenos días. Constatable




Piénsalo bien. Cualquier cosa que se salte las reglas del mundo de lo constatable corre el riesgo de ser fruto de la imaginación, de la fantasía o de la necesidad.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Buenos días. Futuro



Intenta que las imaginaciones sobre tu futuro no amarguen la gozosa realidad de tu presente.

lunes, 13 de febrero de 2012

Enamorarse en internet



Me dijiste que te habías enamorado por internet y te contesté que nunca cometieras tan grave error. No puedes perder de vista que las relaciones en la vida real no son iguales que las que tienen lugar en el mundo virtual, el mundo de internet. En la vida real un yo se relaciona con un tú al que se le ven los gestos, la mirada, la sonrisa, del que conoces sus olores, su forma de moverse, su manera de ser cuando no pasa nada y cuando pasa y tantos aspectos físicos tan importantes. Nada de esto lo vives en internet. La persona concreta con la que yo me relaciono en internet en realidad no existe. Es una creación mía. A partir de unos datos que yo he leído en la Red, yo me imagino a alguien a quien le asocio esos datos, pero no debo olvidar que esa persona no es más que fruto de mi imaginación. Para ello, para inventarme a esa persona, yo mezclo lo que leo, lo que veo, pero también lo que necesito, lo que me gustaría encontrar, lo que creo que significa lo que esa persona dice. El tú con el que yo me relaciono es una construcción mental mía que no tiene por qué corresponderse con nadie en la realidad. A ese tú imaginario yo le puedo mostrar mis afectos, puedo mostrarle cierta confianza, puedo dialogar con él y puedo esperar de él ciertos detalles y ciertos comportamientos, pero nunca puedo tratarlo como si existiera en la realidad. Creo que deberías pensarte bien esto, incluso si te enamoras en la vida real.

martes, 14 de junio de 2011

Cuando te hablo, te invento




Estoy seguro de que tienes muchos amigos en Internet que te han agregado y que te comunicas con ellos y con otras personas de forma virtual. Es posible que a muchos de ellos no los hayas visto nunca en persona, que no sepas cómo son sus sonrisas, ni la textura de sus voces, ni sus estaturas, ni el aire de sus miradas, ni la gracia que expresan al andar ni el mundo que crean sus manos. Probablemente sepas más de sus ideas que de sus aspectos físicos. Y, sin embargo, hablas siempre con un que tiene ojos, manos, cara, boca y un cuerpo con el que se comunica, además de hacerlo con las ideas de su mente.

Cuando un yo habla con un en el mundo real, el es un conjunto complejo de elementos, todos los cuales intervienen en la comunicación que tiene lugar contigo. "Por qué me miras así?" "¿Qué quiere decir esa sonrisa?" "¿Estás nervioso?" "No paras de mover las piernas" "Se te han saltado las lágrimas" ... Nada de esto tiene por qué aparecer en la comunicación virtual.

¿Qué edad tiene el ? ¿Es simpático el ? ¿Tiene alguna manía? ¿Es sensible a algunos temas, a algunas actitudes? ¿Le parecerá bien que le mande un beso o un abrazo? A veces le mando un beso con cariño o, incluso, le digo que lo/la quiero, pero ¿cómo le sentará?

¿Quién eres , que eres mi interlocutor/a virtual?. Creo que en realidad eres un invento mío. , realmente, eres , pero yo, cuando te considero como un virtual, sé más bien poco de ti. Ignoro tu físico, pero yo no puedo hablarle a un ángel, ese invento medieval que era un ser con forma, pero sin materia (!!?? Aaahhh) Necesito imaginarme cómo eres para no hablarle a la nada. Las fotos dicen algo, pero reconocerás que dicen bien poco.

Es más. En la imagen que yo tengo de ti, además de los datos de los que yo haya podido tener noticia, como tu cara, parte de tu aspecto, quizás tu profesión o puede que tus aficiones, además de eso interviene otro asunto importante. Y es que, como sé poco de ti, entonces te imagino, no tanto como eres, sino como me gustaría a mí que fueras en el momento en el que me pongo en comunicación contigo. Así, si estoy triste, te imagino receptivo/a, escuchante, con una disposición para echarme una mano. Y, sin embargo, es posible que tú estés en realidad más triste que yo. Y si, por el contrario, estoy alegre, cuento con que tú lo estés también, cosa que será cierta o no.

Lo cual me dice que es una aventura sentarse delante del teclado y hablar contigo, porque lo mismo conecto con quien eres, que lo hago con quien me gustaría que fueras, o con quien necesitaría que fueras, o con quien creo que eres, o con quien has procurado que crea yo que eres, o con ninguno de estos.

Estoy convencido de que cada vez que hablo contigo, te invento. Pero también lo estoy de algo que me dijo hace tiempo una amiga muy practicante de la comunicación virtual: Internet puede sacar de nosotros lo mejor que llevamos dentro. Esto no es ningún dogma, porque siempre hay gente para todo, pero, por lo que he observado en los otros y en mí, suele ser así.

Y otra cosa. Lo que me pasa a mí contigo, también te pasa a ti conmigo. Por consiguiente, debe de haber un montón de yos por ahí, uno en cada una de las mentes de mis amigos y amigas virtuales, y todos ellos inventados por cada uno de mis interlocutores. O sea, muchos yos y muchos tús , como para ponerse a simplificar y a juzgar a la ligera.

Ah, no te lo he dicho antes. En la vida real pasa también algo parecido, no creas que esto sólo pasa en Internet.