Mostrando entradas con la etiqueta homofobia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta homofobia. Mostrar todas las entradas

domingo, 20 de mayo de 2012

Por la libertad y la igualdad




Ante la ofensiva (de atacar y de ofender) de obispos, curas, prensa rancia, del ministro Wert y de todo el PP contra las personas homosexuales y contra todas las que no se ajustan al modelo único que ellos defienden y que quieren imponer a los demás, propongo que se defienda insistentemente en las redes sociales a las personas homosexuales, bisexuales, transexuales y a todas aquellas que desean vivir su vida como les dé la gana, sin tener que forzar su vida ni tener que obedecer a ningún iluminado intolerante.

jueves, 9 de febrero de 2012

Orientaciones sexuales



Hemos venido a esta vida a convertirnos en seres humanos y a crear un mundo en el que quepamos todos, cada cual con su propia humanidad y tratándonos con respeto y con fraternidad. Así, al menos, lo entiendo yo. Considerar la vida así significa creer en la libertad y en la igualdad. La igualdad es el presupuesto básico para que podamos caber todos en este mundo.

Por eso se me parte el alma cuando oigo o leo noticias que relatan que no se deja vivir a una persona a causa de su personalidad. La intransigencia, la intolerancia, la discriminación, la cerrazón mental, la debilidad de creerse superior a los demás, la chulería de pensar que en medio de un universo tan inmenso la propia postura es la única posible. Es frecuente, por desgracia, que las iras de estos brutos y brutas se ceben con los que tienen una orientación sexual distinta de las de ellos. Hoy la noticia es de Ecuador, pero mañana puede proceder de cualquier parte. Te pediría, como ser humano, que intentaras hacer consciente en tu mundo el principio de igualdad: Todos somos diferentes, pero todos somos iguales en derechos. Y mi solidaridad con todas las personas que tienen una orientación sexual distinta de la mía.

martes, 27 de diciembre de 2011

La homosexualidad no es una enfermedad



Tenemos que prepararnos para las políticas intolerantes con todo lo que no sea la heterosexualidad. Las muestras que han dado los miembros del partido en el poder en España de no entender o de no querer entender la libertad en la orientación sexual de cada cual son muchas. Llego a casa y me encuentro con que todavía hoy se vende un libro estúpido que considera la homosexualidad como una enfermedad. El nivel humano de nuestra sociedad está aún por los suelos y hay que prepararse para defenderse de estos ataques. Yo soy heterosexual y tengo una familia, pero como ser humano creo que tengo que defender los derechos humanos de todos y debo defender a las personas que tienen una orientación sexual diferente a la mía, porque tienen el mismo derecho que yo a orientarse a donde les dé la gana y a formar una familia, si quieren, con los mismos derechos que la mía.

Hay, me parece a mí, un grave problema por debajo de todo esto. El partido que acapara casi todo el poder en España no cree en la igualdad. Se les nota enseguida en cuanto hablan o en cuanto hacen cualquier cosa, por pequeña que sea. Hay que defender la igualdad y hay que explicar en todas partes que todos somos iguales, que todos tenemos los mismos derechos y que no se puede discriminar a ningún ser humano.

Que quede bien claro que la homosexualidad no es ninguna enfermedad y que la homofobia es una aberración ética y política.

viernes, 28 de enero de 2011

Violaciones "correctivas"





Millicent Gaika fue maniatada, torturada y violada durante cinco horas por un hombre que alardeaba de estar 'curándola’ de su homosexualidad.

Sobrevivió de milagro, pero no se trata de un caso aislado. Este crimen espantoso constituye una práctica habitual en Sudáfrica, donde las lesbianas viven aterrorizadas ante los posibles ataques. Pero nadie aún ha sido condenado en ningún caso de 'violación correctiva'.

Sorprendentemente, un grupo de valerosas activistas provenientes de una casa-refugio en Ciudad de Cabo están arriesgando sus vidas para conseguir que el caso Millicent sirva para lograr cambios. Su llamamiento al Ministro de Justicia ha explotado en una petición de más de 140,000 firmas, lo que le ha forzado a aparecer en la televisión del país. Pero el Ministro todavía no ha respondido a sus demandas de acción.

Desde todos los rincones del mundo, encendamos una luz sobre este horror. Si somos suficientes los que nos unimos para amplificar e intensificar esta campaña, podremos llegar hasta el mismo Presidente Zuma, responsable último de la defensa de los derechos constitucionales. Pidámosles a Zuma y al Ministro de Justicia que condenen públicamente las ‘violaciones correctivas’, ilegalicen estos crímenes de odio, y garanticen su aplicación inmediata, junto con programas de educación pública y protección para los supervivientes. Firma la petición ahora y compártela con todos tus conocidos. Se la entregaremos al Gobierno Sudafricano junto a nuestros aliados en Ciudad del Cabo:


http://www.avaaz.org/es/stop_corrective_rape/97.php?cl_tta_sign=e055e0dcf9299e98e43e316aed903d73


Tomado de Avaaz.org

sábado, 3 de julio de 2010

Anuncio multado

Unos autodenominados periodistas que han formado una cadena de corte católico, neoliberal y ultraconservador ha emitido esta especie de anuncio intentando desprestigiar a los homosexuales.

Afortunadamente, el Ministerio de Industria le ha impusto una multa de 100.000 euros.

Vivimos en el siglo XXI, pero no todos.

domingo, 7 de febrero de 2010

Los profesores y la noche

Tuvo lugar días pasados una especie de congreso sobre “Los profesores y la noche” que perseguía tanto el descanso en la lucha como la cohesión entre el grupo. El resultado fue excelente y los participantes manifestaron sus deseos de que pronto tenga lugar una segunda edición, sin importarles que fuera sobre el mismo tema.

El congreso tuvo lugar en un espacio denominado “Casa Parrondo”, célebre en la capital tanto por sus aportaciones como por sus deportaciones. Para la ocasión ofreció una amplia gama de pixines, preparados de diversas formas, que fueron muy bien recibidos por los congresistas.

Pero la excelencia del condumio no es suficiente para olvidar el cariz ideológico que posee el propietario del lugar, a pesar del cual parece que no le va mal con el negocio. Yo nunca hubiese elegido ir a un lugar caracterizado por la homofobia y por las faltas de respeto. Si fui, lo hice por no desairar a mis compañeros, muchos de los cuales no sabían nada de estas circunstancias.

Quiero poner aquí, para que lo vean todos lo quieran, el relato de lo que ocurrió hace un par de veranos en este lugar.

Toma 1

Toma 2

Toma 3

.

lunes, 18 de enero de 2010

Protesta


Preciosa forma de protestar. Cierra los ojos y démonos un beso, como si estuviésemos en Nôtre Dame.
.

viernes, 10 de abril de 2009

¿En qué consiste actuar como un ser humano? / 21



Hay una interesante discusión en el blog karisma.les sobre ciertas actitudes de homofobia que se han dado en una charla celebrada en la Universidad de Alicante.

Como sabes, la homofobia es el rechazo a las personas homosexuales a causa precisamente de su homosexualidad.

No sé por qué, después de escribir esta invitación a que acudas a esta página y a que pienses sobre lo que significa ser persona y sobre cómo debe ser nuestra relación con los otros seres humanos, me viene a la cabeza algo así como que puede que digas que ese no es tu problema o que a ti qué mas te dan los homosexuales, si tú no lo eres.

Esto me recuerda un poema atribuido a Bertold Brecht, pero que en realidad es de un pastor luterano alemán llamado Martin Niemöller. Hay muchas versiones de este poema. Parece que inicialmente se titulaba "Cuando los nazis vinieron..." y decía así:


Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.

Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío.

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.
El poema es muy bello e invita a una solidaridad con los perseguidos. Pero a mí me huele un poco como a un cierto negocio, a algo así como si se esperara que los otros nos correspondieran por lo que hayamos podido hacer por ellos. Y ese matiz no me acaba de convencer.

Me gustaría más un mundo en el que lo que se diera fuera esto:

Cuando vinieron a buscar a los comunistas,
no guardé silencio,
aunque yo no era comunista.

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
no guardé silencio,
aunque yo no era socialdemócrata.

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
protesté,
aunque yo no era sindicalista.

Cuando vinieron a buscar a los judíos,
protesté,
aunque yo no soy judío.

Cuando vengan a buscarme,
no le pediré que protesten
ni al comunista,
ni al socialdemócrata,
ni al sindicalista,
ni al judío.

Pero creo que si algún ser humano
lo encuentra injusto,
protestará.

.