Mostrando entradas con la etiqueta asombro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta asombro. Mostrar todas las entradas

domingo, 12 de julio de 2015

Buenas noches. Curiosidad




¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿De dónde? ¿Hacia dónde? Estas y otras muchas son preguntas que sirven a la ciencia para avanzar, para construirse y para resolver el gran problema de intentar entender el mundo en el que vivimos. Pero son preguntas que también son útiles para comprender la vida, la que tú y yo vivimos cada día. Son preguntas que surgen de un valor no demasiado presente en nuestra sociedad y que a veces aparece como disfrazado por intereses y por deseos o anulado por el estrés y las prisas. Es la curiosidad. La curiosidad es fruto del asombro ante lo que vemos, lo cual requiere una sensibilidad abierta y despierta que, lamentablemente, suele estar muy adormecida por los reclamos del presente, por todos los mensajes que nos envía la sociedad para que nos entretengamos con el tener y nos olvidemos del conocer, del saber, del ser. Una curiosidad despierta nos haría pensar más, leer más, trabajar más, pero también nos haría mejores. Buenas noches.