Mostrando entradas con la etiqueta descanso. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta descanso. Mostrar todas las entradas

sábado, 17 de diciembre de 2016

Buenos días. Descanso


Descansar no es no hacer nada, sino hacer algo que nos descanse. 

Buenos días.

lunes, 11 de julio de 2016

Buenas noches. Descanso



Cada cual tiene su mejor manera de descansar. Tenemos que conocer bien cuál es esa manera propia. Los amigos tienen que conocerla también. Un amigo es una persona a quien se le puede decir que se está cansado sabiendo que algo útil hará. 

Buenas noches.


sábado, 22 de agosto de 2015

Bueos días. Descanso



Los muertos no pueden descansar.

Los vivos no deben descansar.

Esta es la vida.

Buenos días.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Buenos días. Cansancio




Cuando nos domina el cansancio, hay que descansar, pero lo que no hay que hacer es tomar alguna decisión. 

Buenos días.

domingo, 5 de enero de 2014

Buenas noches. La paz





La paz no es el descanso. Es un estado de la mente en donde no tenemos conciencia de ningún problema importante que nos haga difícil la existencia. La paz no es incompatible con el trabajo ni con cualquier actividad. La paz es el grado más sublime de la felicidad. Es una meta que hay que conseguir, pero sin que pueda alcanzarse de manera absoluta. Buenas noches.

lunes, 26 de agosto de 2013

Buenos días. Descansar

Descansar. No es tan sencillo descansar. Descansar no es no hacer nada, porque eso aburre y cansa más que si seguimos haciendo lo de todos los días. Para descansar, según yo lo entiendo, hay que desarrollar una actividad creativa, porque es el contacto con lo nuevo, con lo que va apareciendo, con lo que vamos construyendo, lo que nos relaja. Siempre procuré que mi actividad profesional no cayera en la rutina, en la mera repetición. Unas gotas -o un chorro- de creatividad siempre viene bien a todos.

La ausencia de creatividad duele mucho cuando viene forzada por las circunstancias y cuando ocurre en época de vacaciones. Yo estoy en esas y lo suplo como puedo. Pronto cambiarán las circunstancias e intentaré descansar del descanso que no descansa. Buenos días.  

miércoles, 23 de enero de 2013

Buenos días. Descansar




No siempre descansamos bien. No todos descansamos de la misma manera. A cada cual le descansa una cosa. No se descansa no haciendo nada, sino llevando a cabo una actividad creativa, relajante. Tenemos que buscar la actividad que nos relaja a cada uno, y que no tiene por qué coincidir con lo que relaja y descansa a otros.

sábado, 11 de agosto de 2012

Buenos días. Descansa




Si estás de vacaciones, descansa. Pero descansar no es no hacer nada. Eso aburre y agota. Descansar es hacer algo distinto de lo habitual, algo que te apetezca, algo no sujeto a ninguna obligación, algo -y esto es muy importante- que sea creativo, porque la creatividad te llena la mente de algo agradable y te evade de las preocupaciones. Por eso, el deporte, la cocina, la lectura, el viajar descubriendo paisajes y sensaciones nuevas, la contemplación activa de la Naturaleza, de un museo, de unas calles o cualquier actividad que haga que tu mente funcione y lo haga con gusto son buenos para descansar. Suerte.

jueves, 24 de junio de 2010

Cansancio y descanso


En toda vida vivida hay un cansancio físico, y un cansancio de tener que tomar decisiones con demasiada frecuencia, y un cansancio producido por la presencia no siempre agradable de los otros, y un cansancio de la rutina que se nos va instalando en los usos, y un cansancio del intento de hacer real lo difícil, lo necesario, lo imposible, y un cansancio de no sentirse querido, y un cansancio de saberse no comprendido, y un cansancio de tener que explicar tantas cosas tantas veces a tantas personas, y un cansancio de la velocidad a la que la necesidad mata la vida, y un cansancio de que todo valga para cada vez más gente, y un cansancio de los miedos acumulados sin querer, y un cansancio de la mediocridad habitual tan escasamente salvada, y un cansancio de estar siempre tan cansado.

En toda vida vivida tiene que haber un descanso para que lo vivido sea una vida y tenga un sentido consciente. Un descanso que tiene que ser el descanso de cada uno. Un descanso que nos eleve por encima del agobio de lo cotidiano, tan inútil y tan necesario a la vez. Un descanso que no aparece, como el cansancio, sino que hay que buscarlo, que crearlo, que inventarlo.