Mostrando entradas con la etiqueta confusión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta confusión. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de mayo de 2013

jueves, 28 de febrero de 2013

Buenos días. Confusión




Los besos hablan claro. Las sonrisas hablan claro. Las miradas hablan claro. Las lágrimas hablan claro. Las manos hablan claro. Los brazos hablan claro. Todo el cuerpo habla claro. Sólo las palabras parecen ser capaces de ofrecer algo de confusión.

viernes, 12 de octubre de 2012

Mirando por la ventana. Aplauso




A veces sentimos la necesidad de identificarnos con algo interesante, de sentirnos al lado de quienes creemos superiores, de proyectar nuestras carencias sobre quienes parecen hacer gala de no tenerlas. Es una situación muy peligrosa porque la sociedad está llena de ignorantes que hablan mucho, de encantadores de serpientes y de gente que dice cosas indescifrables y absurdas, pero que puede que nos suenen como si fueran las grandes verdades por fin encontradas. Es muy fácil confundir un conjunto de palabras rimbombantes y bien sonantes con alguna idea con sentido y con un contenido razonable. Hay que informarse muy bien antes de dar el aplauso.

lunes, 9 de enero de 2012

Causas y efectos



Hay un tipo de ignorancia que consiste en decir que el pimentón huele a chorizo o que el bosque huele a ambientador. Es la ignorancia que confunde las causas con los efectos y, aunque es muy simple, es muy difícil de erradicar.