miércoles, 31 de agosto de 2011

Han ppinchado con la educación





Los tics huelen. Estás más o menos tranquilamente con alguien y, de pronto, le sale un tic y el aire circundante se pone que apesta a rayos y se vuelve enseguida irrespirable.

Le pasó ayer al sr. Granados, que no sé qué será ahora en el PP. Huyendo despavorido de la idea quincemayista de que los políticos escuchen al pueblo y, precisamente, para intentar erradicar el quincemayismo, se le ocurrió sacar su tic más represivo y largar su ocurrencia de una policía autonómica, para transformar así al PP en el Partido de la Porra. Fue decir eso y llenarse el aire de un mal olor horroroso, como si a alguien con halitosis mental se le hubiera quedado la boca abierta.

Hoy le ha tocado el turno a la sra. Figar, Consejera de Educación y, seguramente, de otras cosas más en la Comunidad de Madrid. La he oído por la radio y tenía el tono de voz cabreado, que es un pellizquín más que enfadado y otro pellizquín menos que insultante. Debe de estar nerviosa, ella y los demás, porque han sido capaces de lograr lo que desde hacía mucho tiempo nadie había logrado: unir al colectivo de profesores, calentarles bien las castañas, ponerlos en pie de guerra y hacer que el problema de la educación salte a los periódicos y a la calle. El tic de la sra. Figar está muy extendido entre los miembros del PP y forma parte, al parecer, del menú degustación de la casa. Consiste en tomar por tontos y por ignorantes a los ciudadanos y, consecuentemente, decir lo que les venga en gana en cada momento, y, si es en tono de riña contenida, mejor. Decía la sra. Figar, muy en su papel de enviada de la Altísima, que los profesores no van a conseguir nada con sus protestas y que ella, por su parte, va a enviar a los inspectores a los Centros para asegurarse de que los horarios están bien hechos. Lo que no dice la sra. Figar con esta hedorosa bravuconada es que los inspectores van todos los principios de curso a los Centros a ver si los horarios están bien hechos o no, y en más de una ocasión ha habido que rehacerlos, con motivos serios o menos serios. O sea, que la cosa queda en palabras con ánimo de asustar. Pero el olor de la amenaza hueca y del deseo de meter miedo queda ahí inundando el paisaje y dejando al descubierto a la ilustre consejera.

Si los ciudadanos quisieran oler, se darían cuenta del enorme pestazo que hay en el ambiente.

Los jóvenes y el futuro. José Luis Sampedro en POR / 1


Lo escribió mi amiga P. y yo lo leí:
“Ahora el país se va vaciando poco a poco, y llega el tiempo de que todos los movimientos sociales les hagan ver a los que tienen el poder, que el poder real, el de la juventud, se les escapa poco a poco de las manos.”
Me recordó lo que yo pensaba cuando estudiaba en la Facultad y veía a unos cuantos estudiantes extranjeros formándose en diversos campos. Unos volverán a sus países y serán ministros allí, imaginaba yo, pero muchos se quedarán aquí y vaciarán sus países de las mejores cabezas nacidas en él. Algo parecido veía yo luego en los Institutos. Multitud de jóvenes de otros países conociendo una cultura inaccesible e inexistente en sus países de origen que no revertirá en sus pueblos. Ahora veo impactado que lo mismo ocurre con los jóvenes de nuestro país. El nomadismo vital se está apoderando de la juventud en este mundo global. Este mundo global que es peor que el precedente, que tiene en su seno una brecha brutal entre los que tienen y los que no tienen, que ya no se arregla con limosnas ni con donaciones, sino con cambios estructurales que los poderes no quieren hacer y que los no poderosos necesitan para vivir. Sin embargo, ya decía José Luis Sampedro que los jóvenes son el futuro. El problema es que, si todos los futuros hay que construirlos, el que se avecina va a ser aún más duro de que se haga realidad.

La situación actual no es fácil de entender. No me refiero a los efectos, sino a las causas y a los procedimientos para cambiar esos efectos, para cambiar la situación. Dentro de esa oscuridad vital, alguna luz me parece ver a lo lejos, esa que dice que o te pones a construir un futuro nuevo o no hay futuro. Uno de los problemas es el de cómo se construye ese nuevo mundo.

Mientras me aclaro, prefiero oír las voces de quienes han hablado con sentido, con honradez y con sentido de lo social. Empezaremos por el propio José Luis Sampedro, persona a la que siempre hay que escuchar pensando con detenimiento sobre lo que dice.




Chihiro Onitsuka

lunes, 29 de agosto de 2011

Argumentos en favor del nudismo

Fotografía tomada de Píkara

La revista Píkara ha publicado un interesante artículo en el que su autora, Mónica Quesada Juan, analiza los argumentos que se suelen aducir en contra del nudismo y da su opinión sobre ellos, así como la de otros defensores de esta forma de estar en la Naturaleza. Puedes consultarlo aquí.

Marcus Miller

viernes, 26 de agosto de 2011

Ángel Guinda, poeta.

Con mis mejores deseos de felicidad, para Ángel Guinda, gran poeta aragonés y humano, que hoy cumple, no sé si 36 o 63 años, o algo así. El poema es suyo, claro.


NO

Soy un claro interior, el porvenir
de una puerta que siempre está atrancada.
La trampa de vivir y ver morir.

Contra la destrucción de la conciencia
bramo, reviento, clavo en Dios los codos.
Soy un zarpazo roto de paciencia.

Una luz que, arañando los escombros,
borra la niebla y sigue hacia adelante.
Un hombre con la sombra hasta los hombros.

Como hambre y bebo sed con todos
los condenados a escarbar la nada.
Esto no es un poema, es un desplante.

Profundamente grito un no rotundo.
Yo no quiero vivir en este mundo.


La fe y la economía




La peregrina idea de reunir a miles de peregrinos en Madrid en el mes de agosto se hizo realidad, nos secuestró la ciudad durante unos días y parece que se acabó ya. La ciudad se llenó de jovencitos que cantaban aleluyas sin piedad a cualquier hora, acompañados por sus pastores, algunos de ellos cargados de gruesos hábitos bien pensados para el calor, y por monjas, que seguramente quisieran ser pastoras, pero que no se lo permiten las reglas machistas que ellas mismas han asumido y que les obligan a ir con la cabeza cubierta y el hábito encima, como para aparentar que no son mujeres.

Vinieron, al parecer, por cuestiones de fe. Dicen creer en Jesucristo, que murió y resucitó y que les prometió otra vida después de la muerte. Esta preocupación tan obsesiva por el más allá les impide, por una parte, dedicarse con más atención a lo que ocurre en el más acá, y olvida, por otra, el mensaje de Jesucristo, que también habló de pobres, de igualdad, de amor al otro y de asuntos que exigirían un compromiso de un estilo distinto al de limitarse a proclamar que hay otra vida tras la muerte. Tan trascendente propósito exige mucha fe. Tanta que por lo que se ve tienen que organizar mítines como el de estos días para reafirmar su creencia, a menos que lo que pretendan sus organizadores sea realizar una campaña de marketing y de difusión de la marca, para la que hayan utilizado a los peregrinos, a los pastores, a los gobiernos, a las televisiones y a todo el que se haya dejado. Sea lo que sea lo que haya ocurrido, la fe estaba por debajo de todo lo que hacían y decían estos peregrinos, lo que les mantenía vivos y tan sospechosamente alegres. En qué pueda acabar esta alegría cuando se les enfríe el fervor, cualquiera lo sabe, pero si intento enfocar el asunto desde el punto de vista psicológico, me empiezo a preocupar.

El caso es que se fueron los peregrinos y parecía que nos íbamos a poder dedicar a cuestiones más racionales y más humanas, que íbamos a poder afrontar con mayor responsabilidad los problemas cotidianos, cuando nos aparece en el plato una reforma de la Constitución para ayudar a intentar resolver la crisis económica (¿económica?) que nos azota.

Uno tiende a pensar que lo que controla y domina la realidad en la que vivimos no es la política, como podría parecer, sino la economía. Si durante algún tiempo sirvió aquello de ‘saber es poder’, ahora el poder lo detenta el que tiene riquezas y el político hace lo que puede en la red que le teje la economía.

Pero de economía sabemos poco el común de los ciudadanos. Y, encima, como en todo, no existe la economía, sino las economías. Parece que los neoliberales no son muy de fiar porque les importamos todos más bien poco y sólo van a su propio interés. Pero, una vez dicho esto, ¿incluimos en la Constitución el techo del déficit o no? ¿Con flexibilidad o sin ella? ¿Con referéndum o sin referéndum? ¿Tiene alguna idea el común de los mortales de estos asuntos? ¿Hay que dejar crecer la deuda para que no peligre el Estado de bienestar, pero con los mercados en contra, o hay que controlarla? ¿Es mejor en estos momentos la contención del gasto o la inversión por parte del Estado para crear empleo? Todos estos asuntos tienen un planteamiento racional y una solución que convencerá a unos o a otros, pero aun en esos casos, la postura que se adopte contendrá un componente de fe, que será mayor cuanto menor sea la cultura económica del ciudadano. En un mundo tan complejo como el que vivimos no podemos, lamentablemente, prescindir de la fe. Menos mal que en este caso, por lo menos, es una fe algo distinta de la de los peregrinos.

Arcade Fire


jueves, 25 de agosto de 2011

Lo que hay que ver: Venecia bajo la nieve




Para que una comedia triunfe debe tener un argumento atractivo, con unos personajes y unas situaciones que lleguen al espectador, y debe estar, además, bien interpretada por actores que sepan dar vida a lo que plantea el autor. Entre el argumento y los actores y las actrices hay muchos más elementos, como el director o la escenografía, igualmente importantes, pero el espectador no suele analizar estos ingredientes, sino que se queda más bien en lo más visible y llamativo de la obra.

Venecia bajo la nieve, de Gilles Dyrek, tiene todos los elementos para que pueda triunfar durante algún tiempo en los escenarios. La trama está muy bien construida, con situaciones que van evolucionando de manera sorprendente e inesperada, con gags ingeniosos que se suceden a esa velocidad mágica que hace que el tiempo parezca que se acorta y con unos personajes aparentemente claros en su caracterización, pero que también van ofreciendo matices nuevos y sorpresas llenas de ingenio.

Los actores de esta obra son capaces de encarnar sus personajes de forma que el espectador conecta fácilmente con ellos, porque los entiende, los ha visto antes por la vida e incluso puede que haya vivido alguna situación parecida a la que cuentan en el escenario. Carlos Heredia, en José Luis, y Marina San José, en Natalia, representan una pareja blandamente feliz, en donde el corazón parece que ha vencido claramente a la cabeza y en donde la espontaneidad ha sustituido a cualquier otro criterio de actuación. Son tan frecuentes estas parejas hoy que se conecta fácilmente con su forma de ser. Carlos Heredia tiene tablas y crea un personaje que aprovecha muy bien todas las oportunidades que ofrece la obra. Marina San José tiene quizás el personaje más complejo de la función y es capaz de construirlo con carácter, con gran variedad de matices e identificándose en cada momento con su evolución.  La otra pareja de personajes es el contrapunto de la anterior. Pablo Carbonell, que hace de Ramón, tiene que dar la apariencia de un sufridor en situaciones difíciles, pero salpicando su sufrimiento con píldoras de humor. Quizás sea esa la mayor dificultad de su personaje, pero la solventa con destreza. Eva Isanta, en el papel de Patricia, es un personaje que va a más y que va suministrando en la obra los elementos para que los demás tengan que hacer lo que puedan y el espectador vaya riendo a carcajadas de manera continua a lo largo de la hora y media que dura la función. Gabriel Olivares, el director, lleva la obra con naturalidad y cuida bien los detalles que favorecen la eficacia del resultado.

Si quieres reírte a carcajadas, esta obra satisfará, sin duda, tus deseos. Pero si quieres pensar un poco sobre las apariencias que observamos a diario y su correspondencia o no con la realidad, también puedes hacerlo. Podrás ver, por ejemplo, cómo hay mentes débiles o simples, que aplican sus ideas a la realidad sin que se les ocurra antes preguntar por lo que está ocurriendo, o cómo la costumbre de no escuchar puede dar lugar a situaciones grotescas, o qué es lo que puede haber detrás de situaciones que muestran una estabilidad que parece que no se va a romper nunca.

El público que llenaba el Teatro Lara, en Madrid, el día del estreno premió con una larga ovación lo que vio. Con ella agradecía también el desternillante rato que había pasado contemplando la obra.




Dexter Gordon


martes, 23 de agosto de 2011

Sordos




Hay sordos que no oyen. Hay sordos que no escuchan. Hay sordos que no se enteran. Hay sordos que quieren ser sordos. Hay sordos que no pueden dejar de ser sordos. Hay sordos que ejercen de sordos. Hay sordos que imparten mucha doctrina. Hay sordos a los que les da igual ser sordos o no. Hay sordos prudentes y otros que no lo son. Hay sordos por costumbre. Hay sordos por conveniencia. Hay sordos interesados en escucharse sólo a sí mismos, pero ensordecer profundamente ante los otros. Hay sordos que creen que los demás también lo son. Hay sordos que no saben que son sordos.

Red Hot Chili Peppers


domingo, 21 de agosto de 2011

Interesante: Una señora intolerante que predica la tolerancia.




Arturo Pérez-Reverte

Dados sus repetidos ejemplos de zafiedad, ignorancia, opiniones tendenciosas, falta de respeto, desprecio a la democracia, injusticia, chulería, machismo, ordinariez y su irreprimible manía de sentirse superior al resto de los mortales, el llamado escritor y ¡académico! Arturo Pérez Reverte puede escribir y publicar lo que le dé la gana, que yo no lo voy a leer más.

Busca al niño que llevas dentro






Martín Buscaglia

sábado, 20 de agosto de 2011

Los curas de pueblo




Letras que hago mías: Enfermos mentales y cuidados paliativos.





El 9 de agosto de 2011 se publicó en El País la siguiente Carta al Director. Me parece buena para reflexionar sobre el tema.



Enfermos terminales y cuidados paliativos 


AMPARO GISBERT AGUILAR (Médica de Cuidados Paliativos)  -  Valencia 

EL PAÍS  -  Opinión - 09-08-2011


En relación a la noticia aparecida el día 2 de agosto en la sección de Sociedad sobre la paciente diagnosticada de demencia avanzada y portadora de sonda nasogástrica para su alimentación, me gustaría aportar, desde mi experiencia, unas reflexiones.


Cuando el paciente diagnosticado de demencia presenta una progresión de su enfermedad y es incapaz de alimentarse por sí mismo, la evidencia científica actual nos dice que nos encontramos en la fase final de la enfermedad y que alimentar al paciente de manera artificial no mejora su calidad de vida.


Tomar decisiones en estas condiciones es una tarea difícil con la que frecuentemente nos encontramos los profesionales sanitarios y para la que se precisa formación en bioética.


La alimentación e hidratación de los pacientes tiene unas connotaciones simbólicas muy importantes y unos valores cargados de sentido ideológico. Es decir, si consideramos la vida humana como algo sagrado que hemos de mantener por encima de cualquier otro valor o si consideramos que la vida humana no tiene sentido si está llena de sufrimiento.


Esta es la cuestión fundamental y a los profesionales sanitarios nos corresponde investigar y promover que los pacientes realicen voluntades anticipadas para tener una garantía ética de que la toma de decisiones tiene en cuenta sus deseos y valores.


Si, desafortunadamente, el paciente no ha hecho declaración de voluntades anticipadamente y no es capaz de decidir, queda la opción de explorar junto con su familia cuáles son sus valores y qué hubiera decidido el enfermo para ayudar a acercarnos a la que hubiera sido su voluntad.


Es importante no olvidar nunca que vivimos en una sociedad plural y que los médicos tenemos la obligación ética de atender a todos los pacientes respetando al máximo su historia de valores.






viernes, 19 de agosto de 2011

Lo personal y lo público





Si los católicos plantearan su religión como una relación personal con un dios y, como consecuencia de ella, hicieran en sus vidas lo que consideraran oportuno, yo, respetuosamente, no les diría nada. Pero como se empeñan en expresarse en la calle, en defender que la religión debe ser algo público, colectivo y que afecte a los demás y como, además, se toman la libertad de atacar a quienes no piensan ni viven como ellos, pues entonces no me callo, me defiendo y digo sobre ellos lo que me parece que debo decir.

Llamada al PSOE y a los ciudadanos


Conozco a policías que se comportan, cuando están de servicio y cuando no lo están, como seres humanos educados, corteses y eficaces, aunque también había detectado hacía tiempo algunos bastante ordinarios y groseros en sus modales. Siempre pensé que estos serían casos aislados, ovejas negras que enturbiaban lo que en líneas generales era de una tranquilizante normalidad democrática y humana.

Últimamente mis dudas están llegando a extremos bastante alarmantes, sobre todo cuando observo comportamientos cuyos detalles desconozco, pero que como ciudadano me preocupan mucho. Este vídeo que acabo de ver no parece propio de una sociedad democrática y avanzada, sino más bien de un pueblo brutal y atrasado del oeste americano. Tengo la impresión de que un virus ha entrado en la policía y que está haciendo estragos entre sus miembros. Después de una época en la que parecía que la transición había pasado por las comisarías y los cuarteles, ahora cada vez más me viene a la mente el color gris cuando veo a un policía. Es como si la imagen de la policía hubiera caído en picado en estos últimos días y que su restauración se vislumbrara muy difícil, como no cambien pronto y mucho las cosas.

Me gustaría equivocarme, pero me parece que esto que está sucediendo con la policía no es sino una muestra más del peligrosísimo viaje hacia atrás que está experimentando la sociedad española. Lo voy a decir con toda claridad. Los comportamientos antidemocráticos, partidistas, cínicos, ordinarios y defensores del “todo vale” del Partido Popular, junto con la desidia, la incapacidad para crear conciencia social, la escasa creatividad y la pasividad con las fuerzas reaccionarias mostradas por el PSOE han dado lugar a una sociedad en la que empieza a ser preocupante la pérdida y la degradación de los valores democráticos. El animalizante “todo vale” ha desbancado hace tiempo a la idea de igualdad, en la que todos y todas deberíamos tener los mismos derechos. La zafiedad ha sustituido al respeto. El egoísmo basto ha mandado a tomar vientos a la cortesía. El dinero fácil ha empequeñecido el trabajo bien hecho. La violencia se ha hecho más normal que las actitudes racionales. Los privilegios han oscurecido los derechos. La mentira interesada ha vencido a la honradez. El siglo XIII es más actual que el XXI. La mala educación ha triunfado sobre la ciudadanía.

Creo que empieza a ser peligroso intentar vivir democráticamente en la sociedad española. Esto es una humilde llamada de atención al PSOE y a los ciudadanos. Si el PP toma más poder en nuestra sociedad, las cosas irán aún a peor democrática, económica, política ética y socialmente. En manos del PSOE está dejarse de candideces y de contemporizaciones y empezar a organizar valientemente el país de forma que los ciudadanos empiecen a despertar y a cobrar ilusión por crear una sociedad racional, respetuosa, vivible y más humana. Esto que vemos con tanta frecuencia últimamente no merece la pena.




Primero boniato y luego papa




Herbie Hancock Quartet


lunes, 15 de agosto de 2011

Ser joven




Me pide Sandra que le diga en qué creo yo que consiste ser joven. Voy a ver si se lo puedo decir con brevedad.

Todo es relativo. Es verdad que la biología nos lleva al final y nunca vuelve hacia atrás. Pero hay muchas maneras de llegar a la meta y una de ellas es la que te hace llegar habiendo vivido de manera joven.

Ser joven consiste, en primer lugar, en tratar de atender al cuerpo. Un cuerpo descuidado envejece pronto. Si haces ejercicio, si cuidas la alimentación, si tratas bien tu cabello y tu piel, si no fumas, si tienes cuidado con el sol, si no mantienes durante mucho tiempo posturas peligrosas, si buscas la risa y eres capaz de llorar, es posible que tu cuerpo se mantenga más fresco que si no lo haces.

Es verdad, sin embargo, que no somos sólo cuerpo. Tenemos ojos, pero la mirada es más importante que ellos. Tenemos boca, pero lo que te hace ser tú es tu sonrisa. Tenemos manos, pero lo que las convierte en humanas es lo que hagas con ellas. Y esto y tantas otras cosas dependen de tu mente. Una mente joven es radicalmente distinta de una mente vieja. Tu vida concreta depende en buena medida de tus ideas. Si quieres ser joven, convéncete de que no existe la verdad, que lo tuyo no es más que una aproximación, pero que tienes que contar con muchas otras aproximaciones distintas de la tuya. Esto te liberará de la ingrata tarea de tener que defender tus pensamientos contra viento y marea. No te ocupes en explicar nada. Lo que tienes que hacer es aprender. Aprender siempre y de todo. No vayas dando lecciones por ahí, sobre todo, si no te las piden. Instálate en la duda. Toda convicción es siempre, aunque te empeñes en lo contrario, transitoria. Mantén tu mente abierta, si quieres crecer. En una mente cerrada no entra el aire fresco y la tristeza y el vacío se apoderarán de ella. Usa la razón. Hay dos cosas que tienes que hacer en la vida: conocer y actuar. La razón te debe llevar a conocer lo más posible. Huye de la ignorancia, porque te paralizará. Sólo sabiendo podrás sobrevivir bien. Y procura actuar bien, eligiendo siempre lo más conveniente. Analiza los elementos que intervienen en cada hecho, prevé las consecuencias de lo que quieres hacer, no hagas nunca nada como si estuvieras sola. El mundo es el mundo de todos. El viejo cree que el mundo es suyo y que todos deberían actuar como actúa él. Usa la razón, te digo, pero sin olvidar que tenemos también sentimientos. Los tuyos los debes expresar, y los de los demás los debes respetar.

No basta con tener un cuerpo cuidado y una mente preparada: somos seres sociales. Vivir es establecer determinadas relaciones con los demás y con las cosas del mundo. Busca a personas de las que puedas aprender algo, con las que puedas gozar y con las que puedas hacer cosas. Sé cuidadosa con ellas y también con la naturaleza y con el mundo que te rodea. No molestes. No destroces. Sé positiva. Sé constructiva. Mantén una actitud en la vida que la pueda mantener cualquier otra persona. No odies, ama. Tú no eres la mejor, pero sí la que tienes que dar ejemplo.

Y, además de todo esto, sería importante que fueras creativa, no repetitiva. Tu vida no la ha vivido antes nadie, así que te la tienes que inventar tú. Se trata de producir, no de reproducir. Pasa por el filtro de tu mente todo lo que veas y decide lo que asumes en tu vida y lo que no, pero decídelo tú. Huye de lo simple, que suele ser falso. La vida es muy compleja como para que se resuma en cuatro cosas sencillas. Esto lo hacen los viejos porque son débiles. A las personas a las que quieras, díselo. Si las quieres es porque serán buenas y se merecerán que se lo digas. No te arrepientas luego de haberte callado. Quítate de dentro de ti los prejuicios, los tópicos, las costumbres absurdas porque no sólo te harán envejecer, sino que les harán daño a los demás. No frenes nunca la aparición de lo diferente. No lleves la contraria por sistema y sin razón. No olvides que no eres nada, sino que vas siendo, que te vas construyendo poco a poco, que no eres un ser humano, sino que tienes la meta inalcanzable de convertirte en humana.

Además de todo esto, tienes una edad. Pero comprenderás que si estás ocupada en vivir tu vida de esta manera, la importancia de la edad deja de ser una obsesión e incluso una preocupación para convertirse en una anécdota.

Esto, en todo caso, es lo que pienso yo ahora. Mañana, ya veremos.

Letras que hago mías. Las posesiones del clero


Fotografía tomada de El País




Una casa, dos propietarios 

El obispado navarro puso a su nombre en 1981 la casa del cura de Aranguren, que habían construido los vecinos y ya estaba inscrita desde 1929

CARMEN MORÁN  -  Madrid 

EL PAÍS  -  Sociedad - 22-07-2011

La casa del cura de Aranguren, en el valle navarro del mismo nombre, se hizo en auzolan. Es la palabra euskera que designa el trabajo en comunidad, cuando todos aportan su grano de arena de forma gratuita. Así se acarrearon aquellas piedras y se levantó la vivienda que abriría sus puertas al pastor y su ama. Corría 1928. Eso lo recuerdan los vecinos. Pero antes de construirla, el concejo tuvo que hacerse con el solar. Se lo cambió a su propietario por otro. "Aquella permuta obligó a inmatricular la casa, que se puso a nombre del concejo. Fue en 1929", detalla el concejal Rubén Ibero.

En 2007, los alcaldes navarros parecen despertar de una pesadilla. Les avisan de que la Iglesia está poniendo a su nombre ermitas, atrios, pinares, parroquias que nunca tuvieron propiedad conocida. Hasta 1.086 bienes inmuebles y fincas han inmatriculado desde 1998. Y en Aranguren se acercan al registro. Sorpresa mayúscula. "No solo habían inmatriculado la iglesia y un terreno al lado del cementerio, también la casa del cura aparecía a nombre del obispado", recuerda Ibero.

La casa rectoral, con su huerta, donde durante años vivía el cura y su ama, tenía doble propiedad, una databa de 1929 y la otra de 1981. Para ponerla a su nombre, la Iglesia no tuvo más que decirlo en el registro, porque una ley franquista equipara al clero con los funcionarios a esos efectos. Con la misma facilidad que el Ayuntamiento la puso un día a su nombre, el obispo hizo lo propio medio siglo después. "Llevamos al registro nuestras fotocopias que demostraban la propiedad del concejo y nos sugirieron que fuéramos a los juzgados", dice Ibero.

El tira y afloja se alargó lo suyo. Pero los responsables del concejo demostraron que no estaban dispuestos a dar su brazo a torcer. "La Iglesia decía mío y nosotros, nuestro". Por último, los representantes del clero se avinieron a razones. En mayo de este año. No hizo falta llegar a juicio. "En audiencia previa se manifestaron de acuerdo, pero nos han pedido que les dejemos una habitación por si el cura la necesitara puntualmente. No tenemos inconveniente, pero lo vamos a dejar todo bien atado para que no haya problemas por ese motivo en el futuro", avisa Rubén Ibero. Y en ello están.

En realidad, hace tres décadas que en la casa no para cura alguno. El concejo decidió arreglarla hace unos cuatro años. También se hizo en auzolan. "Hasta los niños participaron. Quitamos todo el revestimiento que cubría las piedras", dice Ibero señalando la fachada. Aún le faltan los últimos retoques.

Unos metros más arriba está la Iglesia, con un aspecto mucho menos aseado, casi ruinoso. Esta sí es ya propiedad del obispado. "Pero dicen que no la arreglan porque esta iglesia no es rentable, exactamente así nos lo han dicho", sigue perplejo Ibero. Y otros vecinos que en ese momento aparcan un automóvil a su lado ratifican su versión y se muestran indignados.

"En el pueblo de al lado, más grande, les hemos dado un buen solar para que construyan una iglesia rentable", explica Ibero con retintín. A cambio pidieron que cuando pusieran la primera piedra arreglaran la iglesia de Aranguren. No ha sido así. Cuando fueron a reclamar el compromiso adquirido les contestaron que "aquel papel no se había elevado a escrituras". "Hombre, es la palabra de la Iglesia", replicaron. En vano. "Me río yo de la palabra de la Iglesia. Eso nos lo dijo el ecónomo, vaya si nos lo dijo".

Brad Mehldau

viernes, 12 de agosto de 2011

Letras que hago mías. El fútbol se lo robaron a la gente







César Luis Menotti es una de las personas más inteligentes entre las que habitan en el mundo del fútbol. El 11 de julio de 2011 el diario El País publicó una espléndida entrevista que puedes ver aquí. Entresaco algunas de las ideas que expone en ella Menotti.


El fútbol es el único lugar donde me gusta que me engañen. El fútbol son tres cosas: tiempo, espacio y engaño. Pero no hay tiempos, no se buscan los espacios y ya no me engañan nunca; me aburro de una manera que tengo la sensación que eso que llaman fútbol es otra cosa. Yo digo que el 99,9% de los entrenadores viven envidiando el juego del Barcelona. Todos quisieran ser Guardiola. Pero la mayoría no sabe cómo se hace.

P. Él dice que con buenos jugadores...

R. No, eso se lo come un pelotudo, yo no. Esto no es un señor que se para en la línea y dice: tocar, tocar y tocar, y que como son buenos le hacen caso. Lo de Guardiola es muchísimo más difícil que todo eso. Es producto del entrenamiento, de ideas claras, de saber hacerse comprender y ganar adeptos... Quedó demostrado que Guardiola es más importante que sus jugadores. Él dice lo contrario, claro... ¡qué va a decir! ¿Soy el mejor? Tampoco se lo cree. Pero vamos a revisar quién era Piqué antes de Guardiola, quién era Pedro, quién era Busquets. Ni siquiera Iniesta era titular, era discutido. Ahora son unos fenómenos. Lo cierto es que tuvo un punto de suerte.

P. ¿Por?

R. Encontró un camino facilitado por Rijkaard, eso es cierto. A veces, el entrenador que sale te deja unos líos tremendos. Rijkaard, en ese sentido, le dejó algo hecho. Pero, por encima de todo, está el convencimiento. Siempre digo que un gran director puede hacer una gran orquesta con grandes músicos y con músicos normalitos conseguirá una orquesta afinada que se escuche bien.

P. Entonces lo de los futbolistas...

R. Nada, mentira que Guardiola sea Guardiola por los jugadores que tiene. Es mentira. Tuvo a Eto'o, tuvo a Henry, tuvo a Ibra, ahora tiene a Villa... Y por el lateral izquierdo han pasado cuatro o cinco, a Mascherano le usa de central... Lo de Guardiola es muy serio y me provoca una envidia tremenda a mí también. (...)

P. Estaba hablando de la importancia del entrenador.

R. Eso es, quería hacer un reconocimiento muy profundo del valor del entrenador. Es como el profesor, ¿qué influencia han tenido los profesores? Depende. Si eran buenos enorme, al 99%. Si eran malos, una mierda. Odié las matemáticas porque durante tres años me amargaron la vida tres profesoras a cual más idiota... Pero me enamoré de la química porque el profesor llegó el primer día fumando, llenó el pizarrón de fórmulas y nos dijo: "Esto se lo tendrían que aprender para el martes. Pero es imposible". Y nos dijo: "Esto es para que sepan que la vida es como la química: hay que interpretarla". (...)

P. ¿En Argentina no existiría una figura como Guardiola?

R. No, Guardiola hay uno, pero llegado el caso, no le dejarían existir. Lo asesinarían antes. Aquí lo que hay son Mourinhos o tipos como él, que solo piensan en ganar y cuando pierden no es culpa suya; los conocemos hace mucho tiempo. Vaya personaje. Tiene unas contradicciones muy grandes. Hace poco, un amigo se fue a España y asistió a los entrenamientos de Mou. También fue a ver los de Pep. Me dijo que no entrenan tan distinto, que es muy parecido lo que hacen, que Mou entrena muy bien. Conceptualmente son muy parecidos. Pero en el campo, a la hora de la verdad, no tiene nada que ver. Mourinho hay muchos, Guardiola hay uno solo... El Barça y la selección española han hecho un gran bien al fútbol, se lo agradezco. Al final, Luis Aragonés decidió ser torero y no toro. Dije eso una vez que España se debía definir y se enojó, pero a mí Luis me cae muy bien... (...)

P. Usted se reunió con Pep hace unos años, cuando quería ser entrenador. ¿Qué descubrió en él?

P. Una cosa que le hacía diferente: el vino aquí con la idea muy clara, no vino como otros buscando que yo les llenara de inspiración, les dijera qué camino seguir como si fuera un Mesías... Vino con su idea y se fue con su idea. Estoy aburrido de hablar con entrenadores jóvenes que vienen a buscar la verdad. Pep no vino buscando que le dijéramos cómo se hacía. Él ya lo sabía. Me preocupa porque ahora le están esperando para dispararle... (...)

El fútbol es como la vida, no te levantas a las seis de la mañana y te pones a buscar a la mujer de tu vida. La encuentras o no. Cada vez que la tocan, quieren ganar el partido. Es terrible, una verticalidad, un espanto. Para qué queremos un enganche si no tenemos a quién asistir. En el Barcelona hay asistidotes que tienen a quién asistir. Hay mas pases que goles. Y de eso se trata, de pasarse la pelota. No es tan difícil. Yo sé que tiene buenas intenciones Batista, pero...

P. Le piden que juegue como el Barcelona.

R. Imbéciles. ¿Qué se creen, qué es muy fácil cantar como Serrat? No, es imposible ¿Sabés que me llamó nada más salir del hospital? Le quiero mucho, ¡pero me retó el tipo! Me dijo, ¿oye viejo, por qué no dejás de joder y te dedicas a hacer algo mas importante en la vida que fumar?

P. ¿Y le hizo caso?

R. No fumo y estoy intentando escribir un libro en base a lo mucho que he escrito y a las entrevistas que guardo. No sé que saldrá, igual descubro los misterios del fútbol...



Lady Gaga

jueves, 11 de agosto de 2011

No nos olvidemos del cuerno de África




Letras que hago mías. La nación soberana de los monos

Interesantísimo artículo sobre la cultura de los chimpancés aparecido en El País de 4 de julio de 2011.

Fotografía tomada de El País

La nación soberana de los monos 

Los primatólogos Roger y Deborah Fouts consideran que los chimpancés, poseedores de cultura, deberían tener derecho de propiedad sobre sus selvas

JACINTO ANTÓN  -  Barcelona 


EL PAÍS  -  Sociedad - 04-07-2011

Pocos chimpancés han sido tan entrañables como Washoe, la primera de su especie que aprendió la lengua de signos. Los célebres primatólogos estadounidenses, el matrimonio formado por Roger y Deborah Fouts, la conocieron bien. Casi se les escapan las lágrimas al recordarla (falleció en 2007) en el bar de CosmoCaixa, el museo de la ciencia barcelonés donde han ofrecido la conferencia Conversando con chimpancés.

Los Fouts son unos apasionados de su labor, y muy cordiales. "Washoe tuvo al principio una vida dura. Su madre murió cuando la capturaron, fue llevada a una base militar para convertirla en astronauta y de ahí la sacaron en 1966 para adiestrarla en el lenguaje de signos". ¿Era un animal excepcional? "No destacaba por su inteligencia, estaba en la media, pero sí por su compasión. Cuando alguien se ponía triste, chimpancé o humano, acudía a consolarlo. Una colaboradora nuestra sufrió un aborto espontáneo y al regresar con los chimpancés y preguntarle Washoe porqué estaba triste, le explicó la causa. Entonces Washoe hizo el signo de llorar -los chimpancés no pueden llorar, igual que no pueden hablar- y la abrazó".

Washoe ha contribuido a probar que en los chimpancés hay transmisión cultural. "Enseñó ella misma a su hijo el lenguaje de signos".

Los chimpancés a los que se ha hecho vivir en entornos humanos llegan a creer que son eso, humanos. Fue el caso de Lucy Temerlin (por el apellido del matrimonio de psicoterapeutas que la adiestró), a la que nunca le gustaron los machos de su especie y solo sentía atracción sexual por los hombres. "Washoe estaba inmersa en la cultura humana y no fue sino con cinco años cuando fue introducida en un grupo de chimpancés. Fue muy traumático. Al verlos no se reconoció como una de ellos. La asustaban. En lenguaje de signos los llamaba 'bichos negros'. Sin embargo, actuó como una antropóloga, interesándose, tratando de entenderlos y hasta con altruismo. Cuando finalmente comprendió que ella también era un chimpancé fue un shock, pero lo aceptó".

El aprendizaje del lenguaje de signos ha mostrado que los chimpancés conversan -de su comida favorita, por ejemplo- y que algunos se dedican a monologar, que hacen soliloquios, a lo Hamlet. "Así es, hablan consigo mismos o piensan en voz alta. Sueltan interjecciones espontáneamente. Y componen incluso pequeños poemas". ¡Un mono poeta! Los Fouts explican que uno de sus pupilos simios, Moja, se entregaba a repetir con signos series de palabras que parecían no significar nada. El asunto les tenía desconcertados hasta que un amigo escritor les dijo que lo que el chimpancé hacía eran trabalenguas con aliteración. También insultan, parece que con gran fruición.

¿Tienen moral? "Saben lo que es justo. Y mienten. Una chimpancé, al descubrirse que había hecho sus necesidades en la alfombra, acusó de ello a una becaria humana". ¿Tienen consciencia de la muerte? "No sé si entienden que ellos morirán, pero ¿cuántos humanos lo entienden en realidad? Los chimpancés sin duda saben lo que es morir".

¿Influimos en su evolución? "Es posible; el aprendizaje de culturas nuevas como el lenguaje de signos puede hacerles dar un salto. La verdad es que nos sentimos muy responsables de lo que hicimos con ellos en los años sesenta y setenta. Éramos muy ignorantes. Hoy no repetiríamos aquellos experimentos. No deben vivir con nosotros. Cambiamos su vida para siempre". Los dos estudiosos apoyan los entornos naturales para la especie, la preservación de su medio. "Deberíamos respetarlos como una nación soberana". ¿Creen que los chimpancés deberían tener derecho de propiedad? Los Fouts cruzan una mirada. "Sí, igual que EE UU respeta a España, habría que respetar la selva de los chimpancés, considerarla su país".

Para los Fouts la diferencia entre los chimpancés y los bonobos o chimpancés pigmeos no es significativa. Consideran el gran interés actual por los bonobos en función de su parecido a nosotros una moda y una "chorrada". "Se dice que parecen más humanos porque tienen más sexo -¡habría que ver qué significa eso!-, porque copulan cara a cara, porque tienen las piernas más largas. Pero son características que tienen que ver con su entorno. Presentan menos dimorfismo sexual, así que, con masas corporales parecidas, machos y hembras pueden copular de formas que no son usuales en los chimpancés, en los que el macho es mucho más robusto. Son solo adaptaciones. Decir que se parecen más a nosotros es insultarlos como bonobos".

¿Hay indicios de que crean en algo superior, una trascendencia? "Es posible, parece que realizan algo semejante a rituales".

The Cars

miércoles, 10 de agosto de 2011

Ana Botella


BOTesperandoqueganeRajoyyledeunministerioaljefeyasísequedaconlaalcaldíaELLA

Esperanza Aguirre


ESPERANdoaquelopúblicodesaparezcaporfinyloprivadotermineporinclinardeltodoelfieldelabalanZA AGUItienemuchointerésenestoyporesotantocoRRE

Cospedal


COSPEDesantiguaymodernaalavezytienevarioscargosyvariossueldosalavezydiceunacosayhacelocontrarioalavezydaiguAL

González Pons


GONZÁLEZPesunchicobuenoamabledulcesimpáticoyequilibradoyaversinopiensaslocontrariocojONS

Rubalcaba


RUBALnovalenadadigaloquedigaohagaloquehagayconéllacrisisnoseaCABA


Rajoy


RAJtieneescondidalasolucióndetodoslosproblemasquetieneelmundodehOY

Zapatero


ZAPAeselculpabledetodoloqueocurreeelmundoenTERO

Letras que hago mías. Legados y prejuicios




Sobre la trampa tonta del gen del fracaso escolar. Artículo publicado en El País del 4 de julio de 2011.

Legados y prejuicios 


MARÍA PILAR JIMÉNEZ ALEIXANDRE 


EL PAÍS  -  Sociedad - 04-07-2011

En el siglo XVIII Linneo clasificaba a los seres humanos en grupos como Homo europeanus, que era "amable, ingenioso y activo", mientras que el Homo africanus era "indolente, negligente y caprichoso" y el Homo asiaticus, "avaricioso y distraído". Pocos dudarán hoy de que esas categorías están basadas en prejuicios y no en estudios rigurosos. En el XIX, Lombroso relacionaba la criminalidad con características como mayor capacidad craneana o abultamiento occipital. Aunque estos ejemplos muestran que antaño se juzgaban innatos todos los comportamientos y desempeños humanos, la genética moderna considera que la expresión de los genes (lo que los biólogos llamamos fenotipo) es resultado de la interacción entre los genes y el ambiente. Quizá un ejemplo ayude a entenderlo: en 1935 la estatura media de los varones gallegos era 163 cm, mientras que en 2005 era 175 cm. Creo que estaremos de acuerdo en atribuir ese aumento de 12 centímetros a una mejora en la alimentación y las condiciones sanitarias, y no a un cambio simultáneo en los genes de toda la población.

¿Quiere esto decir que los genes no influyen en cuestiones como la estatura o el rendimiento académico? Influyen, pues, por ejemplo, el genotipo de una persona determina una potencialidad de ser alto. Que llegue a serlo depende de si su alimentación, condiciones sanitarias, etcétera son adecuadas. Hay estudios que apuntan a que ciertas predisposiciones intelectuales tienen un componente hereditario. Pero todas las investigaciones rigurosas, que son muchas, muestran la relevancia de los factores sociales y económicos en el rendimiento académico. Así lo hace la evaluación internacional Pisa, realizada por la OCDE, organización nada sospechosa de radicalismo. Factores sociales son, por ejemplo, el nivel de estudios de los padres, en especial de la madre, que, según Pisa, es el que presenta una correlación más alta con el rendimiento. No es difícil de entender que un niño o niña educado en una familia en la que hay libros, en la que la expresión oral es sofisticada y en la que se le corrige cuando comete una falta de ortografía está en mejores condiciones para tener buenas notas que otro procedente de un entorno con un bajo nivel de estudios.

Otro caso de influencia del ambiente en el desempeño académico es la incorporación de las mujeres a los estudios universitarios. Aún a mitad del siglo XX se ponía en duda, por ejemplo por Marañón, que pudieran dedicarse a la investigación científica. Se alegaba una supuesta diferencia innata. Es evidente que si a las mujeres no se les permitía el acceso a los estudios, o se dificultaba su carrera académica, difícilmente podían expresar sus potencialidades. Hoy día los resultados de las pruebas de selectividad en todas las comunidades autónomas muestran que la mayor proporción de los alumnos con mejores notas son mujeres. No sé si los autores del informe de la CEOE, que se quejan de que haya profesoras, preferirían que estas alumnas brillantes vuelvan a hacer calceta y fregar sartenes, en vez de cuestionar, por ejemplo, por qué las mujeres reciben menores salarios que los varones.

Es posible que los empresarios sepan de empresas. Pero, antes de lanzarse a decir disparates sobre biología y educación, deberían informarse. Contradecir los resultados e interpretaciones de un estudio tan amplio y riguroso como Pisa, afirmar que la herencia genética tiene más importancia en el éxito escolar no es heterodoxo. Es simplemente una falacia. Es una conclusión que muestra una profunda ignorancia, no solo de la educación, sino de la biología moderna, en la que las interpretaciones deterministas (que llevadas al extremo lindan con el racismo) no tienen carácter de enunciados científicos sino únicamente de prejuicios anticuados.




Jennifer Lopez

martes, 9 de agosto de 2011

Letras que hago mías. Toot Thielemans






"Puedo presumir de haber tocado con Charlie Parker" 

CHEMA GARCÍA MARTÍNEZ  -  San Sebastián 
EL PAÍS - 25-07-2011

A sus juveniles 89 años de edad, Jean-Baptiste Isidor Thielemans (Bruselas, 1922), con tratamiento de barón en su país por concesión del rey Alberto II, es un auténtico tesoro viviente. Su experiencia acompañando a los más grandes talentos que ha producido el jazz en su centenaria historia no tiene comparación con la de ningún otro intérprete en activo. Hoy visita San Sebastián para actuar al frente de su cuarteto y recibir el Premio Donostiako Jazzaldia 2011.


Como tantos de sus compatriotas, el joven Thielemans sufrió los rigores de la II Guerra Mundial: "No fueron años fáciles para nadie. Durante la ocupación alemana sufrí mi primera 
contaminación jazzística. Vivía en Bruselas y había cerca una tienda de discos a la que iba a mirar el escaparate. Al cabo de un tiempo, reuní el dinero suficiente para comprarme mi primer disco: Carry me back to old Virginy, de Louis Armstrong. Pero escuchar jazz estaba prohibido en aquellos días. La solución era amortiguar el sonido de la bocina del gramófono con una almohada para que no lo escucharan los vecinos. Si te denunciaban, podías ir a la cárcel". (...)


Para una mayoría de aficionados, el nombre de Toots Thielemans aparece asociado a su participación en series y filmes de éxito como
Ábrete sésamo, Cowboy de medianoche o Delicias turcas. Pero fue en 1962, cuando conoció su mayor éxito con Bluesette, un tema que, más tarde, interpretaría en compañía del trompetista y cantante Chet Baker: "Éramos diferentes en todo menos en lo importante: la música. Él era un modelo de perfección. Su manera de construir las frases, el modo en que cantaba... era perfecto. Yo no lo era tanto, por eso trataba de ser más moderno que él, porque él resultaba inabordable".


Para Thielemans, tocar jazz es como declamar una poesía. Eso, dice, lo aprendió de Baker: "Hay que aprender a decir más con menos palabras. He llegado a un punto en mi carrera en que quiero expresar las emociones más profundas con el mínimo de notas. Esta es la verdadera sabiduría".


A sus casi 90 años, el jazzista belga está al día de las últimas corrientes: "En mi ordenador tengo a Joshua Redman, Steve Coleman, Brandford Marsalis, Vijay Iyer... todos fantásticos, pero no me siento tocado por su música. Soy muy crítico, incluso con mis propios discos. Todavía sigo estudiando y practicando a diario. Llevo medio siglo creando música y no pienso bajar la guardia. Hank Jones estuvo en activo hasta los 92, yo tengo 89, así que me quedan algunos años. Toco madera".


Puedes leer el artículo entero, publicado en El País del 25 de julio de 2011,
aquí.



Grace Jones

lunes, 8 de agosto de 2011

En voz alta




Hay un tipo muy molesto de personas que sienten la ineludible necesidad de decir en voz altísima todas las tonterías que tienen en la cabeza.

Además de las leyes de la mecánica, de los diversos tipos de sintagmas, o en lugar de los mandamientos de la ley de Dios o del pensamiento de Wittgenstein, se debería enseñar en las escuelas que hablar en voz alta cuando se está en público no es un comportamiento recomendable porque puede molestar a los demás.


Antonia Font