Mostrando entradas con la etiqueta fuertes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fuertes. Mostrar todas las entradas

domingo, 18 de agosto de 2013

Buenos días. Desnudos

Quienes no le tienen miedo al qué dirán, ni son amigos de la envidia, ni suelen andar comparándose, ni odian la libertad, ni rechazan la igualdad, ni quieren ser otra cosa más que ellos mismos, sólo ellos, que son fuertes, son capaces de desnudarse el cuerpo y el alma con los demás.

Los débiles, los que se sienten inseguros, descontentos o resentidos, los que prefieren quedarse dentro y no salir a vivir, los que huyen del riesgo y se refugian en las tradiciones, los que se mueven bien entre las tristezas, los que son débiles y no son capaces de echarse a vivir, a esos les crecen en la mente como hongos el pudor, la vergüenza y el resto de trincheras que le preservan, según creen, de los peligros. Esos siempre van bien vestidos, convenientemente cubiertos de telas y de excusas, perfectamente disimulados, representando espléndidamente el papel que han elegido para ocultarse.

Esta es una opción. Buenos días.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Mirando por la ventana. La selva




En la selva el animal más débil sucumbe y muere antes que el fuerte. Pero en la ciudad, en donde no hay animales, sino seres humanos, los más débiles deberían ser protegidos y cuidados para que sus carencias no fueran un impedimento para sus vidas. Esto es lo que normalmente se pretende que ocurra, salvo cuando gobiernan los neoliberales. Entonces la ciudad se convierte otra vez en una selva.