Mostrando entradas con la etiqueta día de los enamorados. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta día de los enamorados. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de febrero de 2017

Enamorados




Día de San Valentín. Día de los enamorados. No voy a regalar nada. No quiero ser regalado con nada. Si alguien quiere leer o publicar poemas de amor, que lo haga, pero procurando no caer en romanticismos, tan peligrosos. Si alguien quiere celebrar el día, que lo haga. Por mi parte solo te digo y me digo una cosa: ama. Ama a cada momento. Ama cada día. Ama siempre. Ama sin que tu amor se confunda con el egoísmo, sino que sea una muestra de que das, de que te das. Y te añadiría que no pensaras en la felicidad, que eso es un regalo imprevisto, sino solo en el amor y en tu ayuda real y concreta a las personas a las que amas. 

viernes, 14 de febrero de 2014

Día de san Valentín





Día de San Valentín. Día de los enamorados. Yo no necesito para nada celebrar este día, porque yo vivo enamorado fundamentalmente de mi pareja y también de todas aquellas personas que están en mi vida y son dignas de mi amor. Que los grandes almacenes tengan mucho interés en insistir machaconamente en que hoy hay que hacer un regalo, me causa la misma reacción que cuando Rajoy se pone pesado y recuerda cada día que su adversario político es la concreción de todos los males políticos y ciudadanos, para ver si la ciudadanía le da el voto a él. Burdas estrategias de mercado ambas, con las que no estoy dispuesto a colaborar. Yo sé lo que tengo que hacer con mi enamoramiento y no necesito que ninguna mente preclara me diga lo que ahora tendría yo que hacer. Hoy no es más que el 14 de febrero. Viernes, para ser exactos.

jueves, 14 de febrero de 2013

Buenos días. Día de los enamorados




No estoy seguro de que te vaya a gustar esto que voy a decir. El caso es que me parece un absurdo enorme esto de la celebración del día de los enamorados. Le veo sentido, por ejemplo, a que le dediquemos un día a los niños, porque hay que pensar y analizar su problemática y su situación en el mundo. Veo también acertado conmemorar el día del cáncer, porque hay que recaudar fondos y hay que conocer qué conviene y qué no conviene hacer para evitar la enfermedad, o el día de las mujeres, porque hay que procurar crear una fuerte conciencia de igualdad en la sociedad y evitar las discriminaciones por cuestión del sexo. Y, así, con muchos otros asuntos. Pero no le veo ningún sentido a celebrar el día de los enamorados. ¿Acaso tiene uno que acordarse de que está enamorado? ¿Es que hay que hacer ver a la otra persona con un regalo lo que uno siente? ¿Quizás haya que analizar qué es el amor y qué no lo es? ¿Es posible que un regalo sirva para hacer aparente algo que no es real?

Creo que esto no es más que un invento comercial, sin otro sentido que el de utilizar el amor para obtener beneficios. Si estás enamorado de verdad, lo estás todos los días y no tienes que esperar al 14 de febrero para celebrar tu enamoramiento. Estar enamorado es una fiesta diaria, una vivencia cotidiana que hace que el amor sea real entre dos personas. Si estás de verdad enamorado, intentarás cada día enamorar a la persona amada, hacerla más feliz, ayudarla a que viva su vida con más facilidad, procurar que crezca como persona. Si estás de verdad enamorado, ¿para qué quieres hacerle un regalo hoy, si cada día te estás regalando tú?