Mostrando entradas con la etiqueta eternidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta eternidad. Mostrar todas las entradas

viernes, 7 de octubre de 2016

Buenos días. Intensidad



Creo que es preferible la intensidad en cada día que una eternidad imprevisible. 

Buenos días.


jueves, 6 de octubre de 2016

Buenos días. Deseo



La eternidad no es más que una palabra para expresar un deseo. 

Buenos días.


miércoles, 5 de octubre de 2016

martes, 4 de octubre de 2016

jueves, 25 de febrero de 2016

Buenas noches. Eternidad




La vida no es eterna, pero la eternidad habita entre nosotros, aparece en un instante y dura un momento. 

Intentemos ser eternos. 

Seamos eternos hasta que nos muramos. 

Buenas noches.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Buenas noches. Quietud




El tiempo es el elemento esencial de la vida. En donde hay tiempo todo evoluciona, todo cambia, todo hay que construirlo para que esté cerca de lo bello y de lo bueno. Nada de esto ocurre en la eternidad, en donde ni siquiera hay tiempo. ¿Para qué quieres una eternidad tan quieta, tan terminada, tan sin nada que hacer? 

Buenas noches.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Buenas noches. La enemiga




La eternidad es la gran enemiga del tiempo, porque te engaña y te roba la vida, te promete lo imposible y no te deja vivir intensamente lo posible. 

Buenas noches.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Buenas noches. Salvar



Busquemos lo eterno, aunque no exista.

Vayamos a por ese momento que se salve del fluir de las cosas y que permanezca en la memoria vital con la fuerza de lo inmortal.

Tengamos el valor de despreciar lo mediocre, de rechazar lo condenado a morir en el olvido.

Seamos exquisitos a la hora de elegir lo que merecería la pena que fuese salvado de la muerte.


Buenas noches.

sábado, 8 de noviembre de 2014

Buenas noches. Eternidad




La eternidad debe de ser una pesadez. Es cada momento el que tiene que ser sublime. 

Buenas noches.

sábado, 1 de marzo de 2014

Buenos días. Abrazo 5





Pasada una breve eternidad, los brazos se aflojaron un momento, nos miramos un instante a los ojos y nuestros labios se dijeron entre sí lo que la vida les había descubierto hasta llegar a aquel momento. Nuestros cuerpos se separaron, pero aún hoy seguimos abrazados. Buenos días.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Buenos días. ¿Eternidad?




La existencia es una lucha entre el vivir y el morir. Nadie quiere morir. Todos buscamos la eternidad. En la eternidad no existe el tiempo. Y nos imaginamos que todo lo valioso debería ser eterno porque entendemos que merece tanto la pena que no debería morir. A mí esto me parece un error. Imagínate que todo fuese eterno, que no hubiera muerte, que nada acabara. ¿Harías algo? ¿para qué, si tienes todo el tiempo del mundo para hacerlo? Precisamente el ser consciente de que todo se acaba es lo que me impulsa a mí con urgencia a vivir, a amar. Si no lo hago hoy, he perdido una parte irrecuperable de mi vida. Yo quiero mucho a la gente que quiero, pero mi amor no es eterno, porque yo no soy eterno ni mi vida lo es. Es la urgencia por vivir. Buenos días.


sábado, 26 de enero de 2013

Amor 45





Que creas que el amor es eterno y que digas que el tuyo lo es no quiere decir que lo sea.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Buenos días. Eternidad




Nada es eterno. Eso de la eternidad fue un invento de los que eran incapaces de vivir aquí con los criterios por los que se rige esto, o sea, sabiendo que todo se acaba y que uno tiene que crearse su propia vida lo mejor que sepa. Su incapacidad les llevó a huir hacia mundos inventados, en los que supuestamente había cosas raras como la eternidad, la infinitud, el alma, los dioses y el absoluto.

No te creas nada que venga con la etiqueta de la eternidad. Procura más bien que cada cosa que vivas contenga el germen de la intensidad, de la honestidad, de la profundidad. Yo no quiero que me quieras eternamente. Quiero que si me quieres hoy, lo hagas intensamente, como si fuera el último día de nuestras vidas. Y si mañana me quieres, pues también. Y si no, se acabó. Vive, ríe y llora como si fuera lo último que fueras a hacer.