Mostrando entradas con la etiqueta Donald Trump. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Donald Trump. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de marzo de 2017

Buenas noches. No es posible



Si un ignorante brutal que desconoce lo que se sabe de la realidad, si un tipo con una escasa formación humana y moral, si un caprichoso machista, racista y xenófobo, si un adicto a la televisión que no tiene por costumbre leer, si un amante de las guerras y del dinero ha llegado a ser presidente de ls Estados Unidos de América, ¿cómo quieres que este chaval, perdido en una selva sin salida visible, desprovisto de cualquier mecanismo mental que le ayude a pensar con corrección, sin el menor sentido de lo que es una norma y sin conciencia de que existe un deber moral, sin más carga que sus apetitos y sus deseos, que quiere satisfacer ya mismo, intente estudiar, formarse o invertir en su futuro? 

Buenas noches.

martes, 10 de enero de 2017

Buenas noches. Trump


La presidencia de EE.UU. en manos de Donald Trump puede ser, desde el punto de vista material, un desastre importante y trágico para multitud de personas, no solo del país americano, sino de todo el mundo. Ha prometido ser un discriminador en todos sus aspectos, en el racista, en el machista y en el xenófobo -podemos imaginar qué hará con los niños o con los pobres- y no ha dado muestras del menor afecto por la igualdad. Creo que cuanto más pobre se sea, más se sentirá la presencia real de un personaje de estas características cargado de poder.

Pero me preocupa, además, otro aspecto de este individuo: su capacidad, por el cargo que ocupa, de ser un guía moral para multitud de personas. La moral exige a todos que cumplamos normas y que tengamos una dimensión social en nuestro pensamiento y en nuestra actuación. Este señor hace y dice lo que le da la real gana y no tiene en cuanta más que a quienes les interesa. Parece el prototipo de ser individualista, amante del dinero por encima de todo, discriminador, prepotente, destructor, ignorante y atrevido. Es justamente lo que necesitan los ciudadanos del mundo para tomarlo como modelo en su acelerado caminar hacia el embrutecimiento colectivo. Creo que vienen muy malos tiempos. 

Buenas noches.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

El Trump-antojo


Me di cuenta, en un momento de mi vida, de la complejidad que encierra toda la realidad, y de que lo simple sólo habita en las mentes de quienes no se enteran de lo que ocurre ni, lo que es más trágico, quieren enterarse.

Me di cuenta también, un poco antes, de que la única guía universal útil para vivir en un mundo humano no eran los libros sagrados de ninguna de las religiones, sino la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un texto creado por seres humanos, destinado a los seres humanos y que pretende defender y hacer crecer la humanidad que deberíamos albergar en nuestras vidas.

Pero la vida es más potente que la humanidad. Si la vida no la hacemos humana, corremos el riesgo de que se animalice y de que el mundo se convierta en una selva.

Creo que esto está ocurriendo en nuestros días, ante nuestros intrascendentes lamentos o en medio de nuestra culpable inconsciencia. Está surgiendo un ser humano nuevo. Es un ser humano pegado a lo inmediato, a las consignas más simples, al individualismo más degradante, al aislamiento buscado, a la anestesia ante la realidad, aficionado a desviar la mirada, dispuesto a escuchar sólo las pequeñas palabras y a aceptarlas como si fueran grandes. Es un ser humano que no tolera las diferencias, que odia con facilidad, que desprecia a los otros. Un ser humano fácilmente engañable, que no sabe que tiene una mente y que, por tanto, no sabe usarla. Consecuentemente, es un ser humano sin la menor noción de ética, ni de que en la vida hay unos valores humanos y unas normas que se deben cumplir. Es un ser con aspecto humano, pero en cuyo interior sólo se pueden encontrar banalidades, inmediateces, prisas y vacío.

A este ser humano se le ponen delante trampantojos, ilusiones ópticas que él confunde estúpidamente, en su profunda ignorancia, con la realidad. Hace algún tiempo apareció en España un trampantojo llamado Rajoy, al que estos nuevos seres humanos confundieron con un político que les iba a salvar. Le votaron y ahí siguen, condenados sin saberlo. Hoy, en los Estados Unidos han puesto a otro Trump-antojo y, de nuevo, lo han confundido con otro salvador. Y le han votado. Y el mundo -o parte de él- se lamenta, aunque no vea con claridad lo que está ocrriendo. Hay multitud de trampantojos diseminados por el mundo dispuestos a ocupar cuanto antes todas las poltronas posibles.

Es muy difícil entender el mundo de hoy. Este nuevo ser humano que está naciendo es muy simple, pero su gestación es muy compleja y acertar con una explicación o con una solución de futuro parece una tarea extremadamente laboriosa.


A mí sólo se me ocurre un punto de partida con solidez suficiente como para que genere algo útil: volver a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y defender esos derechos como si nos fuera en ellos la vida. Así, también, nos será más fácil descubrir los trampantojos que los interesados nos ponen delante para que nos convirtamos en cómplices de sus engaños.

Puedes leer el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos aquí.