Mostrando entradas con la etiqueta frescura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta frescura. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de mayo de 2016

Buenas noches. Rosas



¡Cómo están ahora las rosas! 

Huelen a armonía, a belleza, a arquitectura natural, a sencillez compleja, a organización, a frescura, a alegría, a primavera, a vida, a colores, a perfección. 

Algunas incluso huelen a rosas. 

Buenas noches.


sábado, 29 de agosto de 2015

Buenos días. Frescura



La frescura no se trata de que esté solo ahí fuera, sino que debe estar también dentro de nosotros. 

Buenos días.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Buenas noches. Frescura



La señora del asiento de atrás, en el autobús, dice que no habla con sus vecinas porque son muy jóvenes y ya tienen otra manera de ver las cosas.

Cuando yo tenía pocos años, me gustaba hablar con gente mayor -sobre todo, escucharles-, porque eran personas que siempre tenían cosas nuevas que decir y se aprendía con ellas. Ahora, que tengo más años, por las mismas razones, me gusta hablar con gente joven.

La vejez mental, esa que sobreviene a cualquier edad, te hace romper con el mundo, te recluye sin remedio en la propia mediocridad y te hace permanecer en esa pobreza vital que nos impide llegar a ser verdaderos seres humanos.

Creo que ni en uno mismo ni en los demás hay que mirar la edad, sino la frescura.

Buenas noches.

lunes, 17 de noviembre de 2014

domingo, 26 de octubre de 2014

Buenas noches. Correr



Cuando veas a alguien que crea, que inventa algo, que es capaz de interpretar la realidad, que muestra entusiasmo por lo que piensa o por lo que hace, que te invita a pensar, aunque no estés de acuerdo con lo que diga, que no se conforma con la mediocridad, que valora lo nuevo y lo critica, que no reproduce, sino que produce, que está siempre aprendiendo, que no se cree superior a nadie, que sufre y que ríe, cuando veas a una persona así, corre hacia ella. Si es posible, abrázala, dale tu cariño y tu sonrisa y procura quedarte cerca de ella. Tenemos que aprender a vivir todos los días y estas personas nos pueden ayudar mucho.

Cuando, por el contrario, te encuentres con alguien dominado por la rutina, por la cansina repetición, por el seco individualismo, por el rechazo sistemático a lo diferente, por el intento de hacernos ver que sus ideas sean más importantes que las de los demás, por su antigüedad vital, por su escasez de frescura, por la no expresión de sus sentimientos, por un pudor absurdo, por su ñoñez mental, por la escasez de sonrisas, por sentirse superior a todos los demás, por la intolerancia o por la chulería hueca, huye, pero a gran velocidad. No te importe correr y procura irte bien lejos. La vida es corta y no es conveniente perderla con gente así.


Buenas noches.

domingo, 12 de octubre de 2014

Buenas noches. La vida



La vida, por ser vida, debería estar llena de frescura. ¿Por qué, entonces, se nos presenta tantas veces tan espesa, tan acartonada?

La vida, por ser vida, debería ser alegre. ¿Qué hemos hecho para que tantas veces resulte tan triste?

La vida, por ser vida, debería ser una fuente de creatividad. ¿Por qué, entonces, esa rutina contante que nos mata?


Buenas noches.

viernes, 27 de junio de 2014

martes, 9 de julio de 2013

Buenas noches. Cuerpo y mente




La materia envejece sin remedio, pero la mente no tiene por qué hacerlo. Eres un cuerpo, un cuerpo vivo y hermoso, sea cual sea la edad que tengas. Tu cuerpo es sensible al paso del tiempo y poco a poco irá perdiendo capacidades. Cuenta con ello. Y, sin embargo, tu mente no tiene por qué ir yendo, como el cuerpo, a menos. Esto es lo grandioso, lo peculiar, lo trabajoso del ser humano. Eres también una mente que crece cuando se rejuvenece. La mente necesita apertura, disponibilidad, aprendizaje, frescura, estímulos, diálogo, dudas, alegría, cariño, pensamiento, sentimiento, diversión, lectura. La mente no sale del estado de niñez que le lleva a desear permanentemente conquistar su juventud. La mente pide un trabajo diario de puesta a punto.

La meta del ser humano es la ancianidad: un cuerpo gastado y una mente fresca. Hay quienes se empeñan en pararse pronto y conformarse con la vejez: un cuerpo gastado y una mente rancia y ajada. Tu elección la tienes que hacer a cada momento.

Relaja ahora tu cuerpo para que no le impida despedirse a la mente. Recuerda a tus seres queridos. Deséales lo mejor y regálales una sonrisa rellena de cariño. Seguro que mañana la vida te sonreirá a ti. Buenas noches.

domingo, 7 de julio de 2013

Elegancia 36





La persona elegante se propone firmemente mantener una mentalidad fresca y abierta.

sábado, 22 de junio de 2013

sábado, 15 de junio de 2013

Buenos días. Frescura





Me gusta el frescor de la vida. No me gusta lo viejo, lo repetido, lo que no dice nada, lo que sirvió, pero ya no sirve, lo rancio, lo impuesto, lo tradicional, lo chato, lo inmóvil, lo basto, lo que no tiene futuro. No aguanto a los viejos ni a las viejas que usan 'fresco' y , sobre todo, 'fresca' como un insulto. Aunque se muevan, están ya muertos. Intentemos que hoy el día sea fresco, a pesar del calor. Buenos días.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Buenos días. Frescura




Que el pescado esté fresco. Y la carne. Los huevos, frescos, por supuesto, y las verduras y la fruta. La frescura es lo que se le pide a todo lo que tiene que ser bueno y que debe darnos lo mejor que lleve dentro. Lo que no está fresco generalmente está ya inservible, defectuoso y cercano a su retirada de la circulación.

Todo esto vale, al parecer, mientras no nos refiramos a los hombres ni, mucho menos, a las mujeres. Un fresco o una fresca son individuos deleznables, cercanos al mal y rechazables desde todo punto de vista. Peor, como casi siempre, en el caso de la mujer que en el del hombre. Y, sin embargo, la mayor muestra de vida, de alegría y de esperanza la dan las personas que desprenden frescura en lo que hacen, en lo que dicen y en lo que piensan. Rechazar la frescura en las personas es situarse en la cima de la sequedad vital, a dos pasos de la muerte anunciada, en las cercanías de la inutilidad, en el ámbito de la rutina, en las puertas de la nada.

Una vida que merezca la pena es siempre un intento por conquistar cada día más frescura.

martes, 2 de octubre de 2012

Mirando por la ventana. Arrugas



Las arrugas salen en cualquier parte y sin avisar, pero sobre todo en las ideas. Ocurre a cualquier edad, no sólo a los que tienen una dosis excesiva de años. Hay veces que se notan cuando surge la idea y hay otras en las que caes en la cuenta cuando la dices o la escribes. Estoy convencido de que tengo que estar atento a este asunto, porque es como si en la vida hubiera una tendencia universal hacia la arruga que te agarra siempre por detrás y cuando menos te lo esperas. Voy a procurar mirarme bien las ideas en el espejo del pensamiento o en el campo de juego del papel. Intentaré tenerlas bien hidratadas con una buena porción de racionalidad y si aún así me salen, pediré que me disculpen e iré rápidamente a la calle a buscar un poco de frescura.