Mostrando entradas con la etiqueta elecciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta elecciones. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de junio de 2016

Buenos días. Elecciones




No podemos elegir lo que nos va a pasar hoy, pero sí la actitud con que lo vamos a intentar vivir. 

Buenos días.

martes, 26 de mayo de 2015

Lo que creo que ha quedado tras las elecciones.



Ni Manuela Carmena ni Ada Colau son militantes de Podemos. Tampoco lo son de los partidos por los que se presentaban ni Ángel Gabilondo ni Luis García Montero. Si quieren pactar, ¿quién pondrá las condiciones, ellos, los partidos o sus grupos?

Lo de los pactos lleva camino de convertirse en un espectáculo enorme. En este asunto se van a retratar los partidos mucho más que en los programas.

¿Van a exigir Podemos y Ciudadanos las mismas condiciones y en la misma forma que le han exigido a Susana Díaz en Andalucía?

Los defensores del pluripartidismo ¿tienen pensado cómo se gobierna así o van a hacer lo posible por llegar al monopartidismo?

¿Por qué nadie en la campaña ni en los programas ha hablado de la manera de financiar lo que pretenden hacer?

¿Qué ha pasado con el voto de las mujeres? El único partido que llevaba el mismo número de mujeres que de hombres en sus listas era el PSOE. ¿En qué situación quedan los problemas de discriminación que sufren las mujeres en el resto de partidos?

¿Van a hacer suyos los partidos de izquierdas el aire fresco que viene de Podemos?

¿Serán capaces Ciudadanos y Podemos de quitarse de encima el aire de intransigencia con el que han aparecido?


Espero que las negociaciones y los pactos no olviden los problemas concretos y reales de los ciudadanos.

domingo, 24 de mayo de 2015

Es difícil votar





En las condiciones actuales, no es demasiado sencillo votar. Yo creo que cada uno tiene más o menos clara su opción sobre si es de derecha o de izquierda. Si alguien tiene algo personal que defender o si cree que los demás no le importan nada, seguro que votará a la derecha. Allá él o ella. Pero si cree que valores como la igualdad, la solidaridad, la libertad de todos y la defensa de los derechos humanos son lo verdaderamente importante, entonces votará a un partido de izquierdas. En este caso ¿lo hará por la personalidad del candidato o de la candidata o por su proyecto, por su programa? ¿se decantará por lo realizable sensatamente o por lo nuevo que pueda ofrecer y que podrá ser o no? ¿convendrá votar con los pies en la tierra o con la cabeza en un futuro sensiblemente mejor, pero …? ¿habría que votar por quién estuviese dispuesto a pactar con otros partidos o por quien se creyera único en la sociedad y no quisiera tener en cuenta a los demás? Yo tengo clara mi opción y no la voy a decir aquí ahora, pero entiendo que haya quien no la tenga excesivamente clara y le cueste trabajo tomar una papeleta y no otra. Yo, después de cuatro años en los que han destrozado las estructuras del país y todo lo que se había conseguido en el terreno social, busco eficacia. No quiero que los mayores pasen más tiempo sufriendo ni que los jóvenes estén vendidos a su suerte. Me parece que quien quiere y sabe hacer pactos, quien tiene un claro sentido de la igualdad y quien no quiere tolerar las brechas que se están dando entre los muy ricos y los demás es quien debe gobernar. Tú tienes que encontrarlo. Buenas noches. 

sábado, 23 de mayo de 2015

Buenas noches. Vota



Mañana es día de elecciones. Es día de ir a votar. Te sugiero que votes, que no te quedes en casa como si lo que ocurra en la sociedad no vaya contigo. Esto que estamos viviendo es cosa de todos. Si no votas, dejarás tu vida concreta y real en manos de quienes puede que tengan intereses privados y particulares. No creo que la democracia consista únicamente en ir a votar de vez en cuando, ni mucho menos, pero sí que la participación, el sentirse-parte-de-la-sociedad comienza por ir a votar. Y luego, a lo largo de los cuatro años, propón ideas, pide, exige, denuncia y aplaude. No busques un partido que vaya a arreglar del todo la sociedad, porque eso es imposible. Elige a quien pueda mejorarla más. Huye de quien te utilice para su propio beneficio. Acércate a quien dé pasos realistas hacia la utopía. Intenta que la mayoría de la sociedad pueda agradecerte luego tu voto. 

Buenas noches.


Buenos días. Acto político y ético




Mañana, cuando votes, no pienses sólo en ti, en lo que te venga mejor a ti. Piensa en lo que nos venga mejor a todos. Que tu acto político de votar no sea un mero episodio egoísta, sino que se convierta en un generoso acto ético de búsqueda del bien de la mayoría. 

Buenos días.

viernes, 22 de mayo de 2015

Buenas noches. Día de reflexión




Mañana es día de reflexión. Me resulta curioso que en una sociedad en donde se potencia muy poco la reflexión, tanto en los planes educativos como en los medios de comunicación, se proponga que el día antes de unas elecciones reflexionemos. Está bien que reflexionemos, pero me gustaría que lo hiciéramos con algún criterio. Si nos vamos a fijar en quién aparece con más simpatía, con más desparpajo, en quién es más guapo o más guapa o en cosas por el estilo, la reflexión no nos va a servir de nada. Por lo menos, tengamos en cuenta la trayectoria de los candidatos y candidatas y, sobre todo, sus programas, las propuestas que hacen para organizar la sociedad y la confianza que nos producen sus ideas. En mi opinión no hay que dejarse llevar nunca sólo por los sentimientos, porque es la mejor manera de meternos en un lío o de equivocarnos. Además de lo que sintamos, me parece que hay que tener en cuenta elementos más racionales, más concretos, más objetivos. Si lográramos quitarnos de la cabeza los prejuicios, tanto relacionados con el pasado como con el futuro, a lo mejor lográbamos ver con cierta claridad quién nos parece el más indicado o, al menos, el menos malo. Suerte. 

Buenas noches.

Las elecciones y la igualdad




El concepto de igualdad es el más importante en la vida social de los seres humanos.

Los seres humanos tenemos que vivir necesariamente en sociedad. No nos es posible vivir de forma aislada, individual. Cuando un ser humano rompe los lazos con los demás y vive como si estuviera solo, su existencia se degrada y una vida feliz se le hace imposible.

Una vida buena, justa y con posibilidades de felicidad sólo es posible viviendo con los demás en la sociedad y procurando para todos una vida basada en la igualdad que se traduzca en justicia y en humanidad.

Se trata de una igualdad de derechos, de oportunidades reales, de posibilidades concretas, de ausencia de discriminaciones. Su expresión más clara está recogida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en donde están recogidas todas las igualdades a las que tenemos derecho por el mero hecho de ser seres humanos.

El domingo, a la hora de votar, elegiré el partido que mejor defienda la igualdad de todos y de todas y el que me parezca que está en mejores condiciones reales de facilitar una vida social igualitaria.

jueves, 21 de mayo de 2015

Esperanza Aguirre




Siempre he pensado que lo que define un partido político son las ideas y las personas, pero sobre todo, las ideas. De nada vale tener a una eminencia en un partido si luego lo que hace son disparates o tonterías, si no aprovecharse de la situación. Por eso me parece que lo determinante a la hora de votar a un partido o a otro es el programa, la idea de sociedad que quiere construir cada uno. Hoy he tenido noticia de lo que ha hecho en esta ocasión Esperanza Aguirre: un programa de un folio con diez propuestas muy generales y que no hablan de los verdaderos problemas que tienen su partido y la sociedad. Por lo visto el programa es ella, la candidata es ella, el partido es ella y todo es ella. Cualquiera que haya querido ha podido conocer las maneras que tiene esta señora y la ideología que defiende. Presentarse así, de esa manera, es un atentado contra la racionalidad, contra la democracia, contra el sentido común y contra los ciudadanos. Más bajo no ha podido caer esta señora. Quien la vote o quien la defienda tendrá la misma falta de dignidad y de respeto que tiene esta mujer, tan acostumbrada a jugar con los ciudadanos y especialmente con aquellos que la votan. Buenas noches. 

viernes, 8 de mayo de 2015

Lo que veo cuando miro. El criterio y las encuestas



Ayer se hizo público el resultado de una encuesta de intención de voto realizada por el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) hace un mes.

Hace un mes había partidos que no tenían candidato ni candidata, y había candidatos que no tenían publicados sus programas. Sin embargo, las encuestas, en esas condiciones, se hacen, la gente contesta y los resultados se publican. Es como si tuvieran que venderlas en los medios de comunicación o como si se propusieran calentarnos la cabeza.

¿Cuál es el criterio con el que la gente contesta a la pregunta de a quién votaría? ¿Cuentan algo las ideas o las propuestas que puedan hacer los candidatos? ¿Importa más que salga por televisión? ¿Influye que sea simpático o simpática? ¿O, quizás, que sepa dar caña? Por ejemplo, Esperanza Aguirre, la cazatalentos que luego resultaban ser talentos corruptos, la que aparca su coche donde quiere y que se escapa de la policía cuando la detienen porque ya se sabe que la policía es muy pesada, ¿será algo de esto lo que les gusta a sus votantes o, quizás, que les hable a gritos chabacanos, como si de abueletes de pueblo se trataran? ¿Qué les gustará de Ángel Gabilondo? ¿Será su sosiego al hablar o sus citas de filósofos? Porque el programa electoral lo publicó el día 5, hace tres días, y la encuesta es de hace un mes. ¿Valorarán en Podemos su radicalismo o su viaje al centro? Porque el programa lo presentaron el día 6, hace dos días. ¿Les gustará la concreción de Ciudadanos, que presentó ayer su programa, a la hora de intentar impulsar la sanidad bajando y suprimiendo impuestos o la nula defensa de la educación pública?

Me temo que a la hora de votar muchos ciudadanos usan criterios parecidos a los que tienen quienes responden a las encuestas: voto a este que me parece que es muy majo, o a aquélla que grita mucho, o no voto a aquél porque es rojo. Así de racionalizado veo al país y, consecuentemente, así nos va.


lunes, 12 de enero de 2015

Preparados, tontos, ¡ya!



Carlos Floriano será el director de la campaña del PP para las elecciones.

Más información aquí.

lunes, 31 de marzo de 2014

Lo que veo cuando miro. Hay que suicidarse bien



La costumbre de suicidarse es muy antigua, aunque no siempre ha estado bien vista ni se ha entendido de la misma manera.

En Grecia y Roma existía la figura del suicidio forzado, que consistía en dar a elegir al condenado entre el suicidio voluntario o una pena peor, que podía afectar incluso a sus familiares. Casos célebres fueron los de Sócrates, Séneca o Nerón. Entre los samuráis japoneses el haraquiri podría ser considerado también como una forma de suicidio forzado. Se procuraba que fueran procedimientos rápidos y poco desagradables. Incluso en el caso del haraquiri existía la figura del ayudante que, al poco tiempo de comenzar la ceremonia, decapitaba al suicida para evitar sufrimientos innecesarios.

En la Edad Media se huía de una muerte rápida. Ni siquiera se valoraba en el caso de un suicidio. Se prefería un tiempo de arrepentimiento previo a la muerte, para poder así arreglar las cuentas con la divinidad.

Hoy, en este mundo postmoderno en donde caben todas las posturas, hay quienes valoran una muerte rápida que evite el sufrimiento propio y el ajeno, y hay quienes, con la mentalidad medieval tan extendida entre nosotros, prefieren una muerte lenta que, aunque desemboque en el final previsto, se note poco en su transcurrir. Así han aparecido dos formas de suicidio que se están extendiendo como la pólvora, especialmente por Europa.

Una consiste en que los pobres voten a la derecha. Con la excusa de que la izquierda no les atiende y, en lugar de procurar que llamar su atención y que cambien de actitud, deciden votar a los causantes de su propia pobreza. Al trabajador, que vive mal a causa de que el empresario le saca los hígados explotándolo, se le ocurre votarlo, con lo que el mecanismo del suicidio se pone en marcha, seguramente sin que el propio trabajador se entere de nada de lo que está haciendo.

Los que prefieren la otra forma de suicidio no votan directamente a la derecha, sino que deciden abstenerse. Como la derecha tiene muchos intereses económicos y sociales que defender, vota siempre. A la izquierda, en cambio, le gusta ponerse crítica, incluso consigo misma. Hay gentes en la izquierda que incluso no toleran que ganen ellos mismos en una elecciones y, en cuanto ocurre, comienzan a quitarle valor al asunto. En un alarde de desconocimiento preocupante de la estrategia, les da por decir -y es posible que incluso se lo crean- que todos son iguales y que no merece la pena votar a ningún partido, lo cual produce en la derecha una satisfacción importante que disfrutan sin que se les note demasiado, como disimulando. Si la izquierda se abstiene, gana otra vez la derecha, con lo que el pueblo sigue sufriendo calladamente sus consecuencias y va avanzando sin remedio hacia el suicidio.

Si en mitad del siglo XX había quienes pensaban que el hombre era un ser para la muerte, hoy, viendo los resultados de las elecciones aquí y fuera de aquí, se podría decir que el hombre es un ser para el suicidio, pero hay que suicidarse bien, sin salpicar y procurando no dar un espectáculo demasiado desagradable. Buenas tardes.



viernes, 5 de julio de 2013

Elegancia 34





Una persona elegante nunca elige la primera ni busca quedarse con lo mejor.


lunes, 22 de octubre de 2012

La supuesta izquierda




He visto sólo por encima los resultados de las elecciones, pero cada vez tengo más la impresión de que en España hay una supuesta izquierda, que no se entera de nada, que cree que lo mejor es quedarse en casa y que, con una candidez que asusta, le entrega el poder a la derecha. A esta supuesta izquierda sólo le falta darle las gracias a la derecha por prestarse a gobernar. Es una izquierda supuesta, pero de hecho, yo creo que es una derecha real. La otra izquierda, la militante, anda con un bloqueo mental igualmente asustante. Ha envejecido lustros en un año y le ha entrado un reúma mental de mucho cuidado. Habrá que ver qué pasa estos días, pero aquí o tomamos el toro por los cuernos en breve o desaparecemos todos. Nunca viví una desmoralización de tal calibre en este país ni vi unos disparates tan enormes como los que estoy viendo ahora.

domingo, 22 de abril de 2012

Arrepentidos





Conozco a personas que en las últimas elecciones generales votaron al PP y que ahora están arrepentidas de haberlo hecho. Dicen que la próxima vez se quedarán en casa y no votarán a nadie. Lamentablemente, todavía no se han dado cuenta de que eso es favorecer de nuevo a la derecha, que siempre vota porque tiene intereses particulares que defender. No sé cómo habrá que explicarlo. En el sistema actual, o se vota a la izquierda -y, mientras se mantenga ley D'Hont, a un partido no minoritario-, o gana la derecha y sigue destrozando todo lo conseguido. Ahora es el momento de insistir en un cambio del sistema electoral, si es eso lo que se pretende, no el día de las elecciones. Cuando llega el momento de votar, hay que seguir la máxima del gran actor Antonio Gamero: Como fuera de casa no se está en ningún sitio.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Ya pasó todo / 4



El 15 M nació antes de unas elecciones. A sabiendas o no, orientó a muchos hacia opciones que iban a favorecer a la derecha y así terminó por ocurrir.

Creí que el 21 N sería un día idóneo para crear conciencia crítica entre los ciudadanos, con cuatro años por delante para conseguirlo, pero el caso es que han desaparecido. La fisura que tienen entre la teoría y la práctica es gravísima.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Ya pasó todo / 1



Parece que dolían el paro, la crisis y los recortes y que se querían eliminar estos problemas de nuestra sociedad. Parece que también dolían el bipartidismo y la representatividad. A algunos parece que les dolía más el bipartidismo que el paro e hicieron todo lo posible por que uno de los dos partidos principales no ganara, con lo cual le dieron el triunfo en bandeja al otro.

Después de las elecciones, casi todos los partidos pequeños lograron incrementar sus resultados a costa del partido perdedor y no cesaron de expresar su satisfacción y su contento.

Pero ¿se trataba de eso, de crecer como partido? Yo creía que se trataba de ser eficaces intentando resolver el problema del paro y de la crisis, procurando que no hubiera recortes e intentando que el país no quedara en manos de una derecha que va a lo suyo, pero no. Los problemas de España y de los españoles han quedado atrás para que los arreglen otros y la victoria relativa se refiere a que se han conseguido unos cuantos diputados más. Luego, pondrán cara de incomodidad cuando les echen en cara que no les representan.


domingo, 20 de noviembre de 2011

Hay algo en esta democracia que no me gusta



He ido a votar, pero sin excesiva alegría. No ha sido como otras veces. Tengo en mí la sensación de que hay algo en estas elecciones que no me gusta. Creo que es que no hay juego del todo limpio. Creo que se está corrompiendo la democracia. Creo que votar sin saber lo que realmente se vota es una pantomima infame cargada de energías negativas. Creo que los silencios interesados del Partido Popular son una maniobra sucia propia de la funesta manía del "Todo vale". Creo que la identificación de tanta gente con este partido, con un líder pésimamente valorado y un programa parcialmente oculto, es muy peligrosa para el país y para el propio partido y revela un preocupante nivel cultural en la ciudadanía. La democracia se está convirtiendo en un juego al que yo no quisiera jugar.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Los programas para el 20 N

20 N

No se trata de votar contra nadie, ni basándose en el odio ni en los prejuicios. Una sociedad democrática formada por seres humanos debe conocer, criticar y decidir lo que oferta cada partido con criterios racionales. Sé que eso no es lo habitual, pero debería serlo.

Por si te decides al menos a echarles un vistazo, pongo aquí los programas de los principales partidos de ámbito nacional. Si quieres que incluya otros, no tienes más que decirlo. Puedes pinchar sobre el nombre de cada partido y enlazarás con su correspondiente porgrama electoral.






domingo, 11 de septiembre de 2011

Conservador o progresista




Aquí y ahora creo que se es conservador o progresista no por lo que se piensa o por lo que se dice, sino por a quién se ayuda de hecho con el voto o con la abstención para que ejerza el poder.