Mostrando entradas con la etiqueta ejemplo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ejemplo. Mostrar todas las entradas

jueves, 3 de octubre de 2013

Buenos días. Ejemplo





Haz lo que tengas que hacer, pero hazlo como si todos y todas fueran a copiar lo que haces con la misma intención, con el mismo cariño, con la misma dedicación, con la misma generosidad, con el mismo cuidado. Si quieres vivir en paz, procura que tus actos sean siempre un ejemplo que cualquier persona pueda seguir. Buenos días.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Buenos días. Modelo




Un ser humano que quiera vivir humanamente debe actuar siempre como si lo que hace fuera el modelo que propone a los demás para que puedan asumirlo. Sus actos deben ser siempre los que, a su juicio, sean los mejores posibles. Lo que hace un ser humano debe ser la expresión de sus mejores valores: la racionalidad en el planteamiento y en la solución, la generosidad con uno mismo y con los demás, la previsión de las consecuencias de sus actos. Si todos actuásemos con estos criterios, estoy seguro de que el mundo sería un mundo mejor.

Pongo un ejemplo. Suelo salir a pasear por las mañanas (algo que, como todo, a veces es una gozada y otras, una cruz). Voy a buen ritmo, pensando que el corazón debe de estar disfrutando de lo lindo y de que estoy quemando calorías a toneladas, hasta que se pone delante un semáforo en rojo que me obliga a cortar el avance y a parar. Me planteo: ¿me lo salto o no me lo salto? En los días de fiesta, a las horas a las que voy, que casi no hay tráfico ni tampoco personas por la calle, el asunto me lo tomo con más manga ancha; pero el resto de días, no. Si hay niños por allí, o personas mayores, o algún desocupado con pinta de hacer lo que le da la gana, me paro, pulso el botón y espero que se ponga verde para pasar. Y lo hago porque sé que mis actos tienen consecuencias para los demás, que pueden contribuir a acostumbrar, aunque sea a una sola persona, a actuar cumpliendo las normas. Lo razonable, lo humano, es vivir en sociedad cumpliendo normas que hagan más llevadera la vida social.

Y, sobre todo, actuando de esta manera da uno de sí lo mejor que tiene y hace de los pequeños y de los grandes actos de su vida un modelo que quien lo contemple pueda seguir.

Cuando vayas por la calle, cuando veas la televisión, cuando observes cómo actúa una persona, no dudes de que lo hace creyendo que es lo mejor que puede hacer. Y, de paso, obsérvate tú también. ¿Puede ser lo que haces un ejemplo, un modelo para los demás?