Mostrando entradas con la etiqueta civismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta civismo. Mostrar todas las entradas

sábado, 19 de noviembre de 2011

Última reflexión



Estamos en crisis. Muchas personas lo están pasando mal. Por lo que se sabe, si gana el PP, y no digamos si lo hace por mayoría absoluta, la gente lo va a pasar peor que si esto no ocurre.

Espero que las izquierdas sepan estar a la altura de las circunstancias y no desarrollen una oposición tan visceral y tan poco democrática como la que puso en práctica el PP contra el presidente Zapatero desde el primer momento. Creo que ese estilo zafio y desvergonzado cala en la gente y convierte a los ciudadanos en personas embrutecidas e ignorantes de las prácticas democráticas.

La izquierda tiene que plantearse en serio la educación de las personas, la creación de ciudadanos, el ejercicio respetuoso, civilizado y racional de la política, no para alcanzar el poder, sino por una cuestión ética.

jueves, 20 de octubre de 2011

Perros


Fíjate y verás que las esquinas de la ciudad, las bases de las señales de tráfico, los pies de los árboles están sucios y oscuros por los orines de los perros. Te encuentras por las aceras multitud de excrementos de perros con los que te resbalas o te manchas. ¿Por qué tantos perros en la ciudad? ¿Qué tipo de sociedad hemos hecho en la que hay tantos perros? ¿Cómo es que se necesitan los perros? ¿Qué tipo de personas tienen esos perros con tan pocos conocimientos de cómo tenerlos sin molestar a los demás?

martes, 29 de septiembre de 2009

Candados


Otra vez el todo vale. O la ignorancia de lo que se tiene entre manos. O la falta de respeto. O la ordinariez. O el no saber que hay que seguir normas. O el creerse que están solos en el mundo. O que nadie les ha enseñado a razonar. O todo junto.

Se acostumbraron a hacer pintadas en donde les daba la gana y nadie les dijo nada. Ahora se les ha ocurrido proclamar su mutuo amor eterno hasta que se separen colocando un candado en el Puente de Triana, en Sevilla, que, además de ser un monumento BIC, esto es, un Bien de Interés Cultural, es algo que no es suyo, sino de todos los sevillanos y de toda la humanidad. La moda está en que las parejitas vayan al Puente y lo infesten de candados. No saben ni qué es un bien –lo cual es lo más grave de todo-, ni en qué consiste tener interés, ni qué es la cultura, cosa que quizás sea ya demasiado pedir. Sólo saben que se lleva lo del candado y que hay que poner un candado y que por qué no voy a poner yo un candado donde me salga de donde me tiene que salir, coone.

El Ayuntamiento parece que ya ha reaccionado y va a quitar los candados cada quince días. En la red social Tuenti el asunto está que arde y se ha creado un blog

http://trianasincandados.blogspot.com

que ha lanzado una campaña en la que se sugiere al del candado que invite a su amada a pescaíto frito y que se deje de hacer el capullo incívico.


El lema no puede ser más claro y, además, tiene su gracia.