Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas

sábado, 3 de diciembre de 2016

Los viernes, etimologías. 140. Palabras de origen fenicio I



Phoenix o fénix (φοῖνιξ), en griego, significaba púrpura (Canaán posiblemente también significa púrpura). Era el nombre de ese tinte rojo espectacular obtenido de un pequeño molusco en el Mediterráneo Oriental. En segundo lugar, el vocablo adquirió el significado de "pueblo púrpura" o "tierra de la púrpura"; así phoenix también significó fenicio. Acabó teniendo una tercera acepción, el Ave Fénix, por los vivos colores de esa ave mitológica. Aunque la palabra esté ampliamente documentada en griego, con toda probabilidad es un préstamo del fenicio al griego. Y una cuarta acepción, también significó palmera.

La lengua fenicia era una lengua semita, en el complejo mapa lingüístico del Próximo Oriente alrededor del año 1000 a. C., en el que encontramos, además del fenicio, el hebreo, arameo, siríaco, ugarítico, nabateo, acadio, asirio, babilonio y el protoárabe, por citar los más conocidos. No todos hablados simultáneamente, en una misma época, ni en territorios muy estables, sino en un complejo y variable mapa. Hay muchos factores desestabilizadores en la zona (sigue siendo hoy día una zona nada estable): 1, aún el nomadismo tenía muchísima fuerza, favorecido por las condiciones semidesérticas, y 2, el hecho de ser la zona de contacto entre los dos polos fuertes del Creciente Fértil, Egipto y Mesopotamia. A todo esto se añaden hoy día las religiones y el petróleo. Estamos hablando de un polvorín histórico.

Los fenicios crearon el alfabeto. Este es un avance importantísimo en la historia de la cultura. Fue este pueblo de comerciantes, sin grandes imperios territoriales, ni hermosas aportaciones artísticas, como los egipcios o los mesopotámicos. Fueron los fenicios los que inventaron el alfabeto. Además inventaron el dinero (otra gran aportación a la cultura universal, esta de signo negativo).
Los fenicios fueron los descubridores de España, y probablemente los creadores de la palabra España. Copio lo que en su día (18-XII-15) escribí sobre la etimología de España:

"ESPAÑA. Del latín Hispania, y este del fenicio Ish Fannim, isla de conejos. Una leyenda cuenta que al desembarcar los fenicios gritaron: ¡Span, span!, conejos, al verlos a montones saltar entre la maleza. Pero antes de ser llamada Hispania había sido llamada Iberia, la tierra del iber, del río. Eso significa Ebro en lengua ibérica, río. Y los griegos habían llamado Hesperia a todas las tierras del Mediterráneo occidental, la tierra por donde se pone el sol. De la misma raíz que vespertino y vísperas. Y después los cartagineses habían fundado una guarnición al lado del Guadalquivir, cuyo nombre púnico contenía la raíz Hispa- y los romanos refundaron como Híspalis. Esta forma pudo dar origen al nombre del territorio, y pudo ser adaptado por los romanos como Hispania. Hoy es la hipótesis más aceptada entre los expertos".

Según la leyenda, los fenicios, incluso desde sus barcos, vieron saltar conejos entre la maleza y exclamaron "Span, Span", "Conejos, conejos" y de ahí deriva el nombre de España, tierra de conejos. Y en efecto, a causa de las glaciaciones, el conejo era un animal que solo existía en la Península. Pero yo quiero elaborar otra teoría (en broma). Si los fenicios no conocían el animal, menos tendrían una palabra para ellos. Mi hipótesis es que Span significaría: "Mira qué bichitos tan graciosos" y España significaría "la tierra de mira qué bichitos tan graciosos". En realidad los fenicios confundieron a los conejos, que no conocían, con los damanes, especie abundante en Fenicia. Y así España significaría realmente "tierra de los damanes".

También la palabra EUROPA puede ser de origen fenicio. Desde luego, según el mito, una princesa fenicia, Europa, fue raptada por el toro Zeus y llevada a Creta. Pero antes que el mito pudo existir el topónimo. Hoy todos descartan la etimología griega popular, de εὗ (eu bien), y ὄψις (opsis vista u ojos), de bellos ojos; y hay otras etimologías. Hoy todos coinciden en que es un préstamo de una lengua semítica, probablemente el fenicio. Aunque sea una teoría muy débil se propone la forma semítica uruba, que significaría "lugar por donde se pone el sol".

Y, en consecuencia, también sería de origen fenicio la palabra EURO.


En la próxima entrega veremos que, además de España o Europa, pueden ser de origen fenicio palabras como camello, cedro, cadmio o malecón, chalote o endivia.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Los viernes, etimologías. Algunos topónimos I



Topónimo es el nombre de un lugar, de topos, lugar y ónoma, nombre, ya sea de ciudades, países, ríos, montes... Los topónimos son muy importantes en la investigación de las lenguas, a veces conservan niveles muy antiguos en las denominaciones de ríos, pueblos, pagos (las zonas del campo que los agricultores llaman con términos precisos). Veamos algunos interesantes:

BURKINA FASO

Es un nombre moderno, el país se ha llamado Alto Volta hasta 1984. Significa "tierra de honrados", y cada palabra es de una de las dos lenguas principales del país. Precioso híbrido.

MONTENEGRO

¿Por qué un país balcánico tan lejano tiene un nombre español? Pues no, no es español, es veneciano, es el nombre que pusieron los venecianos a esta zona, así denominada por un monte, el Lovcen, cubierto por oscuras coníferas. En montenegrino el país se llama Crna Gora, que significa lo mismo, monte negro, pero fuera del país todos decimos Montenegro.

ALEMANIA

Nosotros, con los franceses, los llamamos alemanes, los ingleses los llaman german y al país Germany, los italianos los llaman tedeschi, y ellos a sí mismos Deutschland. Alemania en germánico significa "tierra del término de todos los hombres" y Deutschland en alemán significa "tierra del pueblo".

CAMERÚN

Proviene del portugués camarâo. Los portugueses llamaron río de camarâos, por la abundancia de este crustáceo, al explorarlo, al río Wouri. La palabra provenía del latín camarus, y esta del griego kammaros.

CATALUÑA

Como tantas etimologías de topónimos, es incierta. Las dos teorías más aceptadas hoy día son: una, de Gotholandia, tierra de godos, pues los visigodos antes de ocupar en extensión la Península y poner la capital en Toledo, estuvieron asentados en Cataluña, en la época de Ataúlfo. Dos, que proviene de lacetanos, pobladores prerromanos del territorio, que por metátesis el habla popular cambió, lacetanos > catelanos > catelans. Pero hay más teorías, la que dice que significa "tierra de castillos", palabra traída por pueblos emigrantes desde los Campos Cataláunicos, en el Norte de Francia, con lo que sería una palabra idéntica a Castilla, aunque se cuestionan con mucho énfasis las dificultades fonéticas de esta teoría. Puede haber hasta doce teorías sobre el origen de la palabra Cataluña.

MONTEVIDEO

Hay una explicación que dice que un marinero portugués de la expedición de Magallanes, exclamó al avistarlo: "Monte vide eu". Pero más graciosa es la que dice que en un mapa alguien escribió "Monte VI (6º. en números romanos) de E-O (contando de Este a Oeste)". Y hay otras teorías.

HONDURAS

Se cuenta que Colón en una tormenta consiguió refugiarse en un cabo y exclamó: "Gracias a Dios que hemos salido de estas honduras". Y a partir de esta frase el cabo se llama Gracias a Dios y el país Honduras.

ESPAÑA

Del latín Hispania, y este del fenicio Ish Fannim, isla de conejos. Una leyenda cuenta que al desembarcar los fenicios gritaron todos: ¡Span, span!, conejos, al verlos a montones saltar entre la maleza. Pero antes de llamarla Hispania la habían llamado Iberia, la tierra del iber, del río. Eso significa Ebro en lengua ibérica, río. Pero antes los griegos habían llamado Hesperia a todas las tierras del Mediterráneo occidental, la tierra por donde se pone el sol. De la misma raíz que vespertino y vísperas.


Pero antes los cartagineses habían fundado una guarnición al lado del Guadalquivir, cuyo nombre púnico contenía la raíz Hispa- y los romanos refundaron como Híspalis. Esta forma pudo dar origen al nombre del territorio, y pudo ser adaptado por los romanos como Hispania. Hoy es la hipótesis más aceptada entre los expertos.

viernes, 17 de abril de 2015

El proyecto político necesario



España ---- EsPPaña ---- España

Recomponer lo destrozado.
Devolver lo sustraído.
Culturizar lo degradado.
Repartir lo acumulado.
Igualar lo desequilibrado.
Liberar lo oprimido.
Limpiar lo ensuciado.
Normalizar lo desordenado.


miércoles, 26 de junio de 2013

Propuesta de Nuevo Gobierno del PP


Con vistas a una mayor eficacia y transparencia, se le sugiere al PP que haga un cambio en el Organigrama del Gobierno de España, según el siguiente modelo.

Presidente/a del Negociado Gobernante en España.

Ministerio de Negocios con el Exterior.
Ministerio Represor.
Ministerio de Negocios Generales.
Ministerio de Negocios Sanitarios.
Ministerio de Negocios Educativos.
Ministerio Destructor de Estructuras de Bienestar, de las Administraciones Públicas y de lo que haga falta.
Ministerio de Eliminación Paulatina del Estado Español.
Ministerio para la Degradación del Medio Ambiente y Otros Medios.
Ministerio de Privatizaciones Generales.
Ministerio para el Fomento de la Incultura y los Entontecimientos Colectivos.
Ministerio de Relaciones con los ciudadanos. (A tiempo parcial y sólo si es muy necesario)
Ministerio de Atención a Merkel.
Ministerio de Injusticias.
Ministerio para la Traducción de Declaraciones de Ministros y otros Altos Cargos.
Ministerio Tranquilizador de la Iglesia Católica.
Ministerio Mantenedor de Desigualdades.
Ministerio de Negocios Guerreros.
Ministerio Destructor de Empleos.
Ministerio de Turismo, Casinos y Fumeteos.
Ministerio para la Creación de Cortinas de Humo.
Ministerio Suplente, por si alguno sale Wert, Báñez, Mato o rana.

jueves, 11 de octubre de 2012

Buenos días. España evoluciona




Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que España, que era una -aunque había dos-, grande -a pesar de lo cual no cabían todos- y libre -sobre todo para los que tenían poder-, se definía, por quien tenía atribuciones para definirla, como “una unidad de destino en lo universal”. Esto de la unidad -otra vez- en lo universal tenía un tufo fascista insoportable, pero volvía locos a los que profesaban la funesta manía de querer someter a los demás bajo las suelas de sus rancias ideas. Estas palabras tan solemnes -en el fondo, tan vacías- les solazaba el espíritu, les disparaba las glándulas y la hormona de la metafísica patriotera se les ponía por las nubes, hasta el punto de que se colocaban en las mismas puertas de la otra vida, aunque con los pies muy bien asentados en esta. Yo creo que lo que les atraía de todo este montaje era que lo consideraban como un negocio espiritual que les proporcionaba bienestar anímico aquí y, encima, creían que les garantizaba el acceso futuro a reinos eternos, que se supone que también estaban llenos de unidad y de universalidad, para que no desentonaran.

Pero, a pesar de todo el afán conservador que se quisieran echar sobre la brillantina estos negociantes disfrazados de hombres píos, las cosas cambian. Aunque alguien se acostumbre a volver la cara para otro lado e ir mirando de reojo, la sociedad evoluciona y las palabras van perdiendo el aire que las mantenía infladas, hasta quedarse convertidas en desechos antiguos e inservibles. Así, el negocio espiritual, que catapultaba a la estirpe española hacia el más allá, se fue transformando inadvertidamente hasta situar en el trono que antes ocupaba el espíritu, la más reconfortante y placentera materia, revestida de ganancias, dineros y prebendas encerradas en el glorioso saco del capitalismo.

De esta manera, la España que unos padres acostumbrados a mirar al sol consideraban una unidad de destino en lo universal, fue transformada por sus hijos, que no dejaban de contemplar al astro rey, pero que ya solían usar gafas de colores oscuros y cremas solares para evitar ciertos peligros, en algo mucho más eficaz, más beneficioso y más lucrativo: la marca España.

En esas estamos hoy.

martes, 18 de mayo de 2010

República





Yo soy republicano teórico. Quiero decir que, puesto a pensar sin tener en cuenta las circunstancias reales en las que nos encontramos, es decir, abstrayéndome, como si uno viviera en un mundo ideal, yo sería defensor ferviente del sistema republicano. Pero si me pongo a pensar considerando lo que realmente ocurre en nuestro país, entonces no puedo serlo. Tal como están las cosas entre nosotros, creo que hace falta aún una autoridad superior, al margen de la racionalidad y de los deseos de los ciudadanos, que sea capaz de resolver desde arriba los problemas graves que se puedan originar en esta sociedad. La mentalidad religiosa, mítica o superracional es todavía muy común en España. Aún mucha gente le hace más caso a una voz superior que grite que a la propia razón. En mi opinión no hay un desarrollo democrático suficiente en nuestro país, porque hay todavía muchos comportamientos antidemocráticos que pasan ante demasiada gente como normales. Y eso me parece peligroso. Y si esto no te convence, imagina que hubiera ahora elecciones a presidente de la república. Piensa en posibles candidatos, observa lo que dicen y lo que hacen, y figúrate que salieran elegidos. ¿Crees que sería mejor eso que la situación actual?


miércoles, 14 de abril de 2010

No es momento de huir


Querido ser humano que me lees:

Si sigues la situación política española, puede que sientas asco, o quizás indiferencia, o puede que miedo. Antes de que tomes una determinación, no olvides que lo que está en realidad en peligro es la democracia, no el gobierno de un partido o de otro. Se está llevando a cabo un atentado blanco contra la democracia. Sin disparos, sin violencias declaradas, a través de la legalidad vigente, los que quieren por encima de todo gobernar para satisfacer sus intereses están al acecho. No abandones la situación, a menos que quieras que ceda la democracia. La situación me parece que es peor de lo que parece. No es momento de huir.