Mostrando entradas con la etiqueta elegancia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta elegancia. Mostrar todas las entradas

miércoles, 12 de julio de 2017

Buenas noches. Belleza




Creo que no se trata de tener belleza, ni de intentar poseerla por el procedimiento que parezca más adecuado. Se trata de saber usar la belleza que cada cual posee -porque todos tenemos una dosis pequeña o grande de belleza-, sin compararnos con nadie y procurando acompañarla de tanta elegancia que logremos que se olvide la belleza. 

Buenas noches.

domingo, 26 de marzo de 2017

Buenas noches. Conquista



La vida es un tiempo en el que poco a poco se va perdiendo parte de nuestra belleza y en el que se tiene que ir conquistando toda nuestra elegancia. 

Buenas noches.

martes, 7 de marzo de 2017

En pocas palabras. Aforismos. Sobre el vestido


La elegancia está en ti, no en el vestido.


Lo que te distingue de los demás no es tu vestido, sino tu forma de ser.


No te engañes. Un vestido te puede dar belleza, pero la elegancia la tienes que poner tú.


Disponible ya la segunda edición de En pocas palabras. Aforismos, de Manuel Casal, en 

http://espacioulises.com/libreria/en-pocas-palabras-aforismos-de-manuel-casal/

jueves, 2 de marzo de 2017

En pocas palabras. Aforismos. Sobre la belleza y la elegancia


La estridencia y la elegancia son incompatibles.


En caso de duda, una persona elegante elige siempre lo sencillo.


Dos personas elegantes tienen mucho más en común que dos personas bellas.


Disponible ya la segunda edición de En pocas palabras. Aforismos, de Manuel Casal, en 

http://espacioulises.com/libreria/en-pocas-palabras-aforismos-de-manuel-casal/

martes, 21 de febrero de 2017

En pocas palabras. Aforismos. Sobre la elegancia y la belleza


La belleza tiene que ver con las medidas, con las formas visibles, con las apariencias. La elegancia, en cambio, apunta más a los gestos, a la forma de ser, a la armonía con la que se manifiesta alguien, con la manera de entender la vida.

La frescura vital y la elegancia suelen ir de la mano.

La persona elegante quiere ser discreta y nunca busca llamar la atención.



Disponible ya la segunda edición de En pocas palabras. Aforismos, de Manuel Casal, en 

http://espacioulises.com/libreria/en-pocas-palabras-aforismos-de-manuel-casal/

sábado, 22 de octubre de 2016

En pocas palabras. Aforismos / Sobre la elegancia y la belleza



La belleza y la elegancia, que tantas veces se confunden, aparecen también en el libro. Te dejo aquí una muestra.


La belleza tiene que ver con las medidas, con las formas visibles, con las apariencias. La elegancia, en cambio, apunta más a los gestos, a la forma de ser, a la armonía con la que se manifiesta alguien, a la manera de entender la vida.

***

La elegancia no es ninguna pose, sino la expresión honesta de una manera de entender la vida.

***

La frescura vital y la elegancia suelen ir de la mano.




domingo, 3 de enero de 2016

Buenas noches. Tu belleza




Cada persona tiene su propia belleza, y su elegancia, y su atractivo y, también, su dignidad. 

No suele ser problema suyo que los demás no lo vean. 

Buenos días.  

viernes, 6 de noviembre de 2015

Otoño




Sal a la puerta de tu mundo con el ánimo dispuesto a disfrutar. 

Siéntate allí y observa. 

Goza con los colores tan de vida vivida con que nos obsequia este otoño. 

Fíjate en la serenidad con la que las hojas van aceptando su vejez y ceden su sitio para que pronto nazcan hojas nuevas, fuertes y vigorosas. 

Emociónate con la elegancia con la que una hoja, que ya no puede más con la vida, cae al suelo con el ritmo justo, con la velocidad precisa, manteniendo su belleza de hoja seca, plena de vida gastada en vivir. 

Así es la vida. 

Así es tu vida. 

El otoño es una llamada de atención para que intentemos permanecer cada día en la primavera.

domingo, 6 de septiembre de 2015

lunes, 3 de agosto de 2015

Buenas noches. Cuerpo y alma




El alma influye a veces en el cuerpo, por lo menos en la cara, en el gesto, en la forma de alimentarte y de vivir. La elegancia del alma puede, por ejemplo, dar lugar a un cuerpo elegante. 

Qué pena que el cuerpo, en cambio, no influya tanto en el alma. La belleza de un cuerpo no puede traducirse en el alma de quien lo posee. 

Buenas noches.

miércoles, 15 de julio de 2015

lunes, 13 de julio de 2015

Buenas noches. Modales




No sé si, además de estar preocupados por la belleza del cuerpo, de los vestidos, de los adornos, de los tatuajes y de todos los aditamentos que nos echamos encima, estamos preocupados por la elegancia de los modales. 

Buenas noches.

sábado, 6 de junio de 2015

Buenas noches. Elegancia




La belleza -me refiero a las formas, a las medidas, a las texturas- nos atrae, pero lo que nos enamora creo que es la elegancia -me refiero al uso que hacemos de lo que es bello. Unos ojos pueden tener una belleza espectacular, pero la elegancia, lo que de verdad nos llega, está, no en los ojos, sino en la mirada. 

De lo que no solemos darnos cuenta es de que no es necesario tener belleza para ser elegantes, ni de que no existe una belleza oficial, absoluta, definitiva, sino un montaje tras el que se ocultan negocios y poder. 

Buenas noches.

jueves, 14 de mayo de 2015

martes, 14 de abril de 2015

Buenas noches. Elegancia




Tengo la impresión de que en demasiados campos estamos renunciando a la elegancia. 

Y eso es ir muy para atrás. 

Buenas noches.

sábado, 3 de enero de 2015

Buenos días. Democracia



Lo más elegante que hay es la democracia. También en los pequeños grupos. 

Buenos días.

lunes, 17 de noviembre de 2014

jueves, 13 de noviembre de 2014

Lo que veo cuando miro. Elegancia y mala leche




Hay que ver con qué elegancia despide el PP al diputado Alfonso Guerra, del PSOE, que se va porque abandona la política activa, y con qué mala leche recibió desde el primer día al presidente Zapatero, que llegó porque lo eligió el pueblo. 

Buenas tardes.

martes, 28 de octubre de 2014

martes, 30 de septiembre de 2014

Buenas noches. Vivir con elegancia



Vivir no es meramente estar, sino relacionarse con las personas y con todo lo que hay en el mundo. Vivimos en la medida en que nos relacionamos y dependiendo de cómo sea esa relación, así será nuestra vida.

Por esto no tiene sentido encaminar todos los esfuerzos en encontrar la belleza del cuerpo y quedarse en ella. Si la belleza nos sirve para hacer más viva la relación con el mundo, bienvenida sea, pero la belleza por sí sola es absurda e inútil para la vida.

La belleza de unos ojos puede que no sirva para vivir; la belleza de una mirada, sí. La belleza de unos labios puede que no sirva para vivir; la belleza de una sonrisa, sí.

La felicidad tiene poco que ver con la belleza y sí con el estilo de relación que establezcamos. Es lo que yo he llamado a veces la elegancia. Cuando la relación con el mundo, y especialmente con las personas, tiene caracteres humanos, constructivos, cariñosos, generosos, entonces aparece la elegancia y con ella, seguro que la felicidad.

No somos nuestras medidas ni nuestro cuerpo ni nuestro saber. Somos el estilo de vida que construimos con todo eso.


Buenas noches.