Mostrando entradas con la etiqueta autoestima. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta autoestima. Mostrar todas las entradas

viernes, 4 de agosto de 2017

Buenas noches. Desnudez y autoestima




Habitualmente, como manifiesta un buen número de psicólogos, el rechazo de la desnudez va unido a una baja autoestima, a un temor a que los demás juzguen nuestro cuerpo y a que encuentren en él desajustes con esa supuesta idea de belleza con la que lamentablemente funcionamos. Un poco más de libertad y de amor a nosotros mismos nos haría más humanos y más felices. 

Si quieres información sobre este tema, puedes consultar esta página.

 http://www.spirit-science.fr/espagnol/denudarse.html 

Buenas noches.

lunes, 20 de octubre de 2014

lunes, 23 de septiembre de 2013

Buenas noches. Tu imagen





Deberíamos pensar de vez en cuando en la imagen que tenemos de nosotros mismos. Para ello, habría que aprender a ver nuestros actos y nuestras ideas y a criticarlos, para ver si son los adecuados o no. Y también tendríamos que fijarnos en lo que opinan de nosotros los demás y tomarnos esas expresiones con una cierta prudencia. De cualquier manera, te veas como te veas, nunca pierdas la confianza en ti. Esto es muy importante. Nunca pierdas la confianza en ti. Siempre valemos más de lo que creemos y siempre podemos hacer algo para mejorar como personas, para que nuestras ideas sean más acertadas y para que nuestros actos sean más eficaces. Siempre. Siempre. Y si no lo ves claro, recurre a alguien. L@s buen@s amig@s suelen ser de mucha ayuda en estos casos. Buenas noches.

miércoles, 24 de julio de 2013

Para las madrugadas. 14


Aspettare = esperar
sembra = parece
fare = hacer
guardare = mirar
Fiore = flor
annaffiato =  regado
Ogni = cada o todo
insieme = juntos
piú = más
troveremo = encontraremos
buio = oscuro
aver = tener
ho bisogno = necesito

domingo, 7 de abril de 2013

Buenas noches. Problemas




Todos tenemos problemas. Al menos, algún problemilla. Deberíamos pensar si la solución de estos problemas tendría que afrontarla cada uno en soledad o si deberíamos acostumbrarnos a ver como normal pedir ayuda a los amigos y que todos colaboráramos para resolverlos. Te lo digo como una pregunta. También deberíamos andar listos en ver, junto a nuestros problemas, la suerte que tenemos en otras cosas, las cualidades positivas que son también nuestras, todo lo que nos sale bien, esas cosas buenas que alguna vez han dicho de nosotros. Tenemos todo el derecho del mundo a presumir ante nosotros mismos de lo positivo que hay en nosotros. Tú eres mucho más que tus problemas. Y mejor que ellos.

Esta noche te quiero enviar un abrazo bien fuerte. Esta tarde yo tenía muchas ganas de abrazar o de ser abrazado. Puede que ambas cosas sean la misma o no, no lo sé. Pero por si a ti te pasa lo mismo, te mando un abrazo grande, fuerte, apretado, cariñoso y alegre. Te soltaré para que duermas, pero antes de que lo hagas, mándale tú, si te parece, tu abrazo a quienes quieres. Te dejarán la mente propicia para que caigas en el sueño y mañana puedas comerte el mundo a abrazos. Buenas noches.

miércoles, 25 de enero de 2012

Proceso



El miedo y la baja autoestima no nos dejan ser libres, no nos dejan ser seres humanos, no nos dejan vivir. El síntoma de ambos es una cierta tristeza vital que nos sume en el desasosiego y que nos convierte en algo ajeno a la sociedad o en creyentes de alguna religión.

martes, 21 de septiembre de 2010

Puedes




Puedes.
Puedes más de lo que crees.
No te conoces del todo.
Es posible que la vida te haya puesto mucha dureza delante, pero tú no tienes la culpa.
Si quieres, puedes.
Tú eres más que tú.
Pide ayuda.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Frenos


Hoy, sin quererlo, le he dado un buen susto a un alumno. Dije las notas de los que habían aprobado por curso y lo nombré a él. Pegó un brinco y dio una especie de alarido, lo cual me preocupó porque un patatús te puede dar tanto por una mala noticia como por una buena. El buen hombre se puso a moverse en el asiento, como si le hubiese picado una pulga en el alma, y una sonrisa floja, de esas que van y vienen, se le instaló en la cara. Luego, me vio por los pasillos y me dio las gracias. Añadió, con toda su buena intención, que ojalá me cayera del cielo un buen jamón. Yo me imaginé recibiendo un jamonazo descomunal en toda la cabeza y le dije que mejor nos tomábamos unas cañas que seguramente sería menos doloroso.

Yo recuerdo haber dado también las gracias por haber recibido alguna buena nota inesperada. Es una forma de cortesía similar a la de agradecer que te pongan un café en el bar o que tengan un detalle contigo. Pero es posible que oculte también algo que me parece que debería evitarse: la infravaloración de uno mismo hasta el punto de entender que te han regalado la nota. Creo que hay veces que no nos conocemos bien a nosotros mismos y que no nos damos cuenta de que valemos más de lo que creemos. Este buen hombre ha estado sin esforzarse buena parte del curso creyendo que no tenía capacidad para rendir más de lo que lo hacía. Algo le debe haber hecho ponerse a trabajar y hacer reales sus posibilidades, cosa que no había hecho antes, posiblemente porque él mismo no se creía que podía.

A veces somos nuestros propios enemigos. Nos formamos una idea de nosotros mismos que nos impide crecer, cuando podríamos hacerlo con facilidad si nos conociéramos mejor. Claro que también es posible que ese falso concepto de uno mismo responda a un interés. Es más cómodo autoengañarse, consciente o inconscientemente, creyendo que uno es un inútil que actuar como lo que uno es. El caso es que ganaríamos mucho, me parece, si conociéramos qué es lo que a cada uno nos frena.


martes, 3 de noviembre de 2009

Debate: Autoestima


El otro día estuvimos analizando en clase la necesidad que al parecer tenemos del reconocimiento de los demás para ir creando nuestra propia autoestima. O sea, que vamos construyendo la valoración que hacemos de nosotros mismos a partir de las valoraciones que percibimos que hacen los demás de nosotros.

Vimos que tan necesario es que los demás nos valoren como que nosotros valoremos a los demás. Sin embargo, esto último parecía que no lo poníamos mucho en práctica. ¿Tú crees que deberíamos proponernos reconocer el valor de los demás? Si necesitamos que los demás nos valoren, también los otros necesitarán ser valorados. Quizás las expresiones y las manifestaciones cariñosas deberían ser más frecuentes. Quizás deberíamos ocuparnos más de los demás.

.