Mostrando entradas con la etiqueta andar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta andar. Mostrar todas las entradas

lunes, 9 de enero de 2017

Buenas noches. Positivo


Esta mañana, como siempre, he salido a andar, a invertir un rato de mi tiempo en realizar actividades saludables, al parecer, y a generar todas las hormonas placenteras posibles. Supongo que habré tenido éxito en la tarea. De lo que sí he sido consciente es de la belleza que tenía el cielo azul, con un sol radiante y una temperatura llevadera. Además, he entrado en tres establecimientos y me han atendido con una cordialidad llamativa y muy agradable. Y, al final, me he encontrado con Patricia, una antigua alumna que es desde hace años amiga en las redes sociales. Todo esto ha compensado con creces lo demás que he visto. Me tengo que acostumbrar a valorar mucho lo positivo. Me parece que es muy sano. 

Buenas noches.


martes, 5 de julio de 2016

Buenos días. Andar



Vivir es como andar: siempre hay que hacerlo hacia adelante. 

Buenos días.


sábado, 27 de junio de 2015

miércoles, 15 de octubre de 2014

Lo que veo cuando miro. Andando



No me gusta andar. No me importa ir a donde sea, aunque quede lejos, pero andar por andar me fastidia. Entiendo que es muy saludable y que hay que hacerlo, pero no me puedo quitar de la cabeza la sensación de estar dejando de hacer otra cosa para estar andando.

Hoy ha sido muy duro. No tenía absolutamente ninguna gana de andar. Lloviznaba, hacía algo de frío, pero como iba como una bala, sudaba. Un desastre.

De pronto, recordé lo que no debí haber olvidado: que hay que sacarle vida a cada día, porque cada día es irrepetible y no se puede desperdiciar así como así. De manera que me fijé en las ventajas que trae andar para adelgazar, para el corazón y para estar cachas (aquí me pasé, pero da igual, no vamos a ser demasiado estrictos) y me propuse buscar detalles de belleza por donde pasaba. El cielo estaba indeciso, con nubes de varias clases y de diferentes colores. Eso me gustó. Había flores con gotas de agua en sus pétalos y plantas que estaban en su momento. Eso también me gustó. No vi a ninguna persona que me trasmitiera algo de belleza, y eso no me gustó, pero tampoco era cuestión de que hubiera suerte siempre. Iba más rápido que otros días sin acusar cansancio. Eso también me gustó. Al final, hice 6 km cuando pensaba hacer menos y eso, al final, me gustó.

Volví pensando que hay que hacer lo que hay que hacer, pero buscando siempre el lado agradable, el aspecto reconfortante, el detalle alegre, aunque sea pequeño. A ver si no se me olvida.


Buenas tardes.

domingo, 23 de junio de 2013

Mira antes de andar




Si necesitas dar un paso para salir de lo que no te gusta, mira bien lo que dejas antes de darlo. Y mira también cuál será el segundo paso, no vaya a ser que te ponga en una situación peor que la que tienes ahora. Y si te convencen las miradas, no lo dudes, anda.