Mostrando entradas con la etiqueta artes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta artes. Mostrar todas las entradas

lunes, 10 de abril de 2017

Buenos días. Osadía 80



Atrévete a que la música, la literatura, la pintura y, en general, las artes sean algo importante en tu vida. 

Buenos días.

jueves, 9 de febrero de 2017

Buenas noches. No son lujos



Ni la educación, ni las artes ni la cultura son lujos. Ninguna de ellas debería estar asociada a la capacidad económica del ciudadano, sino a un Estado que estuviera a favor de los seres humanos. Ninguna de ellas puede ser considera como un lujo, sino como una necesidad de los seres humanos que sienten el vivo e ineludible deseo de crecer como seres humanos para no morir en vida. 

Buenas noches.

martes, 6 de septiembre de 2016

Buenas noches. Cultura



Lo que modela nuestras vidas es la cultura. Sin cultura lo que queda es la mera Naturaleza. Sin cultura no podemos ser libres, ni crear una sociedad en donde todos seamos iguales, ni se puede imaginar un mundo en paz, ni se puede gozar con las artes ni se puede concebir una vida sana. Sin cultura no es posible la ética y sin ética lo que queda es la animalidad. 

Buenas noches.


miércoles, 17 de agosto de 2016

Buenas noches. Artes


Hay que frecuentar el contacto con las artes, porque nos hace más humanos.

Buenas noches.

martes, 16 de septiembre de 2014

Buenas noches. Practicar las artes



Una de las mayores carencias que observo entre nosotros es que, salvo algunas excepciones muy loables, hay poca afición por cantar, bailar, pintar, hacer teatro y, en general, por practicar las artes. Creo que no sospechamos ni nos han explicado cómo ayudan a gozar, a ser felices. Deberías atreverte. Yo me he pasado mucho tiempo sin atreverme y ahora lo siento. 

Buenas noches.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Buenas noches. Lo sublime





Cuando aparece una música maravillosa, cuando aparece un paisaje sobrecogedor, cuando apareces tú haciendo lo que haces, cuando aparece el arte, las artes, cuando aparece el gesto, la mirada, la sonrisa, los ojos emocionados, las manos que van a agarrarse, cuando aparece la persona que despierta el amor, cuando aparece lo sublime, todo lo demás cae por su propio peso. No le cerremos nunca la puerta a lo sublime. Buenas noches.

sábado, 13 de julio de 2013

Buenos días. Artes





Cuando hablo de arte, me refiero a todas las artes: la literatura, la música, la pintura, el cine, el teatro, la fotografía y todo lo que con facilidad o sin ella se puede englobar en el concepto usual de arte. Pero también me refiero a la actitud artística, a la que enfoca la vida con una actitud creadora, a la que no se conforma ni con lo de siempre ni con lo que hay, a la que espera crear otro mundo con más humanidad y con menos gregarismo. Un verdadero ser humano vivo no tiene otro remedio que ser un artista. Buenos días.

sábado, 6 de julio de 2013

Buenos días. Las artes y los placeres





¿A qué hemos venido a este mundo?

Si miramos nuestra herencia cultural, tan teñida con los tenebrosos colores religiosos católicos, parece ser que el común de los mortales hemos venido a sufrir, a penar, a la espera de que en el otro mundo podamos gozar, por fin, de una especie de apartamento en el Benidorm celeste con los gastos pagados, o cualquiera sabe de qué.

Pero, afortunadamente, esta no es la única postura posible. Otros creemos que a este mundo hemos venido a vivir, a vivir todos y a hacerlo de la mejor manera posible. Dicho con otras palabras, creo que hemos venido a gozar viviendo. Al parecer hay una minoría de humanos que se empeñan en que esta vida la disfruten sólo ellos y que el resto se dedique a trabajar para darles beneficios, a sufrir para que ellos gocen y a morir para que ellos vivan. Pero esta anomalía trágica no debe alterar la idea central del sentido de la vida: hay que gozar viviendo.

Gozar es obtener todos los tipos de placer posibles: placeres físicos y placeres mentales. Se goza con el sexo, con la comida, con la bebida, con la visión, con la audición, con el deporte, pero también con la inteligencia, con la lectura, con el pensamiento, con la libertad, con la igualdad, con la felicidad propia y con la de los demás, con la razón, con la imaginación … y con las artes.

Las artes son unas puertas estrechas situadas en el fondo de la habitación de la vida que, cuando con un cierto esfuerzo logramos abrirlas, nos permiten entrar en el mundo más sublime que la humanidad haya podido construir. Es el mundo de la belleza, del misterio, de la armonía, de las emociones, de la alegría, de la tragedia, de lo superior, del sentimiento que intenta ser comprendido y compartido, de las ideas que quieren ser carne y de la carne que quiere ser idea. Es el mundo de la posibilidad posible, de la realidad incompleta que va creciendo. Es otro mundo, pero situado en este mundo.

El mundo del arte es un abanico que la educación nos debería mantener abierto para que pudiésemos gozar viviendo con todos los gozos posibles. Yo creo que no lo hace. Tampoco la educación nos enseña a comer bien, sanamente y gozosamente, y eso que lo hacemos varias veces al día. Ni nos enseña a cuidar el cuerpo, a pesar de que vamos a estar con él toda la vida. Parece que la educación apunta a las llamadas 'ciencias' y, a lo sumo, a la lengua, esto es, a la eficacia técnica o, lo que es lo mismo, al beneficio, al dinero, que es lo que les interesa a la minoría dominante.

Habría que reivindicar el arte como fuente de placeres. Y reivindicar los placeres como fuentes de vida buena. Vivir es siempre aprender a vivir. Vivir es siempre aprender a gozar. Todos. Cada día. Buenos días.

martes, 8 de septiembre de 2009

Orígenes


Estoy leyendo cosas de Jean Jacques Rousseau (1712 - 1778). En la segunda parte del Discurso sobre las artes y las ciencias, un texto publicado en 1750 y con el que ganó un concurso de ensayos, convocado por la Academia de Dijon, sobre el tema de si el progreso de las artes y las ciencias habían posibilitado el mejoramiento o la corrupción de la moral, puede leerse lo siguiente:

La astronomía nació de la superstición; la elocuencia, de la ambición, el odio, la falsedad y la adulación; la geometría, de la avaricia; la física, de una perversa curiosidad, y hasta la filosofía moral nace del orgullo humano. Así, las artes y las ciencias deben su nacimiento a nuestros vicios.

Más que para pensarlo, es para leer a Rousseau.

.