Mostrando entradas con la etiqueta escalera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta escalera. Mostrar todas las entradas

sábado, 5 de noviembre de 2016

Buenas noches. Escalera



De la escalera del conocimiento conocemos algunos de los primeros escalones, pero nadie sospecha lo que puede haber más arriba. 

Buenas noches.

martes, 20 de enero de 2015

Buenos días. Escalera




La vida es una escalera por la que siempre hay que subir, pero nunca bajar. 

Buenos días.

martes, 11 de noviembre de 2014

Lo que veo cuando miro. El gallego




El tópico dice que nunca se sabe si un gallego sube o baja la escalera. Yo me pregunto hoy si el propio gallego lo sabe o no. Incluso si sabe si está en una escalera o no lo sabe. A veces tengo la sensación de que su ignorancia es tal que lo único que sabe es que está en política, pero que no quiere saber nada ni de escaleras ni, mucho menos, de subirlas o bajarlas. Lo que le gusta es estar sentado diciéndole a sus acólitos -¡tantos corruptos entre ellos!- que pongan el país en las manos privadas de los más golfos, de los más hipócritas, de los más ricos. A fuerza de dar rienda suelta a su afición favorita, la de dejar que los problemas se pudran -ni sabe ni tiene ganas de hacer nada con ellos-, el país huele cada vez más a podrido. Él mismo está podrido y apesta a rayos -a rajoyos. Los ciudadanos se están pudriendo también, unos, por la pobreza, y otros, por la codicia. Habría que decirle al gallego que bajara la escalera, que abriera la puerta, que saliera y que no parara de andar nunca. 

Buenas tardes.

NOTA. 

Le pido disculpas a los gallegos por haber usado el tópico inicial en este texto. En realidad yo lo usaba para hablar de uno solo. Un tópico no es más que el fruto de un prejuicio y los prejuicios suelen ser injustos, falsos e irrespetuosos. Una amiga muy sensata me ha advertido, con razón, de que el uso de este tópico posiblemente no haya sido muy acertado. Es verdad que yo, en cierto modo, lo usaba precisamente para desmontarlo, haciendo ver que a uno de ellos no le ocurría eso, sino algo peor, pero el artificio usado podía hacer que se pensara otra cosa. Por si acaso, quiero dejar claro que yo no pienso así de los gallegos y que los estereotipos regionales, como todas las generalizaciones, siempre me han parecido estúpidos. Pondré más cuidado otra vez que hable de este tipo de personajes que terminan sacándolo a uno de sus casillas.

jueves, 20 de junio de 2013

Buenos días. La escalera





Vivir consiste en ir construyendo una escalera. Los cimientos deben ser las libertades y las igualdades. Los escalones deben ser lo suficientemente anchos como para quepamos todos y todas. La escalera debe ser de subida. No vale construir, en lugar de la escalera, un pasillo que no suba a ninguna parte y que deje el mundo como está. No vale tampoco, por supuesto, que la escalera sea de bajada hacia esos inframundos en donde no encontramos ni libertades ni igualdades. La tragedia de cada ser humano es que, con suerte, logrará ver construidos sólo unos pocos escalones. Buenos días.

domingo, 12 de mayo de 2013

Buenos días. Sube la escalera




Ni un paso atrás. En medio de los éxitos y de los fracasos, de los errores y de los aciertos, del sol y de la lluvia, del amor y del desamor, de la suerte o de la desgracia, hay que subir cada día un escalón. Siempre hacia arriba. No sabemos hacia dónde nos llevará la escalera de la vida, pero siempre hay que subir. No hay que pararse nunca ni mucho menos bajar. Cada día un escalón. Hacia las alturas. Buenos días.