Mostrando entradas con la etiqueta buena voluntad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta buena voluntad. Mostrar todas las entradas

sábado, 7 de febrero de 2015

Buenas noches. Todos




No podemos caerle bien a todos, ni gustarle a todos, ni ser amigo de todos. 

No siempre nos explicamos de forma acertada. 

No siempre nos entienden de manera correcta. 

No siempre hablamos en la misma onda. 

Lo importante creo que es que haya buena voluntad, deseo de no hacer mal a nadie. 

El resto lo dirá la vida. 

Buenas noches.

jueves, 26 de junio de 2014

Buenos días. Este jodido mundo




Si en el mundo no hay cariño, nobleza, comprensión, tolerancia y buena voluntad, el mundo no merece la pena. Es posible que yo sea el primero que estropee el mundo. Pero estoy seguro de que no soy el único. Buenos días.

lunes, 3 de febrero de 2014

Buenos días. Buena voluntad





Lo que nunca le debe faltar a un ser humano es la buena voluntad, el deseo de que tanto los pensamientos como las acciones sean buenos. Buenos días.

sábado, 23 de febrero de 2013

Buenos días. El bien de todos




Me preocupa mucho ver a muy pocas personas con buena voluntad en relación con el bien de todos. Me da la impresión de que ni el poder ni muchos ciudadanos están deseosos de que la mayoría de los ciudadanos vivan bien o, por lo menos, dignamente. Es como si el bien general, la buena vida colectiva, hubiese sido sustituida por pequeñas o grandes parcelas de bienes materiales particulares y que eso dejara tan tranquilas y satisfechas a las personas. Pobre humanidad con una humanidad tan pobre.

jueves, 3 de junio de 2010

Lo que echo en falta


Miro y echo en falta el sosiego de la mirada limpia, de la buena voluntad, del análisis sosegado de los problemas, de la comprensión mutua, de la ausencia de miedo, de la carencia de gritos, del reposo, de las sonrisas abundantes, del gozo con lo pequeño, del detalle frecuente, del disfrute de la música, de la conversación tranquila y pensante, del ritmo cadencioso de la bondad, de la contemplación placentera de la belleza… Echo en falta un estilo humano en la vida. En la tuya y en la mía.