Mostrando entradas con la etiqueta corrupción. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta corrupción. Mostrar todas las entradas

martes, 25 de octubre de 2016

Buenas noches. Educación




¿Quién va a educar a los ciudadanos para que los corruptos y quienes toleran la corrupción se vayan y para que quienes les votan no lo hagan? 

Buenas noches.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

No son corruptos, así que no les votes




No. No te confundas. A ver si les vas a votar creyendo que son corruptos y te llevas un chasco. Son todos muy buenas gentes, con un alto sentido del humanismo, y ninguno de ellos ni de ellas ha participado jamás en ninguna trama ni tiene una afición desmedida por el dinero. Ni han mentido jamás, que conste. Lo que ocurre es que son tantos los investigados que parece que son todos iguales, pero ya verás cómo a lo largo de estos meses se demuestra que son todos unos inocentes. Así que vete pensando a quien votar, porque estos, corruptos no son.

viernes, 27 de mayo de 2016

Buenas noches. Mi error



Estaba equivocado. Yo creía que los personajes públicos, especialmente los que aparecen por televisión, educaban a la ciudadanía, le suministraban valores, criterios y pautas de actuación y que, en cierta manera, modelaban la conducta de quienes les escuchaban. 

Ahora me doy cuenta de que no es exactamente así. No es que esto que digo no ocurra, sino que es demasiado simple, y las simplificaciones nos suelen alejar de cualquier visión certera. 

La realidad, como todo, funciona dialécticamente, es decir, que no es sólo que los personajes públicos influyan en los ciudadanos, sino que estos ya están, a su vez, funcionando de esa manera y ven un reflejo de sus valores en el personaje público con el que se identifican. Éste, a su vez, intenta conectar con esos valores de los ciudadanos para lograr tener una clientela fiel. Ambos se influyen mutuamente. 

Por ejemplo, no es sólo que un político corrupto o prepotente colabore a crear ciudadanos corruptos o prepotentes, sino que en la sociedad ya hay ciudadanos que ven bien la corrupción o la prepotencia y que se identifican con los respectivos políticos, quienes siguen actuando como tales, porque, además de satisfacer sus propios intereses, saben que así se aseguran una clientela fiel. 

Y, mientras tanto, la ética desechada en algún rincón. 

Buenas noches.



viernes, 27 de marzo de 2015

Los viernes, etimologías. Corrupción, imputado, presunto



CORRUPCIÓN

Rumpo es el verbo latino que ha dado el castellano romper. El participio irregular ruptus da en nuestra lengua roto. Es la raíz de ruptura y rotura, o rompeolas y rompecabezas, también de ruta, la vía rota en el bosque, y rutina, derrota, roturar, arar rompiendo la corteza del terreno. Si se rompe poco, en latín era ruptiare, que da rozar. (Por casualidad están cerca rótulo, rótula y rotar, todos del significado de rodar y rueda. Si estuviera rota la rótula, no tendrían nada que ver las dos palabras, aunque al que le doliera, eso le daría igual.) Con prefijos rumpo da irrumpir, interrumpir, abrupto, erupción y prorrumpir. Corromperse es disociarse los elementos de algo, romperse en pedazos y, en sentido figurado, El Roto, (también de esta raíz, ese genial dibujante de ¿chistes?) nos recuerda a diario en el margen derecho de este blog que no es la Economía, es la Moral lo que se rompe en pedazos. Y toda la familia de corruptos, corrupciones y corruptelas. Por fortuna en este mundo también hay incorruptos e incorruptibles. La raíz es indoeuropea y está en la base de robar, ropa, del germánico, botín, a veces de prendas de vestir, y de usurpar, apropiarse por el uso. O sea, que todo se relaciona, tenemos una verdadera trama etimológica.

IMPUTADO

Del verbo latino puto, con perdón, que significa pensar, contar, calcular. De esa raíz son putativo, reputar, que evoluciona a retar, disputar, apodar y computadora. Computar evoluciona a comptar y contar, y de ahí cuenta (la del Banco sobre todo) y cuento. Imputar es inscribir a alguien en una cuenta, a veces porque al juez no le salen las cuentas. Pero del verbo puto no viene puta, que es de origen incierto, quizás de puttus, putta, muchacho, muchacha. O sea que las madres, con todo respeto hacia ellas, no están en este artículo, pero los hijos sí, son todos estos. Putare en latín, además de contar, significaba cortar, de ahí viene podar. ¿Harían cortes, por ejemplo en un palo, para llevar las cuentas?

PRESUNTO

Otro verbo latino, sumo-sumere, en origen tomar, que acaba significando hundir. Sumir sin prefijos da sumidero, suntuoso y suntuario, sumisión, sumiso y somero. Con prefijos, asumir, asunto, Asunción, consumir, consumo, trasunto, resumir y resumen. Prae-sumir es tomar de antemano, imaginar, y después atreverse y mostrarse orgulloso. En el último sentido da presumido, presuntuoso, y en el originario, presunción y presunto. Así presunto es lo que previamente se toma, con suficientes indicios antes de acumular las pruebas, pero, vamos, que se ve venir. ¿Hay estadísticas de cuántos presuntos han resultado inocentes en el juicio?

Lo curioso es que presunto en portugués significa jamón. Es un caso de homónimos, palabras iguales por casualidad, de orígenes distintos, como vino de venir y vino de beber. El presunto castellano viene del participio de sumere, prae-sumptus, mientras que el portugués deriva de per-sunctus, muy seco, el pernil del cerdo puesto a orear hasta que se seca del todo, paralelo al italiano prosciutto, también jamón. Nosotros decimos jamón, del francés jambon, de jambe, pierna.

Chorizos y jamones, parece que estamos de matanza.



martes, 24 de marzo de 2015

Lo que veo cuando miro. Simpleza e interés



Me cuesta trabajo entender cómo se puede pasar racionalmente del hecho de que en el PP y en el PSOE (y en otros partidos) haya individuos corruptos a la idea de que ambos tienen la misma ideología y que, por tanto, son iguales. 

Me parece que esta maniobra sólo la puede hacer una mente muy simple y muy interesada.

Buenas tardes.

lunes, 19 de enero de 2015

¡Joder! ¡Qué tropa!

Me levanto. Abro el País digital, un periódico últimamente nada sospechoso. Leo:

- La trama púnica salpica al 'número dos' de la Comunidad de Madrid. Leer.

- El Gobierno aumenta en un 10% el gasto en asesores a dedo en un año. Leer.

- El Consejo de Estado afea a Wert las prisas en su gran plan universitario. Leer

- Cospedal oculta en su declaración de bienes 12.00 metros de terreno. Leer.

- España se queda sin voto en la reunión clave del BCE. Leer.

Todo esto en un mismo día. Ellos siguen a lo mismo, a lo suyo. Nosotros seguimos a lo mismo, a lo nuestro, a la nada. No oigo ningún grito de protesta, no veo ninguna manifestación contra un Gobierno podrido de dinero y de ética. Será lo que queremos y lo que nos merecemos.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Lo que veo cuando miro. Pepelandia




Me resulta sorprendente. No quieren estos del PP que se separe Cataluña de España y, sin embargo, son ellos los que, después de destrozar el país, se han refugiado poco a poco en uno llamado Pepelandia, en el que la crisis, al parecer, ya pasó de largo, en donde la recuperación es evidente, en el que la corrupción es un invento, en donde los niños no pasan hambre, sino que están sobrealimentados, en donde la libertad es patrimonio de los ricos, en el que dicen que no hay desigualdades, en donde la justicia es su justicia y en donde no cabe nadie más que ellos. Nunca hay que perder de vista lo que estos pájaros hacen por detrás de lo que dicen. 

Buenas tardes.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Lo que veo cuando miro. Hay que reaccionar




En principio, es más probable que un rico esté corrupto que lo esté un pobre. Lo mismo ocurre con un poderoso respecto de alguien que no posee poder. Que haya personas que, por encima de todo, quieran enriquecerse a toda costa y de cualquier manera es una desviación humana muy lamentable que hay que perseguir y anular. Lo que me preocupa es la situación actual, en la que la corrupción surge en un número tan elevado de personas que parece que en determinados ámbitos es difícil que se salve alguien. Y me preocupa más que la corrupción llegue a afectar a estructuras importantes del país; que, además de las personas, los órganos que tienen algún poder en el país estén corruptos. Y lo que más me preocupa de todo es que ese modelo de vida corrupta se extienda como una mancha de aceite entre los ciudadanos, que la corrupción se vea como lo normal, que llegue a haber grandes grupos de personas que no sospechen otro modelo de vida que el de la corrupción. La corrupción embrutece hasta límites insospechados y puede llegar a cotas de crueldad impensables. Creo que vamos por ese camino a gran velocidad. Si no reaccionamos pronto, lo que está en peligro es nuestra tranquilidad, nuestra seguridad, nuestra dignidad y nuestra propia vida. La de todos.

Buenas tardes.

viernes, 17 de enero de 2014

Lo que veo cuando miro. Cortinas de humo





Aprendamos a distinguir las cortinas de humo -cuya misión es la de desviar nuestra atención de algo que no quiere el poder que se vea- y la realidad. La reforma insultante de la ley del aborto, la emisión de normas sin debatir para que se cree escándalo, las represiones callejeras brutales, las declaraciones estúpidas de ministros que se hacen -o son- tontos, etc. funcionan, además de como actos fascistas, como excusas para que olvidemos, por ejemplo, que sigue existiendo Bárcenas y Cia., que hay muchísimos del PP implicados, que la democracia y la sociedad están maltrechas, que estamos en manos de una banda de corruptos brutos que van descaradamente a lo suyo, y que lo único que pretenden es cambiar las estructuras económicas del país en su propio beneficio. Debemos procurar entender lo que hay, a pesar de lo que oigamos y de lo que veamos. Buenas tardes.

domingo, 21 de julio de 2013

Buenos días. Corrupciones



Estamos viendo en la actualidad unos casos de corrupción económica que nos están dando una imagen de la sociedad muy poco amable y, sobre todo, muy preocupante.

Quizás el riesgo sea creer que el económico es el único aspecto de la sociedad al que le afecta la corrupción. Creo que no es así. Hay una muy preocupante corrupción democrática, de alcance posiblemente más hondo que el de la corrupción económica. Se manifiesta, por ejemplo, en el uso privado de lo público en beneficio de una minoría. O en esa actitud de los políticos de peor clase de creer que el poder es suyo y no de los ciudadanos, como si no tuvieran que rendir cuentas ante el pueblo de sus actos, como si no fueran servidores de la ciudadanía, sino que fuera ésta la que le tuviera que servir a ellos. O en esa forma de tratar a los ciudadanos, a los que se les cuentan los mayores disparates, como si fueran tontos y se tragaran cualquier cosa.

Y me parece que hay otro tipo de corrupción que está en la base de las anteriores y que es la corrupción mental. Ésta se manifiesta a través de ideologías injustas y claramente defensoras de intereses particulares. También a través de las discriminaciones que, con un descaro impensable y una lejanía de cualquier derecho humano, defienden desde el poder, por ejemplo, los fascistas ineptos que gobiernan actualmente en España. Tienen esa procedencia también las obsesiones interesadas, como el afán por privatizarlo todo para que beneficie a unos pocos, o la generación y el mantenimiento de injusticias entre los ciudadanos, sin el menos detalle de preocupación. O la supresión sin pudor de los derechos de los ciudadanos. Seguramente el ejemplo más claro de esta corrupción mental sea el del uso frecuente de la mentira sin el menor rubor y sin pedir disculpas luego, cuando se descubre la verdad.

Cualquiera que tuviera labores educativas, bien en la familia o bien en la escuela, debería avisar a la juventud de que estas corrupciones, que hoy vivimos con una naturalidad que asusta, son verdaderamente corrupciones. Que el sentido de lo humano va por caminos muy lejanos a los que se practican hoy en esta sociedad. Buenos días.

domingo, 21 de octubre de 2012

Mirando por la ventana: Las puertas del fascismo



En España hay muchos que en su casa tienen algo que ocultar. El virus de la corrupción ha entrado en muchos lugares, incluidos los partidos políticos, y ninguno de ellos puede decir que esté absolutamente limpio. 

No es mi intención hacer un recuento de quién aporta más a la lamentable lista de la corrupción, aunque, si lo hiciera, estaría seguro de los resultados. Me interesa más resaltar un aspecto de la corrupción que no consiste en llevarse dinero o en favorecer a los amiguetes cuando necesitan algo. Tampoco quiero fijarme en el estilo con el que los gobernantes actuales del Estado tratan a los ciudadanos, estilo igualmente corrupto y maloliente. 

Lo que más me duele y lo que más peligroso me parece, si lo que se quiere es lograr una convivencia democrática de todos, es comprobar que el PP parece ir por la vida avasallando, creyéndose que su ideología es la única posible, provocando a los que no son del PP, intentando, no convivir, sino machacar a los diferentes hasta aniquilarlos, ignorando los disparates que dicen y hacen, confundiendo a los adversarios políticos con enemigos, tratando sin piedad a los ciudadanos como a súbditos, sin la menor noción de lo que son los hombres y las mujeres de Estado, disponiendo de lo público en aras al negocio como si fuera de su propiedad, negándose a cualquier tipo de diálogo porque no está dispuesto a ceder ni un ápice en sus posiciones, mirando para otro lado ante cualquier pacto que le ofrezca la oposición, gobernando con descaro en favor de sus intereses particulares y olvidándose de los intereses generales de los que los han situado -ellos sabrán por qué- en los puestos que ocupan. Es una intransigencia de tal calibre la que profesan estos señores y señoras que a veces hacen dudar de su salud mental. No me imagino un grupo de amigos en los que unos quieren siempre que los demás hagan sólo lo que les da la gana a ellos. Pues así está siendo gobernada España, con una corrupción moral, profesada y consentida, que asusta a quien quiere actuar como un ser humano y que está abriendo las puertas de par en par al fascismo.

lunes, 17 de octubre de 2011

La llegada de los listos





Es posible que nos estemos olvidando de que elegimos a unos políticos para que gestionen bien la cosa pública, que es de todos y no sólo de ellos, con el fin de que todos podamos beneficiarnos de esa buena gestión.

Ocurre que cuando llegan al poder una serie de listos, que organizan la cosa pública según su propio interés o en el de los suyos o que incluso llegan a destrozar lo público para lograr con ello beneficios privados, no sé por qué extraño motivo no protestamos y los mantenemos años y años en el poder, haciéndonos daño y entregándoles estúpida y gratuitamente nuestro tiempo, nuestros dineros y nuestras vidas. Deben de ser, como siempre, cosas de la ignorancia.

jueves, 8 de octubre de 2009

La peste


¿Para qué quiere el poder el Partido Popular? ¿Para que Rajoy tome alguna vez en su vida una decisión? ¿Para hacer negocios? ¿Para mantener a los amigos? ¿Para hacer, quizás, políticas sociales? ¿Para qué tienen tantísimo interés en estar en el poder?
.

miércoles, 10 de junio de 2009

Esto no está mal pensado

Pido ayuda a El País y aparece esta Carta al Director que no está mal pensada. No sé qué te parecerá a ti.

Si el PP quería hacer desistir a la gente progresista de ir a votar, lo ha conseguido: comunidades tradicionalmente progresistas como Cataluña se han quedado en casa. ¿Resultado? Como la derecha está muy motivada para votar, ha ganado. De poco sirve entonces que la mayoría de los españoles sean progresistas, porque éstos castigan a sus representantes por sus deficiencias.

El PSOE no ha sabido explicar que la crisis económica actual la ha traído al mundo la política practicada desde Thatcher y Reagan hasta George W. Bush, todos de la cuerda del PP. Y un consejo: que no se moleste la izquierda en sacar trapos sucios de la derecha, pues a los votantes de ésta les importa bien poco la corrupción de los suyos, como cada vez queda más claramente demostrado (véanse los resultados de la Comunidad Valenciana); incluso muchos deben de admirar en secreto a quienes malversan o roban con tanta habilidad...

Pero también queda claro de nuevo que la derecha -que como es bien sabido se identifica en su mayor parte con los católicos- es moralmente inferior a la izquierda -agnósticos y ateos en muchos casos-, que, con razón, castiga la corrupción de los suyos. ¡Que Dios nos coja confesados en Europa.

ÁNGEL CARRASCOSA ALMAZÁN - Tres Cantos, Madrid - 09/06/2009