lunes, 30 de agosto de 2010

Obediencia al derecho: los malos ejemplos


El expresidente del Congreso de los Diputados, Gregorio Peces-Barba, publicó el sábado pasado en el diario El País un artículo lleno de sensatez y de buen sentido, haciendo ver cómo uno de los males de nuestra democracia es el de que se está perdiendo el respeto a la ley y que esa falta de respeto viene muchas veces impulsada por las propias autoridades políticas.

Lo pongo aquí porque estoy seguro de que merece la pena leerlo y meditarlo.


Obediencia al derecho: los malos ejemplos


GREGORIO PECES-BARBA

EL PAÍS  -  Opinión - 28-08-2010

Para el respeto al Derecho corren malos tiempos. Quizás es uno de los peores datos sobre la salud política y para el ejemplo de los ciudadanos. Ejemplos de hipocresía, de descaro y de oportunismo, con mensajes directos de altos dirigentes políticos, proliferan por doquier y marcan con mucha frecuencia comportamientos destacados en el Gobierno, en la oposición y en muchas Comunidades Autónomas, especialmente del PP. Desde nuestra Carta Magna, en su artículo 9, se establece en ese sentido una obligación jurídica general para los ciudadanos y los poderes públicos, que "están sujetos a la Constitución y al resto del Ordenamiento jurídico". Es un deber incondicionado, una exigencia ilimitada para las instituciones y para las autoridades, que solo tiene un resquicio individual muy restrictivo y que necesita refrendo legal o judicial al más alto nivel con la objeción de conciencia. No cabe objeción de conciencia colectiva ni tampoco fomentar esa objeción por las autoridades. Es lamentable tener que recordar lo obvio y mucho más que el mal ejemplo y los mensajes vengan de quienes tienen esa obligación mayor de respeto.


Toda teoría general debe concretarse con ejemplos, para vergüenza de quienes los representan, para sonrojo de los ciudadanos cumplidores, y con daño irreparable para la educación cívica de los más jóvenes. El caso de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña es paradigmático, con la llamada generalizada de muchos políticos catalanes al desconocimiento o a la desobediencia y con la pintoresca toma de posición del presidente del Gobierno y de su vicepresidenta primera de buscar arreglos para burlar la sentencia. Comprendo que la necesidad de conseguir mayorías suficientes exige esfuerzos y sacrificios, pero nunca se debe llegar a proponer la violación de la Constitución. Lamento que esas voces sean del PSOE, porque no es ni normal ni habitual. Por eso debe reprocharse con dureza.


En el PP, la desobediencia tiene forma directa, y supone la suspensión de la obediencia mientras se recurre al TC o se hace resistencia pasiva y "se acata pero no se cumple". Los ejemplos son infinitos y vienen de lejos: ley de dependencia, rechazo a la entrega de ordenadores a los estudiantes de centros públicos a partir de 4º de Primaria; rechazo a la orden del Ministerio de Cultura, en Valencia, que prohibió la demolición de las casas en la zona declarada como "bien de interés cultural" (BIC) del Barrio del Cabanyal; rechazo de la señora Aguirre al cumplimiento de la ley del tabaco, rechazo o tergiversación del sentido de la enseñanza de la Educación para la Ciudadanía y derechos humanos, entre otros. Los recursos al TC solo durante los Gobiernos de Rodríguez Zapatero son ya 35.


En el colmo del descaro, Mariano Rajoy ha afirmado que los nombramientos de los nuevos magistrados del TC se harán cuando convenga al PP. La obligación derivada de un deber general de cumplimiento ineludible se desprecia y se convierte en una razón de oportunidad, que vulgarmente significa: lo haremos cuando nos dé la gana. ¿Es esa la respuesta de un jurista, registrador de la Propiedad, que pretende presidir el Gobierno de España? Como profesor de Teoría del Derecho le habría suspendido sin dudar un instante. Transmite falta de categoría, ignorancia de las consecuencias de esa afirmación, maquiavelismo barato, picaresca y carencia de grandeza. Habla poco y cuando lo hace se retrata.


El presidente de Murcia, que quizás sea jurista aunque no lo parece, responde a la entrada en vigor de la nueva ley del aborto con un sinsentido porque considera que no obliga, puesto que está pendiente de recurso de inconstitucionalidad. Sustituye y enmienda al propio TC al declarar la suspensión de la aplicación de manera unilateral. Al ignorar indebidamente la obligación de cumplimiento, transmite a todos sus subordinados y funcionarios un mensaje de desobediencia generalizada. Entre la ignorancia y la mala fe se producen daños irreparables al imperio del Derecho. Ni Rajoy ni nadie responsable del PP le ha desautorizado. Otra perla que no se sabe si atribuirla a la ignorancia, a la maldad o al todo vale contra el PSOE, es la de Esperanza Aguirre, apoyada por su consejero de Sanidad, Fernández Lasquetty, cuando afirman que van a fomentar la objeción de conciencia de médicos y enfermeras.


La objeción de conciencia es una opción individual y de la misma forma que no se puede dificultar ni impedir por las autoridades, tampoco se puede aconsejar ni impulsar. Es un comportamiento contra legem que solo se ampara por autoridades que hagan dejación de sus funciones y propongan empujar a decisiones que solo pueden tener un origen en la conciencia individual. En ese sentido, conviene subrayar el buen ejemplo que en estos casos ofrece el Gobierno de Castilla y León, una Administración del PP juiciosa y prudente.


Y los apoyos espirituales los ofrece, como siempre, la Iglesia institucional, que olvidando sus propias carencias, jalea estas actitudes y las justifica, santificándolas. Como siempre al rescate de las tesis más ultramontanas, el obispo Martínez Camino ha afirmado que "es una norma incompatible con la recta conciencia moral, en particular la católica". Es como si estuviéramos en la Edad Media y como si la Iglesia tuviera la suprema palabra. Felizmente, hoy la última palabra la tienen los ciudadanos, las instituciones democráticas, los principios, los valores y los derechos. Son los dioses de nuestro tiempo.




domingo, 29 de agosto de 2010

La actriz


Era buena como secundaria, aunque en algunas ocasiones no daba de sí más que lo que daría un extra. Pero ella estaba convencida de que era una primera actriz y de que siempre debía asumir el papel de la protagonista. Quizás por eso cosechó tan tremendos fracasos.  

sábado, 28 de agosto de 2010

Monoparental

En una ciudad cercana a Cádiz, en la que hace dos siglos se comenzó a gestar La Pepa, hay una especie de restaurante lleno de desatinos. Aunque anuncian mucho arte y mucha fusión, la carta parece esculpida a base de ocurrencias del cocinero, o del que mande en esto, pero sin ningún criterio y dando a entender más bien ignorancia , improvisación o capricho. Poco a poco vas tachando posibilidades de la carta, hasta que te quedas sin nada que pedir. Encima, tardaron diez minutos en traerme unas carrilleras que no tenían nada que ver y llegaron casi frías. Ponen un cus cus bastante sequerón en unos recipientes a los que llaman “tanjines”, unas hamburguesas de pescado igualmente secas y unos vinos mal conservados y mal elegidos. El desconocimiento en este terreno es tremendo. Cuando la uva sirah está triunfando en los nuevos vinos que están haciéndose en la provincia, ellos traen nada menos que de Cuenca un monovarietal de sirah muy inferior al que podrían encontrar por aquí. Ya han corregido la información, pero hace unos meses, cuando fui la primera vez a este lugar, aparecía un pizarra en la que bautizaban los vinos que tenían una sola variedad de uva de la manera puede observarse en la fotografía:




Mado 10 / 59










viernes, 27 de agosto de 2010

Cuidado con el problema del aborto


Como la gente está de vacaciones y, cuando vuelva de la playa, seguirá de vacaciones, puede que no esté al tanto de las maniobras que se están desarrollando en el país, ocultas bajo los gritos cotidianos y por todos los motivos pensables contra Zapatero. La estrategia es cambiar en los Tribunales lo que no se consigue en las urnas. Y, también, exigir al adversario lo que uno no es capaz de hacer. Por ejemplo, dar explicaciones.

Pongo aquí dos párrafos del editorial de hoy del diario El País.


La experiencia indica que era necesaria la sustitución de la anterior regulación del aborto basada en supuestos por otra que lo despenalizara dentro de determinados plazos. A esta filosofía responde la ley aprobada en las Cámaras y que el Partido Popular tiene recurrida ante el Constitucional. De las declaraciones de algunos de sus dirigentes se deduce que su propósito no sería tanto impedir la aplicación de la nueva ley como replantear por completo la despenalización del aborto, y para ello pretenderían valerse del Tribunal Constitucional.
Si su verdadero programa consiste en prohibir la interrupción del embarazo, el Partido Popular debería decirlo expresamente y asumir los costes políticos. Lo que no puede hacer es intentar transferírselos al Tribunal, desentendiéndose, acto seguido, del destrozo institucional que provocaría. Adoptando esta estrategia, el Partido Popular no demuestra tanto su habilidad como su escasa lealtad al sistema constitucional.


El terco


El terco, al empeñarse en poner su voluntad por encima de la razón, tiene un punto de suicida, pero él no lo suele saber. 


El terco, al creer que su voluntad es lo único que cuenta en la vida, hace daño a los que tienen que soportar las consecuencias de su terquedad, pero él tampoco lo suele saber. 


El terco suele ser básicamente un ignorante, pero él no lo sabe.

Mado 10 / 58










jueves, 26 de agosto de 2010

Palabras




Cuando hablaba, creía que las palabras eran sólo palabras. Pero en realidad, las palabras son acciones sobre el mundo, producen efectos, tienen consecuencias para los demás y para uno mismo. Con las palabras puedes hacer daño o aliviar el mal, puedes encumbrarte ante los demás o quedar en ridículo. Es absurdo hablar por hablar. Es infantil creer que se puede decir cualquier cosa que le llegue a uno a la boca, sin medir lo que eso puede implicar.


Mado 10 / 57







miércoles, 25 de agosto de 2010

lunes, 23 de agosto de 2010

Pérdidas de tiempo


Habría que vivir de forma que los que estuvieran a nuestro lado, al vernos, tuvieran más ganas de vivir.

Esto no es más que un pensamiento imposible de realizarse.

Mado 10 / 54








domingo, 22 de agosto de 2010

Bellos

Acabo de leer que los tambores ponían los bellos de punta. Qué bonito. ¿No has visto nunca un bello de punta? Pues escucha los tambores.

Levante





Viento de levante cansino, hartible o jartible, como quieras, sofocante, siempre en todo lo suyo, cabreante, secante, revuelvepapeles, pelmazo, insistente, inoportuno, maloliente, pesado, malaje, pegajoso, bruto, caprichoso, malo si fuerte, peor si en calma, despiertabichos, sus muertos, ya se podía ir, enloquecedor, horroroso, cargante, en el Estrecho y más acá también. 


Por si no te queda claro, no me gusta nada el viento de levante.



Mado 10 / 53








viernes, 20 de agosto de 2010

Machismo / Padres 2

 



Después del sermón del cura, tan machista, tan poco humano y tan deshumanizador, leo en El País el largo y espeso artículo de la magistrada de la Audiencia Provincial de Barcelona María Sanahuja titulado Los caminos y los atajos de la igualdad.

Extraigo de él algunas ideas interesantes. Una de ellas advierte del error en el que caen algunas mujeres al pensar que en la sociedad actual gozan ya de todos los derechos posibles, que ya han llegado a la meta de su desarrollo y que son los hombres los que ahora se han quedado atrás, en una especie de parón en su evolución, por lo que les corresponde a ellos ponerse, con su esfuerzo, a la altura de la igualdad. Olvidan estas mujeres, en opinión de la autora, que, a pesar de los avances habidos, siguen siendo las mujeres las que transmiten la ideología patriarcal, en donde el hombre sigue ejerciendo al poder y la mujer la que obedece. Y esto lo hacen, en general, porque el hombre no participa en la educación y, por consiguiente, son las mujeres las encargadas de hacerlo, pero lo hacen en gran medida siguiendo los pasos de la televisión, de películas, de series de éxito y de la publicidad, en donde el modelo que se transmite sigue siendo el de una mujer destinada a vivir su papel de género en una sociedad machista.

Invita la autora a las mujeres a que sigan reivindicando su función de conquistadoras de la igualdad, porque no han llegado aún a ninguna meta tranquilizadora. Y a los hombres, que se sumen a esa búsqueda de la igualdad real, si no quieren verse relegados al papel de meros sementales.

Mado 10 / 51