Mostrando entradas con la etiqueta crisis. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta crisis. Mostrar todas las entradas

jueves, 6 de noviembre de 2014

Lo que veo cuando miro. ¿Qué dirán ahora?




Me pregunto dónde estarán ahora todos los que se creyeron aquello que, de manera tan cansina, cantaban todos los días a voz en grito Rajoy y su Orquesta del PP, de que el causante y el culpable de toda la crisis era Zapatero. Me gustaría saber qué dirán ahora que todo está peor. Y, puestos a querer saber, también me gustaría conocer si se sentirán algo responsables de todo lo que han destrozado en estos tres años esta pandilla de vándalos mentirosos que sólo desean el beneficio económico para los suyos. ¿Se habrán sentido engañados o todavía necesitarán más caña? 

Buenas tardes.

sábado, 31 de mayo de 2014

Los viernes, etimologías.



CRISIS

Del griego crino, juzgar, decidir. Significa decisión, momento de decisión para mejoría o empeoramiento. Así que si la crisis es mala, no lo es por su etimología pues, en principio, no sería ni mala ni buena. Ah, ya sé, para unos es mala y para otros es buena. De crisis derivan crítico, criticar, criterio, diacrítico.

AZUL – BLAVUS

De origen persa, el término árabe lazurd desplaza en castellano a la raíz latina blavus y tenemos azul en castellano y azul en portugués. En italiano llega azzurro y coexiste con blu. De azul deriva lapislázuli, un precioso híbrido del latín lapis, piedra y el arabismo azul.

Azul entra en castellano, portugués e italiano, pero la raíz latina blavus resiste en catalán blau, francés bleu e italiano blu. Esta raíz indoeuropea da el inglés blue, el alemán blau y está en todas las lenguas germánicas hasta el noruego bla o el islandés blár. También en las lenguas eslavas, como el croata plav, o el polaco blekit.


Pero esta raíz es mucho más profunda. En indoeuropeo significa brillante, lo que explica que sea el origen de blanco (que traen los germánicos. En sueco es blank; en castellano, blanco; en portugués, branco; en francés, blanc; en italiano, bianco, pero en rumano, alb), y el origen también del latín flavus, amarillo (otro día veremos cómo surge el término amarillo), y hasta del latín flamma, llama, del latín fulmen, rayo, y del latín fulgor.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Mirando por la ventana. Objetivo




No digo que estos tipos del PP que entre todos hemos colocado en el Gobierno de España no quieran sacar al país de la crisis. Sí digo que su ineptitud es tal que cada vez está más claro que es imposible que lo consigan. Pero también digo que su verdadero objetivo primordial, por lo que tenían tanta prisa para estar en el poder, es el de cambiar las estructuras socioeconómicas del país, de forma que, cuando salgamos de ésta, puedan sacar adelante más fácilmente sus negocios y sus ganancias crezcan, a costa de poder llevar a cabo una explotación mayor del trabajador. Esto es lo que no me explico que sus votantes y sus defensores no vean. Parece que hay pobres que piensan como los ricos.

jueves, 4 de octubre de 2012

Mirando por la ventana. Crisis




Las crisis económicas sacan a la gente a la calle y mete a los políticos en sus búnkers.

jueves, 12 de julio de 2012

Dioses, hombres y desastres



Cuando los hombres se inventaron los dioses, ni su ignorancia ni su escaso grado de desarrollo les permitía vivir con el mínimo de seguridad que el ser humano requiere para desenvolverse con un cierto sosiego sin recurrir a esas creaciones divinas. El único precio que pagaron por esta osadía fue el de la fe en ellos.

Eran aquellos hombres y mujeres, en general, buenos, rudos y poco evolucionados, pero nobles. En los dioses que creaban proyectaban sus propias virtudes, elevadas al infinito, y depositaban sus esperanzas en forma de un futuro feliz.

Pero la vida es muy dura. La lucha por la existencia desgasta mucho y va degradando al ser humano, quitándole cada vez una porción mayor de buena voluntad y, consecuentemente, rebajando la calidad de las divinidades creadas.

Aquellos hombres antiguos eran capaces de representarse a sus dioses como todopoderosos jueces que sometían a los hombres a las pruebas más extremas. como cuando uno de ellos puso a prueba la fe de un principal del grupo ordenándole que diera muerte a su hijo. El pobre hombre, abrumado ante la omnipotencia de su dios, se dispuso a hacer reales los deseos caprichosos de su señor, pero entonces, éste, haciendo uso de las virtudes honorables que le habían atribuido, como la misericordia y la piedad, le detuvo la ejecución poco antes de que llegara a su término. Los humanos interpretaban este suceso diciendo que su dios apretaba, pero no ahogaba, y profiriendo twits parecidos, pero todo se movía dentro del marco de una función en la que se palpaba un clima de una cierta bondad y de un posible plan con final feliz.

Los hombres modernos y sus dioses se han convertido ahora en otra cosa. La categoría moral de los dioses antiguos ha dado paso a unos becerrillos de oro, no se sabe si de ley o no, a los que suelen referirse cada vez más como "los mercados". En realidad, no son más que dinero, pero son seres invisibles, como todos los dioses, con una omnipotencia muy parecida a la de los antiguos, aunque sin que su personalidad esté adornada nada más que por la codicia.

Los mercados gobiernan en el mundo como lo hacían antes las primeras grandes creaciones humanas. También ahora hay sacerdotes y ministros, unos más sabios que otros, unos con más fe que otros, unos con más grandeza que otros. Estos individuos, como casi siempre, se siguen arrogando el poder de interpretar en exclusiva los designios divinos y de imponer a sus súbditos, sean fieles o no, las apetencias de la mercadería suprema.

Pero los mercados y sus sacerdotes no son buenas cosas. En la evolución hacia atrás del mundo, del hombre y de sus divinidades, la ancestral misericordia, la piedad reconfortante y la salvación feliz, final y eterna se han perdido. Los dioses ya no se apiadan de los hombres, porque estos dioses actuales no son fruto del imaginario creativo humano, sino de su estupidez y de su voluntaria y abrazada ignorancia. Los dioses de este siglo aprietan y ahogan. Sus sacerdotes ya no son esos reconfortantes hombres que ayudaban a sufrir las penas con entereza y con esperanza, sino crueles ejecutores de los designios divinos, incapaces de pararles a los hombres en el último momento su brazo exterminador.

El hombre del mundo de hoy, con una vida edulcorada con fantasías vacuas y con la manía permanente de huir de su realidad, camina sin sentido y sin rechistar desde la nada a la miseria, obedece cándidamente a sus dioses y se autodegrada fatalmente porque ha perdido la más humana de sus virtudes: la conciencia.  

viernes, 20 de abril de 2012

La salida





Tenían mucho interés en engañarte diciendo que todo esto era culpa de Zapatero. Lo que deseaban por encima de todo era estar en el poder para adaptar desde él las estructuras del país de la manera más favorable para sus negocios. Han estado durante ocho años martilleando a diario, con razón o sin ella, con un estilo muchas veces barriobajero, hasta que han conseguido la meta del engaño. Es posible que no te hayas dado cuenta todavía, pero estás peor que antes y ya no está Zapatero. Las previsiones son malas y deberías saber que esta crisis es mundial, no un producto de los socialistas. En Europa gobierna la derecha y, si se quiere seguir en la Unión Europea, es difícil hacer políticas de izquierda, pero no imposible. No veo otra salida viable que una política puesta en práctica por la unión de todas las izquierdas.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Promesas, pero menos

Cuelgo esto aquí porque me parece importante. De vez en cuando lo volveré a poner para que no se nos olvide.

martes, 13 de septiembre de 2011

Impuestos

No se va a poder salir de esta crisis sin subir impuestos. No te olvides de que el PP está diciendo que no lo va a hacer, que los va a bajar. Esto forma parte de la ética de los políticos.

jueves, 10 de febrero de 2011

Más miedo





Vengo de hablar con unas señoras que se dedican a arreglar ropas, subir los dobladillos y pegar cremalleras. Los pobres nunca acudieron a estos sitios, sino la clase media y la alta. Hace algún tiempo tenían mucho trabajo, pero ahora escasea. Hace unos meses hablé con la dueña de una tienda de muebles de una ciudad de provincias. El negocio le va mal. Dicen que los que podrían ser sus clientes tienen dinero, pero también tienen miedo. Los que lo ven todo negro, los que están interesados en que la crisis dure hasta que ellos lleguen al poder les han metido miedo en la mente. Si no se venden muebles, peligra la tienda, peligran los fabricantes y los transportistas y todos los que están alrededor del producto final. No sé si los que están enfriando la economía a través del miedo ni los fanáticos, que siempre están a favor de lo mismo y en contra de los mismos, saben lo que hacen. El arma es el miedo. Y los destinatarios, los débiles.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Crisis

Rosa María Artal publicó hace unos días enn sju blog El periscopio este trozo de la película Network. Creo que merece la pena escucharlo y reflexionar sobre lo que dice.

Fragmento de Network un mundo implacable en español
Cargado por piezas. - Todas las temporadas y episodios enteros online.

lunes, 18 de octubre de 2010

No hay dinero



Doña Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, condesa de Murillo y Grande de España, asistida fervientemente por su fiel escudera Doña Lucía Fígar de Lacalle, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, han tenido a bien perpetrar la eliminación del Aula de Enlace de mi Instituto y llevarse en la jugada a dos profesores que la atendían. Mi Instituto tiene un alumnado mayoritariamente extranjero y en el Aula de Enlace se enseñaba español a aquellos alumnos que, bien desde el principio o bien a lo largo del curso, llegan sin ningún conocimiento de la lengua. Los cuatro alumnos que había ahora y los que vayan llegando a lo largo del curso o se meterán en clase sin entender nada o se tendrán que ir lejos, a algún lugar en donde los puedan atender.

Tampoco ni la señora condesa ni su fiel asistenta, la consejera, ni toda la corte de cargos y subcargos territoriales han tenido a bien enviar un sustituto para un profesor que está enfermo desde hace diez días y que tiene, al menos, para un mes.

“Es la crisis. No hay dinero”, afirman todos. Pero, en cambio, sí lo hay para financiar una campaña propagandística que, con toda la cara dura del mundo, agradece a los profesores los servicios que prestan.

¿Por qué no se emplea el dinero de esta campaña en pagar a profesores que atiendan las necesidades de los ciudadanos?

¿Hasta cuándo se va a tolerar esa ostentación de demagogia que le dice a los ciudadanos, por un lado, que no hay dinero para profesores y, por otro, que sí lo hay para hacer propaganda electoralista?

¿Dónde están los sindicatos? Porque no somos el único caso, ni mucho menos.  ¿Y Tomás Gómez? ¿Ya se escondió otra vez?


domingo, 28 de septiembre de 2008

¿Crisis? ¿Qué crisis?

¿Crisis? ¿Qué crisis? ¿Qué invento es ese? No hay crisis. Al menos en Madrid no hay crisis. Lo explica perfectamente y da una muestra constatable de ello el periodista Jesús Ruiz Mantilla en el artículo ¡Agua va! que publica hoy el diario El País, en su edición de Madrid. ¡Qué va a haber crisis! Como siempre, son ganas de fastidiar. Vamos, hombre, crisis en Madrid...

.

domingo, 3 de agosto de 2008

Almudena Grandes: enseñarles su verdadera cara

Quiero poner aquí un extracto breve de la entrevista que M. Muñoz Fossati le hace hoy a la escritora Almudena Grandes, autora entre otras muchas obras de El corazón helado, en la última página del Diario de Cádiz.




- ¿Este país cómo va?

- Pues este país va … regular. Éramos los más molones, los más ricos … y, de repente, la crisis nos está haciendo salir de esa burbuja. Pero más me desagrada que este país se está volviendo desagradable. Ahora nos hemos convertido en nuevos ricos, insensibles, que no recuerdan su propio pasado, su propia pobreza. Ya no es una inmoralidad económica o política, sino como una inmoralidad profunda de la sociedad.

- ¿Y qué puede hacer un escritor con eso?

- Básicamente, dar el coñazo. Ya pasó el momento en que los intelectuales tenían influencia sobre el poder, porque ya ha pasado el momento en que éramos importantes para la sociedad. Lo único que puedes hacer es enseñarles su verdadera cara.

.