Mostrando entradas con la etiqueta duda. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta duda. Mostrar todas las entradas

miércoles, 20 de abril de 2016

Buenas noches. Duda




No sé si te ocurrirá también a ti o no, pero cuando yo estoy cansado, veo con mucha mayor claridad todo lo que no me gusta. 

Por ejemplo, me doy cuenta muy bien de la gilipollez que encierran como un tesoro los gilipollas, o de lo desagradable que se pone a veces el mundo cuando proliferan los salvajes, o de lo estúpido que soy cuando hago algunas cosas que hago. 

Es tal la nitidez con la que tengo estas visiones que me suele entrar la duda de si son más realistas las visiones que tengo cuando estoy cansado que las que alcanzo a ver cuando no lo estoy. 

Buenas noches.

domingo, 13 de diciembre de 2015

lunes, 17 de agosto de 2015

Buenas noches. Claridad




Sin luz no podemos ver, pero también el exceso de luz puede falsear nuestra visión de la realidad. Lo mismo creo que ocurre con nuestras ideas. Yo dudo no sólo de las que están demasiado oscuras, sino también de las que parece que están demasiado claras.

Buenas noches.

viernes, 3 de enero de 2014

miércoles, 10 de octubre de 2012

Buenos días. Duda




Duda. Duda de todo, de lo que haces, de lo que piensas, de lo que ves, de lo que hacen los otros, de lo que dicen, de las certezas, de las convicciones, de las evidencias. Descartes decía: “Si dudo, es que pienso; y si pienso, es que existo”. Lo tuyo debería ser: “Si existo, pienso; y si pienso, dudo”. Aprende a vivir con la duda. Es un poco más duro, pero muy sano.

martes, 23 de marzo de 2010

La duda


Hay quien tiene una facilidad extraña para ver la realidad con una evidencia absoluta. O no ven la complejidad que lleva dentro cualquier aspecto de la realidad o la reducen a alguno de sus elementos más simples. No veo otra posibilidad de obtener estas evidencias tan tranquilizantes, tan llenas de una sospechosa seguridad, tan mortecinas, tan falsas. Yo prefiero la duda. Veo más vida en la duda que en la evidencia, en la inseguridad honesta que en la tranquilidad falsa. Nadie se hizo fuerte defendiendo evidencias vacías. En cambio, en esa lucha que gana batallas, pero que nunca vence en la guerra, que es el combate contra la duda, la debilidad suele escaparse por alguna rendija y te deja el humano sabor de haber conquistado una pequeña certeza provisional, que te será válida hasta que de nuevo haga su aparición la duda, siempre acechante, y la acojas como tu querida y odiada compañera de viaje.



domingo, 14 de septiembre de 2008

París no se acaba nunca / y 6



Dice Vila-Matas:


"Nunca será una duda la que nos haga enloquecer, sino más bien una certeza, cualquier certeza, aunque ésta sea tan simple como la que tengo ahora."

¿Cómo se atreven entonces a procurar que huyamos de las dudas? ¿Quieren que caigamos en las certezas? ¿Quieren volvernos locos? ¿Por qué asocian la duda con la inmadurez y la certeza con la madurez? Sólo el fuerte es capaz de dudar. El débil necesita la certeza para refugiarse en ella y no tener que pensar, porque o no puede o no sabe. ¿Por qué nos quieren hacer débiles? ¿Cuánto loco sin reconocer hay por aquí y por ahí?


Yo de ti dudaría de todo. Lo primero, de que esto que te pongo tenga sentido. Y, después de dudar, elegiría. Pero elige tú y después de dudar.

.