Mostrando entradas con la etiqueta apariencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta apariencia. Mostrar todas las entradas

sábado, 17 de septiembre de 2016

Buenas noches. Bellezas




Hay muchas clases de belleza. Las más aparentes suelen atraernos con mucha fuerza durante un tiempo, pero las que realmente nos seducen, nos arrastran y hacen que nos quedemos con ellas son las que no se notan a primera vista y hay que descubrirlas. 

Buenas noches.

lunes, 22 de febrero de 2016

Buenas noches. El Sol



Viendo los rojizos y espectaculares colores del atardecer, podríamos pensar que el Sol, después de todo un día recorriendo el cielo, ha agotado sus energías y está tomando un último y casi imposible impulso para llegar a su destino, lo cual le lleva a aparecer, antes de que llegue la noche, con ese magnífico aspecto esforzado y sanguinolento.

Y, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Toda esa belleza efímera no es más que puro teatro cósmico. El Sol sigue invariablemente quieto, como lo ha estado siempre. Somos nosotros, una vez más, quienes nos confundimos creyendo que se mueve y tomamos por realidad lo que sólo es apariencia.


El Sol, con su ejemplo, debería alumbrarnos también la inteligencia y hacernos ver que la interpretación más correcta de la realidad está siempre más allá de lo que nos dicen los sentidos. 

Buenas noches.

viernes, 4 de septiembre de 2015

Buenas noches. Imagen




Tu vestido habla tanto o más de ti que lo que tú dices. En principio, para los demás, eres tu imagen. Tus palabras y tus actos tienen luego que dominar tu apariencia. 

Buenas noches.

martes, 21 de octubre de 2014

Buenas noches. El estilo



Lo sepamos o no, tenemos cada cual nuestro estilo, nuestro modo de estar en la vida. Ese estilo manifiesta con más claridad de la que creemos nuestra manera de ser, nuestros valores, nuestros problemas, nuestras carencias, nuestras obsesiones. Nuestro estilo suele ser lo que queda en los demás de nosotros mismos, porque es lo que con más fuerza aparece.

No se trata de cuidar nuestro estilo, como quien cuida su peinado para aparecer de tal manera o quien cambia de vestido para que resulte más presentable. Se trata de cuidarnos nosotros mismos, de revisar nuestro sistema de valores, de comprobar si la vida que vivimos es la más conveniente o la que nos resulta más fácil o la más placentera.

Si quiero que cambie mi estilo, tendré que cambiar yo.


Buenas noches.

jueves, 14 de marzo de 2013

Amor 92




A veces una acción aparentemente generosa se confunde con la necesidad de reconocimiento por parte de los demás que siente el que actúa.