Mostrando entradas con la etiqueta huir. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta huir. Mostrar todas las entradas

miércoles, 16 de marzo de 2016

Buenas noches. Habla



Fragmento de una obra de Marina Núñez




Habla, habla, habla, habla y habla y sigue hablando, porque lo único que le interesa es hablar y seguir huyendo hablando. 

Buenas noches.

viernes, 29 de mayo de 2015

Buenas noches. Salidas




Vivir consiste en andar más o menos trabajosamente por un camino que no se sabe del todo bien a donde va, pero que tiene multitud de salidas por las que huir. 

Buenas noches.  

domingo, 26 de abril de 2015

Buenas noches. Desgraciados




Los más desgraciados, nada más nacer, tienen que empezar a huir. 

Viven la muerte antes de morir. 

Viven la guerra antes que la paz.

Viven en perpetuo movimiento, que sólo cesa cuando se les acaba la vida.

No viven.

Buenas noches.

martes, 10 de marzo de 2015

Buenos días. Huida




Muchas veces nos hartamos de hablar sin decir gran cosa. 

Es como si estuviéramos huyendo de algo. 

Buenos días.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Buenos días. Huye



Si es posible, huye de la monotonía, de la repetición, de la rutina, del siempre igual. 

Buenos días.

lunes, 4 de agosto de 2014

Buenas noches. No vale huir




Vivir es desarrollar una actividad. Si no haces nada, no eres nadie y no vives. Hay que hacer una actividad, pequeña o grande, importante o no, pero esa actividad -la que sea- tiene que tener sentido. Si no es así, la vida no tiene sentido. Hay que vivir y buscarle sentido a la vida. Lo que no vale es huir. Buenas noches.

jueves, 9 de agosto de 2012

jueves, 16 de febrero de 2012

Huyeron



De repente, insospechadamente, comenzaron a irse. Nadie dio ninguna explicación. Es posible que hubiesen perdido el interés, o que tuvieran intereses contrarios, o que se aburrieran, o que sucumbieran a sus contradicciones internas, o que la idea que tenían de sí mismos no les permitiera estar más que solos, o que sus complejos les vencieran, o que los miedos pudieran con ellos. El caso es que se fueron quedando sólo los más nobles, los que venían a aportar algo sin pedir nada a cambio. Al final éramos pocos.