Mostrando entradas con la etiqueta hipocresía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hipocresía. Mostrar todas las entradas

martes, 25 de enero de 2011

Palabras

"Para gente limpia, yo", dijo Jack sentándose encima de la mesa y poniendo sus pies en la silla.


lunes, 26 de abril de 2010

Pañuelo / 2

El uso del velo, o el no uso del mismo, es un derecho individual de una persona que lo ejerce vistiendo como le parece oportuno. Los motivos por los que decide ir con ese atuendo pertenecen al ámbito individual y sagrado de su conciencia, al igual que radica en él la razón por la que puede ponerse unos zapatos de tacón alto y horma puntiaguda que le machaquen los pies o una falda muy corta o muy larga. Lo que haga con su vestimenta es cosa suya.

Lo que no pertenece a ninguna conciencia individual es que la señora condesa que gobierna a su antojo la Comunidad de Madrid tolere y propugne que el día 3 de junio se celebre en toda la región la fiesta del Corpus Christi. Esto sí que es obsceno, porque es imponer políticamente a católicos, cristianos, musulmanes, hindúes y ateos la celebración civil de una fiesta de una religión concreta. ¿Por qué el calendario laboral tiene que estar teñido de una religión, o, incluso, de la religión en general, y la vida privada de una persona no va a poder estarlo? Y, por si no fuera poco, la señora condesa se permite el lujo de manifestar en público que ella prohibiría a las alumnas musulmanas el uso del velo en la escuela. ¿También el de las monjas? ¿Fiesta del Corpus sí y velo no? Esto se llama hipocresía. O chulería política.
.

jueves, 15 de octubre de 2009

Chorizos?


MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, admitió hoy que en el PP puede haber "unos cuantos chorizos, como en todas las casas" y advirtió de que a esos "hay que extirparlos". "No trabajas en la vida pública para que unos cuantos se enriquezcan, sólo faltaba", exclamó, durante su participación en el foro Cinco Días.

Señor Montoro:

Me está usted faltando al respeto y, también, me está calentando las castañas. ¿Por qué tienen en su partido esa manía, propia de gente débil e impotente, de asegurar que lo que le pasa a ustedes le pasa también a todos los demás? Usted no puede ir por ahí diciendo que la mancha que le ha caído en su corbata es igual que la que le ha caído a todos en la suya. ¿No se da cuenta del ridículo que hace? Seguramente es que le da igual, porque como practica tanto el todo vale, ya le sale con naturalidad y no nota sus efectos. Eso de extender la mancha de aceite para que pringue a todos queda muy antiguo y debería renovar el repertorio con un poco de seriedad, de honradez y de sinceridad, cualidades todas ellas muy dignas de fomentar entre la ciudadanía.

En fin, usted verá lo que hace con su persona, con su honra y con su partido. Yo, por mi parte, quiero decirle dos cosas. Una, que en mi casa no hay chorizos. Conozco muchas casas muy dignas en las que no hay ningún chorizo. Le ruego que nos respete y que no nos meta en un saco con ustedes en el que no merecemos estar. Y dos. Ya es usted mayorcito para saber que a la juventud no hay que enseñarle esa manera de mentir, de salir por la tangente, de no reconocer lo que ocurre, de ejercer de hipócrita y de cínico con naturalidad y de insultar indiscriminadamente. Es usted un personaje público y debería presentarse con responsabilidad ante los medios. Lamentablemente, no espero que lo haga.