Mostrando entradas con la etiqueta Ayuntamiento de Madrid. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ayuntamiento de Madrid. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de noviembre de 2012

Mirando por la ventana. No se han enterado




Todo hecho tiene un aspecto visible, constatable, que afecta al mundo físico, y también otro simbólico, que nos remite a algo distinto del propio hecho en sí.

Digo esto porque aún no he salido de mi asombro y de mi indignación al leer la noticia de que la izquierda del Ayuntamiento de Madrid ha decidido votar a favor de la concesión de la Medalla de Honor de la ciudad al antiguo alcalde Alberto Ruiz Gallardón. Ni voto en contra ni abstención. El hecho visible es que la izquierda ha votado a favor de que se reconozcan los méritos del señor Gallardón como alcalde de Madrid. Supongo que por méritos se entenderá su gestión económica, que ha llevado a que la ciudad tenga una deuda de más de 7.000 millones de euros y a que el 22% del presupuesto de la ciudad se emplee en pagar esa deuda con sus intereses correspondientes. O quizás tengan que ver con que, a pesar de la deuda y de la crisis, se llevó como mayordomo al maitre de un famoso restaurante de Madrid, con un buen sueldo, naturalmente. Puede que los méritos se refieran a que tuvo levantada Madrid muchos años y luego la cubrió de manera que pasear por algunas calles del centro de Madrid encierra peligro de tropiezo. O es posible que tengan que ver con lo que hizo por frenar la contaminación de la ciudad. Cualquiera sabe a qué se refieren los méritos del anterior alcalde. No quiero ni pensar que el criterio para votar que sí haya sido ese tan de izquierdas y tan revolucionario como es la tradición de darle una medallita a todo el que pasa por la alcaldía.

En las circunstancias actuales, este lamentable asunto tiene, además, un fuerte carácter simbólico. ¿Algún votante de izquierdas le daría hoy una medalla a Gallardón? Seguro que no. Y, sin embargo, sus representantes políticos sí se la han dado. Este episodio muestra con toda claridad la separación que se está dando entre los votantes y sus representantes. ¿Es que no se enteran de que esto está pasando y que por eso se le están yendo los votos? ¿Es que siguen en su otro mundo, ajenos a lo que está pasando en este? ¿Con quién se han comprometido, con los ciudadanos o con los corteses representantes que se turnan en darse medallas, unas veces a unos y otras, a otros?

Un político tiene la difícil tarea de convencer al ciudadano de que su programa, su proyecto es el mejor. Tiene que crear en el votante la esperanza de que el mundo va a ir a mejor si le vota. Lo que es una grandísima estupidez es que el político acabe en un momento con la esperanza del ciudadano con medidas como esta, que lo alejan años luz del mundo de los problemas y que provocan el castigo del votante, con toda la razón.

Creo que todavía no se han enterado.

martes, 5 de junio de 2012

Dice el PP: No hay dinero



Con mucho gusto difundo este comunicado que me acaba de llegar.

INFORMACIÓN Y DENUNCIA DE LAS INTENCIONES DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID EN RELACIÓN CON LOS MUSEOS Y BIBLIOTECAS PÚBLICAS.

Hace unas semanas, desde el Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, se lanzó la idea de echar mano del trabajo de voluntarios para poder abrir las bibliotecas. En el mismo sentido, responsables del Ayuntamiento de Madrid apuntan la idea de pasar la gestión de algunas bibliotecas y museos a la empresa privada MACSA.

Todas estas intenciones de los miembros del Partido Popular, que gobiernan con mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Madrid, nos dicen que están motivadas por razones económicos de ahorro y contención del gasto. Lo que no dicen los actuales responsables del Ayuntamiento de Madrid es cómo gastan el dinero en el Área de las Artes de ese Ayuntamiento: El Coordinador General de las Artes cobra al año 86.000 euros (un sueldo mayor al del Presidente de Gobierno de España); el Gerente de Servicios Centrales de MACSA cobra al año 71.629,58 euros; la Directora de Fiestas Populares cobra al año 74.758,58 euros, etc. Estos datos están sacados del periódico EL MUNDO del día 28 de marzo de 2012. Son sólo algunos de los 
numerosísimos cargos nombrados a dedo por el Partido Popular que gobierna este Ayuntamiento en ésta Área de las Artes.

Así pues, es verdad que a los responsables municipales les mueven motivos económicos para mandar voluntarios a trabajar a las bibliotecas, o para pasar la gestión de bibliotecas y museos a una empresa privada. Para pagar los altísimos sueldos de los numerosos puestos directivos nombrados a dedo necesitan que haya gente que trabaje gratis, gente que trabaje en una empresa privada por 641 euros al mes, subir los impuestos a todos los madrileños y deteriorar el servicio público (cuanto menor sea la cultura de la gente, piensan que mejor se dejan manejar).

Cuando las cosas sucedan, no digas que no te lo habían dicho, ya lo sabes. No digas tampoco que nada se pudo hacer. Se pueden hacer muchas cosas. Este correo, por ejemplo, si lo envías solamente a 10 personas y esas 10 a otras diez y asi sucesivamente, con el primer paso son 10, con el segundo 100, con el tercero 1.000, con el cuarto 10.000... ¡ P A S A L O ¡ ¡ QUE LO SEPA EL MUNDO ! y ¡ACTÚA!

martes, 28 de septiembre de 2010

Cibeles


El jueves 23 de septiembre de 2010, entre las páginas 3 y 5 del suplemento de Madrid de El País, se publicó un reportaje sobre La reforma del palacio de Cibeles, en donde Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid y miembro destacado del PP, está instalando el nuevo edificio del Ayuntamiento de Madrid.


En el artículo titulado El caro ‘sueño’ del alcalde podemos ver unas cifras escalofriantes para los tiempos que corren. Por ejemplo, la remodelación total del edificio ha costado 124,5 millones de euros. Nada menos. Y el despacho del alcalde, de 78 metros cuadrados, ha costado 24,5 millones de euros. No sé cuántas cosas se podrían hacer en beneficio de los madrileños, por ejemplo, en educación o en sanidad.

En el mismo periódico del mismo día, dos páginas antes, leemos atónitos que El recorte del gasto de Gallardón alcanza a Exteriores. Se trata de eliminar las subvenciones que el Ayuntamiento otorgaba a instituciones culturales como, entre otras, la Casa América, la Casa árabe y la Casa Asia. Esta última es posible, incluso, que tenga que desaparecer.

Esto es lo que al parecer les gusta a los madrileños que con tanto entusiasmo votan a los políticos del PP. Menos cultura, menos educación, peor sanidad, una deuda escalofriante, pero, eso sí, un despacho de 24 millones. Esto marcha.