Mostrando entradas con la etiqueta azul. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta azul. Mostrar todas las entradas

sábado, 26 de julio de 2014

Los viernes, etimologías. Colores 2



AZUL, y su origen persa, ya fue explicado en estas páginas (30 de mayo).

VERDE viene del latín VIRIDIS. Ya dijimos (19 de abril) que se relaciona con una raíz común a vir (varón) y vis (fuerza). También vimos sus derivados verga, verdugo, etc. Sorprende la regularidad y uniformidad de la evolución de verde en las lenguas latinas: castellano verde, gallego y portugués verde, italiano verde, rumano verde, catalán verd, francés vert. El euskera ha adoptado el latinismo berde. El esperanto también ha adoptado el latinismo verda. En griego era khlorós, lo que es el origen de clorofila, cloroformo, clorhídrico...

AMARILLO proviene de la palabra AMARELLUS del latín hispánico, diminutivo de amarus (amargo), probablemente por el color pálido amarillento de los enfermos de ictericia, que segregan bilis amarga. Al margen del término latino más usado para amarillo, flavus, las lenguas latinas han innovado: castellano amarillo, portugués y gallego amarelo. El catalán grog, italiano giallo, francés jaune, rumano galben. En euskera, horia. La uniformidad etimológica del verde contrasta con la aparente variedad en el amarillo.

GRIS: De origen germánico (grey en inglés, grijs en holandés) entra plenamente en territorio de las lenguas latinas: gris en castellano, gris en francés, grigio en italiano, gris en gallego y portugués, gris en catalán, también grisa en euskera.

MARRÓN: Viene del francés marron, que significa castaña (aunque marrón en francés es brun, y en rumano brun, del latín tardío brunus) que con fortuna es origen del castellano marrón, portugués marrom, catalán marró, italiano marrone, también marroia en euskera. Hay una hipótesis según la cual habría habido un término prerromano, marron, desde Italia a Portugal, sobre todo en los Alpes y los Pirineos, para el fruto que llamamos castaña. El esperanto ha elegido para este color el término kastana.


sábado, 31 de mayo de 2014

Los viernes, etimologías.



CRISIS

Del griego crino, juzgar, decidir. Significa decisión, momento de decisión para mejoría o empeoramiento. Así que si la crisis es mala, no lo es por su etimología pues, en principio, no sería ni mala ni buena. Ah, ya sé, para unos es mala y para otros es buena. De crisis derivan crítico, criticar, criterio, diacrítico.

AZUL – BLAVUS

De origen persa, el término árabe lazurd desplaza en castellano a la raíz latina blavus y tenemos azul en castellano y azul en portugués. En italiano llega azzurro y coexiste con blu. De azul deriva lapislázuli, un precioso híbrido del latín lapis, piedra y el arabismo azul.

Azul entra en castellano, portugués e italiano, pero la raíz latina blavus resiste en catalán blau, francés bleu e italiano blu. Esta raíz indoeuropea da el inglés blue, el alemán blau y está en todas las lenguas germánicas hasta el noruego bla o el islandés blár. También en las lenguas eslavas, como el croata plav, o el polaco blekit.


Pero esta raíz es mucho más profunda. En indoeuropeo significa brillante, lo que explica que sea el origen de blanco (que traen los germánicos. En sueco es blank; en castellano, blanco; en portugués, branco; en francés, blanc; en italiano, bianco, pero en rumano, alb), y el origen también del latín flavus, amarillo (otro día veremos cómo surge el término amarillo), y hasta del latín flamma, llama, del latín fulmen, rayo, y del latín fulgor.