jueves, 30 de septiembre de 2010

Privado / Público



Hay que ver lo que les gusta a los defensores de lo privado mangonear y aprovecharse de lo público hasta dejarlo exangüe.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Nudismo


Hace tiempo que veo a personas de derechas que dicen, ingenua o interesadamente, que son de izquierdas y personas de izquierda, que por motivos un tanto raros, se creen de derechas. No sé si será por la crisis, por el cambio climático o por una paulina caída del caballo, pero estoy percibiendo últimamente que se están desnudando y que están apareciendo como realmente son, no como decían que eran. Para algunos, la coherencia puede traerles una cierta decepción. Pero a muchos les va a dar igual.

martes, 28 de septiembre de 2010

Cibeles


El jueves 23 de septiembre de 2010, entre las páginas 3 y 5 del suplemento de Madrid de El País, se publicó un reportaje sobre La reforma del palacio de Cibeles, en donde Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid y miembro destacado del PP, está instalando el nuevo edificio del Ayuntamiento de Madrid.


En el artículo titulado El caro ‘sueño’ del alcalde podemos ver unas cifras escalofriantes para los tiempos que corren. Por ejemplo, la remodelación total del edificio ha costado 124,5 millones de euros. Nada menos. Y el despacho del alcalde, de 78 metros cuadrados, ha costado 24,5 millones de euros. No sé cuántas cosas se podrían hacer en beneficio de los madrileños, por ejemplo, en educación o en sanidad.

En el mismo periódico del mismo día, dos páginas antes, leemos atónitos que El recorte del gasto de Gallardón alcanza a Exteriores. Se trata de eliminar las subvenciones que el Ayuntamiento otorgaba a instituciones culturales como, entre otras, la Casa América, la Casa árabe y la Casa Asia. Esta última es posible, incluso, que tenga que desaparecer.

Esto es lo que al parecer les gusta a los madrileños que con tanto entusiasmo votan a los políticos del PP. Menos cultura, menos educación, peor sanidad, una deuda escalofriante, pero, eso sí, un despacho de 24 millones. Esto marcha.


lunes, 27 de septiembre de 2010

Huelga general





Siendo realista y siendo consciente de que la situación de los trabajadores ha empeorado en todo el ámbito capitalista global, creo que hacer en el momento actual una huelga general contra Zapatero no va a tener otro efecto que el de hacerle un favor, de rebote, a la alternativa, al PP. No soy tan ingenuo como para pensar que con el PP en el poder la situación estaría mejor. Estoy convencido más bien de lo contrario. Llevo un montón de años soportando las condiciones laborales que impone el PP en mi Comunidad Autónoma y no se le ha ocurrido a nadie hacer una huelga general. No moveré un dedo para que sea el modelo del PP el que se imponga en España. De manera que no voy a hacer la huelga.

domingo, 26 de septiembre de 2010

sábado, 25 de septiembre de 2010

Oblivion

Una de las melodías más bonitas del gran Astor Piazzola cantada por la gran Mina.


viernes, 24 de septiembre de 2010

Ruidos


Estás admirablemente a gusto comiendo en un restaurante con una persona, con la que comentas las cosas de la vida con un volumen de voz que permite que te oiga sin que nadie más tenga que soportar tus palabras. De pronto suena un estridente timbre de teléfono y un individuo que desconoce el funcionamiento tecnológico del aparato y cree todavía que tiene que gritar para que su interlocutor se entere de lo que dice, comienza a hablar y a hacerse el dueño exclusivo del espacio acústico.

Piénsalo fríamente. ¿Es un comportamiento molesto o no? ¿Es tolerable o no? ¿Habría que mandarlo callar o no? Si no se hace nada ¿no se extenderán irremisiblemente como una plaga estos comportamientos?

Tengo delante de mí una página escrita en el año 2005. En ella el escritor Enrique Vila-Matas opina de ellos que "son gente con una visión mediocre y arrogante del mundo, que creen que éste gira a su alrededor, pero no hacen más que molestar". Y también el cocinero Ferran Adrià parece que se ha planteado incluso prohibir su uso en su restaurante.

Tu opinión es la que cuenta.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Miradas



¿Hacia dónde mirar si quiero darme cuenta cabal de lo que hay?

Podría quedarme, por ejemplo, en los éxitos de mi equipo, en la belleza de las mujeres que me gustan, en la paz de una tarde en la orilla de la playa o en el placer que proporciona cualquier plato bien cocinado. Pero entonces mucha parte de la realidad se quedaría fuera de mi contemplación.

Podría también dirigir mi mirada hacia los cientos de miles de mujeres cruelmente violadas en la República Democrática del Congo, hacia las más de 27.000 personas que mueren de hambre al día en el mundo, de los que la mitad son niños, de forma que cada 6 segundos muere uno de hambre, hacia los 30.000 menores de cinco años que mueren al día por malnutrición o por enfermedades evitables, hacia los 900 millones de personas que no tienen agua potable o hacia los 55.000 habitantes de Madrid de más de 80 años que viven solos.

Podría ser optimista, viendo la parte agradable de la realidad, o pesimista, considerando los aspectos inhumanos de lo que pasa. Quizás tendría que fijarme en los dos, pero hay entre ellos una gran diferencia: lo desagradable, lo inhumano supone un problema, mientras que lo agradable, no. Posiblemente el asunto esté en ser capaz de mirar hacia donde están los problemas o, por el contrario y por el motivo que sea, mirar para otro lado.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Miedo



El miedo paraliza.
El miedo de los demás se te pega y se añade al tuyo.
El miedo no es necesario ni conveniente.
El miedo no suele tener un fundamento real.
Debes quitarte de encima el miedo, respirar hondo, mirar al cielo y sonreir.
Es más fácil de lo que crees.

martes, 21 de septiembre de 2010

Puedes




Puedes.
Puedes más de lo que crees.
No te conoces del todo.
Es posible que la vida te haya puesto mucha dureza delante, pero tú no tienes la culpa.
Si quieres, puedes.
Tú eres más que tú.
Pide ayuda.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Murió Labordeta

Murió un gran ser humano que seguirá vivo mucho tiempo.



Carne





Decía Ortega y Gasset que vivir es encontrarse ocupado en un proyecto elegido libremente. Hubo una época no demasiado lejana en la que el ser humano tenía mucho más clara su dimensión social y sabía que vivir no sólo era recibir de los demás, sino que uno mismo tenía que aportar algo también a los otros. Los tintes católicos que coloreaban la educación entonces hicieron que surgiera con frecuencia la figura del preocupado, no sólo por el rumbo de sus propias ocupaciones y por las de los demás, sino fundamentalmente por estas últimas. Eran gentes que se olvidaban de mirar hacia sus propias carencias para concentrarse en la vida de los otros dando consejos no pedidos, intentando orientar al primero que apareciera según sus criterios y procurando, en definitiva, tu salvación. Estos preocupados eran unos pelmazos insoportables ante los que o cedías y estabas perdido o los tenías que mandar a paseo. Dentro de la órbita de esta preocupación malsana estaban también los que elegían estar preocupados, pero no ocupados. Entendían la vida como un estar problematizados, con una fijación en los elementos negativos que encontraban por todas partes y en los innumerables aspectos desagradables que les suministraba su imaginación calenturienta, pero sin intentar hacer nada en la vida que les aportase una buena dosis de realismo para anular la fiebre de su fantasmagoría hiperactiva.

Ahora ha surgido una situación nueva. Si preocuparse por uno o por los demás significaba, entre otras cosas, anticipar las consecuencias de lo que se iba a hacer, tener en cuenta la repercusión en los demás de nuestros actos y, a fin de cuentas, tener en cuenta a los otros, ahora prima el neoliberalismo ambiental, con sus lemas implícitos de “primero yo; los demás, allá ellos”, “todo vale”, “qué hay de lo mío”, “sólo voy a hacer lo fácil; no me siento bien con el esfuerzo”, “no me lleves la contraria, que me voy a enfadar y la voy a armar” y “hago lo que me da la gana y tú no eres nadie para decirme lo que tengo que hacer”. Este neoliberalismo tan pregonado por ciertos políticos, por ciertos medios de comunicación y por gentes de toda condición ha dado lugar a la figura del despreocupado. Para el despreocupado no existe el otro. Es verdad que ve a las personas, pero para él son entes que forman parte, no de la obra, sino del decorado, y a los que no reconoce ningún rasgo de humanidad, cosa que, por lo demás, no sabe muy bien lo que es. Si no está colocado, lleva una existencia basada en el aislamiento, para lo que usa auriculares, gafas de sol cuando no hay sol, gorras para que se le cuezan bien los sesos, teléfonos móviles con música y otros artefactos que le mantengan ensimismado sin tener que ocuparse del mundo que le rodea. Cinco mozalbetes iban el otro día en el metro, cada cual con su móvil con música a todo volumen, oyendo todos los cinco ruidos a la vez y sin que les pasase por la cabeza si molestaban a o no a los demás. Llevaban el compás de sus músicas simplonas e incluso la canturreaban en voz alta, y les daba igual que el mundo fuera un paraíso o que estuviera hecho una mierda. Tres jóvenes caminaban charlando en voz alta entre sí por una calle relativamente estrecha. En dirección contraria iban dos personas. Una de estas dos cedió un poco de su terreno para que pasaran los tres, ninguno de los cuales hizo el menor ademán de facilitar el paso a los otros y dándole además uno de ellos un empujón con el hombro al que les había facilitado el paso, cosa que debió considerar de lo más normal puesto que ni siquiera pidió disculpas. Habría ejemplos para parar un tren, pero prefiero que los reconozcas tú.

La despreocupación actual, signo indudable del vacío funcional intracraneal, puede que sea fruto de una profunda desocupación. Te encuentras con frecuencia con gente que está hoy muy desocupada con su propia vida. No hay nada en lo que pueda ocuparse porque no hay nada que le arrastre, que le seduzca, que le impulse. Sólo le interesa lo que le dan hecho, el resto no merece la pena. Vivir lo entienden estos desocupados como un estar, un estar a gusto, pero sin excesivas pretensiones, no vaya a ser que el señorito o la señorita se cansen. Vivir no es otra cosa que el que les dejen hacer las cuatro cosas que les gustan y para qué quieren más. Un no pensar ni hacer nada porque ¿para qué? Carne antropomórfica. Carne para ser manejada. Carne para el capital. Carne tantas veces molesta. Carne para el pudridero. Carne, no más.


viernes, 17 de septiembre de 2010

Cambio climático






Te habrás dado cuenta, sin duda, del calor que ha hecho este verano. Un calor sofocante en muchas ocasiones e inusual. Habrás observado también la frecuencia con que aparecen inundaciones, terremotos y fenómenos catastróficos en muchas partes del planeta.

Te pongo aquí una parte del artículo de Moisés Naím en El País del 5 de septiembre de 2010:

El verano más caliente. En agosto, la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration, el organismo del Gobierno estadounidense encargado de la recolección y análisis de datos sobre el medioambiente) informó de que, de enero a julio, la temperatura promedio del planeta aumentó 1,22 grados Fahrenheit con relación a la media de todo el siglo XX. Fue la temperatura más alta que ha experimentado el mundo desde 1880, cuando comenzaron a realizarse estadísticas fiables. Durante el verano continuó el calor extremo y en un gran número de ciudades el termómetro subió a niveles récord. Además, la ola de calor en algunos países coincidió con intensas lluvias en otros. Así, este verano Rusia ardió y Pakistán se ahogó. La tragedia climática de Pakistán es de dimensiones inimaginables y ya ha provocado más damnificados que el huracán Katrina, el terremoto de Haití y el tsunami asiático de 2004 en su conjunto. Las estadísticas indican que estos episodios extremos de lluvias, frío o calor son ahora más frecuentes de lo que solían ser.

Compáralo ahora con los negacionistas del cambio climático y con las declaraciones de políticos del estilo de Václav Klaus o Aznar. Y saca tus conclusiones.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Buscar








Buscar, buscar. Siempre buscar y buscar. Aunque no encuentres nada, hay que buscar. Siempre buscar. Aunque te quedes solo, tienes que buscar. Buscar. Buscar. Aunque no te acompañen, tienes que buscar. Buscar. La esencia de la vida es buscar. Buscar es más importante que encontrar. Aunque nadie quiera buscar contigo. Aunque a nadie le apetezca buscar. Siempre buscar. Aunque haya cosas que se encuentren sin buscarlas, hay que buscar. Si dejas de buscar, te mueres.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Propiedad privada






Él iba delante y portaba esa expresión que sólo pueden mostrar los muy gordos, los que tienen una tripa tan prominente que llega antes que su flequillo a cualquier parte y que les obliga a llevar la cabeza bien alta y los brazos separados del cuerpo, en una actitud que, aunque parece un tanto desafiante, no es más que la consecuencia necesaria de la falta de espacio para poder situarse más cerca de las caderas. En todo caso, quedaba claro que en aquel grupo él era el jefe, el que marcaba el rumbo, el que decidía y el único que podía ser él mismo.

Detrás, una mocita de siete u ocho años seguía dócilmente los pasos del jefe, posiblemente de su padre, y se adelantaba a la madre, que llevaba de la mano a un chaval y en brazos a otro. La madre miraba hacia delante, como si no le interesara en absoluto el paisaje por donde iba pasando, como si no le llamara la atención ningún paisaje y como si tuviera asumido que su papel era el de parir niños, bregar con los niños y dedicarse a los niños, además de a lo que le indicara el padre, el jefe. No sé si su presente le gustaba o no ni si se preguntaba por su futuro. El caso es que miraba fijamente de frente, andaba monótonamente hacia delante, se movía rutinariamente cargando con el peso del niño y llevando en la mano al otro niño. Su cuerpo era también un ejemplo de sobrepeso. Me fijé en su brazo izquierdo, gordo, ancho y moreno. En su parte exterior llevaba tatuada la palabra “JOSE”. Visto el cuadro, me pareció que aquella mujer, su cuerpo y su vida, eran de propiedad privada. Ojalá me haya equivocado.


martes, 14 de septiembre de 2010

Debilidad




Tenía el cielo a su lado, pero no lo veía porque no lo miraba. En realidad, no era capaz de mirarlo. El infierno de la obsesión, del fanatismo, de la fijación, de la imposibilidad de apoyarse en sí mismo y, a la vez, la necesidad de identificarse con los posibles éxitos ajenos le impedía gozar con lo que seguramente le podría proporcionar verdadero placer. No tenía más que cerrar los ojos para no ver lo que veía y alargar la mano, para encontrar algo distinto de aquello que era lo único que observaba desde hacía tanto tiempo. Pero no podía ser. Su debilidad humana se lo impedía.

lunes, 13 de septiembre de 2010

La actuación



Para hacer algo en el mundo contamos, en primer lugar, con la sensibilidad. Con ella obtenemos información de lo que pasa en la realidad exterior y también en la interior. Por ejemplo, con la sensibilidad yo veo en el bar un imponente plato de ensaladilla rusa y siento en mí un enorme deseo de dar cuenta de él. Sobre la sensibilidad puede actuar la voluntad, que es la que decide lo que se va a hacer, desde no hacer nada a comerte toda la ensaladilla porque te apetece. Y está también la razón, cuya misión es explicarle a la voluntad las circunstancias que rodean tu acción, las consecuencias para ti y para los demás y todos los elementos previos y posteriores que pueden intervenir en la elección que va a hacer tu voluntad.

Mi pregunta es muy general, pero creo que, a pesar de eso, puede ser contestada. En el mundo actual, ¿a qué le solemos dar más importancia a la hora de actuar, a la sensibilidad, a la voluntad o a la razón?

domingo, 12 de septiembre de 2010

viernes, 10 de septiembre de 2010

Hindi Zahra



Una de las cosas que más me seduce es la riqueza de la interculturalidad, una de las grandes posibilidades que nos ofrece el mundo actual.

Me llegaron noticias de Hindi Zahra, cantante marroquí que se trasladó pronto a París. Su música es un buen ejemplo de interculturalidad, una mezcla entrelazada de jazz, de blues, de rock, de música africana y de muchas cosas más. Acaba de publicar su primer disco, titulado Hand made, y en él está esta estupenda canción titulada Beautiful tango.


jueves, 9 de septiembre de 2010

Violaciones de mujeres en el Congo

Te sugiero que veas el post que el periodista Ramón Lobo ha colocado en su blog Aguas Internacionales sobre el tremendo asunto de las violaciones de mujeres como armas de guerra. Puedes verlo en la columna de la derecha de este mismo blog.

Nobleza y elegancia


Estoy muy harto de soportar a la gente que, ante una dificultad o un contratiempo, siempre vierte la responsabilidad sobre los demás y nunca son capaces de admitir la posibilidad de que sean ellos mismos los que se han equivocado. La nobleza, la elegancia y todas esas características de grandeza que convierten al ser humano en algo admirable quedan muy lejos de estas personas.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

martes, 7 de septiembre de 2010

La noche en blanco 2010 de Madrid


El próximo sábado día 11 se va a celebrar en Madrid La noche en blanco. Como todos los años, será una experiencia interesante, festiva y popular, en la que se podrá pasear por las calles llenas de vida, de arte, de actividad.

Este año, sin embargo, han tenido los organizadores una ocurrencia. Han nombrado un madrileño del año, cuya página web puedes ver aquí, y están dispuestos a repartir 25.000 caretas entre los transeúntes ¿para qué? ¿para poner en escena la homogeneización que nos invade, la despersonalización? ¿quieren hacernos creer, quizás, que todos somos iguales? ¿querrán simplemente crear un espectáculo sorpendente con miles de caras iguales por la calle? No sé. Me parece una ocurrencia.

lunes, 6 de septiembre de 2010

El sentido de la vida


Si quieres encontrarle sentido a tu vida, tienes que buscarlo dentro de ti, no fuera. Lo que te mueva a vivir no puede depender de lo que te pase, de tus éxitos o de tus fracasos. Tienes que estar por encima de ellos. Es muy peligroso que te dejes deslumbrar por un éxito o que te caigas sin remedio por culpa de una desdicha. Lo más tuyo es tu actitud en la vida, lo que pretendes hacer, lo que eres, no lo que tengas ni lo que consigas ni lo que te pase. Quizás lo veas con más claridad en los momentos malos, aquellos en los que te sobreviene el fracaso y en los que no puedes dejarte vencer por las circunstancias. Tienes que mirar tu actitud en la vida, tus intenciones, tus móviles. Púlelos. Fortalécelos. Critícalos. Conviértelos en tu refugio reconfortante y sé fiel a ellos.


domingo, 5 de septiembre de 2010

El futuro


El futuro se imagina, se diseña, se teme o se desea desde el presente. Pero nunca se escribe desde el presente.

Aunque tu miedo o tu debilidad se empeñen, no puedes adelantar el futuro.

El futuro anticipado con la imaginación suele ser más cruel que la realidad.

No sabes lo que va a pasar. Nunca. Siempre cabe una posibilidad.

Por esto es por lo que cabe la esperanza, no sólo la espera.

No. No hay manera.




viernes, 3 de septiembre de 2010

Amor



“Quiero que me ayudes a ser, a ser yo, a ser yo mismo. No quiero que me modeles a tu estilo. Yo soy yo. Yo tampoco quiero modelarte a ti. No quiero caer en el mundo de lo homogéneo, de lo tan parecido, de los dos iguales. No quiero que a los dos se nos pongan las mismas caras de tanto pensar igual y de hacer siempre lo mismo. Yo quiero ayudarte a vivir tu vida y que tú me ayudes a vivir la mía. Quiero estar muy abierto a tu manera de entender la vida y lo que pasa, a tus opiniones, porque me servirán, pero sin que nos impongamos nada. En eso consiste el respeto. Y el amor. Y la convivencia. Quiero convivir contigo, pero no quiero vivir sólo contigo ni que vivamos los dos como si fuéramos gemelos. Te quiero, pero no quiero que seas mía. En todo caso, te quiero porque soy tuyo.”

Estuvo mirándome fijamente al fondo del alma durante todo el tiempo que duró mi declaración. Sus ojos verdes, grandes, hermosos, no parpadearon. La ceniza de su cigarrillo fue avanzando, pero no se desprendió. Su mano derecha estuvo agarrada al vaso como si no quisiera que se lo quitaran. Dijo:

“Eres adorable, pero estás loco.”

jueves, 2 de septiembre de 2010

Estética



Cuando toda la vida está impregnada de un criterio estético es que no se tiene ningún otro criterio superior para ponerlo en práctica. La vida está entonces por humanizar.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

El tiempo no para





Cada segundo


Cada día tiene 24 horas, o sea, 1.440 minutos, es decir, 86.400 segundos. Cada uno de ellos tiene el derecho de ser vivido intensamente, de ser gozado con alegría, de ser recordado con agrado. Y tú, como ser humano, tienes la obligación de intentarlo. ¿O no?