Mostrando entradas con la etiqueta dormir. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dormir. Mostrar todas las entradas

sábado, 7 de octubre de 2017

Buenas noches. Dormir




Si nos ponemos a pensar estando medio dormidos, querremos luego dormir estando medio despiertos. 

Buenas noches.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Buenas noches. Confusión




Vivir es vivir. 

Recordar es recordar.

Soñar es soñar. 

Dormir es dormir. 

No hagamos una cosa cuando estamos haciendo otra. 

Nos puede salir una vida rara. 

Buenas noches.

martes, 25 de agosto de 2015

Buenas noches. Inventos



Hay tres tipos de inventos. 

Los que sirven para dormir, los que sirven para dormirse y los que sirven para vivir. 

Conviene no confundirlos. 

Buenas noches.

viernes, 10 de julio de 2015

Buenos días. Sueños




Si en algo se parecen la falta de vida y el exceso de vida es en que ambas dan sueño. 

De todas formas, son sueños distintos y, además, hay diversas maneras de dormir. 

Buenos días.

sábado, 24 de agosto de 2013

Buenas noches. Sueño

Empezaron poco a poco a hacer ruido, pero él tenía sueño y prefirió quedarse durmiendo un rato más. Pasaron la primavera, el verano, el otoño y el invierno, pero él tenía mucho sueño y no se levantó a disfrutarlos. Las mejores creaciones de las artes fueron a la ciudad, pero el sueño hizo mella en él y no se levantó para verlos. Llegaron los bárbaros y comenzaron a destrozarlo todo, desde la educación y la cultura hasta la sanidad y los derechos humanos, y, sin embargo, él no se levantó de la cama, porque el sueño que tenía era enorme. Le invitaron a fiestas, a eventos espectaculares, a todo lo que resultaba excitante para la vida, pero él siempre prefería dormir. De repente, inesperadamente, un día le pareció sentir que no tenía sueño y decidió levantarse. Descorrió las cortinas, abrió las ventanas y, ante su sorpresa, comprobó que no había nada, que ya no quedaba nada. Buenas noches.

lunes, 4 de abril de 2011

Ensoñaciones



Con frecuencia la vida se hace pastosamente insoportable. La rutina nos termina inyectando en la sangre anestesia existencial. El ruido de las palabras vacías nos llena la mente de nada. Las imágenes que nos llegan por todas partes nos convierten los ojos en puertas cerradas por donde no pasa nada hacia la mente. La realidad parece cubierta por una crema espesa en donde los zapatos del alma se quedan pegados y desde donde cuesta un triunfo levantar un pie para hacer cualquier cosa. Vamos a veces como embotados, como insensibles, como sacos de serrín poseídos por algún automatismo que nos lleva o que nos trae o que nos deja en algún lugar.

De esta molesta inexistencia queremos, sin embargo, salir. Unos apuntan hacia el placer y se dejan arrastrar mientras dura el tirón. Otros aparcan su vida en el bar. Algunos se regodean en su mala suerte en el juego para convencerse ante nadie de que no tienen nada que hacer en la vida. Todo consiste, esos días, en huir de uno mismo hacia la fatalidad.

En medio de esta miseria perenne aparece alguna vez la magia de las palabras. No es que captemos el significado que encierran esas palabras, sino que nos quedamos en unos sonidos que nos remiten vagamente a ciertas situaciones agradables en las que nos abandonamos. Oyes hablar de amor, del jardín, de tus manos, de su presencia, de las flores, de un te quiero, unos labios o unos pechos, de una ausencia, del corazón partido, de un alma enamorada o hasta de la democracia y se produce en nosotros una ensoñación, una creación gratificante, que nos hace olvidar por un instante que vivimos en una mierda de mundo y que la vida podría ser mucho más bella si, en vez de andar huidos en sueños, hiciéramos alguna que otra cosa conveniente y necesaria.

Estos sueños, estas ensoñaciones, también se quitan durmiendo. O, quizás, llorando.