Mostrando entradas con la etiqueta engaños. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta engaños. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de abril de 2012

Tienen que irse ya




Son muy peligrosos. Han mentido. Han engañado. Han demostrado su ineptitud. Han hecho todo lo contrario de lo que dijeron y prometieron. Han confundido el derecho a gestionar el Estado en beneficio de todos con la creencia en que el Estado era suyo y que, por tanto, podían destrozarlo y venderlo por partes. Han creído que tenían derecho a quitar sus derechos a los ciudadanos. Han dado un ejemplo público e irresponsable de inmoralidad. Han jugado con la salud y con la vida de las personas. Han destrozado la educación pública y han intentado convertirla en un negocio que entontezca a los ciudadanos. Han favorecido con descaro los intereses del más allá en detrimento de los del más acá. Han demostrado que les interesa más la religión que los ciudadanos. Han situado la ciencia al nivel de sus exiguos conocimientos. Han entregado la soberanía a los mercados con la sonrisa en la boca. Han ensuciado el país de cinismo y de desvergüenza. Han convertido la política en una fuente de reformas que favorezcan sus negocios particulares. Han renunciado a la política y han abrazado la economía más rastrera, sin dejar de ser políticos. Han echado la culpa de sus desmanes a todos los demás, menos a ellos mismos. Han convertido, siempre que han podido, las televisiones públicas en fuentes de manipulación, tergiversación y adoctrinamiento. Han tratado a los ciudadanos como si fueran tontos. Han corrompido la política de palabra, obra u omisión. Han aplicado con una osadía sin límites el inhumano lema neoliberal de que todo vale. Han creído que en política se pueden aplicar irresponsablemente las huidas hacia adelante. Han confundido la política con un burdo partidismo. Han convertido la democracia en una casa de negocios sucios. Han creído que un ciudadano es un número. Han puesto sus malas ideas por encima de las personas. Han considerado que la cultura era un lujo para gente ociosa. Han maltratado injusta e insensiblemente a los ciudadanos. Han convertido a sus adversarios en enemigos. Han manejado irrespetuosamente a las personas. Han sido injustos en sus juicios. Han favorecido a los avariciosos a costa de los demás. Han hecho reformas dañinas. Han confirmado que no tienen piedad con los más desfavorecidos. Han jugado sucio. Han hecho mucho daño. Estos señores del PP deben irse ya antes de que esto ya no tenga remedio.