Mostrando entradas con la etiqueta inspectores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta inspectores. Mostrar todas las entradas

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Comprar el pan en Alcorcón


Si compras el pan en algunas panaderías de Alcorcón, puede que te encuentres con que el vendedor no usa ningún gorro higiénico y que te da el pan con la misma mano con la que coge las monedas o el billete que le das. Es posible también que el atuendo que lleve puesto tenga manchas de todos lo colores. Todo esto junto lo he visto hoy, como todos los días, pero con un detalle añadido.

Un señor quería que el vendedor le partiera unas barras en rebanadas con una máquina que había en la panadería. Logró que el vendedor dejara la conversación que mantenía mientras le atendía y que se enterara de su petición cuando ya tenía el pan metido en una bolsa. Se fue, entonces, muy diligente a la máquina, puso en ella el pan e inmediatamente se metió la mano por dentro de la camisa, en la espalda, y comenzó a rascarse por allí, en las profundidades en las que algo le picaba. Cuando sacó de nuevo la mano al aire fresco de la mañana, y con esa misma mano, tomó el pan, ya partido, y lo introdujo de nuevo en la bolsa. Un examen atento de la mano del vendedor no sé qué sorpresas nos depararía.

Esta es la cultura higiénica que hay en las panaderías de Alcorcón, porque estas cosas las he visto en varias. ¿No hay inspectores en el Ayuntamiento que hagan algo por higienizar las panaderías? ¿No tiene nuestro admirado alcalde, entre sus muchos asesores, alguno que le indique estas cosas? ¿Será más eficaz una denuncia en toda regla para que podamos comer el pan con tranquilidad?

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Lo que se ve. Amnistía fiscal




No entiendo bien la mecánica de la llamada amnistía fiscal. Esta maniobra impresentable que ha puesto en circulación este macabro Gobierno no tiene justificación posible, desde el punto de vista ético, pero ya se sabe que a estos pájaros eso les da igual: de ética no quieren saber nada ni quieren que los demás sepamos nada tampoco. 

Pero, en la práctica, no entiendo cómo son capaces de cuantificar el dinero que debían haber pagado los defraudadores. No acierto a ver cómo se puede saber esa cifra sin conocer quiénes son los defraudadores. 

Y si esto es así, tampoco sé cómo es posible que no se lleve a cabo una acción de la Agencia Tributaria contra ellos, lo cual evitaría mucho sufrimiento entre los ciudadanos con menos dinero, que sí cumplen sus deberes fiscales y que lo están pasando mal por culpa, entre otras cosas, de los impagos de estos ricachones. Sería, por otra parte, un gran ejemplo para la población, que vería que los inspectores de Hacienda están ahí y que se vigila el cumplimiento de las leyes por todos los ciudadanos, no sólo por los más débiles. 

Me gustaría que el Gobierno nos explicara (ya está aquí el deseo tonto del día) cómo es posible llevar a cabo esta maniobra.