Mostrando entradas con la etiqueta degradación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta degradación. Mostrar todas las entradas

lunes, 4 de diciembre de 2017

Buenos días. Ruido



Se crece en silencio. 

La degradación siempre es ruidosa. 

Buenos días.


sábado, 21 de octubre de 2017

Buenas noches. Hablar



Hay ocasiones en las que, al hablar, junto a la belleza indudable del cuerpo, va apareciendo, sin que la llamemos, la fealdad del alma, la degradación de la mente, la vejez de cualquier pensamiento. Entonces toda aquella belleza se resquebraja, el encanto se diluye y comenzamos a dar vitalmente marcha atrás sobre sus escombros. 

Buenas noches.


sábado, 5 de abril de 2014

Lo que veo cuando miro. Mejor huir de ellos





Hay personas muy degradadas, muy inhumanas, muy de temer, que o van creyendo que son triunfadores absolutos en todo o, en caso contrario, se consideran víctimas de las injusticias más atroces. Nunca te las encuentras como personas normales. Mejor huir de ellas. Buenas tardes.

sábado, 27 de octubre de 2012

Mirando por la ventana. Degradación



Alguien degradó el amor y lo redujo a sexo. Alguien degradó la alimentación y no vio en ella más que placer. Alguien degradó la belleza y la convirtió en apariencia. Alguien degradó la música y la sustituyó por unos ruidos repetidos sin piedad. Alguien degradó el arte y lo aminoró hasta no ver más que negocio. Alguien degradó la educación y la dejó hecha una colección de ciencias secas. Alguien degradó al ser humano y lo dejó reducido a cuerpo. Alguien degradó la vida y creyó que sólo existía lo visible, lo medible, lo palpable. Qué manía de degradarlo todo, de perderlo todo.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Masturbación




¿Qué clase de degradación mental se habrá dado entre los españoles para que la gente juzgue y condene a una persona porque se masturbe? Esto es lo que ocurre por ser tan condescendientes con instituciones tan retrógradas como la Iglesia Católica y por no reaccionar a tiempo contra quienes quieren teñir la educación con este tipo de influencias malsanas. En este país la razón siempre ha cedido ante los intereses de unos pocos que sólo tienen dinero y ha tolerado que el pueblo se adocene y se llene la mente de chocheras autodegradantes. No debemos callarnos.