Mostrando entradas con la etiqueta brutalidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta brutalidad. Mostrar todas las entradas

sábado, 8 de julio de 2017

Buenos días. Huir




La vida está para vivirla. No hemos venido a este mundo para huir, salvo para huir de ese animal bruto que llevamos dentro y que tenemos que humanizar. 

Buenos días.

sábado, 22 de octubre de 2016

Buenas noches. Automóvil




Dale a algunas personas un automóvil y te mostrarán lo brutas que pueden llegar a ser. 

Buenas noches.

viernes, 18 de julio de 2014

Buenas noches. Malos amigos



La ignorancia es amiga de la brutalidad, a veces de la crueldad, y siempre de la injusticia. Debemos analizarlos, por si acaso. 
Buenas noches.

miércoles, 26 de junio de 2013

miércoles, 3 de octubre de 2012

Mirando por la ventana. Torpezas




La brutalidad, no sólo en el actuar, sino también en el ser, de estos tipos del PP asusta, sobre todo cuando la manifiestan con naturalidad, que es como suelen hacerlo.

Tenemos el caso de que cuando los ciudadanos protestan por algo y esa protesta se extiende sensiblemente, cualquier persona inteligente escucharía esa protesta e intentaría dialogar, para llegar así a algún acuerdo que tranquilizara a la ciudadanía y eliminara la protesta. Pero, si no se es inteligente, como es el caso, entonces lo que queda es el recurso a la chulería, al palo, a la represión, al intento de que creamos que aquí nadie piensa de manera distinta a la de ellos y a que, consecuentemente, la protesta se agrande.

Imagino que deben de haber oído estos linces de la política que una parte de la población dice que no les representan. Si fueran fuertes, además de inteligentes, cogerían el toro por los cuernos, dialogarían, abrirían vías de comunicación y procurarían contentar a la población protestante. En su lugar, estos nunca bien ponderados bomberos incendiarios lo que hacen es sacar a la palestra a una iluminada sin principios y sin luces para que diga que hay que racionalizar las protestas, porque lo que se hace ahora no se puede aguantar. O sea, que si el médico tiene mucha gente en la cola, en lugar de poner dos médicos, se prohibe a la gente que vaya a la consulta. Entienden, porque les interesa, claro, que la gente protesta por vicio, sin que tenga motivos para ello, y que la solución no está en solventar el problema que origina la protesta, sino en eliminarla como sea.

Lo normal es que esta estrategia tan aguda lo que haga es aumentar, como de hecho está ocurriendo, las protestas en número y en trascendencia. Con lo cual, lo que se pone de manifiesto es que, además de brutos, son torpes. Estos son los tipos que nos gobiernan, los que mantienen abierta la puerta del fascismo.

martes, 27 de septiembre de 2011

La brutalidad



La falta de educación, la falta de cultura produce brutalidad. Esto ocurre con los ciudadanos, con los alumnos, con los profesores, con los gobernantes, con los curas, con los periodistas, con todos, conmigo.
Pero no me negarás que contemplar a un gobernante sin educación es un espectáculo trágico.