Mostrando entradas con la etiqueta cortinas de humo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cortinas de humo. Mostrar todas las entradas

jueves, 14 de marzo de 2013

Buenos días. Cortinas de humo




Creo que hay que tener cuidado con las cortinas de humo (en este caso, nunca mejor dicho lo del humo). Cuando nos ponen delante una cortina de humo, no vemos más que la cortina, pero la vida sigue discurriendo como antes, sólo que no la vemos. Una cosa es ser consciente de lo que pasa y sobrevivir atendiendo a los aspectos más positivos de la vida y otra muy distinta es desconectar de la realidad y refugiarse en el fútbol, en la televisión, en el Papa o en cualquier otra cosa que nos secuestre la mente y nos haga olvidar que existimos en un mundo real. A pesar de todo, la vida merece la pena vivirse. Ánimo. Buenos días.

viernes, 24 de febrero de 2012

Los peligros de Wert




El ¡ministro! Wert tiene dos peligros. Uno, el que encierra en sí mismo, por sus ocurrencias, por el fruto de su desconocimiento de los temas que trata y por lo atrevido de sus planteamientos. No incluimos aquí el aire de absurda superioridad con el que habla, porque esto es sólo peligroso, en principio, para su imagen. El otro es que va camino de convertirse en el payaso del Gobierno, en el tipo que llama más la atención y que dice las cosas más atrevidas y más dolorosas. Y, en este sentido, puede ser manejado para crear cortinas de humo que oculten transitoriamente otras cosas que el Ejecutivo quiera colar a los ciudadanos, pero que no interese que estos las piensen mucho. Es un señor que al parecer no tiene demasiados conocimientos, ni demasiada humanidad ni demasiado sentido político ni ni demasiada idea de igualdad y respeto ni demasiados complejos ni demasiadas otras cosas convenientes, pero que encierra en sí demasiado peligro. Creo que habrá que escucharlo teniendo en cuenta siempre lo que ocurre a su alrededor.