Mostrando entradas con la etiqueta calles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta calles. Mostrar todas las entradas

martes, 11 de junio de 2013

jueves, 24 de febrero de 2011

Contraste



Salir de casa. Sentir el fresco de la mañana en la cara como si te acariciara un largo paño de seda. Ver el durísimo esfuerzo del día, que quiere escalar decididamente por el precipicio del horizonte lanzando al mundo el rojo amanecer y anunciando un nuevo día de sol. Oír el trino de los pájaros, una melodía sin partitura, improvisada, rebosante de belleza y de armonía, que me recuerda que más allá de los humos y de los ruidos aún hay Naturaleza. Oler el romero al pasar y las rosas y el tomillo limonero. Y llegar a la calle.

Qué corto es el jardín y qué largo es el día.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

calles / 4

Seguramente es por abreviar. Como el catolicismo ha reunido todas las tristezas y desgracias de la humanidad y las ha asociado a Vírgenes y Cristos, resulta que las angustias, los desconsuelos, los desamparados y todos los demás padecimientos se encuentran en los nombres de las calles de muchas ciudades y pueblos. Es posible que uno de los problemas que esto acarree sea el de tener que inscribir en un rótulo breve el nombre completo de la Virgen o del Cristo correspondiente, por lo que en alguna ocasión se debió optar por aligerar el título, quedando nombres tan extraños y hasta ridículos como el que encontramos en La Isla de San Fernando.

.


.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Calles /3

No muy lejos de la calle Soledad se encuentra la Plaza Viudas. Ignoro también el origen de este nombre, pero me recuerda pronto la discriminación que sufren las mujeres viudas en algunos países orientales (India, Afganistán, etc.). No creo que en Cádiz ocurriera nada de esto.

Lo curioso de esta Plaza Viudas, además del nombre, es que en ella han nacido más de la mitad de los ciudadanos de Cádiz. La razón es que en ella estaba una clínica privada de prestigio, la del Dr. Fernando Muñoz Ferrer, a donde acudían a parir todas las gaditanas que podían. Además, parece ser que en esta plaza nació también uno de los gaditanos más ilustres, Fermín Salvochea, pensador anarquista del siglo XIX que llegó a ser alcalde de la ciudad.


.

.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Calles / 2

Seguí andando por la Calle de la Soledad Antigua y, al final de la misma, me encontré con este otro y sorpendente rótulo:

.


O sea, que la misma calle, hasta no hace mucho, tenía dos nombres: de la Soledad antigua y de la Soledad moderna. Según me dijo un vecino, la calle actualmente ha sido rebautizada con el nombre de Calle Soledad, como se observa en el azulejo inferior. No creo que tenga nada que ver con el nombre de la calle, pero he leído que en los años 40 del siglo pasado, la calle Soledad estaba plagada de burdeles,

Buscando el porqué de estos nombres, he encontrado un artículo del insigne médico y pensador español, Pedro Laín Entralgo, que glosa esta circunstancia y añade algún comentario sobre algunas otras calles de la ciudad.

La afición por poner calles dedicadas a la Soledad la encontramos también en la vecina Isla de San Fernando, como puede observarse en la foto. Hay que aclarar en este caso que la calle, en una punta tiene como título "Callejón de la Virgen de la Soledad", si bien en la otra, seguramente por economía, desapareció la referencia a la Virgen, quedando como aparece en la imagen.

.



.

viernes, 5 de septiembre de 2008

Calles / 1

Me resulta muy satisfactorio ser observador. Consiste en ir por la vida enterándote de lo que hay para gozarlo o para recharzarlo. En todo caso, para intentar vivirlo.

No hay que andar haciendo arduas investigaciones para sacarle un poco de jugo a la realidad cotidiana. Por ejemplo, se trata de mirar los nombres de las calles. Hace años vi en una ciudad una calle que se llamaba "Sin nombre". Fue una lástima que no tuviera entonces una cámara de fotos para poder mostrar ahora semejante curiosidad.

Este verano, en Cádiz, he encontrado un par de calles con nombres curiosos. Una de ellas es esta que pongo aquí.

.




Puede el lector dar rienda suelta a su imaginación o, quizá, a su investigación para descifrar en qué pueda consistir la soledad antigua.