Mostrando entradas con la etiqueta banderas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta banderas. Mostrar todas las entradas

sábado, 28 de octubre de 2017

Buenas noches. Emociones



Hay aficionados al fútbol a quienes, en realidad, no les gusta el fútbol, sino que gane su equipo. Por eso van al estadio o al campo cubiertos de bufandas, camisetas y banderas que los identifiquen con quienes 'sienten' los colores de ese equipo. Se trata, fundamentalmente, de sentir, porque si su gozo fuera algo más racional, serían capaces de vibrar, por ejemplo, unas veces con la calidad del juego del Madrid y otras, con la que genera el del Barça, y no suele darse ese caso. Es una fuerte experiencia emocional la que desean tener.

Lo mismo ocurre cuando en el teatro o en el cine nos identificamos con un personaje determinado. Si este personaje sufre, lloramos con él; si tiene una gran alegría, nos alegramos con él. En ambos casos cedemos nuestra propia vida al personaje, que se apodera de nuestro corazón y hace que, aunque no lo deseemos, nos embarquemos emotivamente en un mundo que no es el estrictamente nuestro. Tanto en el fútbol como en el cine, cuando estamos tan identificados con el personaje o con el equipo, no estamos en situación de reflexionar, sino de sentir, de emocionarnos.

Cuando hacemos uso de una bandera nos situamos en una posición similar. Nuestro razonamiento queda en suspenso y nos sumergimos en el mundo exclusivo de los sentimientos y de las emociones. Queremos, entonces, que venza lo que nuestra bandera representa y que lo que las otras banderas simbolizan quede vencido. Tienen mucho más sentido las banderas en un mundo militar que en uno civil. A mí me parece que sería deseable que fuéramos capaces de pensar y de emocionarnos, pero sin banderas. 

Buenas noches.

viernes, 27 de octubre de 2017

Sin banderas, por favor



Hay un movimiento para llenar Whatsapp de banderas de España. Me parece un enorme error. Las banderas van siempre contra otras banderas. Hay que buscar lo que una, no lo que nos enfrente. Seamos sensatos y dejemos las banderas en las tiendas de los chinos. Dialoguemos todos, creemos todos, transijamos todos, comprendamos a todos, pensemos con grandeza todos, pero sin banderas. Las banderas no dejan pensar a los abanderados.

domingo, 15 de octubre de 2017

Buenas noches. Todos




Las banderas nos dicen a favor de quiénes estamos y en contra de quiénes luchamos. Creo que lo que se necesitan son personas que estén a favor de todos y que no vayan contra nadie. Quizá lo que se necesiten sean personas sin banderas. 

Buenas noches.

domingo, 1 de octubre de 2017

sábado, 30 de septiembre de 2017

Buenas noches. Argumentos



Hay momentos en los que, en lugar de sacar las banderas, que expresan sentimientos y emociones y se dirigen a ellos, habría que buscar buenos argumentos y sentarse a discutirlos, que es lo propiamente humano. Pero para eso hay que querer. 

Buenas noches.


lunes, 25 de septiembre de 2017

Banderas, cagadas y árboles.




Aunque parezca raro, hay españoles que creen que la bandera rojo y gualda es la propia de la selección de fútbol, pero que no tiene nada que ver con la de la nación española, porque son cosas distintas que no tienen ninguna relación. Mil de estas banderas las va a repartir el ínclito alcalde de Alcorcón, del PP, entre los vecinos, para celebrar el próximo día de la Hispanidad y, de paso, defender la unidad de España. Muy oportuno, sin duda, el gesto patriótico del señor alcalde.

No sé cuánto se habrá gastado el señor alcalde de Alcorcón en comprar esas banderas, pero en donde se gasta muy poco dinero este afamado regidor es en podar los árboles de una ciudad que es una de las que más zonas verdes tiene en España. Algunos de ellos hace muchos años que no se podan. No sé si esto incidirá en la salud de los mismos, pero sí está comprobado que trae consecuencias para los ciudadanos. Por ejemplo, hay ramas bajas que han crecido lo que han querido, que están vencidas por su propio peso y que molestan a los viandantes cuando van por las aceras, porque tienen que agachar la cabeza para pasar, a la vez que se acuerdan en arameo del citado señor alcalde. O, también, la invasión sobrevenida de pájaros en la ciudad. Me refiero a los pájaros que vuelan y que han visto que la mayoría de las ramas de los árboles son estables, por lo que han instalado en ella sus nidos y sus aposentos. Desde ellos, arrojan sin piedad sus múltiples deposiciones sobre los votantes del PP que pasan por debajo, pero también sobre los de Ciudadanos, que apoyan la inefable gestión del alcalde, y sobre los partidarios del resto de partidos, que están hartos del citado edil. Incluso deponen sobre quienes no votan, como si quisieran intentar despertarles de su letargo. Afortunadamente, la mayoría de los pájaros no acierta en su tiro, pero los restos de la operación quedan en las calles expuestos a las pisadas de los ciudadanos, que se llevan luego a su casa una buena colección de bacterias adosadas a sus zapatos. Y así hasta que llueva fuerte, claro, porque el preclaro señor alcalde limpia muy poco la ciudad, como si él no paseara por ella o como si no le molestara la suciedad.

Ahora al señor alcalde parece que le han dado unas ínfulas, o, quizá, tenga que hacer méritos patrióticos ante alguien, o quiere que sus partidarios olviden sus inclinaciones bajo los árboles o las cagadas rozándoles la nariz, y se dedica a gastar el dinero público en banderas. Una bandera es un símbolo y los símbolos son importantes en todas las sociedades, sobre todo los que promueven la unión y no van contra nadie. Pero me parece que un buen gestor público, antes de gastarse el dinero del pueblo en símbolos, tiene que atender a las necesidades reales y básicas de la ciudadanía. Hablo, por ejemplo, de los árboles, de los pájaros y de la limpieza, como podría hablar de la recogida de la basura, de la cultura, de las infracciones de tráfico sin controlar o del número de sus cargos de confianza. Ya era bastante conocido el señor alcalde por su muy personal concepto de lo que es la democracia, por el poco respeto con que trata a las feministas -seguramente cree que sólo las mujeres pueden ser feministas-, por su irrespetuoso trato a la oposición, por su colaboración con la ultracatólica Fundación Educatio Servanda o por su aversión a todo lo que suene a LGTBI. Durante la última semana del Orgullo Gay se negó a colgar la bandera multicolor en el balcón del Ayuntamiento, pero ahora quiere pasar a la historia, no como quien cuidó con mimo su ciudad, sino como quien regaló banderas de las que le gustan a él. Tengo la impresión de que nos trata como si fuéramos tontos.


lunes, 15 de agosto de 2016

Buenas noches. Vientos


¿Qué sería de nosotros sin las iglesias o sin las banderas?

¿Cómo sabríamos de dónde vienen los vientos?

Buenas noches.