Mostrando entradas con la etiqueta abrazar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta abrazar. Mostrar todas las entradas

miércoles, 24 de agosto de 2016

Buenos días. Necesidades



Si lo necesitamos, debemos gritar, o llorar, o abrazar, o besar, o pedir, o patalear, o rebelarnos, pero no estarnos quietos y dejar de vivir sin más. 

Buenos días.


domingo, 15 de noviembre de 2015

Buenas noches. No es su cuerpo




Es su cuerpo el que te llama, pero quien te abraza, te retiene, te seduce y quien hace que te quedes es su alma. 

Buenas noches.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Buenas noches. La vida también es esto





No sé si estoy mirando para otro lado, pero también hay fuentes de placer en la vida cotidiana. Querer a los amigos y a las amigas y podérselo decir. Incluso querer a quienes no están ligados a ti por lazos de amistad. Poder dialogar civilizadamente, racionalmente, tranquilamente. Abrazar, besar, acariciar, sonreír. Que te abracen, que te besen, que te acaricien, que te sonrían. Intercambiar palabras amables, cariñosas, llenas de vida fresca. Poder contar con alguien. Sentir que la vida está por hacer, pero que la vamos haciendo. Tener esperanza, aunque sea una cierta esperanza. Saber que todo esto tiene sentido, aunque ese sentido no siempre se vea del todo claro. Poder gritar y que alguien te oiga. Poder llorar en soledad si uno quiere o en compañía si lo prefiere. Sentir que la vida no es sólo cosa de uno, sino que es en realidad una red a la que uno pertenece con gusto y en la que la alegría viene de dar y de recibir. Buenas noches.

domingo, 13 de octubre de 2013

Buenas noches. Porque quiere





Una sonrisa puede salvar un instante. Un beso puede alegrar un día. Un abrazo puede remediar una vida. Una persona puede sonreír, besar y abrazar. Basta con que quiera hacerlo. Nadie lo va a pedir. Nadie te lo va a pedir, pero tú puedes adelantarte y salvar algunos instantes, alegrar algunos días y remediar algunas vidas. Si lo haces, te lo agradecerán, pero tú no debes hacerlo por eso, sino porque los seres humanos tenemos que salvar los instantes, alegrar los días y remediar las vidas. Muchas veces vale con que las sonrisas, los besos y los abrazos sean virtuales. Detrás de una sonrisa virtual, de un beso virtual y de un abrazo virtual está siempre una persona que no tendría por qué sonreír, besar ni abrazar, pero que lo hace. Buenas noches.