Mostrando entradas con la etiqueta emociones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta emociones. Mostrar todas las entradas

viernes, 9 de septiembre de 2016

Buenas noches. Ideas




Si no tenemos ideas no tenemos ni idea de nada. No estamos acostumbrados a pensar, a reflexionar, a criticar, a valorar, a racionalizar la vida. Sólo estamos dispuestos a sentir, a tener sentimientos del tipo que sea, constructivos o destructivos. Sé que en el mundo actual es muy difícil tener ideas, pero de lo que hablo es de la actitud de querer tenerlas. Nos basta con una emoción y así nos va. 

Buenas noches.

miércoles, 20 de julio de 2016

Buenas noches. Dos maneras



Cuanto más se nos caliente el corazón, cuanto más nos entreguemos a las meras emociones y a los simples sentimientos, menos podremos pensar y más fácil será que alguien o algo se apodere de nosotros. Lo que nos hace sensibles es el corazón, y la sensibilidad es indispensable, pero lo que nos hace fuertes es la mente. Debajo de esto hay dos maneras de vivir. Buenas noches.

viernes, 1 de enero de 2016

Buenos días. Propuesta




Ponle a tu vida la música que te pidan tus emociones y baila como te diga tu mente. 

Buenos días.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Buenas noches. Amor 13




El amor contiene una emoción (un sentimiento, como les gusta decir a tantas personas), pero no es un sentimiento. 

También contiene un elemento racional, que debe ser mucho más fuerte que el emocional, pero tampoco el amor es algo exclusivamente racional. 

Es, más bien, una decisión de toda la persona que nos hace integrar a alguien en nuestras vidas y dedicarnos a que su existencia sea mejor. 

Se puede amar a muchas personas, a todas con las que vivimos en el mundo, pero es posible que con alguna de ellas el amor sea de tales características que nos lleve a querer convivir con ella, a vivir juntos con mayor intensidad e intimidad, lo cual tampoco obliga a habitar bajo el mismo techo. 

El amor no se deja reducir a patrones fijos. 

Buenas noches.

martes, 6 de enero de 2015

Buenas noches. Emoción




Me despedí de Alicia Nistal pensando que sólo se puede producir una emoción en alguien cuando lo que se expresa ha sido ideado, pensado o vivido con emoción. 

Buenas noches.

martes, 14 de octubre de 2014

Buenas noches. Un poema



¿Un poema sirve para que nos emocionemos?

¿Sirve para que pensemos?

¿Su sentido es que pensemos y que nos emocionemos?

¿Por qué nos empeñamos en separar el pensamiento de las emociones?

¿Por qué a veces nos fijamos más en el pensamiento?

¿Por qué con tanta frecuencia sólo atendemos a las emociones?

¿Nos educaron para pensar o para que nos emocionáramos?

¿Qué platones se empeñan en separar el alma del cuerpo, como si ambos fueran independientes y pudieran existir separados?

¿Para qué separar lo que está relacionado? Y todo está relacionado.

¿Por qué simplificar lo complejo, si así distorsionamos la realidad?

Quizá un poema esté para que lo hagas todo tuyo a tu manera, sin romperlo, sin romperte tú.

Buenas noches.

miércoles, 23 de julio de 2014

Buenas noches. El amor



Hay 4 aspectos muy importantes en el amor.
  1. Concebirlo. Hay que tener una idea más o menos clara de en qué consiste amar, querer a una persona. El amor es fundamentalmente una actitud racional, un plan pensado para ayudar a vivir a otra persona y que afecta a cuestiones muy concretas de su vida real. Los embobamientos, las tetas impresionantes, las chocheras, las risas y los aprovechamientos puede que tengan que ver con el amor, pero muy de lejos.
  2. Sentirlo. Además de su dimensión racional, el amor tiene otra muy importante, la emocional. Es la que hace que queramos estar con la persona amada, que sintamos atracción hacia ella y que estemos a gusto en su presencia. Pero que exista sólo esta dimensión es peligrosísimo y suicida. Las emociones por sí solas no te hacen vivir humanamente, sino sólo estar a gusto (cuando se está a gusto) o a disgusto (que es como se suele terminar, si no hay una actitud racional que justifique la vida que se lleva).
  3. Expresarlo. El amor, tanto el que se le tiene a una pareja como el que se tiene a cualquier persona, hay que expresarlo. Somos personas y lo propio de las personas son las palabras. Cuando regalamos algo o cuando elaboramos un plato con cariño, aunque no lo hagamos para ser correspondidos, lo normal es que nos digan si ha gustado o no. Lo mismo ocurre con el amor, cuando lo expresamos, nos sentimos bien y la otra persona se siente querida, aunque sólo sea de palabra. No veo ninguna razón por la que haya que callarse estos asuntos.
  4. Hacerlo. No me refiero a lo que se suele denominar 'hacer el amor'. Eso es sexo, que puede hacerse con amor y sin él. Me refiero a que el amor no es una situación estática. No es una especie de 'Te quiero y ya está'. El amor hay que construirlo cada día, con detalles, con decisiones, con palabras, con risas, con ternura, con sexo, con alegría y con lágrimas. Cada momento que pase y cada situación que vivamos deben ser ocasiones para que construyamos el amor. Si no se construye el amor, no existe.

Buenas noches.



miércoles, 30 de abril de 2014

Buenas noches. Déjalos hablar




¿Hace mucho que no dejas hablar a tus sentimientos? Porque de anécdotas, sucesos y demás historias para pasar el rato nos hartamos de hablar. ¿Por qué no expresamos lo que sentimos, lo que nos emociona? A veces creemos que somos seres racionales, que lo único que debemos usar es la razón. Pero no la usamos para pensar y conocer lo que hay y decidir qué es lo mejor que se puede hacer, sino para frenarnos, para desconocer lo que nos da miedo y para decidir que no vamos a hacer nada que nos saque de la rutinaria monotonía de lo de todos los días. La razón también siente, también se emociona, pero nos han acostumbrado a ocultar nuestros sentimientos, a dejarlos en el trastero para que se aburran y se mueran. Quizá deberíamos sacarlos a pasear. Quizá deberíamos dejar que hablaran. Veríamos cómo crecen y cómo crecemos nosotros con ellos. Buenas noches.

viernes, 21 de febrero de 2014

Buenos días. Arte y vida y 5





Hay artes efímeras, como la música, el canto, el baile o las artes escénicas, que exigen mucha colaboración del espectador, pero que también gratifican con emociones profundas. Buenos días.

lunes, 3 de febrero de 2014

Buenas noches. Compaginando





El amor es el arte de compaginar de forma equilibrada las emociones con la racionalidad. Buenas noches.

martes, 14 de enero de 2014

Buenas noches. El amor





En mi opinión, el amor básicamente no es un sentimiento ni una emoción, aunque tenga un componente sentimental.

En el amor no basta, ni mucho menos, con sentir.

El amor es una actitud racional que se tiene que traducir en hechos.

Es racional porque tenemos que conocer muy bien a la persona a la que queremos y tenemos que descifrar qué es lo que debemos hacer para ayudarle a vivir, para que cumpla sus aspiraciones en la vida.

Se tiene que traducir en hechos porque si no, ¿para qué amamos? ¿para qué vivimos?

Cuando vemos que la persona amada es feliz, de rebote y sin buscarlo, nos sentimos felices nosotros también, pero no por lo que hayamos podido hacer, sino porque a lo que aspiramos amando es a la felicidad de la persona amada.

Si queremos convivir con una persona a la que amamos, esa actitud debe ser recíproca.

Esa misma actitud es la que hay que practicar con los amigos y con las amigas con los que vivimos y a quienes queremos.

domingo, 27 de octubre de 2013

Buenas noches. Comunicarnos





Hay veces que necesitamos que nos besen, que nos abracen, que nos digan que nos quieren y que podemos contar con el amigo o con la amiga que están a nuestra sombra. Hay veces en las que saber que alguien piensa en nosotros nos reconforta, nos tranquiliza y nos hace recobrar la humanidad. Creo que deberíamos comunicarnos más los sentimientos, no sólo porque es bueno sacarlos fuera, sino porque a los amigos y a las amigas les pueden sentar como lluvia caída del cielo en plena sequía. Para algo natural que tenemos, deberíamos practicarlo más. Buenas noches.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Buenas noches. La vida





La vida tiene mucho que ver con la libertad, con las emociones compartidas, con la disponibilidad siempre abierta, con la palabra amable, con la amistad a flor de piel, con los abrazos espontáneos, con los besos regalados y aceptados y correspondidos, con las sonrisas cómplices, con los detalles no solicitados, con los momentos de fiesta gozados, con el dolor ineludible y no sólo con la convivencia feliz. Buenas noches.

domingo, 4 de agosto de 2013

Buenas noches. Emociones




Lxs amigxs nos emocionan todos alguna vez. Creo que habría que procurar, además, comprender esa emoción. Es la forma de anclarla bien dentro de nosotros. Buenas noches.

domingo, 21 de julio de 2013

Buenas noches. Inteligencia





Hay veces en las que la inteligencia no necesita más que la mera razón para alcanzar su objetivo, como, por ejemplo, cuando se aplica a las matemáticas.

Hay otras en las que tiene que usar palabras impregnadas de sentimientos, como cuando un pelmazo quiere hacer ver a alguien lo mucho que él vale o cuando se quiere explicar el contenido de un cuadro.

Y hay otras en las que la inteligencia no encuentra en las palabras un vehículo útil y tiene que recurrir a un abrazo cargado de sentimiento o a una sonrisa que resulte contagiosa o a una lágrima que permita compartir las emociones.

Si estas noche vas a repartir cariño, hazlo como te parezca mejor, pero hazlo. Buenas noches.

sábado, 6 de julio de 2013

Buenos días. Las artes y los placeres





¿A qué hemos venido a este mundo?

Si miramos nuestra herencia cultural, tan teñida con los tenebrosos colores religiosos católicos, parece ser que el común de los mortales hemos venido a sufrir, a penar, a la espera de que en el otro mundo podamos gozar, por fin, de una especie de apartamento en el Benidorm celeste con los gastos pagados, o cualquiera sabe de qué.

Pero, afortunadamente, esta no es la única postura posible. Otros creemos que a este mundo hemos venido a vivir, a vivir todos y a hacerlo de la mejor manera posible. Dicho con otras palabras, creo que hemos venido a gozar viviendo. Al parecer hay una minoría de humanos que se empeñan en que esta vida la disfruten sólo ellos y que el resto se dedique a trabajar para darles beneficios, a sufrir para que ellos gocen y a morir para que ellos vivan. Pero esta anomalía trágica no debe alterar la idea central del sentido de la vida: hay que gozar viviendo.

Gozar es obtener todos los tipos de placer posibles: placeres físicos y placeres mentales. Se goza con el sexo, con la comida, con la bebida, con la visión, con la audición, con el deporte, pero también con la inteligencia, con la lectura, con el pensamiento, con la libertad, con la igualdad, con la felicidad propia y con la de los demás, con la razón, con la imaginación … y con las artes.

Las artes son unas puertas estrechas situadas en el fondo de la habitación de la vida que, cuando con un cierto esfuerzo logramos abrirlas, nos permiten entrar en el mundo más sublime que la humanidad haya podido construir. Es el mundo de la belleza, del misterio, de la armonía, de las emociones, de la alegría, de la tragedia, de lo superior, del sentimiento que intenta ser comprendido y compartido, de las ideas que quieren ser carne y de la carne que quiere ser idea. Es el mundo de la posibilidad posible, de la realidad incompleta que va creciendo. Es otro mundo, pero situado en este mundo.

El mundo del arte es un abanico que la educación nos debería mantener abierto para que pudiésemos gozar viviendo con todos los gozos posibles. Yo creo que no lo hace. Tampoco la educación nos enseña a comer bien, sanamente y gozosamente, y eso que lo hacemos varias veces al día. Ni nos enseña a cuidar el cuerpo, a pesar de que vamos a estar con él toda la vida. Parece que la educación apunta a las llamadas 'ciencias' y, a lo sumo, a la lengua, esto es, a la eficacia técnica o, lo que es lo mismo, al beneficio, al dinero, que es lo que les interesa a la minoría dominante.

Habría que reivindicar el arte como fuente de placeres. Y reivindicar los placeres como fuentes de vida buena. Vivir es siempre aprender a vivir. Vivir es siempre aprender a gozar. Todos. Cada día. Buenos días.

lunes, 1 de julio de 2013

Buenas noches. Cruce de caminos






Hay momentos en los que la prudencia me dice que tenga un poco de cuidado a la hora de expresar mis afectos, mis sentimientos, mis emociones. No todas las personas se sienten igual de cómodas con estas situaciones y no se trata de generar tensión sin necesidad. Sin embargo, mi yo me pide a veces expresarme y expresarlos. Difícil cruce de caminos del que no siempre se sale bien.

En todo caso, para formar esa nube relajante de cariño compartido no hay que expresar nada. Sólo pensar en quien quieras y querer quererlo o quererla. Que descanses. Buenas noches.

viernes, 7 de junio de 2013

Buenas noches. Te quiero




Por si mañana me muero
necesito decirte hoy,
amigo, amiga,
que te quiero.


Sé que no me voy a morir mañana. Al menos, eso espero. Pero cada vez tengo más fuerte la vivencia de que hay cosas que no se deben quedar dentro de uno. Sobre todo, las emociones y los sentimientos positivos que me despiertan las personas que significan algo positivo en mi vida. No me educaron para eso, pero lo he descubierto yo. Es bueno querer a los demás y es bueno, además, decírselo. A mí me gustaría que me lo dijera cualquier persona que me quisiera. Incluso si me odiara, me gustaría también que me lo dijera. Las emociones dentro de la mente hacen daño. Así que no te extrañe si en algún momento te digo lo que siento por ti.

Piénsalo tú esta noche cuando te vayas a dormir. Esa nube de cariño que te invito a formar cada noche no está formada más que por tus emociones y tus actitudes. Creo que deberías formarla todas las noches. Y, además, de día, decírselo y mostrárselo a la persona afectada. En un mundo distinto eso sería muy sano, muy bueno, muy bonito. Buenas noches.

martes, 2 de abril de 2013

Buenas noches. Nos acostumbraron



Nos acostumbraron a no desnudarnos el cuerpo. Nos acostumbraron a no desnudarnos el alma. Nos acostumbraron a encorsetar nuestras vidas de manera que parecieran muertas. Nos acostumbraron a expresar sólo lo que no fuera muy expresivo. Nos acostumbraron a creer que el amor era sólo cosa de dos y, a partir de un momento, con sexo. Nos acostumbraron a no ser distintos. Nos acostumbraron a creer que algunas palabras tenían poderes prohibidos y efectos indeseados si las pronunciábamos. Nos acostumbraron a usar sólo modales bobos, miradas bobas, sonrisas bobas, palabras bobas hasta que nos convertimos en verdaderos bobos. Nos acostumbraron a tragar emociones y sentimientos aunque no nos apeteciera hacerlo. Nos acostumbraron a no ser nosotros mismos y ahora queremos serlo.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Buenos días. Te quiero




Dos palabras deseadas, unas veces, tranquilizadoras y, otras, inquietantes, casi mágicas. ¿Qué quiere decir 'te quiero'?

'Te quiero' expresa una emoción agradable, afectiva, cariñosa, positiva, de atracción que se siente hacia otra persona, pero también, y, a la vez, muestra una actitud racional de generosidad, según la cual, nos proponemos ayudar a vivir a la persona querida, intentar darle lo que necesita y cuidarla para que le sea más fácil realizar su proyecto en la vida. Para que un 'te quiero' tenga verdadero sentido, creo que tiene que englobar estas dos dimensiones, la emocional y la racional. Cuando se da sólo la primera, me parece que no estamos ante un verdadero amor, sino ante un deseo, del tipo que sea, pero con una alta probabilidad de que pueda ser calificado de egoísta.

Con esta expresión nos podemos dirigir a los padres, a los hermanos, a los amigos, a la pareja y a las personas con las que vivimos. En el caso concreto de la pareja -persona con la que, además de vivir, convivimos- el 'te quiero' tiene una especial intensidad y abarca aspectos y detalles que no se dan en ninguno de los otros casos. Sin embargo, la actitud que revela esta expresión es, en el fondo, la misma en todos los casos.

Me parece justo que les digamos que las queremos a las personas que queremos, pero también me parece adecuado que sepamos lo que decimos y que entendamos bien lo que oímos.