Mostrando entradas con la etiqueta embrutecimiento. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta embrutecimiento. Mostrar todas las entradas

sábado, 10 de junio de 2017

Buenos días. Osadía 141



Atrévete a expulsar de tu mente lo que te haga egoísta, lo que te empequeñezca como ser humano, lo que reduzca tu dignidad, lo que te embrutezca. 

Buenos días.


sábado, 28 de noviembre de 2015

Buenas noches. Embrutecimiento




Hay que liberarse. 

Si no hacemos nada, esta sociedad nos embrutece. 

Hay que salvarse. 

Buenas noches.

domingo, 13 de octubre de 2013

Buenas noches. Embrutecimiento





Uno comienza a embrutecerse desde ese momento imprevisto y casi inconsciente en el que empieza a prescindir de los otros, cuando los otros dejan de ser seres humanos que forman parte de nuestra vida. En ese momento, como si fuera el momento culminante de una deliberación mantenida desde hace tiempo de forma suave, pero firme, decidimos que los otros no merecen ser escuchados. Los otros desaparecen del juego de relaciones humanas que es la vida, nuestra vida, y quedamos desolados. No es la soledad la que aparece en la vida de quien comienza a embrutecerse, sino la desolación, el efecto de sentirse abandonado por el lado agradable de la vida. No es que los otros nos hayan hecho algún daño, que no es lo peor que nos hagan daño, sino que no nos han querido. Y como esto lo han llevado hasta extremos insoportables, rompemos con ellos. Ahora nos han dejado solos. Ahora sólo existimos, pero no somos. Los demás son ya cosas que pasan por ahí. Buenas noches.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Mirando por la ventana. Embrutecimiento




Hay ciudadanos que se están embruteciendo en gran número y a gran velocidad. Unos consiguen un embrutecimiento activo, como si lograrlo fuera su meta e hicieran todo lo posible por conseguirla cuanto antes. Otros adquieren un embrutecimiento pasivo, consecuencia de no hacer nada por conquistar su humanidad. Nadie los educa, nadie les dice lo que deben hacer ni lo que no se puede hacer ni por qué. Siguen pautas instintivas, se guían por los apetitos y son incapaces de pensar como los seres humanos. Esto ocurre en todas las edades y en todos los estratos sociales.