Mostrando entradas con la etiqueta explotación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta explotación. Mostrar todas las entradas

jueves, 23 de noviembre de 2017

Buenas noches. Aceptación




Cada vez aceptamos con mayor naturalidad, no el trabajo justamente remunerado, sino la explotación salvaje. 

Buenas noches.

viernes, 11 de agosto de 2017

Buenas noches. Anestesia



Convivimos de manera habitual con la explotación. Puede que, incluso, la suframos en nuestra propia vida. Y, sin embargo, no creo que seamos conscientes de su existencia ni que nuestra sensibilidad nos impulse a un mínimo movimiento de rebelión. Estamos muy anestesiados. 

Buenas noches.


martes, 29 de marzo de 2016

Buenas noches. No al machismo 50



La mujer debe darse cuenta pronto de que el machismo está basado en la explotación de la mujer por el hombre machista. 

Buenas noches.


sábado, 11 de julio de 2015

Buenos días. Machismo




Detrás de un machista se esconde siempre un hombre interesado en explotar gratis o a bajo precio a una mujer. 

Buenos días.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Buenas noches. Normalidad




Estamos tan acostumbrados a convivir con la injusticia, con la explotación, con las desigualdades, con un trabajo esclavizado y con las violencias, que nos llegan a parecer normales. ¡Qué anormalidad! 

Buenas noches.

martes, 1 de abril de 2014

Buenas noches. Explotación y procrastinación




Termino aquí de aclarar lo que decía en el post del significado de las palabras, del sábado pasado.

Hablaba allí de la explotación de las personas. Me parece que esto no necesita demasiada explicación. Explotar a una persona es tener a alguien trabajando y o no pagarle o pagarle un salario inferior al valor de lo que produce. La diferencia es el beneficio que se lleva el patrono. El momento actual se caracteriza porque quien puede hacerlo y no tiene escrúpulos hace crecer de manera salvaje este beneficio, condenando a la miseria a quienes explota.

En cuanto a la procrastinación, se trata de la costumbre de retrasar lo que uno tiene que hacer y, en su lugar, dedicarse a tareas que resultan más agradables. Es el caso, por ejemplo, del estudiante que tiene que enfrentarse con el libro y le resulta muy cuesta arriba hacerlo. En su lugar, se distrae con cualquier otra cosa que le resulte más agradable. O el de quien, imaginemos, tuviese que elegir un candidato a las elecciones europeas, tuviese que tomar alguna medida ante el problema de Cataluña, tuviese que solucionar el problema del paro, el de la corrupción, el de la violencia de género, el de la educación, el de la sanidad, el de la democracia y tantos otros, pero eso le supusiese tal estrés, que, en lugar de hacer algo, dejase que los problemas discurrieran solos -cobrando, claro- y optase por fumarse un puro y repasar los goles del último partido del Madrid. Se diría que esta persona estaría procrastinada. Buenas noches.

sábado, 29 de marzo de 2014

Buenas noches. El significado de las palabras




Si no sabemos lo que significa ser gilipollas, puede que lo seamos sin saberlo o puede que sea más fácil que tengamos que aguantar a alguno por no poderlo identificar antes.

Si no sabemos en qué consiste explotar a las personas, es posible que nos estén explotando sin que nos enteremos.

Si no sabemos en qué consiste la procrastinación, habrá algún día que estemos procrastinando y no tengamos ni idea de que lo estamos haciendo.

Cuantas más palabras conozcamos y mejor sepamos su significado, más sabremos de la realidad y más seguros estaremos en la vida. Conviene leer. Buenas noches.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Buenas noches. Navidad





Hoy se celebra la Navidad. Como se sabe, es una fiesta cristiana que nos colocan a todos a la fuerza en el calendario y que tiene que ver con el nacimiento de Jesucristo.

Yo prefiero darle un tono más humano a este asunto y pensar en el nacer, algo que hemos hecho todos. Hemos nacido o, mejor, nos han nacido, nos han traído a este mundo, sin contar con nosotros, y nos han dejado aquí en un estado de desvalimiento absoluto. Quiero fijarme hoy en el carácter colectivo que tiene el nacer, cosa que creo yo que nos convierte en seres sociales desde el nacimiento.

Nacemos y, si no nos ayudan desde fuera, nos morimos. Además de a una madre, nada más nacer necesitamos la ayuda de alguien que nos haga respirar, nos cuide, nos alimente, nos dé medicinas, si es el caso, nos vista y nos haga de todo para lograr nuestra supervivencia. Luego, necesitamos cariño de todos, que nos despierten los sentidos, jugar, reír, que nos enseñen cómo funciona esto del mundo, que nos digan qué vale y qué no vale en este inmenso montaje y por qué. En realidad, no podemos vivir bien sin un maestro, un médico, un farmacéutico, un tendero, etc. Necesitamos de toda una sociedad que nos permita ser, crecer, desarrollarnos y convertirnos en verdaderos seres humanos. Así entiendo yo la vida de los seres humanos, seres metidos desde un principio en una red de relaciones en donde inicialmente la sociedad nos da y luego nosotros debemos darle también a la sociedad, para formar así un mundo de donaciones mutuas que sea vivible para todos.

Lo que no acabo de entender es que a algunos se les meta en la mente el virus de la estupidez y, en un momento determinado, crean que ya no tienen que darle nada a la sociedad y se refugien en un individualismo absurdo, nocivo y deshumanizante, que se aprovechen de lo que se han encontrado en la sociedad y que se olviden de que el mundo que vieron desde el principio tenía otros criterios. Es lo que hace el neoliberalismo actual, grupito escandaloso formado por ricos y aspirantes a serlo, que han confundido intencionadamente su papel en el mundo y se han creído que pueden convertirse en los explotadores de casi toda la humanidad. El virus de la estupidez no produce enfermos, sino golfos. No sé qué necesidad había de que nacieran estos tipos. Buenas tardes y buenas noches.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Buenas noches. Empresarios





He tenido la suerte últimamente de conocer a varios pequeños empresarios, de una calidad humana y profesional grande, que me han hecho pensar sobre cómo se está creando trabajo en España. Estos amigos a los que me refiero se dedican a la hostelería, a la fabricación y venta de muebles y a la peluquería. Uno de ellos me contaba que le había dicho a los empleados que él no era el jefe, que era uno más y que la marcha de la empresa dependía del trabajo de todos. La empresa va de maravilla. Otra ha sido capaz de crear un ambiente de trabajo tal que las trabajadoras -son todas mujeres- parecen amigas, más que empleadas en una empresa. Otra me decía que lo primero en su negocio es que todos los trabajadores cobren el día 1 de cada mes, y que si sobra dinero, entonces cobra ella. La empresa va a más cada día.

Yo me pregunto, con independencia de la crisis financiera y de todas las dificultades que tiene hoy cualquier emprendedor para montar un negocio, si no estará fallando aquí una cultura empresarial que, de manera contraria a estos casos que relato, intenta explotar de mala manera a los trabajadores, con jornadas eternas y sueldos mínimos. Conozco dueños de locales que pretenden cobrar alquileres imposibles, pequeños y grandes empresarios que intentan prácticamente que los empleados les regalen su trabajo, explotadores sin escrúpulos incapaces de montar un negocio viable y que intentan poner en práctica su manera salvaje de ver la vida.

Yo creo que en este asunto del trabajo la ética está fallando estrepitosamente, pero el uso razonable de las neuronas, también. Buenas noches.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Mirando por la ventana. Objetivo




No digo que estos tipos del PP que entre todos hemos colocado en el Gobierno de España no quieran sacar al país de la crisis. Sí digo que su ineptitud es tal que cada vez está más claro que es imposible que lo consigan. Pero también digo que su verdadero objetivo primordial, por lo que tenían tanta prisa para estar en el poder, es el de cambiar las estructuras socioeconómicas del país, de forma que, cuando salgamos de ésta, puedan sacar adelante más fácilmente sus negocios y sus ganancias crezcan, a costa de poder llevar a cabo una explotación mayor del trabajador. Esto es lo que no me explico que sus votantes y sus defensores no vean. Parece que hay pobres que piensan como los ricos.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Habla un profesor de la escuela concertada. Escúchalo, por favor.

Me llega este artículo esclarecedor, lleno de realismo, que quiero que quede en este blog y que, si quieres, lo leas. Dice asi:


Hola, soy profesor de un colegio concertado

Monjas, 1944


Xoia

Viendo uno de los comentarios al artículo “Hola, soy funcionario”, me vino este articulillo a la cabeza. Porque no todo va a ser opinar sobre los funcionarios, vaya falta de consideración hacia otros colectivos ¿no? Algunos también nos preocupamos de los no funcionarios… ¡faltaría más!
Este artículo no va dirigido a los profesores víctimas de la concertada, que haberlos haylos, profesores que sufren la enseñanza concertada en silencio, como en ese anuncio de Hemoal, profesores que desearían poder decir que la sutil tiranía de la iglesia “es como si encogiese”. En bastantes aspectos sufren el deterioro del sistema exactamente igual que nosotros, y no dejan de ser profesores y trabajadores, igual que nosotros. De hecho, si desapareciese la enseñanza concertada, muchos de ellos podrían tener plaza en la pública, pues saldrían más plazas en las oposiciones, y muchos, muchísimos, estarían más contentos en la pública. Así que, como personas, como profesores y como trabajadores, vaya todo mi respeto hacia la gente que trabaja en la concertada. Cada cual se busca las habichuelas como puede, y buenos y malos profesionales los hay en todos los sectores, públicos o privados…
Este artículo tan sólo va dirigido a todos aquellos que se alegran de que a los profesores funcionarios nos recorten el sueldo (y la dignidad, que es muchísimo peor) mientras los profesores de enseñanza concertada siguen cobrando del estado y no se ven afectados por las medidas de austeridad. Ahí va…

HOLA, SOY PROFESOR DE UN COLEGIO CONCERTADO

Hola, soy profesor de un colegio concertado. No soy religioso y en realidad estoy en total desacuerdo con muchas ideas de la iglesia católica, pero soy profesor de un colegio de monjitas y debo decirle a la madre superiora “amén, Jesús” una y otra vez para conservar mi puesto. No soy religioso, pero me trago mis principios y soy profesor en un colegio de monjitas. Soy profesor de un colegio concertado. Tenía una novia y me tuve que casar con ella por la iglesia, pese a que ella habría preferido no casarse o hacerlo por el juzgado. Pero soy profesor de un colegio concertado, no me critiquen, por favor, que no soy funcionario.
Hola, soy profesor de un colegio concertado. Antes no iba nunca a misa, pero ahora voy todas las semanas a la eucaristía del cole, y además ayudo a las monjitas en su preparación y comento el cura lo acertado de su edificante sermón al acabar. Antes nunca iba a misa, pero ahora soy profesor de un colegio concertado, las monjitas me han hecho ver lo equivocado que estaba cuando no iba a misa, no me critiquen, por favor, que no soy funcionario.
En mi colegio hay más o menos los mismos problemas de indisciplina -falta de respeto de los alumnos y los padres hacia mi labor, falta de nivel, etc- que en un instituto público, pero las monjitas, que son muy buenas y muy amables con los papás, se encargan de que eso no se sepa. Soy profesor de un colegio concertado, mi imagen y la imagen de mi colegio son muy importantes, por eso tengo que callarme muchas cosas y no puedo airear por ahí las faltas de respeto a las que me someten los alumnos o los padres, pues mi puesto se debe a ellos y las monjitas lo saben. Soy profesor de un colegio concertado, respétenme, que yo no soy funcionario, merezco más respeto que un funcionario.
Soy profesor de un colegio concertado. El nivel de los alumnos baja en picado a medida que pasan los cursos, pero no puedo exigirles todo lo que me gustaría. Las monjitas, que son unas señoras muy listas y muy amables, saben que los papás quieren que sus hijitos aprueben. Por ello me presionan en las sesiones de evaluación para que incremente el número de aprobados, y yo se lo agradezco, pues lo hacen suavemente, casi ni lo noto, y además lo hacen por mi bien. Las monjitas saben que si apruebo a muchos alumnos, los papás estarán contentos y yo tendré mi puesto asegurado. Así que, por favor, no me critiquen, que yo no soy funcionario, yo soy profesor de un colegio concertado.
Soy profesor de un colegio concertado. Todos los años voy de excursión con mis alumnos. A veces me gustaría decirle a las monjitas que no quiero ir, ya que mi labor es enseñar y no ejercer de animador sociocultural. Pero las monjitas, que son muy buenas, saben que las excursiones ponen contentos a los papás. Y me presionan para que vaya, y yo voy, porque las monjitas saben lo que es bueno para mí y hacen bien en presionarme. Además participo en todas las funciones del cole, colaboro en montar el belén y canto villancicos en navidad como el que más, porque eso pone a las monjitas contentas. Y las monjitas son buenas y me dan de comer, así que yo les estoy agradecido y canto los villancicos con mucho entusiasmo. Porque soy profesor de un colegio concertado, no me critiquen, por favor, que no soy funcionario.
Soy profesor de un colegio concertado. Me presento a las oposiciones una y otra vez, pero no consigo aprobarlas. Dicen que en la pública no hay monjitas, que allí puedo ser yo mismo y no tengo que fingir, que allí puedo tener independencia de criterio en mi vida personal y a nivel profesional. Por eso me presento todos los años a las oposiciones. Y las monjitas lo saben, pero no me lo reprochan, igual que yo tampoco les digo a ellas que me gustaría ser libre. Ellas me mantienen en el puesto y me dejan que oposite porque saben que no es tan fácil que yo llegue a irme del colegio, saben que aprobar una oposición es muy duro y necesitaría mucho tiempo para prepararla. Así que procuran mantenerme siempre ocupado y me sobrecargan con miles de tareas de todo tipo a las que yo nunca me niego. Sé que así nunca llegaré a ser funcionario, pero lo sigo intentando. Y ellas me lo siguen permitiendo, siempre que yo lo haga en secreto y no les diga a los papás que quiero ser funcionario. Las monjitas son buenas y me cuidan, saben que si me hiciese funcionario podría vivir de acuerdo con mis principios, en lugar de adecuar mis principios a como ellas me obligan a vivir. Y ellas me quieren, saben lo que es bueno para mí, por eso hacen todo lo posible para que yo no caiga en la senda del mal, para que no me haga funcionario. Por favor, respétenme, que soy profesor de un colegio concertado, yo sí merezco respeto, yo no soy funcionario.
Soy profesor de un colegio concertado. Cobro un poco menos que los profesores funcionarios y doy alguna hora más de clase. Pero eso cada vez importa menos, pues a los profesores funcionarios cada vez les ponen más horas de clase y de reuniones, así que ya casi estamos igual. Y la diferencia en el salario es mínima. Incluso puede que ahora estemos ya equiparados, pues a ellos les van a recortar la nómina y a mí no. Además los sindicatos mayoritarios me defienden. Ellos dicen que a igualdad de trabajo debería haber igualdad de sueldo. Por eso dicen que yo tengo que cobrar lo mismo que los funcionarios y luchan para la homologación salarial entre ambos tipos de profesores. Pero no luchan para que yo tenga que superar una oposición igual que los funcionarios si quiero ganar el mismo sueldo. Es curioso, porque con el recorte del salario de los funcionarios voy a conseguir aquello a lo que siempre he aspirado: ganar lo mismo que los funcionarios. Lo que pasa es que la homologación es a la baja. Pero no importa, porque los políticos me defienden y me dan prestigio y se van a encargar de que con el tiempo yo gane más dinero que los funcionarios. Porque es justo que les quiten el dinero a ellos y me lo den a mí, ya lo verán, tarde o temprano lo conseguiré. Pero no me critiquen, yo no soy funcionario, yo sí merezco respeto.
Soy profesor de un colegio concertado. Los profesores funcionarios deben demostrar que se ganan el puesto según los principios de igualdad, mérito y capacidad. Yo no he tenido que hacer eso. Los funcionarios son tontos. Yo soy más listo que ellos porque conocía a una monjita y ella me dio el puesto. Así que no he tenido que competir por el puesto y demostrar mis conocimientos en una prueba objetiva, simplemente he tenido que hablar con la monjita y prometerle que voy a hacerle mucho la pelota. Y la monjita me ha dado el puesto y yo se lo agradezco, pues ella me cuida y sabe lo que es bueno para mí. Pero no me critiquen, por favor, que yo no soy funcionario, yo sí merezco respeto, los malos son los funcionarios.
Soy profesor de un colegio concertado. Los profesores funcionarios tienen la plaza fija y cobran del estado, pero se lo han ganado tras unas duras pruebas de selección. Yo también tengo la plaza fija, la única condición que tengo que cumplir para ello es sonreírle mucho a las monjitas, hacer lo que ellas me dicen en todo momento y mostrar una buena imagen para que los papás estén contentos conmigo. Y si tengo que aprobar a los alumnos que no saben, yo lo hago feliz, porque sé que así tengo el puesto fijo. Y además yo cobro del estado, igual que los funcionarios, pero eso no importa, pues los papás tienen “derecho a elegir” y saben que yo doy una buena imagen y que en el cole de las monjitas todo es muy bonito y muy precioso y todos somos muy felices. Mi conciencia me dice que no es ético desviar dinero público para financiar un negocio privado como es el colegio de las monjitas. Pero el “derecho a elegir” de los padres es más importante que mi conciencia. Además las monjitas son muy buenas y han admitido a un par de niños inmigrantes, pero lo hacen como obra de caridad, porque son muy buenas, y porque así justificamos ese desvío de fondos que en realidad sabemos que es inmoral. Y los papás lo entienden y no les importa, y seguirán mandando a sus hijitos aquí, porque les gusta que haya un par de inmigrantes que pongan colorido racial al centro, pero que no molesten mucho. Además así los papás se sienten buenos cristianos y limpian su conciencia burguesa. No es como en los institutos públicos, donde hay más niños inmigrantes y varios gitanos, eso no les gustaría a los papás, aunque los papás no son racistas. Y como los papás no son racistas, aquí tenemos dos alumnos inmigrantes, pero sólo dos, que así se integran mejor, y todos somos felices viendo su integración y todos los queremos mucho porque así los demás saben que somos solidarios y buenos cristianos. No me critiquen, que yo no soy funcionario, yo sí soy un buen profesor, yo soy profesor de un colegio concertado.
Soy profesor de un colegio concertado. Los profesores funcionarios pasan normalmente mucho tiempo de interinos, sin plaza fija y sin saber lo que les depara el futuro, antes de ser funcionarios. Y después de ser funcionarios también se pasan muchos años cambiando de centro cada poco mientras están en expectativa de destino. Y cuando les dan el destino definitivo ya son bastante mayores y ya tienen familia, hipoteca y todas esas cosas y se tienen que ir lejos, y dejarlo todo, pues la ley les obliga a trabajar en el destino definitivo que les toque, que muchas veces es muy lejos de su casa. Y a veces se pasan varios años fuera hasta poder volver, y sólo ven a sus parejas y a sus hijos en vacaciones y en los puentes. Pero yo soy profesor de un colegio concertado. Yo siempre estoy en el mismo colegio, las monjitas me tienen mucho cariño y no me desplazan. Los funcionarios son tontos por servir a la sociedad. Yo prefiero servir a las monjitas. Ellas son buenas y me mantienen siempre cerca de mi casa. Y lo único que me piden a cambio es que sea un buen cristiano y que dé buena imagen. Y yo cumplo con ello, porque las monjitas me quieren mucho y yo a ellas también. Pero no me critiquen, por favor, que yo no soy funcionario, yo sí merezco respeto, yo no vivo fiel a mis principios, pero soy profesor de un colegio concertado, y por eso merezco más respeto que un funcionario.
Soy profesor de un colegio concertado. En Finlandia la enseñanza es totalmente pública y gratuita, salvo un reducidísimo número de colegios privados (no concertados) a los que van algunas personas que son una ínfima minoría. Y la enseñanza pública, gratuita, y donde trabajan profesores similares a los que aquí llamamos con desprecio “funcionarios” es allí muy prestigiosa y obtiene buenos resultados. Pero aquí nos dicen que no es así, que la enseñanza privada siempre es mejor que la pública, porque en España en el fondo hay mucho elitismo aunque no nos atrevamos a decirlo, que queda feo decir esas cosas. Los políticos y la sociedad dicen que sólo es buena la enseñanza privada. Y los papás quieren por eso mandar a sus hijos a un colegio privado. Pero además los papás exigen que ese lujo se lo paguemos todos los españoles con nuestros impuestos, pues ellos tienen “derecho a elegir”. Por eso es tan importante que los funcionarios se queden sin dinero y me lo den a mí, porque la enseñanza privada no es mejor que la pública, pero los papás la prefieren para que sus hijitos tengan mejores oportunidades que los de los demás, para que ya de pequeñitos se relacionen con “gente bien” y empiecen a escalar un poquito en la sociedad. Además a muchos papás no les interesa realmente que sus hijitos aprendan, sólo les interesa que obtengan el título y que hagan “buenas amistades”. Y tienen razón, porque en España muchas veces los que llegan más lejos no son los más inteligentes, ni los más preparados, sino los que tienen más “contactos” o los que tienen más cara dura, como muchos políticos, que sí llegan lejos y ganan mucho dinero aunque sean unos ignorantes de impresión. Y en un colegio privado los papás se creen con derecho a exigirme cosas porque saben que es como si fuesen mis clientes, y el cliente siempre manda, y si hace falta compran el título, y yo lo sé, sé que ellos son mis clientes, y por ello procuro vender ese título barato, pero sin que se note, para que los papás estén contentos y crean que sus hijitos son muy listos. Los papás saben que si sus hijitos no aprueban, se los pueden llevar a otro colegio privado concertado, así que yo sé que les debo mi puesto, y yo se lo agradezco, igual que a las monjitas, y también hago lo posible para que los papás estén contentos y sus hijitos obtengan el título, aunque muchas veces se hayan esforzado mucho menos que un alumno de la pública para obtenerlo. Y los papás saben que en la pública se puede alcanzar un buen nivel, pero sólo si el alumno se esfuerza, y ellos saben que lo importante en España no es ser inteligente, estudioso o trabajador, saben que lo importante es tener “buenas influencias”. Por eso a mí el estado me da dinero y a los funcionarios se lo quita, porque el funcionario demostró en su momento ser inteligente, estudioso y trabajador, mientras que yo lo único que tuve que demostrar es que conozco a las monjitas y que he sabido buscarme “buenas influencias”, y eso es lo que importa.
Así que respétenme, por favor, que yo no soy funcionario, yo sí merezco respeto, pero los funcionarios no, ellos estudiaron y yo conocí a una monjita, yo soy profesor de un colegio concertado, yo soy buen profesional y los funcionarios no.



lunes, 12 de abril de 2010

Individualismo


El individualista no valora la libertad, sino que la adora. Cuando alguien le habla de los demás, de propuestas sociales o colectivas, se le encienden las luces rojas de las entrañas, invoca su inquebrantable fe liberal, se abraza a su necesidad de poder hacer lo que le venga en gana y le reza a su dios político para que castigue a quienes osan poner la igualdad por encima de la libertad. Este dios liberal predica e intenta hacer también lo que le da la gana, lo que más le conviene, y sabe que hay muchos fieles que le profesan una interesada adoración sin medida. El problema de esos fieles es que no se dan cuenta de que el liberalismo es piramidal y que el que está arriba, sea en el escalón que sea, siempre hace lo que le da la gana a costa de los que están abajo, a los cuales explota y oprime. Y los que están muy arriba temen, además, la eventual rebelión de los que están abajo, que pueden decidir en algún momento poner a otro, cuando su fe les lleve a imaginar que este otro les va a permitir ejercer más libertad que el anterior. Son incapaces de ver cumplida la fe que profesan y juegan entre ellos y con nosotros basándose en la explotación y en el miedo.

lunes, 25 de enero de 2010

Tanta gente...



Parece claro que hay un altísimo número de personas a las que les gusta que las exploten, que les obliguen a morir con dolor, que las espíen, que las engañen. Seres que ven bien la corrupción, o que no la miran aunque la haya, que valoran la mediocridad, el odio y el tocino de pueblo más que una salsa ligera, que adoran la ignorancia y que son capaces de dar su propia vida con tal de que mueran los otros.

.