sábado, 30 de junio de 2012

Rajoy es y no es Rajoy




Rajoy es Rajoy, pero no es Rajoy. ¿Cómo que no es Rajoy? Bueno, depende. Es Rajoy y no es Rajoy, porque a veces es Rajoy sin serlo y otras no lo es, aunque lo sea. Él nunca ha dicho que sea Rajoy o que deje de serlo. Es Rajoy cuando lo es, cuando no puede dejar de serlo, y cuando no lo es, pues puede que lo sea o que no lo sea, ya que la situación es difícil y a veces hay que hacer lo que hay que hacer, con independencia de que se sea o que no se sea. Además, la herencia recibida hace que unas veces tenga que ser Rajoy y otras, o las mismas, que no pueda ser Rajoy. Él lo tiene muy claro y está convencido de que hay que ser lo que hay que ser, sea lo que sea. Porque cuando las cosas están muy claras hay que llamarlas por su nombre y se es Rajoy cuando se es Rajoy y cuando no se es, pues no se es. Pero cuando la gente no tiene una visión de la situación con la meridiana claridad necesaria, pues entonces hay que ser Rajoy o no serlo, según contribuya al bien general del país. Y cuando aparece el miedo estructural o la señora Merkel se cambia de chaqueta, de color de chaqueta, claro, o la prima de riesgo se pone peor que con Zapatero, pues entonces, oiga usted, se es Rajoy o no se es o lo que haga falta. Lo importante es que la gente se crea que estamos en un país bien gobernado, que vamos hacia adelante y que no dé la lata, porque da igual quién esté en el poder con tal de que sea Rajoy o no Rajoy. Y da igual también que Rajoy diga una cosa y haga la contraria, porque en todo caso luego el no Rajoy saldrá dirá que él no, aunque el otro sí, pero que hay que recortar, asunto éste que probablemente no haya hecho Rajoy, sino el no Rajoy. Antes, el poder se ejercía de manera bicéfala, como lo hacían Felipe González y Alfonso Guerra. Hoy el PP lo ejerce de forma postmoderna, es decir, pluricéfala y multipostural. Así, cada uno dice una cosa, la que le dé la gana, aunque el de al lado diga luego la contraria, y todos digan que sí y que no. Rajoy, ante esta situación, tiene que poner de manifiesto que él es el jefe, el líder, y asumir en su humilde y quebrantada persona toda la creatividad que ponen de manifiesto sus seguidores y proclamar a todos los vientos sucesivamente el ser y el no ser. No en vano él es Rajoy y no lo es. Ser o no ser, esa es la cuestión de Hamlet, pero no la de Rajoy, que tiene superada la contradicción al sintetizar perfectamente los contrarios en una unidad superior y equivalente a la nada más vacía.

Desprecio




La Papessa lo ha expresado perfectamente hoy: El silencio es la expresión más perfecta del desprecio.

Disparate académico




Habló Wert y largó el disparate. Vuelta a las reválidas. Los problemas reales de la educación están en el principio, en el diseño curricular, y en el desarrollo, en los métodos pedagógicos y didácticos que deberían usar los profesores, no al final, no en los exámenes, pero estos políticos alejados del mundo real son incapaces de ver esto. Sólo miran a los alumnos buenos y a aquéllos a los que sus padres pueden pagarles profesores particulares. No han visto jamás a un alumno ni a un profesor, pero se permiten el lujo de opinar y de legislar sobre el tema. No sé si engañan con descaro o lo hacen porque están engañados ellos mismos. Ahora se les ha ocurrido rehabilitar las reválidas. Hasta ellos mismos no quieren llamarlas así porque dicen que les suena a antiguo. La cosa es tragicómica. Hasta los franquistas no las querían en su tiempo porque decían que sólo servían para estrangular el camino académico de los alumnos, pero aquí tenemos a estos dirigentes zoquetes, ignorantes y ocurrentes, capaces de descubrir otra vez el teorema de Pitágoras y asegurar que es algo nuevo. Esto se pone demasiado mal.

Puedes ver más información aquí.

Sean Paul


Según mi amigo Bautista 30 / 6 / 2012



Tal día como hoy de 1940 nació el cineasta Víctor Erice. Más información aquí.

viernes, 29 de junio de 2012

La democracia está en peligro



He estado en un acto en donde había políticos y gentes del PP. Han dado muestras de una ineptitud impresentable. Están fuera del mundo, refugiados en una especie de cueva oscura en donde se creen que todos son como ellos, en la que se sienten fuertes y desde la que emiten una forma de estar que pretenden que sea la única. Practican una chulería que los delata como débiles y con la que se refieren a quienes no son de su cuerda monocorde como seres conflictivos. Engañan a los bobos y se creen que todos somos bobos. Probé hace tiempo el diálogo con alguno de ellos y desistí pronto al comprobar que tienen las neuronas calafateadas con brea para impedir que les entre algo distinto de lo que tienen y que les pueda hacer tambalearse. Organizan el mundo a su manera, sin que quepa ninguna otra distinta. Hoy guardé silencio todo el tiempo por no mancharme la mente. Uno, un carguito de medio pelo, tuvo la desfachatez de largar un discurso soso y aburrido sobre cómo la Comunidad de Madrid valoraba enormemente tanto la educación como el papel del profesor. Nadie le estaba atendiendo, pero a él le daba igual. Desaprovechó la oportunidad de decirle algo útil a los alumnos. Yo ya les he dicho a estos esclavos inconscientes que van pregonando sus sombras lo que me ha parecido cuando he tenido la oportunidad. Hoy opté por el silencio notorio y, en cuanto pude, me fui. Mi mundo no tiene nada que ver con el reino rancio que inunda esta caverna.

He vuelto a casa y me he encontrado con esto. 

Julio Somoano, director de informativos de TVE


Los diarios hablan de que el euro está en peligro, pero yo creo que lo que de verdad está pasando por momentos muy delicados es la democracia como estilo de vida.



Según mi amigo Bautista 29 / 6 / 2012



Tal día como hoy de 1315 murió Ramón Llull. Más información aquí.

jueves, 28 de junio de 2012

Ropa y libertad



En donde los jóvenes suelen ver libertad, los viejos y las viejas sólo ven escasez de ropa.

El último Rafael en el Museo del Prado



Puedes consultar aquí información muy interesante sobre la exposición El último Rafael, que puede verse en el Museo del Prado hasta el 16 de septiembre.

Según mi amigo Bautista 28 / 6 / 2012



Hoy celebramos TERCER CENTENARIO del nacimiento del filósofo Jean Jacques Rousseau.

lunes, 25 de junio de 2012

Una tarde en PhotoEspaña 2. Eurico Lino do Vale




Hay realidades que viven plácidamente su transcurso temporal sin que nadie lo advierta, hasta que aparece la luz. La luz convierte todo aquello sobre lo que indice en fenómeno, en apariencia, y nos permite descubrir lo que antes estaba oculto, con sus dosis de belleza y de decrepitud, con su pasado evolucionado hacia un presente y anunciando siempre un futuro incierto. La luz nos hace ver el mundo con una buena dosis de realismo, pero también con un toque de calidez que ningún otro elemento puede suministrar. Eurico Lino Do Vale abre las puertas del Palacio da Rosa, en Lisboa, del siglo XVIII, hoy propiedad del Ayuntamiento de Lisboa, para que entre la luz y capta con su cámara la visión que la luz nos regala: un edificio lujoso tal como se encuentra tres siglos después de su reconstrucción tras el terremoto de Lisboa y cinco desde que fuera diseñado.

Con las puertas abiertas a la luz aparece la belleza. Claro que hay bellezas primaverales, dotadas de formas tersas, frescas, lozanas y con toda la vida por construir. Y hay también bellezas otoñales, bien distintas de las anteriores. Aquí las formas han pasado ya por los designios irremediables e inevitables del tiempo y han dejado de ser lo que antes eran, pero, sin embargo, han adquirido con su transcurrir un poso de elegancia, un añadido sentimental y una cadencia propia del que sabe que cada momento es único y que hay que vivirlo con la calma y el sosiego que exige todo lo efímero. Lo que nos muestra el fotógrafo en la exposición es un ejemplo de belleza otoñal, del lujo, el diseño, la pintura y la arquitectura que han sido tamizados todos ellos por tres siglos de existencia.

Dice Kandinsky que la alegría de la vida reside en el triunfo irresistible y constante de lo nuevo. Ciertamente las ruinas de un palacio tienen poco que ver con lo nuevo y por eso la atmósfera que se respira en estas piezas es triste. Pero el arte de la fotografía está, entre otras cosas, en que puede dignificar la realidad captada, dotándola de nuevos valores que antes, en la visión directa, no aparecían. Es posible que el espectador obtenga de la contemplación de estas fotografías una mezcla de sosiego, de nostalgia del esplendor que se adivina, pero también del mantenimiento de lo bello. Es verdad que el tiempo triunfa siempre, pero hasta que logre su victoria final hay todavía mucho que ver.

La exposición, titulada Levantamiento Fotográfico do Palacio da Rosa, Lisboa, puede verse en la galería Oliva Arauna, en la calle Barquillo, 29, en Madrid, hasta el 21 de julio de 2012.


Según mi amigo Bautista 25 / 6 / 2012


Tal día como hoy de 2009 murió Michael Jackson.



viernes, 22 de junio de 2012

Esclavas. Exposición de Yolanda Domínguez





Se trata una vez más de que en el mundo actual se sigue queriendo ocultar al ser humano que es cada mujer. En el centro de todo el entramado estructural de nuestras sociedades está instalado el poder. Y el poder está en manos fundamentalmente de los hombres. Esta es la base desde la que surge el problema del que trata la exposición titulada “Esclavas” que nos presenta Yolanda Domínguez en la Galería Rafael Pérez Hernando, calle Orellana, nº 18, de Madrid.

El poder se ejerce siempre sobre alguien. Puede ser que por motivos circunstanciales, que pueden ser económicos, políticos, sociales o de cualquier otro tipo, alguien caiga dentro de uno de los ámbitos del poder y tenga allí que soportarlo. Pero a determinados hombres, que hacen del poder, sea éste poco o mucho, el eje de sus vidas, les interesa tener bajo su mando a personas, no por meras causas circunstanciales, sino estructurales. Necesitan dominar a seres que, al exclusivo juicio de estos poderosos, posean una estructura tal que no puedan alcanzar el estatus que ellos ocupan. Y en este ámbito estructural y como consecuencia de la ideología machista que profesan, colocan a las mujeres. A estos hombres que viven del poder les interesa profesar la idea de que cualquier mujer, por el mero hecho de ser mujer, debe ejercer unas funciones en la sociedad distintas de las que llevan a cabo ellos. Así, a la mujer le corresponde ser femenina, esto es, dulce, obediente, sumisa y bella, entre otras atribuciones de índole igualmente secundaria, de la misma manera que ellos creen haber sido destinados a desarrollar funciones masculinas, siempre relacionadas con el mando, la fortaleza, la libertad y la superioridad.

Esta maniobra interesada de los hombres de poder establece en la sociedad una peculiar distribución funcional. A cada uno de los sexos los machistas asocian un género, con la particularidad de que el género femenino, constituido por las funciones asociadas a las mujeres, siempre es inferior y dependiente de los hombres, que son los llamados a poner en práctica las funciones propias del género masculino. De esta manera, el sexo, a través del género, se convierte en el último criterio de estructuración social.







Es evidente el interés que el hombre machista tiene cuando pone en práctica esta maniobra, porque ella le permite tener a su disposición una mujer obediente que le proporciona mano de obra gratuita en la casa, la satisfacción de las necesidades cotidianas y el recurso a una fuente siempre disponible de placer sexual. Y resulta también evidente el prejuicio del que se deriva toda esta organización social machista: el de la supuesta (y jamás comprobada) superioridad de los hombres sobre las mujeres.

Hay culturas en las que el poder sobre la mujer se ejerce de una manera dura y cruel, con prohibiciones brutales y con ritos que un mínimo sentido de lo humano condenarían. Recordemos, por citar sólo dos ejemplos, a las mujeres de las tribus de los patanes, en Pakistán, que no pueden salir a hacer sus necesidades fisiológicas fuera de la casa, como sí hacen los hombres, mientras no se haga de noche, para que nadie las vea, sufriendo enfermedades renales derivadas del simple capricho masculino; o a las de la tribu de los danis, en el valle de Baliem, en Papúa Nueva Guinea, que deben soportar la amputación de alguna falange de sus dedos cuando muere un familiar varón.

Sin embargo, hay costumbres menos cruentas, más sutiles, pero igualmente eficaces para ejercer el dominio sobre la mujer. Son las que afectan a la vestimenta de las mujeres, como es el caso del burka, que los talibán impusieron como obligatorio a las mujeres en Afganistán. La vestimenta, en general, siempre conlleva una fuerte carga simbólica. Cuando el hombre machista considera que la mujer no es un ser humano, sino un objeto de su propiedad, del que puede gozar a su antojo, y no quiere que ningún otro hombre pueda contemplar eso que es suyo, entonces la tapa sin piedad con telas que van desde el pañuelo hasta el chador, el niqab o el burka. Si la mujer que va dentro de esa cárcel de tela, sufre, tropieza, padece enfermedades por no recibir la luz del sol o termina perdiendo la visión, eso no le importa al machista, porque para él la mujer no es más que un ser inferior, utilizable para sus intereses y sustituible por otra en el caso de que se convierta en inservible.







Es verdad que en nuestra cultura solemos ser muy críticos con el uso del burka. Sin embargo, no nos damos cuenta de que en nuestro entorno vital practicamos otra manera de hacer desaparecer a la mujer como tal, de presentarla no como una persona, sino como una cosa que cumple las funciones que al machista le interesan. Este es el planteamiento de la exposición de Yolanda Domínguez.

Con la misma tela con la que están confeccionados los burkas y en colaboración con Sara Ostos como diseñadora, se presentan prendas femeninas occidentales cargadas de erotismo, de sensualidad e, incluso, alguien diría que de glamour. Tangas, corsés, pezoneras o vestidos más o menos livianos y sugerentes parecen indicar una condena al burka, del que se exhibe también en la muestra un ejemplar auténtico. Sin embargo, la propuesta no acaba en esta crítica, porque la mujer que puede vestir ropas similares a las que se presentan en la muestra sufre en su ser un tipo parecido de esclavitud, aparentemente más llevadero, pero igualmente despersonalizante. La mujer occidental es también víctima del machismo desde el momento en que acepta en su vestimenta los criterios que le impone el hombre. Si al hombre machista le interesa que la mujer se destape y ésta no tiene otro criterio mejor que oponer, se destapará. Por un supuesto amor, por protección, por economía o por rutina, la mujer que asume el criterio machista termina por obedecer “a la manera occidental” a las llamadas desde el poder de los hombres. Es muy significativo que uno de los temas en los que puede vislumbrarse la presencia de un maltratador en nuestra sociedad es el control que suele hacer sobre la forma de vestir de su pareja. Y la mujer puede llegar a tener tan asumido el gusto y la exigencia de los hombres en sus ropas, que encuentra normal taparse o destaparse aunque ningún hombre concreto se lo pida.

Hay dos maneras de impedir que una mujer viva como una mujer, esto es, como una persona que es mujer. Una, tapándola para que nadie vea que debajo de esas telas va una mujer y para que ella misma no pueda sentirse como tal. Otra, destapándola para que luzca a los ojos de todos, no como un ser humano, como una persona, sino como un objeto de deseo y de complacencia, como una propiedad privada que se exhibe con orgullo por su dueño. Mientras los hombres machistas no aprendan a vivir como seres humanos y mientras las mujeres no reaccionen y dejen de hacerse cómplices de una ideología que las reduce a la condición de esclavas del macho, aquí seguiremos pensando equivocadamente que el método de tortura en la vestimenta de la mujer es el burka y no lo que se ha asumido como normal en nuestro entorno. Mientras hombres y mujeres no sean capaces de comprender y de vivir la igualdad real, la sociedad seguirá siendo machista y las mujeres, las víctimas de los hombres. La brillante exposición de Yolanda Domínguez es un espejo en el que deberían mirarse las mujeres de cualquier cultura y de cualquier sociedad.





   










Según mi amigo Bautista 22 / 6 / 2012



Tal día como hoy de 1969 murió Judy Garland

Su entierro supuso el nacimiento del Orgullo Gay.






jueves, 21 de junio de 2012

Con artistas




El que no crea, envejece y los viejos, que pueden serlo a cualquier edad, acaban muriendo pronto.

Me gusta ver arte, contemplar obras de arte. El arte no sólo te permite evadirte de este mundo estúpido, sino que te impulsa a otro mucho más agradable, aunque a veces sea más trágico, que éste. El arte se apodera de ti con una fuerza irresistible y te proporciona un placer intenso y suave, a la vez, inquietante y relajante, como si fuera un prodigio milagroso de la naturaleza.

Me enamora el arte y me entusiasma escuchar a personas que viven creando, que entienden la vida como algo en las antípodas de la rutina, de la tradición, del estatismo interesado de quienes están en los poderes.

Últimamente he tenido el grandísimo placer de hablar con algunos artistas, y, sobre todo, de escucharlos. A algunos los oí con atención en público y les tiré de la lengua todo lo que supe, pero a otros -a otras, porque éstas eran mujeres- tuve la fortuna de escucharlas de manera más personal. Me parecieron seres humanos excepcionales, conscientes del mundo en el que estamos, humildes en su forma de estar en él, pero sin renunciar a sus deseos de cambiarlo para mejorarlo, fuertes como árboles bien plantados aunque en terrenos poco propicios, con muchas ganas de vivir y de crear, de sacarle al mundo sus secretos. Sobre todo, imbuidas del ideal de la igualdad, que adorna con luces de gozo y de fiesta a los espíritus elegidos para abrir los caminos.

Creo que una de las características básicas del artista es su mente abierta a un mundo con el que quiere comunicarse y que entiende que puede cambiar, pero no para que le favorezca a él, sino porque entiende que un mundo mejor es posible y deseable.

La emoción que me produce el estar un rato con un creador hablando de su obra y del acto de creación se la traduzco luego, cuando puedo, en un abrazo que me sale de dentro y que no sé si entenderán o no, pero que estoy seguro de que sienten. Es mi reconocimiento a la presencia ante mí de un ser que me supera y que es capaz de entender esa vida como a mí me gustaría poder vivirla. Es también, claro, una muestra del cariño que siento por quien es capaz de estar un rato de su tiempo hablando conmigo de lo que hace, de lo que piensa y de lo que vive.

He sido afortunado estos días y le doy las gracias a estos amigos artistas por sus detalles. Dar las gracias quiere decir que ojalá la vida les regale a ellos también el mismo placer que ellos me han regalado a mí.  

Según mi amigo Bautista 21 / 6 / 2012



Tal día como hoy de 1905 nació el pensador Jean Paul Sartre.

miércoles, 20 de junio de 2012

CARTA DE UN PACIENTE ONCOLÓGICO A LOS VOTANTES DEL PP

He encontrado esta carta en Facebook y creo que es necesario difundirla.




A todos y todas las que habéis votado al PP y seguís apoyándolos, ya sea a nivel nacional o en la Comunidad de Madrid, me gustaría daros un puñetazo en el alma, que también sangra si se la golpea con suficiente fuerza.

Entre vosotros seguro que tendría que pegar a unos cuantos familiares, amigos y conocidos, pero os lo mereceríais, por cabrones.

Como soy de la opinión de que una paliza no se justifica si no se explica antes el motivo, os lo voy a dejar bien claro.

Me llamo Roberto, esposo de Eva y padre de dos hijos. El cuarto cumpleaños del pequeño lo celebré en el hospital luchando para vencer el cáncer que quería matarme.

Hace tres años sufrí tratamiento quirúrgico, quimioterápico y radioterápico. Desearía que sufriérais cada una de las arcadas y llanto que tuve que pasar porque, por vuestro voto culpable, hoy estoy un paso más cerca de sufrir de nuevo el infierno. Yo, y todos los pacientes oncológicos que se ven afectados por los recortes que Esperanza Aguirre y el Gobierno del PP se niegan a aceptar, mintiendo como hacen siempre.

Este es mi caso particular. Ojalá infecte vuestro corazón.

Tenía cita prevista con mi oncólogo a inicios de Julio. Él y otra doctora más se han jubilado y, por culpa de los recortes que el gobierno del PP está implantando en la sanidad, me he quedado sin especialista y mi cita se ha movido a Septiembre, ya que el Hospital no va a suplir dichas plazas con nuevo personal.

¿Que pasa con los pacientes de esos oncólogos? La respuesta del hospital La Princesa, en Madrid, es que sus expedientes se valorarán de forma “virtual” por la Responsable de Oncología y, si hay algún problema en las pruebas, llamarían al paciente. Si no, la cita de septiembre permanecerá.

Por si no lo tenéis claro, os lo recordaré. Los enfermos oncológicos tenemos derecho a que un especialista nos revise personalmente en los plazos estipulados según el procedimiento marcado. No me vale una revisión virtual. ¿Queréis saber porqué no me fío? Cuando me detectaron mi primer cáncer no me avisaron y transcurrieron más de dos meses hasta que caí en manos de una especialista que me trató. En ese tiempo, mi tumor pasó de dos centímetros a más de seis, y sufrí tratamiento quimioterápico más fuerte y con peores efectos secundarios.

Esperanza Aguirre, Rajoy y el resto de políticos con responsabilidades hoy en día son culpables de todo el sufrimiento que se va a causar a víctimas de sus recortes y familiares. Y en la cadena de responsabilidad también estáis vosotros, porque les habéis votado y garantizais que sigan maltratando la sanidad pública de forma impune. Vosotros, simpatizantes del PP, sois más culpables aún que ellos de lo que está pasando, por creeros la sarta de mentiras que nos quieren hacer tragar.

Y por eso, os maldigo.

Yolanda Domínguez en PhotoEspaña: Preludios




Cada artista expresa lo que vive, aquella parte de su experiencia que le resulta relevante y que considera merecedora de ser comunicada a los demás. Esta experiencia vital del artista puede ocupar un espacio significativo más bien cercano a su mundo intelectual, en cuyo caso su obra es muy posible que resulte un tanto críptica u oscura, con un contenido muy personal y propio del artista. Por el contrario, cabe suponer que la referencia de la obra de arte se encuentre más en los alrededores de lo que le ocurre a un buen número de ciudadanos y probablemente en estas circunstancias pueda ser más fácilmente comprendida por estos, con lo que la experiencia comunicativa pretendida por el artista será, sin duda, más feliz.

Este último me parece que es el caso de Yolanda Domínguez en toda su obra y, en particular, en su última propuesta para PhotoEspaña, la titulada Preludios, que puede contemplarse en la Galería Rafael Pérez Hernando, de Madrid, hasta el 27 de julio. La artista, sin renunciar, ni mucho menos, a la dimensión sugerente, simbólica, provocadora e interpretable que toda obra de arte tiene, presenta una temática cercana, o que, al menos, debería serlo, al espectador.

La serie, como decimos, se denomina Preludios. La lógica pregunta subsiguiente es: preludios ¿de qué? Veamos. Que sean fotografías, todas ellas pigmentadas en rosa, sobre temas domésticos y tomadas en una casa de muñecas son indicios suficientes para concluir que se refieren a la mujer. Con más concreción, se trata de plasmar las funciones que el ideario tradicional ha atribuido a las mujeres dando lugar a lo que socialmente se conoce como género femenino.


Aparecen así un conjunto de paisajes domésticos en los que figuran muebles, ventanas, atuendos de mujeres y enseres que podemos encontrar en cualquier hogar. En todos ellos parece latir algún elemento inquietante que sirve para que nos adentremos en el mundo real de la mujer. No encontramos en ellas ningún ser humano y, sin embargo, su enorme poder sugerente nos hace adivinar presencias ausentes, pasados hechos presentes, futuros adelantados, temores invisibles, esclavitudes sin cadenas, rutinas asumidas o incluso violencias que pueden avecinarse. Una mujer sin rostro y sin cuerpo parece estar siempre presente, sin verse, en todas las fotografías.

La iconografía de Yolanda Domínguez es, no obstante, sencilla y hasta podría parecer un tanto ingenua. No encontramos en ella a primera vista elementos que la conviertan en una suerte de denuncia o de crítica en algún sentido. Pero puede detectarse pronto un enorme poder evocador, sugerente, en cuyo caso las fotografías se convierten en vehículos con capacidad para enlazar las situaciones que se relatan con otras que encontramos en la vida diaria. La limpieza, el sexo, la belleza, la figura de la madre o la comida son algunos de los asuntos que se muestran y justamente la ausencia de personas hace que las situaciones que se adivinan se puedan generalizar y permitan una lectura más teórica y más desligada de situaciones demasiado concretas. Estas situaciones presentes en la serie se asocian con frecuencia con funciones femeninas, con tareas que, sin que medie ninguna justificación razonable, la sociedad atribuye a las mujeres. Pero ¿qué ocurre después de que la mujer emplee su vida en el desarrollo de esas funciones femeninas? Lo que se entiende como femenino ¿humaniza más a la mujer o la reduce a un ser obediente? ¿Cuál es el precio que paga la mujer por estar siempre bella, dulce y dispuesta? ¿Tienen sentido las horas de trabajo doméstico sin remuneración, los sacrificios por mantener una estética femenina? ¿Qué razón hay para mantener la discriminación por razón de sexo? Estos son algunos de los asuntos vitales que la propuesta de Yolanda Domínguez podría sugerir con sus Preludios. Lo que hay más allá de estas fotografías, lo que puede que sugieran es que todavía en nuestras sociedades las mujeres tienen que revisar sus papeles, si quieren recuperar su libertad y su humanidad.

Según mi amigo Bautista 20 / 6 / 2012



Tal día como hoy de 236 a. C. nació Escipión el Africano.

martes, 19 de junio de 2012

Todo viejo




Tengo la impresión de que todo se ha quedado antiguo, de que todo está viejo, de que lo que hay vale más bien poco. Hay trabajos que son de otros tiempos y que necesitan urgentemente una reconversión, una adaptación a una situación con futuro. Otros trabajos, necesarios y con futuro, se ejercen de forma absurda, como si el mundo no hubiera cambiado. Nuestras ideas se han quedado demasiado simples. Muchas de nuestras formas de estar en el mundo ya no sirven. Los valores que podrían sernos más útiles han caído y sólo sobreviven los más bajos, los más destructivos, los que más nos alejan de lo humano. Más que con la razón, parece que la sociedad se ha estructurado con sentimientos, con deseos y, sobre todo, con codicia. El fracaso de este mundo que hemos creado se deriva de que los progresistas -en sentido político, pero también en sentido vital- no han sabido serlo suficientemente y han estado parcheando los problemas que han ido surgiendo, pero de una manera chata, casi ciega, sin saber crear ni ver un futuro mejor. Y los conservadores, que sólo pretenden que el mundo les sea a ellos más favorable, olvidándose de todos los demás, han conservado demasiado, han frenado demasiado, han sido demasiado egoístas, demasiado brutos, demasiado cínicos, han fomentado demasiado la ignorancia y se han aprovechado demasiado de ella. Es posible que esto sea un aspecto de la crisis actual, pero, en todo caso, es algo que mientras no se arregle -no sé si por un líder o entre todos-, va a mantenernos en el fondo de un océano sin agua.

Según mi amigo Bautista 19 / 6 / 2012


Tal día como hoy de 1623 nació el pensador Blaise Pascal.

"La mayoría de los males les vienen a los hombres por no quedarse en casa." (Pascal)

domingo, 17 de junio de 2012

Artistas 1




Hay artistas que para hacer más sugerente su obra suprimen información que podrían dar, con lo que sitúan el fruto de su creación en un escondido e inaccesible rincón de su propia mente o en el interior de su portafolios. Otros, en cambio, parece que facilitan el acceso a su obra, invitan a entrar en ella y, sin perder su capacidad de evocación y de provocación, se sitúan cerca del lector o del espectador para lograr la comunicación con él. Suelen ser más inteligentes los segundos.

Según mi amigo Bautista 17 / 6 / 2012


Tal día como hoy de 1882 nació el compositor Igor Strawinsky.


Libertango



miércoles, 13 de junio de 2012

The Sue Project


Esta chica no canta como los ángeles, porque es otro estilo el suyo, pero lo hace muy bien. Lo suyo se llama The Sue Project. Se la puede oír en fiestas, cumpleaños y demás. Y aquí.


Puedes contactar con ellos en www.thesueproyect.com.

Según mi amigo Bautista 13 / 6 / 2012



Tal día como hoy de 1876 murió Mijail Bakunin.

sábado, 9 de junio de 2012

Una tarde en PhotoEspaña 1


Tras asistir el martes a la inauguración de Preludios, la serie que Yolanda Domínguez presenta para el Festival Off de PhotoEspaña en la Galería Rafael Pérez Hernando, decidimos dedicarle una primera tarde a contemplar algunas de las exposiciones que el llamado XV Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales presenta en Madrid del 6 de junio al 27 de julio de 2012.




Comenzamos por visitar la muestra que se exhibe en Loewe, en la magnífica tienda situada en la Gran Vía, número 8, que diseñara en 1939 Ferrer Bartolomé. Se muestran aquí, por primera vez en España, fotografías de Scott Schuman, uno de los fotógrafos más de moda en la actualidad. En su blog The Sartorialist incluye fotografías de gente con estilo, con una peculiaridad individual que la distingue del resto de los de su entorno, algunas de las cuales forman el conjunto que podemos observar en Loewe. Su estética es muy colorista, sus modelos muestran una gran elegancia y suelen ser personas de la calle. La obra de Schuman se encuentra, entre otros lugares, en el Victoria & Albert Museum y en el Tokyo Metropolitan Museum of Photography.


La segunda parada fue en la galería de Oliva Arauna. La exposición correspondiente a PhotoEspaña no se inaugurará hasta el 16 de junio y será una muestra del artista portugués Eurico Lino do Vale. Mientras tanto y hasta el sábado 9 hay una preciosa exposición de Concha Prada titulada El cuento de la lechera. La autora ha desarrollado un trabajo ímprobo a lo largo de dos años para lograr una instantaneidad que muchas veces parece atentar contra las leyes de la física y de la lógica. La pregunta que surge ante la visión de estas fotografías es siempre ¿pero cómo es posible? Es la primera vez que la fotógrafa incluye cuerpos humanos en sus obras y lo hace como un elemento más de la propuesta dinámica que nos ofrece, relacionada con un mundo de ensueños y de frustraciones que nos impiden ver la realidad. Siempre sobre fondos negros, Concha Prada sitúa los movimientos de un ser humano en posturas acrobáticas y de un cubo lleno de leche que se desparrama y que genera escenas de una belleza plástica indudable.



Los fondos negros sobre los que Concha Prada sitúa su obra podrían servir de nexo de unión con la tercera visita de la tarde, esta vez a la muestra de Pierre Gonnord en la galería Juana de Aizpuru, en la calle Barquillo, 44 titulada Territoires. Gonnord es Gonnord y sus retratos alcanzan unas cotas de belleza difícilmente igualables. Con un esquema de iluminación siempre muy similar y con unos modelos muy preparados para el acto fotográfico, Gonnord nos deleita con unos retratos de señores, señoras, niños y niñas, a los que eleva a la condición de personajes eternos con una estética cercana a la pintura barroca. Pierre Gonnord, fotógrafo francés afincado en España, provoca la admiración del espectador que difícilmente quedará indiferente ante su obra.


La última etapa fue en la galería Elvira González, en donde la fotógrafa alemana Uta Barth, usando el color blanco como base de su obra, muestra las atmósferas posibles en un ámbito doméstico en donde la luz es la protagonista. La calidez y la calidad de su obra están muy bien contextualizadas en la galería, que aparece como el lugar idóneo para la contemplación de esta exposición.

No es conveniente abrumar la sensibilidad con excesivas experiencias similares, por lo que decidimos terminar la tarde cambiando un poco de registro. Fuimos a ver La loba, la obra de Lillian Helmman que pone magistralmente en escena Nuria Espert al frente de un estupendo grupo de actores. Tuve la suerte de contemplar a la actriz desde la primera fila: su mirada penetrante, su boca que hablaba incluso sin pronunciar palabra alguna, su dicción perfecta y su desenvolvimiento por el escenario para llenar completamente la escena con su presencia. Una gozada de mucho altura.


Snow Patrol




Según mi amigo Bautista 9 / 6 / 2012



Tal día como hoy murió en 1974 Miguel Ángel Asturias. Un apunte biográfico aquí.

viernes, 8 de junio de 2012

Elogio de la mujer libre




Yo quiero ser yo y voy a ser yo. No quiero ser lo que otro quiera que sea. Nadie va a acabar con mi libertad. No tengo por qué hacerle caso a nadie a la hora de decidir cómo va a ser mi vida. Los voy a escuchar a todos, porque puede que tengan algo válido que decir, pero las decisiones sobre mi vida las voy a tomar yo.

Esta actitud va a afectar también a mi forma de vestir. Estoy harta. Ya está bien de que me miren como si no fuera más que un pedazo de carne de mujer. Me refiero a los hombres, pero también a algunas mujeres. Hay mucha gente que no tiene dignidad y que cree que las mujeres tampoco la tenemos. No voy a taparme ni a destaparme porque me lo diga alguien desde fuera. Soy tan ser humano como el que más y voy a ser yo la que decida cualquier cosa que tenga que ver con mi vida.

Hay una plaga en el mundo, el machismo, que dice que los hombres son superiores a nosotras y que por eso tenemos que obedecerles. Yo me niego. En este mundo todos somos iguales y todos tenemos los mismos derechos, digan los machistas lo que digan.

En algunos lugares los machistas obligan a las mujeres a taparse de arriba a abajo para que no las vean los otros hombres. No creo que aquí se les ocurra a ninguno de estos -y hay muchos- hacerlo. Por estos pagos lo que se utiliza cada vez más es lo de que estemos sexys, atractivas y bellas para que así atraigamos a los hombres y podamos atrapar a alguno de ellos. Ninguno dice lo que viene luego, porque en realidad no es que los atrapemos a ellos, sino que son ellos los que nos atrapan a nosotras. Una vez que estás dentro de su red es como si se te nublara la vista y ya no ves ni la libertad, ni el hacer lo que te apetezca, ni el cariño. Ni siquiera te ves a ti misma, sino a una momia de lo que fuiste. Ninguno te habla de eso y ninguna te advierte de lo que puede venir. Cuando quieres darte cuenta, aquel hombre tan gracioso, tan seductor y que te hablaba de una vida estupenda, se ha convertido en tu amo y tú tienes que vivir como a él le dé la gana. En poco tiempo te olvidas de que puedes pensar como quieras y que puedes hacer lo que te parezca. Y lo más cercano que tienes para sentirte a gusto, tu vestido, se tiene también que adaptar a sus gustos, a sus caprichos y a sus manías de enfermo. Esta es una cruz que no se ve desde fuera. ¡Cómo me hubiese gustado a mí que me hubiesen avisado!




La forma de vestirme es muy importante para mí. Me gusta ir a mi aire, al mío, y la verdad es que me gusta ir más bien un pelín destapadita que otra cosa. Si pudiéramos ir todos desnudos, sería lo mejor, pero entre el frío, las tradiciones, los curas y los salidos que hay por ahí, resulta que no puede ser. A mí encantan las faldas cortas y los escotes más bien grandes, me chifla andar con tacones -¡ay, esos taconazos enormes que te ponen tenso hasta el culo!- y pintarme los labios de rojo dormido. Pero ni lo hago porque le pueda gustar a los hombres ni porque alguno de ellos me haya obligado a hacerlo. Hasta ahí podríamos llegar. Yo los respeto a todos y no les digo lo que tienen que ponerse, así que les exijo que hagan lo mismo conmigo.

Algunos de estos machistas, y algunas mujeres que piensan como ellos, son tan simplones y tan tontos que creen que el atractivo y la belleza se dan cuando te obligan, por ejemplo, a llevar un vestido ajustado. No entienden que yo me pongo atractiva cuando me da la gana y que, en cambio, si me obligan a vestir de determinada manera, me puedo convertir en una borde odiosa o en una tonta del bote.

Aún recuerdo, no hace tantos años, cuando empecé a salir con aquel tipo rubio que en verano llevaba zapatos de vestir sin calcetines, ese que hablaba tan rápido y que se empeñaba en llevar siempre la razón. No recuerdo ni cómo se llamaba, pero no me he olvidado del interés que tenía en vestirme como a él le daba la gana. Y, encima, me controlaba a cada momento con el teléfono móvil. 'Te llamo para decirte lo mucho que te quiero', empezaba el muy tontaina, y enseguida que si dónde estás, que si con quién andas, que si por qué no me voy ya para casa. Aquello duró sólo unos días porque a mí no me daba la gana de entregarle mi vida a un tipo que se creía con el derecho a exigírmela. Así que lo mandé a tomar vientos y me quedé más contenta que si me hubiese tocado la lotería. ¡Quién se creería aquel estúpido que era para querer gobernar mi vida a su antojo! Ahora, que se lo dije y se lo dejé bien claro. Yo me puedo poner en pelotas -le solté- o me puedo llenar de telas hasta las cejas, pero lo haré cuando a mí me dé la gana, donde se me antoje y con quien me salga del alma, no cuando a un fantoche creído como tú se meta en mi vida y se ponga a decirme las tonterías que tengo que hacer porque a ti te dé el capricho. Así que ya lo sabes. En la vida de una mujer manda ella y nadie más, por muy enamorada que esté, por mucha boda que haya habido por en medio o por mucha necesidad que sienta. Que tú tengas eso que tienes entre las piernas no te da derecho a gobernar en la vida de ninguna mujer. Y si alguna vez lo logras, será porque has tropezado con una que todavía no se ha enterado o que es tan débil que es incapaz de andar por la vida como un ser humano. Así que ¡aire! y a dejar vivir. Y me quedé mucho más tranquila, como si me hubiese quitado un peso de encima y me hubiese vuelto la libertad.





Según mi amigo Bautista 8 / 6 / 2012



Tal día como hoy murió Mahoma en 632. Un apunte biográfico aquí.

jueves, 7 de junio de 2012

miércoles, 6 de junio de 2012

Besos y besos




Ayer te di un beso. Fue un beso frío. Tú no parecías tú y yo no tenía nada que decirte, no tenía nada que darte, ni, mucho menos, un beso. Fue un beso de compromiso, un beso que pasaba por allí, un beso mecánico, un beso sin alma. Hice los mismos gestos de siempre, pero fue un beso vacío, un beso sin beso. En realidad, te di un beso porque tú me lo pediste, porque tú querías que te besara, porque me impusiste la rutina diaria de darte un beso cuando te vas a trabajar, pero yo no te besé. Fueron mis labios quienes te besaron, pero no yo.

Hoy, sin embargo, parecía que habías vuelto de un absurdo viaje a la lejanía. Hoy te sentía cerca, algo importante me unía a ti y yo lo sentía. Esta mañana era como esas otras mañanas en las que hasta el aire que me separaba de ti estaba lleno de algo nuestro. Hoy te di un beso, pero te lo di yo. Era un beso mío para ti, en el que mi vida se mezclaba con la tuya a través de nuestros labios. Hoy era yo quien quería besarte y lo hubiese hecho aunque tú no me lo hubieras pedido. Mis labios hicieron aparentemente lo mismo que ayer, pero hoy te entregué todo mi yo en un beso.

Los mismos gestos, el mismo rito, los mismos movimientos, pero la intenciones eran diferentes, las actitudes eran distintas.


La fotografía está tomada de la exposición "Esclavas", de Yolanda Domínguez, que puede verse hasta el 27 de julio en la Galería Rafael Pérez Hernando, en la calle Orellana, 18. Madrid.