Mostrando entradas con la etiqueta convivir. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta convivir. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de noviembre de 2015

Buenas noches. Amor 13




El amor contiene una emoción (un sentimiento, como les gusta decir a tantas personas), pero no es un sentimiento. 

También contiene un elemento racional, que debe ser mucho más fuerte que el emocional, pero tampoco el amor es algo exclusivamente racional. 

Es, más bien, una decisión de toda la persona que nos hace integrar a alguien en nuestras vidas y dedicarnos a que su existencia sea mejor. 

Se puede amar a muchas personas, a todas con las que vivimos en el mundo, pero es posible que con alguna de ellas el amor sea de tales características que nos lleve a querer convivir con ella, a vivir juntos con mayor intensidad e intimidad, lo cual tampoco obliga a habitar bajo el mismo techo. 

El amor no se deja reducir a patrones fijos. 

Buenas noches.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Buenas noches. El inconveniente




Cuando el convivir se convierte en un inconveniente para el vivir, la vida termina siendo un sinvivir. 

Buenas noches.

lunes, 2 de junio de 2014

Buenas noches. Tal como eres




Que te quiera tal cual eres. Que no te obligue a cambiar si tú no quieres. Que tenga bien claro que la perfección no es cosa tuya ni de nadie. Que te comprenda y no te juzgue. Que sepa convivir con tus defectos con la misma fuerza con la que tú intentas vivir sin ellos. Que nunca vea tu amor como un negocio. Que te quiera querer aunque tú no le quisieras. Que tu vida sea más vida si te quiere y la suya sea más grande si le quieres. Buenas noches.

domingo, 1 de junio de 2014

Buenas noches. Te quiero, pero...




Te quiero, pero no te ato. Te riego, pero no te inundo. Tiro de ti, pero no te arrastro. Te hablo, pero no te impongo. Te mimo, pero no te atosigo. Te pido, pero te respeto. Te necesito, pero no te obligo a que satisfagas mi necesidad. Te ayudo, pero no te obligo a vivir. Quiero que seas, pero te dejo ser. Nos queremos, pero no somos exclusivos. Nos entregamos, pero sin poseernos. Convivimos, pero también vivimos. Te quiero y la vida cada vez es más grande, más tuya, más mía, más nuestra. Buenas noches.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Buenas noches. Sin puertas.





Es evidente que hay que amar a la persona con la que se convive. Hay que amarla como se quiera o, mejor, como ambos decidan quererse. Hay que amar también a la familia de la mejor manera posible. Pero también hay que amar a las personas con las que vivimos, a los amigos y a las amigas, a quienes nos acompañan en el trabajo, en la ciudad, en la vida. Debemos amar, sobre todo, a quienes más lo necesitan. El amor debe crecer siempre. Ni la vida ni el amor tienen demasiadas puertas que se cierren a su paso. Un amor pobre lleva a una vida pobre. Buenas noches.

martes, 13 de agosto de 2013

Buenos días. Hoy





Hoy es un día peculiar, de esos que con el paso del tiempo vas temiendo cada vez más. Quizás sea un día para celebrarlo, pero no voy a hacerlo invitándoos a tomar unos vinos o unas tapitas. Os quiero invitar a vivir.

La vida es algo demasiado serio como para no hacerle caso. No podemos reducir la vida al convivir, a la familia, al trascurrir más o menos rutinario o excitante de la convivencia cotidiana. Eso es muy importante y hay que dedicarle mucha atención y mucho tiempo, pero no podemos empobrecer la vida hasta el extremo de no ver más allá de lo que ofrece y pide la convivencia. Además de convivir, hay que vivir.

La vida no tiene fronteras. Hay que crecer como seres humanos y eso se hace en el mundo. La vida es el conjunto de relaciones que establecemos con las personas y con las cosas, que traen como consecuencia lo que en cada momento somos. Hay que salir al mundo a encontrar aire fresco, ideas nuevas, personas, problemas, soluciones y fuentes de alegría. La vida es -o debería ser- un dar y un recibir lo mejor de cada uno, un intento de hacer real todo lo valioso que tengamos en la mente. La vida es la inacabable construcción de la vida de cada cual, sin racanerías, con arte, con buena voluntad. La vida es pensar también en los otros, en los que nos rodean a mayor o menor distancia y en todos. Vivir es actuar, hacer, y no sólo recibir. La vida es preocuparse por lo que puedan necesitar los demás. Y pedir lo que se necesita. Y dar afecto a quienes se quiere. Y tomar iniciativas para sacarle a la vida su jugo oculto. Vivir -y vivir lo mejor posible- es lo único importante que tenemos que hacer en el mundo.

Te invito a vivir, si estás en disposición de crear un mundo mejor en el que todos podamos sentirnos humanos. Buenos días.

miércoles, 17 de abril de 2013

Buenas noches. Sobrevivir




En esta lamentable sociedad en la que vivimos, la preocupación básica de cualquier persona es la de sobrevivir.

En el campo general de la vida, sobrevivir significa convivir y vivir. Entiendo por convivir la organización de la parte privada, cotidiana, hogareña de la vida. Cada cual elige su pareja (o las que quiera) según le parece y trata, conviviendo con ella, de compartir el día a día y los elementos más íntimos de la vida. O no elige a nadie y convive divinamente consigo mismo.

Pero sobrevivir no es ni puede ser sólo convivir. La vida no tiene límites y la riqueza vital no puede reducirse al estrecho margen de la convivencia. Ni la alegría, ni la solidaridad, ni las relaciones, ni la conversación, ni el intercambio, ni el aprendizaje, ni el amor, ni una vivencia sana pueden realizarse con deseos de plenitud limitando la vida a la convivencia. Es necesario abrir las puertas y desarrollar nuestra dimensión social. Es imprescindible vivir con los demás, con los amigos y amigas, con los vecinos, con las personas que pasan por nuestro mundo cada día, con todos.

La vida, aunque se trate sólo de sobrevivir, tiene el suficiente potencial creativo como para que intentemos ponerle puertas que la encierren.

lunes, 4 de marzo de 2013

Buenos días. Convivir




Vivir no es lo mismo que convivir. Convivir es una parte del vivir. Eliges la persona con la que convives porque tu intimidad te lo pide y porque necesitas compartir tu vida con esa persona, pero la vida no acaba, ni mucho menos, en lo que aporta la convivencia. La vida tiene mucha más riqueza que la que se encuentra en la convivencia, por muy bien diseñada y realizada que esté. La vida sobrepasa todos los límites y tiene que mantenerse abierta al mundo y a las personas que forman parte de tu mundo. Yo convivo con una persona, pero quiero vivir con todas las que me parezca bien hacerlo. Mis amigos, mis amigas, mis compañeros, mis compañeras, mis conocidos y conocidas forman parte también de mi vida y lo hacen de una manera importante, insustituible. Yo vivo en mi mundo, no sólo en mi casa. Buenos días.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Vivir y convivir




Es posible que hayas elegido vivir con una persona, pero lo que no puedes hacer es renunciar a vivir con las demás.