Mostrando entradas con la etiqueta ganas de vivir. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ganas de vivir. Mostrar todas las entradas

domingo, 1 de enero de 2017

Buenas noches. Actitudes


Cada día, cuando bajamos del mundo del descanso al de la actividad, conviene poner a punto nuestras actitudes, en especial, las que queremos tener con la vida, si vamos a ser constructivos o no, si van a ser importantes las sonrisas, si el amor va a ser el color del día, si vamos a olvidarnos de lo que nos aleje de las ganas de vivir, de tal manera que, al final del día, estemos satisfechos de lo que hemos vivido. 

Buenas noches.

martes, 1 de noviembre de 2016

Buenas noches. Los difuntos y las ganas de vivir



Días para pensar en los difuntos, en quienes estuvieron aquí y ya se fueron. Días, también, para pensar en la muerte.

No deberíamos tener ningún miedo a pensar en la muerte. A veces veo en algunas personas un gran rechazo a reflexionar sobre este asunto que, desde el principio, tiñen de negro, de temor y de huida. Creo que habría que rechazar este punto de vista y considerar la muerte de otra manera.

Por una parte, me parece que hay que ser un poco más valientes y aceptar con entereza, pero con certeza, que, aunque no queramos, nos vamos a morir. Esto no es un hecho todavía, afortunadamente, pero es cierto.

Y, por otra, hay que sacar de esta certeza una consecuencia muy positiva: si me voy a morir, tengo que emplear ya, ahora, todo el tiempo que tengo para vivir. Es ahora cuando tengo verdadera urgencia por vivir, por sacarle a la vida todo el jugo que tiene, por no dejar para mañana la vida que hoy puedo vivir.

¿Te imaginas que no nos fuéramos a morir nunca? ¿Haríamos algo? ¿No nos daría lo mismo hacer una cosa hoy que dentro de un año o que pasados mil años? Si no nos muriésemos, posiblemente no haríamos nada, no habría prisa por vivir, no viviríamos. Uno de los aforismos del libro dice: “Si fuéramos inmortales, viviríamos como muertos”. Es esto lo que quiere decir.


De manera que corre a vivir, que tus días sean días intensos y que la alegría de sentirte vivo sea la que se te note en cada momento. Pero hazlo ahora, antes de que te mueras, que luego no va a haber tiempo. 

Buenas noches.

viernes, 29 de julio de 2016

Buenas noches. Abiertos



En cierto modo, la vida es como una obra de teatro o como una novela: tiene sus personajes y sus situaciones. Lo que ocurre es que en la vida conviene estar abiertos a la aparición de personajes imprevistos y de situaciones no vividas antes. Sólo así se podrá gozar de esos momentos en los que la vida sonríe y en los que crecen las ganas de vivir. 

Buenas noches.



miércoles, 29 de junio de 2016

Ni valle de lágrimas ni paraíso




Hay que hacer el esfuerzo de cada día, de cada momento. Tenemos que instalarnos la alegría en la vida. Tenemos que recobrar las ganas de vivir humanamente. Hay que mirar el sufrimiento. Hay que mirarlo mucho, pero también hay que mirar el cielo azul, los ojos de quienes nos quieren, la naturaleza que nos aloja. Tenemos que fijarnos en los abrazos que nos dan, en los besos que nos hablan. Tenemos que contemplar con agradecimiento a los amigos y a las amigas que nos quieren, a quienes se preocupan por nosotros, a cualquiera que nos pueda facilitar la respiración profunda. Esto no es un valle de lágrimas. Tampoco es un paraíso. Esto es la vida, con sus luces y con sus sombras, pero no vale quedarse ni en las luces ni en las sombras. Buenas noches. Besos y abrazos.

lunes, 13 de junio de 2016

jueves, 21 de abril de 2016

Buenas noches. Futuro




Estoy seguro de que dentro de 50 años no voy a estar en este mundo. 

Lo que me duele es que, a menos que haya una revolución económica y humanista, tampoco tengo el menor interés en estar vivo para entonces. 

Buenas noches.

miércoles, 9 de marzo de 2016

lunes, 18 de enero de 2016

Momentos


En cierto modo, da igual lo que dure la vida de cada cual, porque la vida es una sucesión de momentos que hay que vivir, y hay que hacerlo son arte, con sabiduría, con arrojo, con decisión, con esperanza, con amor, con ganas de vivirlo. Cada momento es una vida concentrada, de la que hay que salir habiendo sido consciente de lo que significa ese momento. No valen prejuicios, ni temores, ni invenciones vacías. Hay que aprender a vivir cada día de manera sana, ateniéndonos a los hechos, sin inventarnos la realidad antes de que ocurra. A veces, es difícil vivir. Buenas noches. Descansad y sed felices. Besos y abrazos.

lunes, 13 de abril de 2015

Buenos días. Fiesta




Hoy, que es lunes, es un día de fiesta porque tienes un montón de ganas de vivir. 

Buenos días.

domingo, 15 de febrero de 2015

Buenas noches. Apariencias




Para darle mucha importancia a las apariencias hay que tener muy buen gusto y pocas ganas de vivir. 

Buenas noches.

lunes, 27 de octubre de 2014

sábado, 16 de agosto de 2014

Buenas noches. Ganas de vivir



Iba yo a comprar pescado y me encontré con una persona que hacía mucho tiempo que no veía. Hablamos un rato de nuestras vidas, de temas en los que coincidíamos y que estaban en contra de la mentalidad tradicional. Fue un rato breve, pero me trató con tanto cariño que me quedé sorprendido. Afortunadamente hay personas -no es la única que conozco, pero no me lo esperaba de ella- que nos van mostrando maneras de ser que te invitan a vivir con ganas. 

Buenas noches.

domingo, 18 de mayo de 2014

Buenos días. Con ganas




Ojalá la vida se apodere hoy de nosotros y tengamos un día lleno de ganas de vivirlo intensamente. Buenos días.

martes, 25 de febrero de 2014

Buenas noches. Aunque no te lo hayan dicho nunca




Una de las mayores sensaciones de paz, una fuente inagotable de alegría, un suministro seguro de ganas de vivir es sentir en lo más hondo de uno mismo que, aunque haga mucho tiempo que no te lo dicen, aunque no te lo hayan dicho nunca, sabes con toda certeza que hay amigos y amigas que te quieren. Buenas noches.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Buenas noches. Una llamada de atención





Fui a comprar un libro que me habían encargado y a que me lo firmara su autor, que sabía yo que iba a estar allí. Terminé en un corro con los autores -eran, en realidad, tres-, con padres, con niños y con personas de la editorial dando palmetadas con las manos en los muslos para seguir el compás y cantando las canciones que iban proponiendo, sobre todo, los niños. En medio estuvo la presentación de Allegro, un libro escrito por Alfredo Gómez Cerdá, con la colaboración del ilustrador Juan Ramón Alonso y la musicoterapeuta Carla Navarro. La recaudación que se obtenga con su venta irá a parar a un proyecto de terapia musical con niños enfermos de cáncer y de otros males igualmente trágicos.

Después estuve hablando con Carla Navarro que, además de musicoterapeuta, es violonchelista. Me pareció un ser humano que rebosaba sensibilidad, generosidad, ganas de vivir y de hacer vivir y unas dotes comunicadoras excepcionales. Me contó que con unas pocas personas y con una maleta llena de instrumentos musicales va a visitar a los niños enfermos para provocarles una sonrisa, para sacarles lo que llevan dentro, para que se sientan acompañados, para vivir con ellos un rato que les deje el recuerdo de que la vida no es sólo sufrir en soledad o en la compañía de la familia, como todos los días. Yo estaba muy emocionado, muy impactado, porque tengo la manía de dejar salir la energía a través de la imaginación y asocio pronto lo que me cuentan con la imagen vital a la que se refiere. Me pareció descubrir en este acto que hay que frenar la imaginación e intentar quedarse en las palabras secas, sin que se vayan a ningún lugar más allá de las propias palabras.

A medida que iba hablando con Carla me iba entrando un sentimiento de admiración mezclada con envidia, rabia e impotencia. No me siento capaz de embarcarme en un proyecto así y, sin embargo, entiendo que estas actividades son necesarias, nobilísimas y de una altura moral tan enorme que resultan reconfortantes. Carla me dijo que a veces sufría, que lloraba, que se emocionaba, pero que daba igual. Lo importante era lo que hacía y no tanto cómo lo vivía ella.

Fue una llamada de atención muy fuerte. Buenas noches.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Buenas noches. Ganas de vivir





El único asunto realmente importante es si tengo o no tengo ganas de vivir. Ya lo dijo Camus refiriéndose al suicidio, pero esto hay que verlo de manera un poco más estimulante.

La razón nos ofrece argumentos, pero, como siempre, es la voluntad la que decide, la que es capaz de arrastrarnos hacia el sí o hacia el no. En la decisión de la voluntad intervienen esos argumentos racionales, pero también los sentimientos, las emociones, las experiencias vividas y muchos otros elementos, de algunos de los cuales no tenemos conciencia. En todo caso, la decisión es inevitable.

Si lo que resulta es que no tienes ganas de vivir, te haría un ser noble si procuraras, al menos, no molestar. Y si realmente tienes ganas de vivir te sugiero que consideres que vivir es actuar, no estarse quieto. Es construir el mundo, crear relaciones, inventarte a ti mismo cada día. Es involucrarte en la felicidad de los demás, empujar a la justicia para que gobierne el mundo. Es hacer que la generosidad y la solidaridad se apoderen de ti. Es gastarte, cansarte, confiar y … esperar. Buenas noches.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Buneas noches. Teníamos ganas de vivir





No teníamos dinero. No hacíamos deporte por las tardes, salvo en raras ocasiones. Nos gustaba la música, pero no teníamos ocasión de ir a conciertos ni a recitales. Tener una guitarra entre las manos era una suerte. No teníamos oportunidad de ir al extranjero. Las tentativas proselitistas de los distintos sectores de la Iglesia Católica nos amenazaban casi todos los días. Seguíamos las tradiciones hasta que empezamos a ser críticos. El instituto era un lugar de trabajo y de aprendizaje. Visitábamos las bibliotecas buscando información y lecturas. Nos divertíamos de forma bastante sencilla. De vez en cuando, con un tocadiscos y en un garaje, organizábamos guateques que sabían a gloria. Diseñábamos proyectos de todo tipo, algunos de los cuales lográbamos realizar. Hicimos hasta una película. La imaginación se desarrollaba de manera espectacular. Había institutos de chicos e institutos de chicas, hasta que fueron mixtos, cosa que se convirtió en una especie de revolución. La familia poco a poco se iba convirtiendo en un núcleo de gente extraña que no entendía nada de lo que nos pasaba. Si destacabas, alguien te elegía para algo. Cualquier novedad era un mundo que se abría delante de nosotros. No teníamos grandes adelantos tecnológicos. La vida era, quizá, un tanto rutinaria, pero no nos aburríamos y teníamos ganas de ser, de crecer y de vivir. Buenas noches.

domingo, 27 de octubre de 2013

Buenos días. El Sol





He abierto la ventana, después de no sé cuántas horas durmiendo, y he visto un Sol brillante, espléndido, maravilloso. Me ha parecido que hoy el Sol cumplía su función con ganas, con entusiasmo, con el deseo de hacerlo bien. Cuando yo veo algo o a alguien que hace lo que sea con ganas, me lo tomo como una invitación a salir de mí, a andar por el mundo con alegría, incluso a saltar y a brincar por unos imaginarios campos de amapolas o a flotar por los aires con una sonrisa instalada en el rostro. Te invito a que te dejes llevar hoy por el Sol, en el caso de que en tu paisaje haya aparecido tan bien como en el mío. Si no es así, a ver si he tenido suerte y te he podido transmitir bien mi sensación. Que tengas un buen día.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Buenos días. Nada





Hoy no tengo gran cosa que decir, salvo mis deseos de siempre, mis ganas de vivir, mis ganas de que vivas, mis deseos de que nos queramos, de que quieras a tu mundo, de que quieras al mundo. Haz lo que puedas. Suerte. Un abrazo. Buenos días.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Buenos días. Las ganas





Es posible que no nos hayamos dado cuenta aún de que tienes un montón de ganas de vivir. ¿Por qué no te propones hoy demostrarle a la gente de tu mundo que te apetece vivir, que tienes ganas de que la vida sea bonita, que quieres hacer ver a las personas con las que te encuentres que no están solas, que con una sonrisa se puede cambiar mucho? Te invito a que lo intentes. Yo te acompaño. Buenos días.